21 abr 2015

¿Esto no es Parque Jurásico?

Por: Isidoro Merino

Jody Watt Dragon de Komodo

Los dragones de Komodo (Varanus komodoensis) despiertan mi lado más lúbrico: siempre me los imagino al lado de Raquel Welch, como los reptiles antediluvianos que salían en la película Hace un millón de años. En cuestión de  fetiches, cada uno tiene sus gustos.

 

Raquel-Welch-Hace un millón de años
La actriz Raquel Welch, en un fotograma de la película Hace un millón de años.

Confinados en cuatro pequeñas islas al este de Java (Indonesia), allí  donde la línea de Wallace (una profunda fosa marina) marca los destinos divergentes de la fauna asiática y la australomelanésica, no fueron descubiertos hasta 1911, cuando la administración colonial holandesa envió una expedición para comprobar veracidad de los rumores sobre feroces lagartos gigantes que llegaban desde la isla prisión de Komodo y su relación con la misteriosa desaparición de algunos convictos.

Dragón de Komodo - Joe Mc Donald
Tienen unas mandíbulas poderosas y armadas con dientes serrados, como los tiburones.  Son temibles depredadores, además  de  carroñeros, y  no hacen distinciones entre una persona y un cerdo salvaje.  Acechan y cazan en grupo. Con sus lenguas bífidas, rastrean a su presa, a la que derriban  y evisceran en un pispás. Comen rápido, no dejan nada en el plato y tienen pocos miramientos en la mesa: arrancan enormes trozos de carne que engullen enteros mientras sujetan el cadáver con las patas anteriores; hacen volar los intestinos por los aires  antes de masticarlos, ñam, ñam.

Surabaya Dwi Setiawan
Tierra de Dragones

A Rudolf von Reding Biberegg, un octogenario aristócrata suizo, se lo zamparon el  18 de julio de 1974 durante un viaje “de aventura”; solo se encontró su cámara con la correa rasgada. En 2007, un niño indonesio de nueve años  fue mortalmente atacado cuando hacía pis junto a unos arbustos.  En 2009, Muhamad Anwar, de 31 años, murió desangrado por los mordiscos de dos dragones mientras  recogía chirimoyas. Los varanos le estaban esperando al pie del árbol.

Dragón de Komodo Joe Mc Donald

El periodista Phil Bronstein, ex marido de la actriz Sharon Stone, casi pierde el dedo gordo de un pie durante una visita privada al zoo de Los Ángeles en la que fue invitado a entrar en la jaula de los lagartos por su cuidador.  La actriz, horrorizada, lo vio todo desde fuera. A Bronstein, los médicos le tuvieron que coser varios tendones después de atiborrarlo de antibióticos. Porque aunque no te coma, si te muerde un dragón de Komodo vas listo. En la saliva rojiza de estos reptiles se han encontrado más de 40 tipos diferentes de bacterias que prometen una muerte lenta por septicemia. Una nueva teoría sostiene que también tienen glándulas venenosas, como el monstruo de gila (Heloderma suspectum), un lagarto venenoso de las zonas áridas de Estados Unidos y México.

Esto no es parque jurásico Komodo

 
FICHA
Dragón de Komodo (Varanus komodoensis).
Descripción
Son una especie de varano, la más grande del mundo: pueden medir más de tres metros y pesar hasta ciento cincuenta kilos. En cada banquete pueden ingerir hasta un 80 por ciento de su peso. Tras una lenta digestión, regurgitan una bola maloliente de pelos, cuernos, dientes o zapatos.
Casos mortales: al menos tres ataques mortales documentados a lo largo del siglo XX.

Nota: el texto de este post es de uno de los capítulos de  1000 Maneras estúpidas de morir por culpa de un animal, publicado por Planeta.

 

Hay 3 Comentarios

Komodo es brutal y animaros a ir con niños, el año pasado me hice este viaje http://bit.ly/1GGTrsA y los niños disfrutaron como enanos!

Me encantan tus artículos... más cuando se tratan de algún país asiático :)

Mira que soy viajera y le saco el lado mágico a todos los destinos.....pero a estas cuatro islas no sé yo si me atrevería a ir, o al menos no sin armadura ;)

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

El Viajero Astuto va dirigido a todos aquellos que han pagado el doble que su vecino de asiento. Un blog práctico donde lo que importa es no perder el tiempo a la hora de encontrar los chollos y la inspiración. Pistas para conocer los pequeños secretos del mundo de los viajes.

Sobre el autor

Isidoro Merino

Isidoro Merino es el especialista de El Viajero para ofertas y temas prácticos. Ha nadado con leones marinos en las islas Galápagos y desayunado con Mickey Mouse en Disneyland París. Trotamundos, fotógrafo y periodista, colabora con el suplemento desde su lanzamiento en 1998.

Consultorio

No te cortes. Envía aquí tus dudas viajeras: elviajeroastuto@gmail.com

Nuevo libro

Mil maneras estupidas de morir por culpa de un animal

1000 maneras estúpidas de morir por culpa de un animal

Como cantaba Louis Armstrong, el mundo es un lugar maravilloso, lleno de pajaritos y florecillas, pero también de criaturas terribles.

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal