Una vuelta al crecimiento sostenible

Por: | 03 de agosto de 2012

Patricia Gabaldón - Profesora de IE Business School

 Patricia septSe me ocurren muchas ideas para intentar poner un granito de arena a  la salida de esta crisis, pero entiendo que es fácil hablar y lo complicado es el ponerlo en marcha. De momento se prioriza lo urgente a lo importante, pero en algún momento dejará de ser así. Muchas ya se han planteado en foros diversos, desde la liberalización y el aumento de la competencia de sectores que hasta ahora han sido fuertemente regulados, como el transporte, las telecomunicaciones o el comercio, hasta la reducción de la burocracia y las trabas fiscales para la creación de nuevas empresas, pasando por el contrato único o el control intenso del fraude y la corrupción. Todas estas iniciativas afectan a la parte de la oferta agregada, que decimos los economistas, es decir, se trata de ampliar la competencia y reducir trabas, para esencialmente poder reducir los costes a los que se enfrentan empresas y consumidores.

Sería estupendo también tener un ejemplo donde poder mirarnos, pero no es tampoco fácil en la situación actual. Me gustaría pensar que Noruega es un país que, salvando todas las distancias de tamaño y de moneda, puede ser un buen espejo en el que mirarse. Noruega, lugar árido para vivir, implantó en los años setenta, antes de empezar a explotar comercialmente el petróleo, medidas para hacer más fácil la vida de sus habitantes, y repito, que en aquella época, no eran tan ricos como son ahora, que son considerados como el país con el mayor índice de desarrollo humano según Naciones Unidas. Un lugar, donde no solo la renta per cápita es una de las más altas del mundo, si no donde el desarrollo social, político y del medio ambiente han ido de la mano, en el sentido de desarrollo que el premio Nobel de Economía Amartya Sen propone. Se crearon medidas de incorporación de la mujer al mercado laboral en igualdad real de condiciones, se fomentó una educación de calidad y de tipo universal, y se optó en definitiva por hacer atractiva y fácil la vida en el país, intentando compensar las desventajas geográficas y climatológicas, pero controlando también el fraude y viviendo en un entorno austero, sin estridencias. Sólo hay que ver alguna foto de su capital para darse cuenta. Y funciona.

La sencillez de las medidas da un poco de vértigo, porque esta vuelta a los orígenes implica deshacer mucha maraña anterior. La eliminación del exceso junto con estas medidas de reactivación, que no deberían aumentar los gastos por parte del Estado, la posibilidad de reducir el coste de la creación de empresas y la liberalización de sectores más controlados, esta vuelta a lo básico, animará a que muchas personas, también mujeres, quieran aventurarse a crear su propia empresa, a crecer con ella y a no verse lastrados por cargas que hacen doloroso y costoso el fracaso del emprendedor. Y me encantaría ver como la igualdad de género y el apoyo total al crecimiento familiar hará que las próximas generaciones sigan creciendo, también, en el sentido del Nobel  Amartya Sen. Y que volvamos a la senda del crecimiento, pero de manera sostenible.

Hay 1 Comentarios

Este es el primer artículo sensato que leo en mucho tiempo. En esta época en que están descubriendo el gusto y la eficacia de gobernanrnos atenazándonos con el miedo y la desesperanaza....
Se podría añadir: flexibilidad laboral también para el trabajador/trabajadora (no solo para el empresario) y revisar la reforma laboral que trata sobre el despido, hecha al dictado de la ceoe, donde se sientan muchos de la gran empresa, antes monopolista pero siempre muy dependiente de hacer sus negocios más en los despachos que en la calle (construcciones, contratas, energía, comuncaciones). Y revisar el conjunto del sistema energético, sus incentivos e impuestos, implantar parrilla inteligente, etc. En fin, gracias, la felicito.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Vía @IEBusiness

Sobre el blog

Una mirada en detalle a la actualidad de la mano de los expertos de IE en Economía, Finanzas, Negocios Online, Innovación y Emprendedores.

Sobre IE Business

IE Business School forma líderes que promueven la innovación y el cambio en las organizaciones. Reconocida como una de las principales escuelas de negocios del mundo, IE Business School cuenta con un claustro de más de 400 profesores que imparten clases a alumnos de 93 países en programas master, de doctorado y de executive education.

Categorías

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal