04 may 2016

Rutas urbanas: en el banquillo del Real Madrid

Por: Isidoro Merino

1366284167_794669_1366284540_noticia_grande
"A que es enoorrrme?”. Para alguien que no es futbolero y que no ha pisado en su vida un estadio, la visita al Santiago Bernabéu es una experiencia instructiva y curiosa. Sobre todo si la realiza con su hijo de ocho años —Álvaro—, tan devoto del Real Madrid que se sabe de memoria la alineación del equipo blanco (y la de sus rivales) y le ha puesto de nombre a su pez —un beta tailandés azul y granate, los colores del Barça— Cristiano Ronaldo.


En efecto, es enorme. Cada año, más de un millón de personas lo visitan (el Museo del Prado recibió 2,8 millones en 2012), y no para ver los partidos, sino para conocer los lugares donde sus héroes juegan, se cambian de camiseta, contestan a las preguntas de los periodistas o escuchan a Zidane: el tour del Bernabéu. La ruta, de unas dos horas (19 euros; menores de 14 años, 13 euros), se hace por libre y comienza en la Torre B, en la esquina de la Castellana con la calle de Concha Espina. Unas escaleras conducen hasta lo alto del cilindro de hormigón, con vistas panorámicas del enoorrrme estadio, un lugar “para tocar el cielo y escuchar en silencio el eco de una grandísima afición”, según dice el folleto que te dan en la entrada. “Domínguez, Marquitos, Santamaría, Pachín, Vidal, Zárraga. Canario, Del Sol, Di Stéfano, Puskas y Gento”, recita un señor mayor que aún se acuerda de la plantilla de 1960. Por los paneles multitouch de la sala Mejor Club de la Historia (se llama así) corren Ronaldo, Pepe, Sergio Ramos, Benzema, Toni Kroos, Carvajal, Lucas Vázquez, Casemiro, y en las vitrinas brillan los trofeos ganados por el equipo —copas, supercopas, de la Liga, de la UEFA...— junto a las botas y camisetas de viejas glorias del fútbol como Di Stéfano.

Camporealmadrid

En los sobrios y aseados vestuarios del Santiago Bernabéu huele como en los de cualquier gimnasio de barrio, la prueba de que las superestrellas del fútbol también sudan. En sus paredes se alinean las taquillas de los jugadores, cada una con su nombre, su foto y la camiseta numerada. Además de las duchas, hay jacuzzi, bicicletas estáticas, una máquina de refrescos y tres camillas de masaje. En los vestuarios del equipo visitante, también. Tras los vestuarios, la visita continúa por el túnel de jugadores. Los turistas se hacen fotos sentados en el banquillo, poniendo cara de sufridores al pie del terreno de juego, con un césped tan verde que parece de mentira. Después viene la sala de prensa, también con foto. Y la tienda de recuerdos; prepara la cartera.

Nota: una versión anterior de este artículo se publicó en abril de 2013 en la edición en papel de El Viajero

Hay 0 Comentarios

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

El Viajero Astuto va dirigido a todos aquellos que han pagado el doble que su vecino de asiento. Un blog práctico donde lo que importa es no perder el tiempo a la hora de encontrar los chollos y la inspiración. Pistas para conocer los pequeños secretos del mundo de los viajes.

Sobre el autor

Isidoro Merino

Isidoro Merino es el especialista de El Viajero para ofertas y temas prácticos. Ha nadado con leones marinos en las islas Galápagos y desayunado con Mickey Mouse en Disneyland París. Trotamundos, fotógrafo y periodista, colabora con el suplemento desde su lanzamiento en 1998.

Consultorio

No te cortes. Envía aquí tus dudas viajeras: elviajeroastuto@gmail.com

Nuevo libro

Mil maneras estupidas de morir por culpa de un animal

1000 maneras estúpidas de morir por culpa de un animal

Como cantaba Louis Armstrong, el mundo es un lugar maravilloso, lleno de pajaritos y florecillas, pero también de criaturas terribles.

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal