Vía @IEBusiness

Sobre el blog

Una mirada en detalle a la actualidad de la mano de los expertos de IE en Economía, Finanzas, Negocios Online, Innovación y Emprendedores.

Sobre IE Business

IE Business School forma líderes que promueven la innovación y el cambio en las organizaciones. Reconocida como una de las principales escuelas de negocios del mundo, IE Business School cuenta con un claustro de más de 400 profesores que imparten clases a alumnos de 93 países en programas master, de doctorado y de executive education.

Categorías

Una palabra tuya…

Por: | 31 de julio de 2012

Juan Carlos Martínez Lázaro - Profesor de Economía de IE Business School

Martínez Lázaro 1...bastará para sanarme. O no. Porque aunque una palabra/s de alguno de los mesías de turno (Draghi, Juncker o quien sea) sirva para relajar primas de riesgo, para que las bolsas se den un homenaje o para que multitud de analistas, observadores y políticos piensen o pensemos, que por fin,  empezamos a ver la luz al final del túnel, siempre habrá alguien encargado de volver a estropearlo todo, tras interpretar las declaraciones o analizar concienzudamente la letra pequeña de los acuerdos. Da igual que  se trate de  un responsable político, alto funcionario o  un analista financiero  en busca de su “minuto de gloria”, de una agencia de calificación o de un banco de inversión. Alguien se encargará  de enfriar las expectativas y de que bolsas y primas, vuelvan por sus fueros.

Resulta increíble, que lo único capaz de sacarnos del abismo en el que estábamos la semana pasada, no fuesen las drásticas medidas tomadas por el Ejecutivo, sino unas enigmáticas declaraciones  del Presidente del Banco Central Europeo en una conferencia pronunciada en Londres. No se trató de una declaración solemne, ni dijo que iba a hacer ni como, pero algo dijo. Como si se hubiese manifestado un oráculo al que hay que interpretar, en un estilo muy propio de los banqueros centrales desde que Greenspan le  cogió el gusto a eso de que le interpretasen. Pero sus palabras bastaron y cambió el signo de todo: las bolsas se mudaron del rojo al verde, la prima de riesgo empezó a desinflarse y todos fuimos felices como perdices. Ahora sólo falta quien se encargue de volver a estropearlo. Ayer, sin ir más lejos, Moody´s lo intentó con una nota en la que trataba de rebajar la euforia creada por las declaraciones de Draghi, Merckel y Hollande en defensa del euro, aunque parece que con poco éxito, de momento.

Desgraciadamente, nos hemos acostumbrado a que la crisis evolucione en base a esas declaraciones e interpretaciones: unas optimistas, otras catastrofistas. Están los que piensan que cualquier medida que se tome, independientemente  de su adecuación o profundidad,  actuará como un salvoconducto para salir  del infierno en el que nos hallamos. Y   los que nos recuerdan insistentemente que estamos a un cuarto de hora del inicio del Juicio Final.

También los responsables económicos y políticos nacionales parecen haberle cogido gusto al mundo del micrófono. La negación de lo evidente, la proclamación  insistente que no se hará algo que unos días después se hace, las  declaraciones contradictorias de los miembros del Gabinete o  no llamar a las cosas por su nombre se han convertido en algo cotidiano. Que si rescate o tomate, que si descubrimos de las condiciones del rescate del sistema  financiero español gracias al Parlamento holandés o  que si nos enteramos de que Cataluña acudirá al fondo estatal de liquidez  por una entrevista en la BBC. Como vemos, todo muy coordinado y planificado, lo que no hace sino incrementar la sensación de desconfianza sobre nuestra economía que existe más allá de nuestras fronteras.

Para salir de la situación en la que estamos van a ser necesarios muchos sacrificios. Me temo que muchos más de los que hasta ahora estamos haciendo. Pero también un poco de sentido común. Dentro y fuera de España. Las declaraciones y demás, deben servir para explicar, para marcar el camino, para insuflar esperanzas. No para confundir o desalentar. Y debemos de dejar de dar eco al primer iluminado  que dice algo. Y dárselo a lo que estamos haciendo, que no es baladí, aunque aún nos cueste verlo.

Londres 2012: reinventar lo existente

Por: | 27 de julio de 2012

Gildo Seisdedos - Profesor de Marketing y Experto en City Marketing de IE Business School

Gildo Seisdedos1El tiempo pasa deprisa y hoy comienzan los JJ.OO. de Londres 2012. En el recuerdo queda esa votación de Singapur del 6 de julio de 2005 - en la que Madrid estuvo a punto de conseguirlo - y su terrible resaca marcada por la pesadilla de los atentados del 7 de julio.

Hace siete años, decepcionados por la derrota madrileña, concluíamos que, frente a la solidez del proyecto español, el COI había optado por un proyecto absolutamente virtual en el que el crédito no venía de la mano de las realidades sino de la capacidad para transformar sueños en realidades atribuida a Londres. Este ha sido, sin duda, uno de los rasgos diferenciales del proceso de conversión en ciudad olímpica: la flexibilidad. Londres en particular, y el Reino Unido en general, han demostrado una gran rapidez para reaccionar y adaptarse a un entorno turbulento, siendo capaces de movilizar recursos y ejecutar proyectos lejos de los retrasos y tensiones que vimos en Sudáfrica, Polonia y Ucrania.

Desde el punto de vista de promoción internacional de la ciudad, el modelo de Londres ha conseguido ser innovador. Algo difícil si tenemos en cuenta que Londres será la primera ciudad en albergar por tercera vez unos JJ.OO. y que, a diferencia del llamado efecto Barcelona, Londres no necesita, obviamente, presentarse ante el mundo ni ponerse en el mapa. ¿Dónde reside entonces la innovación de Londres? Londres ha apostado por convertirse en un referente en regeneración y renovación, en reconvertir tejidos urbanos obsoletos en espacios sostenibles. Londres ha puesto sobre la mesa el debate sobre la sostenibilidad urbana, un asunto en el que las ciudades y el urbanismo tienen una grave responsabilidad: nuestras ciudades son los principales agentes de la insostenibilidad de la forma de vida de la especie humana, lo que se traduce en que transporte urbano y confort térmico (calefacción y refrigeración) son las principales fuentes de emisiones de CO2 y de contaminación.

Aplicar este enfoque a escala de una gran capital global ha implicado la búsqueda de diseños urbanos más responsables y sostenibles y a que, en consecuencia, muchos de los proyectos olímpicos se agrupen bajo la bandera de lo sostenible. El riesgo residía en que, bajo la palabra ecociudad, se esconden dos realidades. Una de carácter más utópico, que nos habla de una ciudad con un diseño más sostenible, orientada a optimizar el consumo de recursos naturales y energía. Londres ha optado por la otra, más operativa y práctica, que nos remite a desarrollos urbanos que incorporan las últimas innovaciones en el terreno de la sostenibilidad (arquitectura bioclimática, recogida neumática de residuos, integración de energías renovables, etc.).

Lo innovador es que el foco no se ha puesto tanto en nuevos desarrollos como en hacer más sostenible la ciudad ya existente dado que en entornos como el europeo, el principal impacto está en el tejido urbano consolidado; la transformación de Londres abre un importante campo en el “upgrading” o mejora de la sostenibilidad de la ciudad construida.

Los JJ.OO. pueden dejar a Londres como legado el paso del urbanismo de las grandes infraestructuras del siglo XX a un nuevo urbanismo basado en el respeto medioambiental. Esperemos que Madrid tenga la oportunidad de recoger el testigo y hacerlo avanzar en 2020.

 

Gildo Seisdedos es Profesor de Marketing y Experto en City Marketing de IE Business School.

 

El impacto de Basilea III en la banca internacional

Por: | 24 de julio de 2012

Manuel Romera - Director del Sector Financiero de IE Business School 

En este vídeo sobre el impacto de Basilea en la banca internacional, Manuel Romera recuerda los parámetros que rigieron los acuerdos de capitales de Basilea I, que medía riesgo de crédito, y Basilea II, que estructuró un cambio para dar más importancia al riesgo de mercado y operacional. Y analiza en detalle Basilea III, el último acuerdo de capitales, en el que se pretende que de 2013 a 2018 se modifiquen los ratios de capital y los ratios BIS de la banca.  

 

Profesor de Dirección Financiera del Instituto de Empresa, Manuel Romera es experto en análisis contable y valoración de empresas, donde destaca por su profundo conocimiento en ingeniería financiera. El profesor Romera también realiza labores de consultoría en valoración de empresas, es consejero del banco de inversión “Lincoln International”” y colaborador habitual de los principales medios de comunicación europeos, como Financial Times, Private Banker, European Banker, Handesblatt, El País y Expansión.

La importancia de desarrollar un pensamiento emprendedor

Por: | 20 de julio de 2012

Paris de L'Etraz - Director del IE Venture Lab

 

Paris de L'Etraz explica en este vídeo la importancia de desarrollar un pensamiento emprendedor para afrontar los tiempos de crisis que estamos viviendo. 

Paris de L'Etraz es decano asociado de Blended Programs en IE Business School y ha trabajado durante más de 20 años en la banca de inversiones y en temas de capital de riesgo. Desde 2005 ha estado involucrado en la captación de fondos, en la creación de nuevas empresas y en la adquisición y venta de empresas a través de su grupo Amazing Lab. Tiene un interés especial en la figura del emprendedor y lo que necesita para tener éxito. Específicamente, se ha centrado en capital de riesgo, marketing digital, gestión deportiva, energías renovables y nuevas tecnología

¿Sabe usted cuándo acabará la crisis?

Por: | 17 de julio de 2012

Francisco J. López Lubián - Profesor del Área de Finanzas del IE Business School

Fco Lopez LubianHablando el otro día con un amigo que sabe que me dedico a esto de enseñar finanzas, me preguntó qué era lo que realmente pensaba sobre la actual crisis financiera, y cuándo acabaría. Le contesté que me dijese que repuesta prefería: la corta o la larga.

 Tratando de dar aquí una respuesta intermedia, se me ocurren los siguientes comentarios:

 1)      El problema de liquidez al que se enfrentan las entidades financieras, sobre todo en España, se deriva de una falta de confianza en la solvencia de esas entidades. Esta falta de confianza está más que justificada, ya que la situación proviene de mediados del año pasado y, desde entonces, todos los anuncios y promesas de limpieza en los activos afectados se han incumplido sistemáticamente.

2)      Para que el sistema financiero vuelva a funcionar hay que restablecer la confianza, empezando por el mercado español. La solución técnica que se va a adoptar - el plan anunciado de recapitalización de bancos por parte de la Unión Europea- no garantiza la reactivación del sistema, a no ser que se implanten planes de reconversión (de desaparición, en algunos casos) de las entidades financieras objeto del rescate.

3)      La falta de coordinación entre los gobiernos de Europa no está ayudando a generar esa confianza que es imprescindible para reactivar los mercados financieros europeos. Cada vez que se anuncia un plan de actuación siempre son más importantes los flecos que quedan por definir. Por ejemplo, los pequeños detalles de quién va a financiar qué, por qué, para qué y cuándo…

4)      En cualquier caso, para que la confianza se mantenga a medio y largo plazo será preciso establecer mecanismos de supervisión que eviten, o al menos dificulten, la repetición de este tipo de situaciones.

5)      Quizás parte de la solución se deba concretar en una mayor exigencia de transparencia en la información que proporcionan estos mercados, tanto de sus actividades y de su rentabilidad real (económica, ajustada al riesgo), como de sus sistemas de retribución a los gestores, del valor que aporta y el precio que se carga por su labor de intermediación, etc.

 Todos sabemos que esta crisis no empezará a resolverse hasta que los inversores no recuperen la confianza en las entidades financieras. Es decir, hasta que crean que los activos de las entidades financieras están suficientemente saneados. Hasta que comprueben que las entidades financieras tienen un equipo gestor que es profesional, fiable, y con un plan de acción para hacerlas rentables.

 Creo que todos somos conscientes de estar viviendo momentos históricos. Al pensar en crisis, recesión y recuperación me viene a la memoria una frase que se atribuye a Ronald Reagan. Cuando en 1980 peleaba por la presidencia contra Jimmy Carter, pronunció un discurso donde dijo: Sabemos que hay crisis cuando nuestro vecino pierde su empleo. Recesión, cuando nosotros perdemos nuestro empleo. Y la recuperación se producirá cuando Carter pierda su empleo...

 Probablemente será necesario que muchos “Carters” pierdan su empleo para que las aguas vuelvan a su cauce. 

 

Francisco J. López Lubián es Profesor del Área de Finanzas del IE Business School, donde ha sido Director del Departamento de Finanzas y Director del Máster en Dirección Financiera.

Amber Wigmore Álvarez - Directora de Carreras Profesionales en IE Business School

 

Con tanta competencia en el mercado laboral, ¿qué hay que hacer para mejorar tu probabilidad de conseguir una entrevista y finalmente el trabajo que deseas? Amber Wigmore Álvarez, Directora de Carreras Profesionales y Profesora de Career Strategy en IE Business School e IE University, te dice claramente qué hacer y qué evitar.

Amber Wigmore Álvarez - Directora de Carreras Profesionales

 

La directora de Carreras Profesionales de IE, Amber Wigmore Alvarez, nos cuenta en este vídeo cómo sacar lo mejor de ti e implementar un plan de acción tras perder el trabajo. Wigmore Álvarez , te da las claves de cómo hacerlo y subraya algunas acciones que te pueden ayudar a destacarte del resto.

Una reflexión sobre mercados laborales internacionales

Por: | 06 de julio de 2012

Gayle Allard - Profesora de economía en IE Business School

Gayle Allard2Se habla mucho de mercados laborales “flexibles” y “rígidos”.  ¿Qué quieren decir estos conceptos?  ¿Hay algún modelo que funciona mejor que los demás?

 En general, en un mercado laboral rígido es difícil contratar y/o despedir a personas, porque estos cambios están muy regulados y normalmente son muy caros.  En España, antes de la reforma laboral de este año, una empresa podía gastarse casi cuatro años de sueldo para despedir a una persona con mucha antigüedad.  Estas normas parecen desincentivar a la contratación en general y generan un mercado “dual”, donde algunas personas son fijas y gozan de excesiva protección, mientras los demás son precarios y cobran sueldos más bajos.  Esta situación tiende a reducir la productividad del país, ya que los fijos no tienen incentivos para ser más productivos y los temporales tienen menos posibilidades de hacerlo porque la empresa no invierte en su formación. 

 El modelo más flexible es el modelo americano, que tiene pocas normas sobre la contratación y no exige por ley ninguna indemnización para el despido.  En este modelo, los despedidos suelen tener más facilidad para encontrar un nuevo empleo.  Antes de la crisis, el período medio entre un trabajo y otro era tan sólo de unas 10 semanas.  La tasa deparo era más baja que en Europa, y el paro de larga duración incluso ahora es menor que en los países europeos.

 La diferencia entre los dos modelos se puede reducir a dos cuestiones básicas:  si el trabajador valora la seguridad en el empleo, y sobre quién recae la carga de la pérdida del empleo.  En Europa se ha buscado mayor seguridad para el trabajador que en el modelo americano.  En EE.UU., la carga de la pérdida del empleo cae sobre el individuo.  En Europa, la carga de los ajustes de empleo varía según el modelo.  En los países del Sur –Portugal, Italia, Francia, España-  la empresa soporta ese coste.  Más hacia el Norte, donde se ha ido hacia la “flexiseguridad”, el Estado es quien asume el coste de la pérdida de empleo.  Las empresas despiden con más facilidad, y el sector público responde con un subsidio del paro generoso y programas amplios de formación.  En esos países, el paro tiende a ser más bajo, aunque han hecho falta años de reformas para aprender a controlar con una cuidadosa administración el alto gasto público en los programas de apoyo a las personas sin empleo. 

 ¿Cuál es el mejor modelo?  Es evidente que las preferencias culturales juegan un papel primordial.  Sin embargo, hace falta evaluar los resultados que un modelo u otro arroja.  En España y en otros países del Sur de Europa, el modelo actual ha dado unos resultados muy pobres.  Valdría la pena experimentar con otra combinación de políticas y leyes para ver si se consiguen mejores resultados en productividad, costes, empleo y paro.

 

Después de diez años como periodista en The Economist, Gayle Allard ha trabajado como investigadora económica y analista para instituciones como JP Morgan y The Economist Intelligence Unit. Gayle domina el castellano además de tener un buen conocimiento del italiano y el portugués. Sus intereses cubren un amplio abanico de campos, desde la economía hasta la historia y la literatura

La Prima de Riesgo, ¿sabes cómo se calcula?

Por: | 03 de julio de 2012

Antonio Rivela Rodríguez - Profesor de Finanzas del IE Business School                      

La prensa en general y, específicamente los medios financieros han estado recientemente hablando de la prima de riesgo del 5% para el caso específico de los bonos españoles, o bonos emitidos por el Tesoro Español.

¿Qué significa esto? ¿Cómo se calcula?

Existen dos fuentes de información básicas:  El mercado de bonos y el mercado de CDS o credit default swaps.

 

Antonio Rivela Rodríguez es profesor de Finanzas del IE Business School y socio Fundador de Netvalue Forensic (Servicios Forenses/Consultores Financieros).

https://twitter.com/#!/netvalue; https://finance.blogs.ie.edu/; https://www.netvalue.es/publicaciones/publicaciones-de-netvalue-677  

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal