12 ago 2015

¿Llevarse el albornoz de los hoteles es robar?

Por: Isidoro Merino

Bathrobesclouseau 
 

 A unos les gusta llevarse cosas, y a otros, olvidarse de ellas. Se llevaron un piano de cola, varios relojes antiguos, una nutria disecada, un cerdo de piedra, una pesada chimenea de mármol y hasta una langosta viva.  Dejaron una cabra muerta, un hámster asustado, una urna cineraria, varias dentaduras postizas, pelucas de diversos colores, un loro, periquitos, piernas ortopédicas,  un ojo de cristal, pijamas y ropa interior de ambos sexos, además del kit de bondage, fusta incluida, que olvidó en un hotel de Londres algún huésped amante de la disciplina inglesa.

Con los objetos y la quincalla abandonados en los hoteles se podrían crear varios museos de lo bizarro. Aunque no todo lo que se encuentra es así: algunos hoteles españoles  han montado  bibliotecas con los libros olvidados  por sus huéspedes; y en La Montaña Mágica , un hotel rural de Llanes (Asturias), Carlos Bueno, el propietario, invita a pasar la noche a todo aquel que se presente con una rara edición del célebre libro de Thomas Mann que da nombre su alojamiento.
    La balanza se inclina del lado de los que se llevan a casa un recuerdo sin importancia de su paso por el establecimiento.  La mayoría elige alguna de las amenities que pone a su disposición el hotel. Hotel-Amenity-Amenities-Holder
¿Quién no ha echado alguna vez en la maleta, al dejar la habitación, el frasco de champú, el kit de costura, el peine, el cepillo de dientes, la caja de cerillas, el lápiz, el bolígrafo o uno de esos indescriptibles gorros de ducha con agujeritos que jamás usará? O ese bonito cenicero que tienes ahora mismo delante. No  te sientas culpable, tu  cleptomanía es moderada. Los  hoteles dejan allí esas amenities para que los clientes se las  lleven. No, el secador de pelo no es una amenity. Ni el albornoz.

    Los gadgets electrónicos y las pilas de los mandos a distancia son auténticos hits.  En las piezas de algunas vajillas domésticas y juegos de cubertería bastante completos brillan los anagramas de hoteles de medio mundo. Conozco a un respetable cirujano que, además de un manitas en el quirófano, es un artista escamoteando vasos y jarras de cerveza (no Luis, no eres tú). Su ya ingente colección se surte de hoteles, bares y  restaurantes de los cinco continentes. Hasta la pizpireta y sinuosa Katy Perry reconoce haber hecho travesuras: “Me llevo las almohadas, soy como la princesa del guisante, me gusta dormir blandito” declaró en una ocasión. 

Katy-perry-roba-en-los-hote 
 

     La picaresca también pasa por rellenar con agua o té las botellitas del minibar, cambiar ajados edredones traídos de casa por otros nuevos (solo hay que cambiar la funda, y que conste que yo no lo hago), y hay quien, pertrechado con un destornillador, se ha llevado los picaportes, los toalleros, el secador de pelo, el portarrollos del papel higiénico, lámparas y bombillas, el equipo de música y el televisor. De las mesillas vuelan hasta las biblias de los Gedeones, y eso que en alguna de sus páginas tiene que venir aquello de "No robarás".

Los espacios comunes no se libran. Según el diario británico The Daily Telegraph, los hoteles londinenses gastan una fortuna en adornos florales, convertidos en improvisados regalos de cumpleaños o de aniversario por maridos olvidadizos. Los cuadros que adornan, o simplemente cuelgan de las paredes,  tampoco.  Ningún reino de la naturaleza escapa a esta peculiar forma de coleccionismo: durante la celebración de una boda en un cinco estrellas madrileño se esfumó del hall y ante las mismas narices del recepcionista un ficus de más de dos metros de altura, y eso que el macetero debía de pesar lo suyo. 
    ¿Dónde acaba el souvenir y empieza el cuerpo del delito? La toalla, ese oscuro objeto de deseo (aunque casi siempre son blancas), marca la frontera entre lo que la dirección del hotel considera normal que el cliente se lleve como recuerdo y lo que ya no le hace tanta gracia. Cientos de miles desaparecen cada año de los hoteles del mundo, lo que supone un enorme coste para las grandes cadenas, sobre todo desde que subió el precio del algodón con el que se fabrican. 
    Las medidas para evitarlo son variopintas. Desde minibares electrónicos que registran los artículos que se sacan del mueble y los cargan automáticamente en la cuenta, a microchips cosidos a las toallas, sábanas y albornoces. En el Reino Unido  han creado la Guest Scan,  una lista negra de los clientes que tienen por costumbre arramblar con el contenido de las habitaciones, y también de los alborotadores. Los datos se guardan entre dos y cuatro años.  
     En un  hotel de Tokio se podía  leer este aviso: "Se ruega a los señores clientes que no roben las toallas. Si éste no es su caso, por favor, no lea esta nota". Otros establecimientos son más sutiles y anuncian en el baño: "Si está interesado en nuestros albornoces, puede adquirir uno nuevo en recepción por 50 euros. Si prefiere llevarse el que ha usado, tendremos que cargárselo en la cuenta". Los más imaginativos llegan a estampar en sus toallas y ceniceros etiquetas como esta:  “Robada por cortesía del hotel”Hotel-fusion 
 Algunos hoteles han tirado la toalla, valga la redundancia. La cadena estadounidense Holiday Inn, que pierde más de medio millón de unidades cada año, declaró en 2008 el Towel Amnesty Day, en el que concedía un indulto simbólico a quienes, a lo largo del más de medio siglo de historia de la cadena,  decidieron secarse en casa con alguna de sus toallas. Otros, visto el éxito que tienen sus muebles y complementos, los han puesto a la venta por catálogo. Es el caso de marcas como Ritz-Carlton , Waldorf Astoria Westin , donde te puedes llevar a casa hasta la cama (pagando, claro).

Y tú, ¿qué te llevas de los hoteles?

 La_pantera_rosa

Hay 60 Comentarios

Yo es que voy a unos hoteles que...... pues eso, que no hay nada que llevar, jajajaja. El último el Royal National, en Londres. ¿Pastillitas de jabón de esas que huelen raro? pues va a ser que no. No había más. Por cierto, la tele estaba sujeta a la mesa por un candado (al abrir el cajón se veía) jajaja y las almohadas estaban hechas mala a posta, creo yo; no había secador de pelo, ni escobilla de wáter, ni siquiera persiana, jajajaja, eso sí, me puse de pomelo almibarado, del desayuno, hasta las cejas, jajaja.

Nada. No me gusta que me roben así que no robo a los demás. Eso sí, en el bufé libre me pongo hasta las cejas.

Lo mejor la esponjita de limpiar los zapatos, claro que me la llevo ya usada. Y siempre el jaboncito y el botecito de gel, porque me recuerda el olor de las vacaciones.

Pienso que en gran parte es negligencia y responsabilidad del hotel. Deberían enviar a alguien a supervisar la habitación cuando la deja el cliente y va a abonar la estancia, para comprobar si falta algo y reclamarselo. A mi en algún hotel me lo han hecho y lo entiendo, no me parece mal porque no tengo nada que ocultar.

Yo de vez en cuando me llevo las botellitas del minibar, o me tomo una botella de agua y cuando voy a pagar no la declaro. Y no tengo ningún remordimiento porque siempre me he preguntado por qué el precio de los artículos del minibar va en proporción directa al precio del hotel. Más pagas por la habitación, más pagas por la botellita de agua. Cuando debería de ser al revés, ¿o no?. Vamos, que con el precio de la habitación de algunos hoteles, te deberían de dar gratis todo el minibar.

Yo quiero decir que está clarísimo qué es robar y lo que está para que te lo lleves. Yo creo que quitando las cositas de la cestita del baño y los bolis y libretita o las cerillas (cuando se puede fumar), todo lo demás entra dentro del robo.
Y odio a mis amigos que roban toallas, ceniceros y tonterias similares excusándose en que han pagado muy caro el hotel. Pues chaval, ¡vete a un camping¡
Todo eso está puesto ahí para que te haga más agradable la estancia, no para llevarselo.
Además, ¿habrá algo más cutre que una toalla de un hotel en tu casa.?... aunque sea del Waldorf Astoria. Es reconocer publicamente que eres un ladronzuelo y un cutre.

La solución más inteligente me parece la de aquellos hoteles que dejan muy claro que te puedes llevar lo que quieras: que luego será cargado a tu cuenta.
Por otra parte, no sé donde iremos a parar, he llegado a escuchar a algunos hoteleros quejarse porque la gente "robaba" los artículos de baño, consumibles de un solo uso, calificación que no me parece de recibo.

El correo anterior ha quedado incompleto. Dejo constancia en este de lo que realmente quería decir:

O sea que sí, que como dijo "Guerrita" "Ca uno es ca uno y "Hay gente pá tó". Si leemos lo publicado un poco más arriba, por Alatriste y por Arrepentido, veremos que, en efecto, "Ca uno es cada uno" y "Hay gente pá tó". Y miren por donde, los recién citados, aun cuando por cuestiones distintas, están en la misma final situación: no dormir...

O sea que sí, que como dijo "Guerrita" "Ca uno es ca uno" y "Hay gente pá tó"

Excelente post! Dirijo un Hotel de lujo de más de 300 hab de una cadena internacional. No te puedes imaginar las cosas que desaparecen...Efectivamente encuentro muy acertada la frontera entre lo "que nos hace y no nos hace tanta gracia" y esa frontera es la toalla de manos. La del bidé cuela. De ahí para arriba molesta. Claro que la mayoría ya trabajamos con lavanderías que aportan el stock y claro que los contratos ya incluyen la reposición de las robadas y las que se van desgastando...pero el cálculo de las robadas aumenta el precio. Personalmente envío cartas a los clientes que han "olvidado abonar efectos de la habitación" que superen una cantidad moderada.... pero tristemente dejamos pasar por alto a los que se llevan: papel higiénico!!!!!, bombillas de bajo consumo, pilas del mando (ahora ya los fabrican anti-hurto), gomas de la fontanería, cabezas de ducha, (si es cara, recibe carta) y un largo etc. inimaginable. Los amenities están ahí para uso, llévenselos, pero respeten el inventario del Hotel!!!

Nada, no me llevo nada. Me enseñaron bien de pequeña. Cada cosa cuenta. Empiezas por el albornoz y terminas por las arcas del consistorio.

Yo los botecitos de champú y jabón es lo único que me llevo, pues sirven muy bien para el gimnasio y una vez que los has usado no se lo pueden poner a otro cliente el resto.
El albornoz me ha tentado pero no me he atrevido... y los cojines de dormir es que no me cabían en la maleta que sino... eran tan blanditos... y tan grandes... xo me parece un canteo robarlos... Aunque podía haberlo hecho, como bien han dicho: no sé de que se quejan los hoteleros, si ya lo cobran todo en el precio, que se han puesto por las nubes... Y lo que decís de que luego nos quejamos de los políticos... pues claro ya comen gratis en sus reuniones y muchas cosas más... bodas reales etc... si encima algunos roban a escondidas para su propio uso...ya stá bien hombre!!

Isidoro, ¿sofisticado en inglés no es sophisticated y siginifica lo mismo? igual estoy confundido o hay otra traducción que se me escapa.
Espero que me lo aclares, me gusta el tema de los 'falsos amigos' porque me cuesta mucho no recurrir a ellos (y casi siempre meter la pata :)
...
(yo no robo nada, me da vergüenza que me pillen)
(además, no voy a hoteles tan lujosos para que me tiente nada, jaja)
(pero odio las perchas enganchadas a la barra, por favor!! como si me fuera a llenar la maleta de perchas baratas...)

En los hoteles y grandes almacenes, por ejemplo, no suelen tener pérdidas por este tipo de robos ya que los incluyen en el precio de todos sus productos. Gracias a estos "amigos de lo ajeno" pagamos los demás un poquito más en estos establecimientos. Y luego se quejan de que son caros... Si alguno de vosotros fuera el dueño del hotel y pillais "in fraganti" a varios clientes hurtando los albornoces, por ejemplo, ¿qué haríais?. No hagas a nadie lo que a tí no te gusta que te hagan.

En realidad, sí lo sé. Sé que bizarro no tiene en español el significado de raro o extravagante que tiene en inglés, sino de valiente o esforzado. Como también sé que extravagante o sofisticado significan cosas muy diferentes en español y en inglés. Tres buenos ejemplos de “falsos amigos”. Pero aquí, en concreto, quería enfatizar el carácter de “raruno”, grotesco, estrafalario, estrambótico, pasmoso, que bizarro tiene en inglés, por eso no lo quito, aunque lo pondré en cursivas, para que se note que es un barbarismo. En cualquier caso, te agradezco mucho el comentario, y los que sigan, porque seguro que se me escapa algún o algunos gazapos. Y rectificar es de sabios. Un saludo.

Así se consuela la cobarde purria española, que no sabe reaccionar ante los robos de Gürtel de los ERe, de los Peñafreta, etc...

Hombre, algo ha que llevarse, aunque sea de recuerdo. Yo tengo una crema de manos que me llevé de un Westin en VArsovia que me va de perlas. Eso no es robar, es aprovechar lo que se te ofrece. Sería una gochada dejarlo empezado para que tuviera que recogerlo el señor de la limpieza, ¿no? Un desperdicio. Un robo es el precio que cobran en ese mismo Westin por conectarse a internet. En un cinco estrellas debería venir incluido, digo yo.

Moral relajadita. Después quejarnos de que nos roban los políticos o los banqueros.

El huésped anterior se lo llevó puesto porque descubrí las botellitas del minibar rellenadas con agua. ¡Explica que no has sido tú!

Si la marca es buena, todo (L'Occitane, Crabtree & Evelyn). Si no, el champú si el bote se puede rellenar. El gorro de ducha. El algodón y los palillos. Unas zapatillas estupendas de un hotel veneciano que aún utilizo. Las pastillas de jabón si son grandes y están bien envueltas. El boli si es bueno, el lápiz si tiene goma. La lima de uñas. La bolsa para la lavandería si es de tela (son estupendas para guardar cosas en el altillo).
El albornoz no, porque o se ha lavado demasiadas veces o no cabe en la maleta. Tampoco me llevo el abrillantador de zapatos ni el costurero porque para que nos vamos a engañar....

Trabaje un verano en el Caledonian Hilton Edimburgo (un hotel de 5 estrellas) de housekeeper mientras estudiaba inglés. Un día había una convención de médicos y estaban alojados en el hotel, entre ellos había varios españoles...les pillé robándome del carrito de la limpieza los champús y las galletas walker a puñados. Les pillé y salieron corriendo y cuando les dije...¡anda que soy española! volvieron a contarme sus penas: que si aquello era muy caro, que qué corte...les regalé un puñadito a cada uno y la mascota del hotel de goma...menudo ridículo, me partía de la risa

Yo cada año viajo a Madrid al mismo hotel.Por supuesto que me llevo los artículos de higiene,la esponja de lustrar los zapatos hace furor entre mis sobrinos.Da gusto ver como lustran las zapatillas,las paredes,el suelo...
En casa tenemos un cofre,como del tesoro y ahí ponemos todas esas cosas,cuando vienen los sobrinos a casa lo primero es revolver en el cofre a ver si hay algo nuevo.

Mi mujer cogió una vez un cuchillo, pero luego al tomar el avión lo detectaron en el escáner y ella lo sacó alzándolo con la mano. Hasta la guardia civil se pitorreó.

Jose Antonio Fonseca Vaca

Aunque todos queremos llevarnos algo del hotel donde nos hospedamos es algo incorrecto

saludos a todos

Jose Antonio Fonseca Vaca

De hoteles no mas que champu, gel y esas cosas... pero hace muchos años, en un viaje con mi familia a Rio de Janeiro de la compañía Varig, cuando los cubiertos de los aviones eran metálicos y las servilletas de tela, mi padre, después de comer, quiso guardárselos... y la azafata lo vio y nos trajo 4 juegos completos de cubiertos y 4 servilletas preciosas, nuevos! De esto hace 30 años y todavía están las servilletas dando vueltas en casa de mi madre

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

El Viajero Astuto va dirigido a todos aquellos que han pagado el doble que su vecino de asiento. Un blog práctico donde lo que importa es no perder el tiempo a la hora de encontrar los chollos y la inspiración. Pistas para conocer los pequeños secretos del mundo de los viajes.

Sobre el autor

Isidoro Merino

Isidoro Merino es el especialista de El Viajero para ofertas y temas prácticos. Ha nadado con leones marinos en las islas Galápagos y desayunado con Mickey Mouse en Disneyland París. Trotamundos, fotógrafo y periodista, colabora con el suplemento desde su lanzamiento en 1998.

Consultorio

No te cortes. Envía aquí tus dudas viajeras: elviajeroastuto@gmail.com

Nuevo libro

Mil maneras estupidas de morir por culpa de un animal

1000 maneras estúpidas de morir por culpa de un animal

Como cantaba Louis Armstrong, el mundo es un lugar maravilloso, lleno de pajaritos y florecillas, pero también de criaturas terribles.

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal