Juan Arias

Alfabetizados entre talismanes, huertas y ríos

Por: | 23 de noviembre de 2011

Brasil es un cosmos donde se pueden descubrir experiencias las más variadas y sorprendentes. Una de estas es la escuela municipal, Eugênio Klug, en la localidad de Pirabeiraba, en Joinville, en el Estado de Santa Catarina. En ella, 200 niños de enseñanza fundamental, se alfabetizan entre amuletos, huertas y ríos en estrecha relación con toda la comunidad.

Mientras los especialistas en educación se estrujan el cerebro en busca de nuevos métodos de educación capaces de captar la complejidad y novedad de este momento histórico, en una pequeña escuela, perdida en el campo brasileño, la directora, Denise Vetterlein y su equipo creativo han llevado a cabo una verdadera revolución.

Los niños se abren a la lectura y a la escritura en contacto directo con la naturaleza, manchándose las manos plantando hortalizas, cultivando flores y recitando poesías. Ellos son libres de crear sus propios talismanes ecológicos, de organizar sus tribus de defensa de la naturaleza, de redactar manifiestos, de organizar paseos ecológicos y de hablar con los ríos como si fueran otros tantos amigos vivos.

Horta Klug (2)
Niños en la huerta de la escuela

“Los niños no sólo se alfabetizan mejor”, afirma Denise “sino que se sienten más felices, no se burlan ni descalifican los unos a los otros y no presentan rasgos de violencia”. Una de las miles de iniciativas y actividades de la escuela es la llamada “Consumo consciente”, que perfecciona la práctica pedagógica acercando a los niños a la poesía, a la naturaleza como un todo y a valorar mejor la región en la que viven. La escuela, dice el equipo que la dirige posee “la cara de los niños”.

Escola Klug
En la clase de arte crean sus propios amuletos

En la clase de arte, los niños del quinto año de elemental, han creado un amuleto propio, que llevan consigo como talismán transformador de la naturaleza. Esa misma clase ha redactado su propio Manifiesto, o Juramento, como ellos lo han llamado. Con él se fueron a la orilla de un rio para leérselo, como un compromiso formal, pensando que sus aguas lo llevarían a otros niños para que también ellos se comprometieran a defender el Planeta. Uno de la clase pronunció un discurso en nombre de todos y juntos declamaron el Manifiesto que reza así:

PROMETO SER FELIZ
VALORIZANDO AL PRÓJIMO Y AL MEDIO AMBIENTE,
CONSUMIRÉ SÓLO LO NECESARIO,
COMBATIRÉ TODO LO QUE DAÑE A NUESTRO PLANETA

Firmado: Alumnos de la quinta elemental

Niños en el rio
Niños de la 5 elemental haciendo su Juramento en el rio

Arte y naturaleza agudizan la creatividad y las iniciativas de los niños. Fueron ellos quienes decidieron, por ejemplo, pintar un mural en una “pared fea” de la escuela.

Ese compromiso a favor de la naturaleza y de la belleza, será ahora rubricado por todos los otros alumnos de la escuela, ya que los profesores entendieron que se trató de una experiencia fuerte que tocó visiblemente a los niños, que hicieron de sus amuletos, una especie de escudo para, juntos, llevar a cabo la batalla que les apasiona de defensa de la Tierra.

Pintura
Mural pintado por los alumnos

Interesante es que la experiencia piloto de la Escuela Eugênio Klug se produjo por feliz contagio de otra experiencia piloto, la de la escuela Hermann Müller, también de una zona rural, en la ciudad de Joinville, de la que ya informó a su tiempo este diario. En ella, la directora Silvane Silva, alfabetiza a sus niños con flores y poesía. Cada flor es una letra del alfabeto y de cada planta cuelga un poema. Recitándolo y contando sus versos aprenden los pequeños hasta matemáticas. En el blog de aquella escuela se la apellida “un lugar para aprender a soñar”. Ahora ya son dos esos lugares.

La ciudad tiene mucho que agradecer a la Secretaría de Educación de Joinville que no sólo permite sino que sostiene con convicción estas experiencias educativas alternativas en línea con la sensibilidad ecológica de nuestro tiempo.

La experiencia me ha recordado cómo hace ya 70 años, mis padres, maestros en la zona rural de Arcos de Valdeorras, en la provincia gallega de Orense, nos alfabetizaban de forma parecida. A falta de libros - eran los tiempos duros de la Guerra Civil Española - nos enseñaban las letras llevándonos a sembrar y recoger patatas, a ver separar el trigo de la paja en la era del pueblo y a entender la metamorfosis de la vida y de la naturaleza a través del cultivo de los gusanos de seda que mi padre colocaba en una caja de zapatos. Aquella caja misteriosa  era también nuestro talismán.

Dedicatoria  

 Al recuerdo de mis padres Guillermo y Josefa, que fueron castigados por el régimen franquista porque los alumnos que salían de su escuela rural “hacían demasiadas preguntas”, dedico agradecido este blog.
 
 

Hay 14 Comentarios

Denise está de parabéns!!! êta familia de educadores porreta! Saudações rondonienses a todos e desde já pedimos licença pra copiarmos idéias brilhantes como essas!

Parabéns aos educadores da Escola Municipal Eugênio Klug. Bons modelos de alfabetização deveriam ser divulgados pela mídia de foram geral.
Sucessos!

Sí, Catarina, lo único capaz de transformar el mundo es la educación, el conocimiento, que, además, es el que produce la felicidad más profunda

To: juanjosearias@hotmail.com

A equipe da escola está de parabéns .Seu método de ensino é feito através da sensibilização .Desta forma é possível acreditar que a educação transformará o mundo.


Lo tendré en cuenta, Arsenio. Ya he explorado ese peligro. Me dicen los especialistas económicos que por ahora no existe ese peligro porque Brasil posee aún un déficit de ocho millones de habitaciones. Aunque es verdad que el precio de pisos y casas se handisparado alarmantemente en el último año. En Rio, los pisos ya están tan o más caros que en Nueva York, por ejemplo, y eso da miedo. Gracias por sucomentario lúcido y magníficamente escrito.


To: juanjosearias@hotmail.com

La dedicatoria a sus padres es un bello y emotivo gesto. Es de agradecer que continúe en la senda periodística de mostrar el lado más constructivo de Brasil. En este gran país en el que vivo y disfruto de su hospitalidad solo me hostiga una inquientante meditación. Contemplo, desde la distancia física que no espiritual, la catastrófica situación de España promovida en gran medida por la malhadada Ley de Suelo de José María Aznar cuyo resultado ha sido tres millones de desempleados al pinchar la burbuja inmobiliaria. Me pregunto si no ocurrirá lo mismo en Brasil cuando veo los interminables edificios de apartamentos levantados más los en construcción que se ven en todas las capitales de los estados brasileños. Hay suficiente clase media en Brasil con capacidad económica para adquirir la ingente oferta de pisos? Me produce desasosiego pensar que mi pregunta sea negativa. Le sugiero al bloguero y periodista Juan Arias que se atreva en el estudio de tan espinoso y, al mismo tiempo, vital tema para Brasil.

Muchas gracias Sylvana y un saludo a sus alumnos.

To: juanjosearias@hotmail.com


Me alegra, Fernando, que mi blog haya servido para que ame un poco más aeste país con tantas contradicciones, pero tambien con tantas esperanzas y sueños.


To: juanjosearias@hotmail.com

Es verdad, Wellington, que el sistema educacional brasileño aparece aún, en el ranking mundial, como de los más bajos en calidad de enseñanza. No hace ni 40 años que en Brasil se tomó conciencia de que la educación era algo fundamental. Hasta entonces eran los ricos los que estudiaban y los pobres los que trabajaban. Por ello, como usted dice, el que haya experiencias como éstas son subversivas y el sistema tentará integrarlas. Pero en la Historia han sido los grande soñadores como Jesús, Gandhy, Luther King o Mandela los que han abiertocon sus sueños una ventana a la esperanza.?o cree?

To: juanjosearias@hotmail.com

Brasil es un País continente, de mucha diversidad y su proyecto de educacion publica es inexistente y erratico en sus metas, cuando las hay.
Está, pues, conforme con lo que quieren los amos del Mundo - que si los hay - los que conforman la geopolitica dominante, los que quieren que Brasil siga siendo un gigante, pero durmiendo en cuna espléndida - cómo perversamente profetizó su himno nacional y sigue, por las artes de la Neurolinguistica, siendo el deleterio avatar de nuestro carácter.
Escuelas así como nos enseña el articulista nos hacen pensar que existen los que sueñan y, por ende, hacen posible un otro mundo, pero me temo que sean prácticas subversivas, que atacan las basis del modelo que nos imponen, que quieren libertar el ser humano y hacerlo feliz, cosa que va de encuentro a los fines y metas del stablishment.
Sorprende que todavía exista, que reciba fondos y apoyos, y que sea pública.
Encanta y pone los pelos de punta que sea divulgada, que haya suscitado tantos comentarios, que sea en Brasil.
Enhorabuena, Señor Arias.
Sursum corda.

Me parece una ide estupenda, cualquier cosa que sirva para la educacion para la paz y la concienciacion sobre la importancia del medio ambiente es una buena noticia. Estos relatos son los que hacen que cada vez me guste y me interesa mas Brasil.

JUAN ARIAS, ME ENCANTA SUS MATERIAS SOBRE BRASIL. ESTA DE LA ESCUELA DE JOINVILLE-SC, ES
UNA ESCUELA MODELO, PARA MUCHAS.ENHORABUENA.

ME ENCANTO ESTA MATERIA, ES UN EJEMPLO A SER SEGUIDO POR TODAS LAS ESCUELAS DEL MUNDO.

SALUDOS JUAN

SALUDOS LA ESCUELA DE JOINVILLE-BRASIL

Soy profesora de español y escribo un blog con/para mis alumnos (o por lo menos, lo intento). Publiqué una entrada con mención a su artículo 'alfabetizados entre talismanes, huertas y ríos'. Sigue el link.
http://aguilasibuitresno.blogspot.com/2011/11/vientos-de-brasil.html
Un abrazo, sc

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal