Juan Arias

¿Escándalo?

Por: | 30 de septiembre de 2011

Foto de torturado Para algunos la noticia pudo parecer un escándalo y para otros fue el único camino para retomar la reconciliación y la democracia. Unos lo considerarán cobardía y a otros les hará pensar en la ardua pedagogía del perdón. El caso es que Brasil, presidido por Dilma Rosseff, una exguerrillera torturada por los militares, ha decidido crear una Comisión de la Verdad para hurgar en el pasado tenebroso de los crímenes de la dictadura militar que amordazó la democracia durante 20 años. Lo ha hecho, sin embargo, dando por buena la Ley de Amnistia del 1979 con la que se decidió resarcir a las víctimas de la dictadura y perdonar a todos los acusados de crímenes políticos, incluidos los torturadores. 

Podría parecer extraño que las fuerzas políticas, y sobretodo la sociedad civil,hayan aceptado, casi sin ruido, que- contra la que pidió Amnistía Internacional- no se toque la ley que perdonó entonces a los torturadores que ya no podrán ser perseguidos, juzgados ni condenados. ¿Es que los brasileños son poco sensibles al dolor de las víctimas e indiferentes a la crueldad de los torturadores?

No. Han apostado por la concordia. Desde lejos de este país, esa aparente pasividad  podría sonar a  indiferencia. No para quienes conocen de cerca la índole de este pueblo multirracial, multicultural y multirreligioso, sin divisiones ni nacionalismos. Brasil, a pesar de que la violencia, la de la mala vida y la institucional, sigue golpeándole, consigue mantener un alma pacífica. Es difíciles pelearse con un brasileño, porque ellos suelen preferir la paz. A veces me ha estremecido ver a una madre ante el hijo muerto, torturado por los 'narcos' o por la policía en una favela de Río, Gandhytener aún fuerzas para decir, con los ojos rojos de llanto: “perdono al criminal”. ¿Locura? Gandhi, Luther King, Mandela, Jesús de Nazaret y todos los que apostaron y apuestan por la paz lo llamarían de otro modo. 

 

 La última vez que Brasil conoció una guerra fue hace 147 años. Y la abrió Paraguay contra él. Nos guste o no, los brasileños son así. La violencia es innata y connatural al ser humano y el perdón es la violencia del amor, o como ha escrito una poeta “es la única venganza aprobada por el Universo”.

 

Hay 4 Comentarios

O que são os brasileiros senão aquilo que dizemos que eles são Arsenio?
Tua "definição" não consegue ser nada além daquilo que vc vê e atribui significado.
Por isso o significado atribuído por Juan ao brasileiro em nada difere do seu. Ambos constroem o "brasileiro" e nenhum pode assegurar objetivamente sua existência.
Agora, a diferença pode estar no fato que Juan não me pareceu portar a pretensão da verdade imutável sobre o "brasileiro".

Totalmente de acuerdo con Arsenio, el problema es la corrupción... has visto la ultima declaracion de Maluf? es de verguenza....

Sr. Arias: Insisto en lo que ayer le comenté. A los brasileiros/as les causa dolor los picos que las flores tienen. No son tontos ni mártires. No son seguidores de Gandhi ni de la madre Teresa de Calcuta ni de ninguna religión (cristianismo, islamismo o judaísmo) o secta que las hay en cantidad aprovechándose de la ignorancia del pueblo llano. Son personas resignadas por el sufrimiento que le han causado -y aún causan- los miles de políticos corruptos que pululan por la ancha y larga geografía que conforma la república federativa de Brasil. Y tanto saben de sufrimiento que la única política que han elegido es la de sobrevivir pese a los tristemente famosos coroneles que tanta crueldad han desplegado. No han tenido, ni tienen, otra opción que agarrarse al salvavidas que supuso Lula da Silva y, en la actualidad, Dilma Rousseff. Creo que si leyó a Jorge Amado no ha digerido aún lo que él, con conocimiento de causa, nos transmitió. Por supuesto, gracias al titánico esfuerzo de personajes como Lula y Dilma, Brasil está cambiando para bien de sus moradores pese a los denonados intentos que hacen muchos periodistas -ellos así se autodenominan- de los diarios Folha, O Globo, Estadão de São Paulo, Veja y Época para silenciar los evidentes avances sociales que, salvo locos o ciegos ignoran, se producen en Brasil y que no pueden ocultarse porque son tangibles y visibles. Le repito, deje de consolar a la ciudadanía brasileira arrojándole flores -conoce la obra "Con flores a María"?-y exponga la verdad. Una cosa es la hombría de bien que a los brasileiros les adorna y otra muy distinta el sufrimiento que han tenido que soportar durante múltiples décadas bajo corruptos gobernantes que le han obligado disimular su cuasi esclavitud aparentando un carácter festivo que nada tiene que ver con el gandhismo que usted proclama. Reitero lo que ayer le comenté: su visión del brasileiro/a es producto de su imaginación y nada tiene que ver con la realidad.

Este artículo es muy interesante y clarificador, me parece que vale la pena leerlo para estar informado.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal