10 jun 2014

Cosas que han cambiado

Por: Isidoro Merino

Vintage-airline-travel
Muchos empezamos a viajar cuando no existían los móviles (o celulares) ni las aerolíneas low cost. Internet no se había  inventado. ¿Cómo demonios podíamos vivir sin wifi?  

 


1.  El billete de avión
Apaisado. Con su fino papel de calco y el logo de la aerolínea. Durante el viaje lo guardabas como oro en paño (¡ay de ti se te perdía!), después lo conservabas como recuerdo. Se extinguió en 2008, con la llegada del ciberticket o billete electrónico.


2.  Los hoteles
No existían los hoteles boutique, ni los Art Hotels, ni los hoteles de diseño, ni los hoteles tecnológicos, ni los resorts "todo incluido". Si pedías una carta de almohadas te miraban raro.  Los spas se llamaban balnearios y eran solo para gente mayor. Aún no había nacido la Infinity Pool, no había wifi en las habitaciones y para hacer la reserva llamabas por teléfono o mandabas un fax. A falta de Tripadvisor, te fiabas de la foto del folleto o de la palabra del vendedor de la agencia.  Si no acertabas, las noches podían ser muy largas.  O muy cortas, depende de con quién compartieses habitación.


3.  Los carretes de fotos
Eran caros, y el revelado, más. Pero te obligaban a cuidar más los encuadres y a mimar la exposición, sobre todo si usabas diapositivas, tan tiquismiquis ellas con el rango dinámico de luces y sombras. Disparabas con avaricia, no al tuntún como se hace ahora con las cámaras digitales: en 2008, el  año del boom digital, se hicieron tantas fotos como desde la invención de la fotografía, en 1826 por Niépce. La mayoría malas.


4.  Los pases de diapositivas
"¿Qué es mejor que organizar un pase de diapositivas? Cualquier cosa. Un pase así solo sirve para reducir nuestro círculo de amistades", escribía Marc Ripol en su divertido Manual del viajero gafe.  Con la revolución digital, las filminas ya son historia, pero algunos todavía se arriesgan a partir peras con sus amigos, cónyuges o amantes, obligándoles a ver sus fotos de viaje en la tablet.


5.  La ropa de camuflaje
Para hacer turismo en países exóticos, eso que llamábamos “viajes de aventura”, te pertrechabas en el Rastro de pantalones y camisas militares, como si fueses a la guerra. Más de uno tuvo problemas por disfrazarse de mercenario en África.  


6.  Las postales
Eran aquellos rectángulos de cartulina en los que se pegaban sellos y se escribía “Queridos primos: lo estamos pasando muy bien…” o “Churri, te echo mucho de menos”. Qué tiempos. Las postales eran como el Whatsapp, pero de papel y más lentas (en España,  casi siempre llegaban después de las vacaciones).  También servían para contar por dónde andabas y lo que estabas viendo: es decir,  para presumir de trotamundos.  Las mató Facebook.


7.  Las maletas voluminosas
¿Cuál es la mejor maleta que existe? Sin duda, la que no hay que facturar, como explicaba   George Clooney en Up in the air  (Amor sin escalas), donde  interpreta a un hombre de negocios que pasa la mayor parte de su vida entre aviones y hoteles. Sobre todo desde que las aerolíneas empezaron a cobrar por equipaje facturado y a poner restricciones en el de mano.  Lo más sensato es embarcarse en el avión con lo puesto o llevar un 'trolley', una pequeña maleta con ruedas, con  la ropa bien dobladita.  Como George Clooney


8.  Las cabinas de teléfono
Llamar desde el extranjero podía ser  complicado: había que dar con una cabina de teléfono que funcionase y  juntar monedas suficientes para que la comunicación no se cortase en plena conversación. Algo así como buscar hoy una red wifi gratis y rápida para llamar a casa  con Skype o Viber.  


9.  Los aeropuertos
La obsesión por la seguridad tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001  cambió para siempre el transporte aéreo. Aquellos atentados iniciaron una serie de acontecimientos en cadena cuyas consecuencias perduran. Transitar por un aeropuerto se ha convertido en una experiencia a menudo desagradable: controles, chequeos, escáneres corporales, cinturones desabrochados, pasajeros descalzos, malos modos…  situaciones que eran inconcebibles antes de los atentados y que ahora se ven como algo normal.


10.  Los mapas
 Antes de emprender una ruta senderista o en bicicleta ibas a librerías como La Tienda Verde o te acercabas al Instituto Cartográfico para comprarte un buen mapa topográfico. Ahora no sales de casa sin tu móvil (o celular) con GPS y las apps de Google Maps, Wikilock, Sport Tracker, Yelp, Foursquare


11.  Las fotos con trípode y temporizador.   
Ahora se llaman selfies y se hacen a pulso con el iPhone.  

Hay 11 Comentarios

Gracias a internet viajar ahora es más accesible para todos y más barato. Es es la gran diferencia
http://www.laaventuradejuls.com

Muy buen post... real, real... yo añadiría, aunque todavía existen, esas pedazo llaves con un peso de dos kilos y medio que te daban antes en la mayoría de los hoteles

Se te ha olvidao el cigarrillo en los asientos de atrás

Lo que todavía no ha cambiado en Europa occidental es que te sigues vacunando cuando viajas a algún país "remoto"...

Y ya dentro del viaje te tenías que creer lo que te contaban guías o lugareños, escribías los nombres de los lugares de oido y a veces mal...ahora todo es contrastable al segundo. Las guías de viaje que se popularizaron a principios de los 90 fueron la tabla de salvación de muchos. Ah, y durante el viaje no te enterabas de nada de lo que pasaba en casa, ahora de todo y al momento...recuerdo un mes que pasé en EEUU en los 80 y Europa era algo lejanísimo http://dokodemodoorblog.com/

Las azafatas. No se si os habeis fijado pero antes estaban buenísimas y ahora la mayoría son cardos http://goo.gl/PlFw1h

La número 5 me ha hecho partirme de la risa... jajajaja ¡me encanta cómo escribes! El número 1 sin duda, para mi el más importante ;) ¡a ver si inventan algo para los pasaportes!

Y también ha cambiado que antes no había que hacer artículos chorras para decir cómo había cambiado esto de viajar. La gente viajaba: punto.

Yo añadiría las agencias de viaje: hace años que no piso una, y eso que viajo bastante, cuando antes las frecuentaba mucho... www.losmundosdehachero.com

Pues nosotros seguimos enviando postales a casa desde donde estemos, llevando mapa y cargando con el trípode... claro, que no tenemos (ni queremos) smartphone.
Y a mí me encantan los pases de fotos de viajes, y si hay comentarios interesantes mejor que mejor :)
http://pasosypedales.blogspot.com.es/

Las Agencias de Viajes. Encontrabas una de confianza y él te sugería planes, te hacía las reservas, te daba unas revistas con 17000 hoteles... Qué tiempos aquellos!!

http://areaestudiantis.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

El Viajero Astuto va dirigido a todos aquellos que han pagado el doble que su vecino de asiento. Un blog práctico donde lo que importa es no perder el tiempo a la hora de encontrar los chollos y la inspiración. Pistas para conocer los pequeños secretos del mundo de los viajes.

Sobre el autor

Isidoro Merino

Isidoro Merino es el especialista de El Viajero para ofertas y temas prácticos. Ha nadado con leones marinos en las islas Galápagos y desayunado con Mickey Mouse en Disneyland París. Trotamundos, fotógrafo y periodista, colabora con el suplemento desde su lanzamiento en 1998.

Consultorio

No te cortes. Envía aquí tus dudas viajeras: elviajeroastuto@gmail.com

Nuevo libro

Mil maneras estupidas de morir por culpa de un animal

1000 maneras estúpidas de morir por culpa de un animal

Como cantaba Louis Armstrong, el mundo es un lugar maravilloso, lleno de pajaritos y florecillas, pero también de criaturas terribles.

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal