03 jun 2016

De niños, hoteles y aviones

Por: Isidoro Merino

GettyImages-588493599 980
Las comas son muy importantes. No es lo mismo escribir “¡Vamos a comer, niños!”, es decir: “Lavaos las manos que ya está puesta la cena”, que “¡Vamos a comer niños!”, que es lo que dicen los ogros cuando salen a cenar y los pasajeros de avión que tienen a un ruidoso y tierno pequeñuelo como vecino de asiento. Fotos: Getty Images

Lonely Planet preguntó a 5.900 pasajeros qué era lo que más les molestaba en un avión. De sus respuestas se deduce que los niños ruidosos y los bebés llorones están entre las cosas más odiadas a bordo, junto con los respaldos despachurra-meniscos y los pasajeros cochinos.

6a00d8341bfb1653ef017d3e2ce62a970c

Los padres discrepan. Sus niños no son así. Sus nenes son criaturas adorables. Con sus carreras y gritos por el pasillo del avión y sus empujones al respaldo del asiento solo pretenden que los pasajeros no se aburran. Angelitos.

GettyImages-556744767 980


Hace unos años, el consejero delegado de Ryanair, Michael O'Leary, anunció su intención de ofrecer rutas libres de niños. Al final resultó ser una broma por el April's Fool Day, el Día de los Inocentes en los países anglosajones, pero algunas aerolíneas lo dicen en serio: Air Asia, perteneciente al grupo Virgin, acotó en 2013 una zona libre de niños en sus rutas de larga distancia.

6a00d8341bfb1653ef017c369fc6c5970b

Hoteles familiares vs hoteles para adultos
El debate niños sí, niños no no se limita a los aviones. Mientras que para algunos hoteles “el niño es el rey”, otros se declaran ‘Adults Only’ (solo para adultos) y ofrecen dos estancias radicalmente opuestas: en uno los menús incluyen papillas y meriendas; en el otro, cocina de autor y placeres adultos. En los primeros, las amenities de la habitación incluyen juguetes Lego; en los segundos, el kit completo BDSM de Cincuenta sombras de Grey.

El-flautista-de-hamelin

Los restaurantes tampoco se libran: frente a las grandes cadenas de hamburgueserías que regalan juguetes con los menús infantiles para atraer a los pequeñuelos a sus mesas como si fuesen las ratas de ‘El flautista de Hamelin’, están los restaurantes que condenan a las familias con niños a los rincones más remotos y oscuros de sus comedores, allí donde nadie puede oír sus gritos.

Alien


Y tú, ¿qué haces cuando descubres que los niños del asiento de atrás (o del de delante) en el avión te han adoptado como mascota?


a.- Piensas que son muy monos, que los que se quejan son unos tiquismiquis.
b.- Le rezas a san Herodes.
c.- Te chivas a la azafata.
d.- Juras que en cuanto el avión aterrice te harás la vasectomía (o una ligadura de trompas).

Hay 0 Comentarios

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

El Viajero: Guía de Viajes de EL PAÍS

Sobre el blog

El Viajero Astuto va dirigido a todos aquellos que han pagado el doble que su vecino de asiento. Un blog práctico donde lo que importa es no perder el tiempo a la hora de encontrar los chollos y la inspiración. Pistas para conocer los pequeños secretos del mundo de los viajes.

Sobre el autor

Isidoro Merino

Isidoro Merino es el especialista de El Viajero para ofertas y temas prácticos. Ha nadado con leones marinos en las islas Galápagos y desayunado con Mickey Mouse en Disneyland París. Trotamundos, fotógrafo y periodista, colabora con el suplemento desde su lanzamiento en 1998.

Consultorio

No te cortes. Envía aquí tus dudas viajeras: elviajeroastuto@gmail.com

Nuevo libro

Mil maneras estupidas de morir por culpa de un animal

1000 maneras estúpidas de morir por culpa de un animal

Como cantaba Louis Armstrong, el mundo es un lugar maravilloso, lleno de pajaritos y florecillas, pero también de criaturas terribles.

Facebook

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal