26 oct 2012

“He visto cosas que vosotros no creeríais”

Por: Isidoro Merino

Bladerunner_6_tearsintherain.jpeg


¿Quién no ha tenido alguna vez la tentación de decir aquello de: “He visto cosas que vosotros, humanos, no creeríais?”, como el androide de Blade Runner?  A estas alturas, casi todos hemos visto cosas que pensábamos que nunca llegaríamos a ver, y no me refiero a los rayos que brillan en la Puerta de Tannhäuser, así que el listón está alto. No seas tímido o tímida y expláyate a gusto con tus parientes y amistades (aunque te llamen pesado y fantasmilla, no te cortes) narrando todas esas aventuras de las vacaciones que te mueres por contar. Si acompañas tu monólogo con un pase de diapositivas o de fotos en la tablet (no te olvides de la música de Vangelis), verás qué contentos se ponen. 

 


01.- "He visto cosas que vosotros no creeríais... He subido al Everest" (cualquier otro ocho mil o dos mil vale; incluso Peñalara).

02.- "He bailado y desparramado hasta el amanecer en una Full Moon Party (fiesta de la luna llena) en la playa de Koh Phangan, Tailandia (también vale Goa, en India).

Vas por buen camino. Más aventuras de las que alardear:

03.- Entrar en la mezquita de Sayyida al-Hussein en El Cairo (Egipto), donde se conserva la cabeza del nieto del profeta  Mahoma, vetada a los no musulmanes (los fieles se azotan con varas de mimbre mientras entonan unas hipnóticas salmodias).

04.- Participar en una Toga Party (fiesta de togas) en Los Cabos (Baja California Sur, México) sin que se te vea el subligaculum (una especie de calzoncillos) o la subcula (bragas) ni te coman las lobas capitolinas, también conocidas como Milfs o Cougars  (esto último, si eres un yogurín).

05.- Recibir unos azotitos de un señor con corbata, como la protagonista de la trilogía Cincuenta sombras de Grey, esa novela que leéis las chicas en el metro. Por cierto, las corbatas ya no se llevan.

 

06.- Recibir unos azotitos de Dita Von Teese o  de Katy Perry (hay lista de espera).

Ditavonteesel_800x521


07.- Hacer el amor en un avión. Podrás presumir después de pertenecer al Club de la Milla Aérea.

 

08.- Bañarse en las cálidas, cristalinas aguas del Ártico (sin traje de neopreno). El río Neva (San Petersburgo, Rusia) en invierno también vale.

09.- Gritar: “¡Ballena a la vista!” desde un velero bergantín

10.- Tocar una ballena gris en la laguna Ojo de Liebre (México).

11.- Perder una  pierna entre los dientes de una ballena, como el capitán Ahab (el guía se equivocó, era un cachalote, no una ballena gris).

12.- Bucear con leones marinos en las Islas Galápagos. 

13.- Bucear con tiburones blancos en Sudáfrica o Australia, y después enseñar las cicatrices.

14.- Ser devorado por un tiburón blanco en Sudáfrica o Australia mientras haces surf (no es culpa de los pobres animalitos, lo que pasa es que confunden a los surfistas con las focas). No podrás contar personalmente tu aventura, pero la leerán en tu lápida (si el tiburón deja algo que enterrar).

1069


15.- Volar en primera clase.

16.- Volar con Ryanair. 

17.- Saltar en paracaídas desde la estratosfera. Aterrizar en un zarzal en tu primer vuelo en parapente también vale.

 

18.- Volar en globo.


19.- Dar tres vueltas de campana en la barquilla de un globo (al aterrizar).

20.- Admirar en Egipto los frescos de la tumba de la reina  Nefertari 

Indiana-jones-and-the-kingdom-of-the-crystal-skull-original


21.- Comer larvas, ojos de cordero, sesos de mono y cucarachas, como Indiana Jones. Ñam, ñam.

22.- Ver amanecer en la cima del monte Sinaí (Egipto).

23.- Bajar de la cima del monte Sinaí (Egipto) sin romperte nada (a Moisés se le rompieron las tablas con los 10 Mandamientos).

24.- Pasar una semana de agosto en Benidorm. 

25.- Encontrarte con la ola perfecta --esa que estaba esperando a que tú llegaras-- en Puerto Escondido,  una playa de Oaxaca (México) famosa entre los surfistas.

26.- Salir vivo de la ola perfecta.

28.- Colarte de noche en el recinto de las Pirámides, en El Cairo (Egipto), con luna llena. En el templo de Karnak también vale. Prepara beshakih (propina).

29.- Dormir al raso en una reserva africana sin que te coman los leones.

30.- Viajar a la isla de Pascua. 

31.- Viajar a la Antártida.

32.- Hacer el amor a la luz de las auroras boreales.

33.- Hacer el amor en casa de tus (futuros) suegros.

Lego-indiana-jones-2-y-la-aventura-continua-imagen-i235472-i

34.- Hacer el amor donde sea.

35.- Enterarte del día y la hora de tu muerte por boca de un venerable santón de luengas barbas que te leyó la mano Benarés. ¡Ja! Te equivocaste, listo.

36.- Contemplar un atardecer de invierno en el Ganges, con el río lleno de luminarias y el cielo lleno de cometas (antes de que te digan cuándo te vas a morir).

37.- Dar un bucólico paseo por el barrio de  Cité Soleil (Puerto Príncipe, Haití) con tus amiguitos los Tonton Macoutes.

38.- Recibir la bendición del Dalai Lama en Dharamsala, India  (la bendición de Benedicto también vale).

39.- Conseguir que un chamán de Guatemala te vele todas las fotos que le hiciste (sin tocar tu cámara).

40.- Conseguir que un gañán de Barajas te vele todas las fotos en un control de aeropuerto.

41.- Estrechar la mano de un príncipe.

42.- Estrechar la mano de un gorila de montaña.

43.- Recorrer en una  moto chooper la Ruta 66.

44.- Dar la vuelta al mundo en bicicleta sin rueda de recambio.

45.- Jugar al bacará en el casino de Montecarlo como Bond, James Bond (pero no cuentes que perdiste el dinero de la herencia de tía Rita).

Wallpapers_Daniel_Craig_en_james_bond_casino_royale_3


46.- Montar en una montaña rusa con la modelo alemana Heidi Klum.

Heidi-klum-582


47.- Volver al hotel en Nochevieja piripi y a lomos de un elefante. 

48.- Ver una gran nevada en  África ecuatorial.

49.- Poner la mano en el parteluz del Pórtico de la Gloria y darse unos coscorrones contra la testa de piedra del maestro Mateo después de recorrer a pie los 800 kilómetros del Camino de Santiago sin hacer trampas.

50.- Recorrer el Nilo en faluca, durmiendo y comiendo en cubierta (pis y caca, por la borda).

 Y tú, ¿sueles empezar todas tu frases con "en mis viajes por todo lo largo y ancho de este mundo...", como el Capitán Tan? ¿Qué es lo más sorprendente que has visto o hecho en tus viajes?

25773379


Hay 8 Comentarios

¡He hecho las dos del monte Sinaí!

Yo lo de la modelo alemana me apuntooooo.

ISA

Aventuras que no se olvidan!

Conocer a un capitán de barco y que te hable de los naufragios de la costa gallega en la penúltima etapa del Camino a Finisterre :) Aventuras que no se olvidan!

http://buenkamino.blogspot.com.es/2012/08/que-camino-de-santiago-hacer.html
Buen Kamino Blog

||¿Sabes cuáles son los alimentos que NO DEBES COMER si estás a DIETA??? http://su.pr/1xuU15

Correr por la playa del parque Manuel Antonio en Costa Rica, perseguido por unas iguanas "mutantes" (porque correr, corrían un rato) que tenían una sola fijación: hacerse con mi bocadillo de mortadela. Vencedoras absolutas: las iguanas. Pura vida!

http://www.siulerviajesyfotos.blogspot.com
http://www.siuler.com

Ver como una moto atropella a un mono en la isla de Lombok (junto a Bali). Pocos días antes un otro mono (probablemente primo de este) atacó a mi novia para quitarle el antimosquitos y bebérselo.

Mi mayor aventura: Seguir con trabajo con la que está cayesdo

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

El Viajero Astuto va dirigido a todos aquellos que han pagado el doble que su vecino de asiento. Un blog práctico donde lo que importa es no perder el tiempo a la hora de encontrar los chollos y la inspiración. Pistas para conocer los pequeños secretos del mundo de los viajes.

Sobre el autor

Isidoro Merino

Isidoro Merino es el especialista de El Viajero para ofertas y temas prácticos. Ha nadado con leones marinos en las islas Galápagos y desayunado con Mickey Mouse en Disneyland París. Trotamundos, fotógrafo y periodista, colabora con el suplemento desde su lanzamiento en 1998.

Consultorio

No te cortes. Envía aquí tus dudas viajeras: [email protected]

Nuevo libro

Mil maneras estupidas de morir por culpa de un animal

1000 maneras estúpidas de morir por culpa de un animal

Como cantaba Louis Armstrong, el mundo es un lugar maravilloso, lleno de pajaritos y florecillas, pero también de criaturas terribles.

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal