Entrena tu inteligencia emocional

Por: | 10 de junio de 2014

Victoria Gimeno - Directora de Relaciones Institucionales de IE University.

Victoria Gimeno EdHay ocasiones en las que asombra encontrar a personas muy preparadas y formadas  que no consiguen tener una carrera profesional brillante, o personas que no destacan  precisamente por su inteligencia que son muy felices y tienen mucha suerte, o incluso cómo alguien que tiene la razón en una discusión es capaz de perderla.

¿Qué papel juegan las capacidades de análisis, síntesis, o de trabajo? ¿Cuánto cuentan los conocimientos para ser un buen líder?

Daniel Goleman demostró con sus investigaciones que la inteligencia emocional doblaba en importancia al coeficiente intelectual (agudeza mental) a la hora de conseguir el éxito profesional. En el caso de los líderes esta proporción era del 85%.

La inteligencia emocional se compone de habilidades internas, como el autoconocimiento, la motivación y el control emocional, y de habilidades externas como la empatía y la destreza social. Todas estas habilidades se pueden adquirir. Sería ideal si en los colegios enseñasen a desarrollar esta inteligencia (esperemos que sea así en el futuro). En cualquier caso, esta inteligencia emocional puede ser desarrollada con el suficiente entrenamiento.

Lo más importante es el autoconocimiento, y para llegar a él es necesario hacer una lista de defectos y virtudes, de debilidades y fortalezas. Tras hacerla, el entorno más cercano debería hacer otra lista con sinceridad y habría que comparar ambas. Por supuesto, el conocer las reacciones y emociones a diferentes situaciones, saber cómo se desatan y en qué momentos lo hacen es fundamental, así como identificar las tendencias emocionales.

Para motivarse, hay que dar prioridad a lo positivo. Saber que uno es el máximo responsable de su bienestar, y que, en la peor situación, se sepa sacar 10 cosas positivas, por trágica que pueda parecer en un principio. Hay que desdramatizar, que relativizar, pues siempre puede haber una situación aún peor.

Para el control emocional hay que observar las emociones, pues son signos que transmiten muchísima información, hay que estar atento a ellas y no dejar que influyan y gobiernen los actos. Solo conociéndolas pueden ser controladas y se puede llegar a una estabilidad emocional.

Muchas veces, las posturas que se toman no ayudan en nada; por ejemplo, a veces se niegan las emociones, lo que lleva a un camino sin solución. Otras veces, por el contrario, se expresan, como gritando si hay ira, lo que puede desembocar en un terrible sentido de culpa. Otras veces se huye de ellas, se evaden las emociones y se busca refugio en drogas, alcohol.

Pero las emociones hay que afrontarlas, averiguar qué es lo que dicen: el miedo habla de cómo no se puede afrontar una amenaza, y lleva a buscar recursos para ello.

Solo al conocer las emociones propias se puede llegar a conocer las de las demás, desarrollando así la empatía, el ponerse en los  zapatos del otro y  lo que se puede sentir estando en su lugar.

Todas estas habilidades, en definitiva, llevan a una mejor capacidad para relacionarse con la gente, para liderar, trabajar en equipo, ser más productivos… en definitiva, ser más felices.

La falta de inteligencia emocional puede arruinar una carrera profesional, ¿no es mejor entrenarse?

 

Victoria Gimeno es Executive Coach y Directora de Relaciones Institucionales (Área de Desarrollo y Admisiones), IE University (http://www.ie.edu/university/home)

Hay 11 Comentarios

De acuerdo con ECO, siempre me he preguntado cómo es posible que torpes e incompetentes destaquen en el organigrama de una empresa o departamento y ya tengo la respuesta, tienen una gran inteligencia emocional, aunque yo lo llamaría "trepa estratega". El artículo está lleno de tópicos, algunos incomprensibles: qué es eso de incluir a la empatía como una habilidad? la empatía es inherente al ser humano. Si una persona no tiene empatía es un psicópata, no es algo que se aprenda. En serio, nadie quiere valorar la inteligencia "a secas?"

Es importante tomar conciencia de que las emociones están presentes aun cuando pretendamos suprimirlas, y que éstas intervienen decisivamente en nuestro rendimiento personal y profesional. Una persona con inteligencia emocional sería aquella que es capaz de ser consciente de sus emociones y de controlarlas, tanto en lo que respecta así misma como a sus relaciones con otras personas. Existe la evidencia de que la inteligencia emocional contribuye a aumentar los beneficios de una empresa, siempre que los miembros de un equipo aprendan a transformar sus emociones individuales en autenticas emociones de equipo.

Cómo se complica el lenguaje cuando hablamos de liderazgo. Esta es la clave de los cambios institucionales y de gobernabilidad en miles de instituciones pública y privadas en este país. Que los profesionales dejemos de ser niños y niñas interpretando la pelea en el patio del colegio según sea mi coleguita o no, víctimas de un divorcio duro, hijos de padres autoritarios, o mujeres buscando afectos en el trabajo. La inteligencia emocional consiste en establecer objetivos profesionales (y en otro ámbitos de la vida) y utilizar conductas estratégicas que nos lleven a esos objetivos. Las emociones, los miedos, la necesidad de aceptación, el engaño sufrido, todo se interpreta entonces desde la posición de lo que nos beneficia o perjudica en función de los objetivos y pierden valor. No es un problema de "quienes somos", en el fondo todos unos niños dolidos, si de qué querremos ser el contexto profesional. Y no sufrir, qué tontería, hay que aprender a jugar en el tablero de la vida: ver qué hacen aquellos que consiguen sus objetivos profesionales. Lo que sientes no es más que la interpretación de lo que ocurre alrededor en el niño o niña herido, bajo el marco de los miedos y los afectos buscados. Si superpones otros objetivos, tu inteligencia te ayuda a cambiar. Sin terapia. Seamos estratégicos en casa, en el súper, en el trabajo, en la familia… Las emociones se pondrán a tu disposición, no al contrario.

Si uno forma parte de la elite, no necesita ser emocionalmente inteligente. Incluso puede ser feo, monstruoso y nada empático y sin embargo conseguir una carrera profesional brillante.

Esto explica porque hay tantos incompetentes en puestos de alta responsabilidad. Vivimos en una época en la que se valora más lo superficial, la simpatía, la imagen, etc, que lo que realmente es importante: cualidades, valores, conocimientos, y sobre todo resultados.

Bien, lo que dice la autora es bien sabido, no estamos descubriendo el Mediterráneo. La razón de este hecho es sencilla. El 90% de la masa social es primitiva, poco inteligente, de gran pobreza mental, egoísta, y con visión a corto plazo y por ello la mayoría de los individuos encajan perfectamente en cualquier organización, sencillamente porque todos comparten las mismas características, y nadie es percibido como una amenaza sino al contrario, una confirmación del popular I am Ok, you are OK.
Cuando un individuo muy inteligente se encuentra en el interior, o incluso en la periferia de una comunidad de cretinos, el grupo reacciona de manera negativa, recelosa, envidiosa y básicamente rechazando a aquel que perciben como intelectualmente superior a ellos, porque evidenciaría entonces la mediocridad del grupo. Esto quedó bien escrito en el libro "La conjura de los necios", (The confederacy of dunces).

Así, el 99% de los puestos de trabajo y el 99% de las empresas creadas proceden exclusiva y excluyentemente de contactos personales. Las redes sociales de contactos profesionales no son otra cosa que gigantescos ecosistemas de incompetentes que buscan mediante la explotación de la sonrisa, la empatía y el ser enrollado, ocultar su incapacidad técnica o la ausencia de habilidades de conocimiento complejo.
Se han fijado ustedes que todas las mujeres siempre incluyen su foto en el curriculum? Esto no es otra cosa que una manera de explotar los atributos físicos que al varón o a la comunidad le resultan tan atractivos.

De hecho, podemos afirmar sin dudas, que la mujer sabe sacar partido al máximo dicha inteligencia emocional explotando los recursos (a los hombres) que tiene alrededor, máxime si además es atractiva. Esto ha sido históricamente así y seguirá siéndolo durante los signos que vengan. Probablemente la debilidad física comparativa fue la que instiló en la psique de la hembra que complaciendo o seduciendo al varón obtendría una pieza de la presa que el hombre había cazado. Hoy esto ha visto modificada su forma, en el sentido de que mediante la forma de gobierno de la memocracia, es políticamente muy rentable favorecer artificialmente la causa de la mujer, y así ésta se beneficia de las políticas actuales, pero el fondo permanece invariable.

Aunque estoy de acuerdo con el artículo, la autora olvida mencionar algunas características que facilitan el éxito profesional y el alcanzar posiciones de liderazgo, sobre todo en el mundo empresarial. La falta de escrúpulos, la ausencia de empatía que no te frene en la senda a tus objetivos personales al no tenerte qué poner en la piel de los demás, un ego desmesurado que te haga creer que eres el mejor y a la vez te ayude a venderte y convencerte de que las ideas de los demás son tuyas o simplemente que es normal y aceptable que robes esas ideas de otros porque tu lo mereces. Esas características son, en resumen, una descripción de individuos no emocionalmente inteligentes sino de personas que no han superado etapas de su infancia en las que uno se siente el centro del universo o lo que es más preocupante, de individuos con patologías tendentes a la psicopatía.

inteligencia emotional es algo que he visto en exceso utilizar de una forma muy interesada por parte de empresas tipo coachers,...etc y creo que desvirtua el concepto alentando otro tipo de practicas mas relacionadas con la manipulacion de ciertas conductas dentro de la empresa.

IE es inherente al ser humano, creo que se le define con comportamiento" y hace referencia a la autogestion natural que los humanos hacemos racional y emocionalmente con los estimulos con los que nos despertamos a diario, en convivencia con otras personas o con el medio.

IE se manifiesta de forma natural cuando cedes el paso a otras persona, conduces a tu casa despues de trabajar, vives en una comunidad o viajas es solitario al polo norte.

Somos hombres o mujeres y somos listos e inteligentes por naturaleza.

Creo que la inteligencia emocional tiene mucho que ver con el amor y con la ausencia de miedos.

Sólo una cosa que muchos "coaches" pasan por alto. Al autoconocimiento no se suele llegar haciendo una lista de nuestros puntos débiles o fuertes sino, desgraciadamente, a través del sufrimiento. Sólo cuando se sufre- y no siempre- uno es consciente de quién es, qué puede hacer para superarse y qué no puede cambiar. Es un hecho.

“La inteligencia emocional se compone de habilidades internas, como el autoconocimiento, la motivación y el control emocional, y de habilidades externas como la empatía y la destreza social. Todas estas habilidades se pueden adquirir.” Bien. Lo que obvia el artículo (probablemente por que el autor no lo sabe) es que el Homo Sapiens nace con todas esas habilidades, como bagaje natural propio de la especie. Pero que desgraciadamente, nuestros métodos de crianza, destruyen ese bagaje natural desde el mismo nacimiento. En cuestión de horas, de días, de semanas, de meses, o en muy pocos años, esas cualidades han sido destruidas en nuestras crías. Y luego se pasan la vida entera intentando recuperar algunas de ellas, con poco éxito. Un desastre.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Vía @IEBusiness

Sobre el blog

Una mirada en detalle a la actualidad de la mano de los expertos de IE en Economía, Finanzas, Negocios Online, Innovación y Emprendedores.

Sobre IE Business

IE Business School forma líderes que promueven la innovación y el cambio en las organizaciones. Reconocida como una de las principales escuelas de negocios del mundo, IE Business School cuenta con un claustro de más de 400 profesores que imparten clases a alumnos de 93 países en programas master, de doctorado y de executive education.

Categorías

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal