Juan Arias

Brasil quiere imitar a China

Por: | 10 de noviembre de 2011

Dilma-china

Si China es importante hoy para el mundo, lo es de forma especial para Brasil que necesita de un país seis veces mayor que él para que le compre sus materias primas y para que llegue hasta aquí- como parece que desea hacerlo- para invertir miles de millones en el pre-sal, los grandes yacimientos de petroleo descubiertos en las profundidades del Atlántico.


     China, sin embargo, no es sólo un milagro económico. Los chinos han intuido que el futuro, tambien y quizás sobretodo el futuro económico del país está en el crecimiento del conocimiento. Así, tiene hoy cerca de 150.000 chinos estudiando en las mejores universidades extranjeras. Esta visión de futuro, forjado a través del conocimiento, es lo que la Presidenta Dilma Rousseff quiere imitar de los chinos. Para ello ha está creando un programa que lleve a 100.000 estudiantes a formarse, como los chinos, en las mejores universidades de Estados Unidos y de Europa.


     Si siempre se ha acusado a los políticos de no mirar más allá de su nariz, es decir de su mandato y de los votos que necesita para reelegirse, esta iniciativa de la Presidenta brasileña debe verse como generosa y pensada más para las futuras generaciones que para su carrera política, ya que no será ella quién recogerá los frutos, que sin duda darán a la cultura y a la ciencia del país, los 100.000 estudiantes formados fuera del país.


     Dicho esto, existe sólo un peligro, conociendo los malabarismos de los políticos y sus partidos para sacar provecho inmediato hasta de los proyectos pensados para el futuro. El peligro es que sean escogidos para esa labor no los mejores, chicos, chicas, ricos, pobres, blancos, negros, de la rica  Sâo Paulo o de la pobre Alagoas, sino los amigos de los amigos de los políticos. De ahí la importancia para ese programa de Dilma, digno de encomio, de un mecanismo que evite ese peligro y que sepa escoger para representar a Brasil fuera del país, en las Universidades que preparan para la excelencia, a los mejores de verdad.

     Cuento una experiencia que viví hace unos años en la pequeña localidad británica de Bambury Cross, donde estuve haciendo un  curso intensivo de inglés durante un mes. A la semana de haber comenzado las clases mi grupo, llegaron 20 alumnos chinos. Comenzaban el aprendizaje del inglés de cero y habían perdido ya una semana. A mitad de curso ya nos estaban alcanzado a los demás que ya íbamos con una noción de la linegua de Shakespeare. Al final, gracias al tesón que pusieron, en grupo, en el estudio, a que trabajaban sin perder un segundo y absorvían todo como esponjas y a la innegable capacidad que demostraron para el aprendizaje, acabaron acaparando las mejores notas. Sin duda, en China, habían sido escogido a los mejores, no los amigos de los amigos de los políticos.

Estudiantes-chinos-610x430
Universitarios chinos


     Ojalá Brasil imite tambien en eso a China, mientras que en democracia, el gigante americano le lleve buena distancia al gigante asiático que en eso sí tiene mucho que aprender aquí, donde la democracia es joven y aún frágil, minada muchas veces por una corrupción que el expresidente Cardoso ha definido de “sistémica”, pero al mismo tiempo consolidada y sin preocupaciones de posible vuelta atrás.

Ministras de dilma
Dilma y sus ministras

Hay 7 Comentarios

Es la impresión que dan en todos lados esos chinos: absorben como esponjas. Pero los mejores de los mejores todavía están - o se van - en/a EEUU porque es allí donde más pasta se gana.
Soy de la Alemania y aquí hay un montón de chinos ahora que estudian, estudian y estudian - PERO (y eso me parecía un poco simpático) no siempre sacan las mejores notas, porque simplemente no entienden la lógica detras de algunas cosas.
Un amigo mío estudió ingenería y estudiaba, iba a fiestas, se divertía - pero igual sacaba buenísimas notas.
Por qué? Creo que tenía otra manera de aprender las cosas.
A nosotros, los europeos, nos gusta divertirnos - no es así?
Vengan, gente, nosotros podemos las dos cosas - estudiar Y divertirnos. Qué eso tambien forma parte de nuestra cultura!
O piensan que para sobrevivir y competir contra la China hay que hacer igual que ellos?
Hay que ser muy inteligente para frenar a esos chinos. Por qué no utilizamos nuestras varias culturas en la Unión Europea para elaborar una idea todos juntos?

O quieren ustedes trabajar un día como los chinos pobres de hoy porque vuestra empresa ha sido comprada por un chino? En realidad creen que esos chinos son buenos jefes?
Cuando veo como tratan a sus empleados...y cuando pienso que nosotros les estamos apoyando en eso - comprando sus productos...
vaya conciencia!

Sería muy fácil decir: a los chinos no les dejamos estuidar en nuestras universidades. Ya no dejamos robarnos nuestra tecnología.
Si EEUU hiciera lo mismo - fácilito les frenaríamos.

Y si conseguimos que Corea y Japon sigue ese rumbo: ciao China!

Si quieren jefes chinos: son ustedes quienes tienen que saber! Yo personalmente prefiero mil veces a un jefe italiano a un jefe chino. Pero bueno, es opinión mía.


Creo que sí, Burjasotte,que debemos confiar en la Presidenta Dilma que se ha presentado hasta ahora como enemiga de la ilegalidad para que ese programa de los cien mil estudiantes brasileños en el extranjero serealice con seriedad y objetividad permitiendo que vayan los mejores y que mejor puedan aprovechar.


To: juanjosearias@hotmail.com

Es más que posible que entre los contestatarios de la universidad pública de São Paulo se hayan infiltrado individuos que desean quebrar la pacífica y deseable convivencia universitaria a la que se acude para aprender y formarse en las especialidades que se escogen e imparten. Para fumar y consumir drogas hay otros lugares. En cuanto a la política de Dilma de apoyar a los brasileros/as que objetivamente reúnan los requisitos exigidos para mejorar sus conocimientos en las mejores universidades USA y europeas es una idea merecedora de respeto y apoyo. Que se cuelen los hijos/as de los amigos de los amigos de los políticos sin méritos para tales formaciones será algo que no creo se le escape a la Presidenta Dilma. Algún borrón será inevitable. Y en cuanto a China hay que ser y estar muy vigilante porque todo el mundo quiere quedarse con la gran tarta que hoy supone Brasil.

A mi tambien me ha dolido eselapsus imperdonable. Y lo peor es que el texto fue revisado por cuatro ojos. !Perdón!

To: juanjosearias@hotmail.com

Ese "absorvían" me ha dolido en el alma. Espero que solo sea un lapsus.

Por el interesante que es el asunto y con la permisión del Señor Arias, os dejo el link de esclarecedor artículo en este periodico.
http://internacional.elpais.com/internacional/2011/11/08/actualidad/1320739840_835096.htm
l

Es una buena notícia, de esas que no salen en la grande mídia por razones obvias. Para eso están los blogs de buena fe y mejor carácter.
Mientras Brasil exporta commodities los grandes exportan - y compran - conocimiento y tecnología, que eso no da en árboles.
¿Hasta cuando venderán ellos el saber?
Como se sabe, para todo hay un momento y es de sabios tener el "timing" para actuar. Espero que la Presidenta lo tenga, que sepa despiertar el inconciente colectivo de las masas, que sea el líder de que necesitamos como nación y así pueda enfrentarse a las fuerzas que, seguro y cómo bien apunta el Señor Arias, estarán en contra de sus proyectos para el mejor futuro de las gentes, que no es lo que quiere la minoría.
Que sepa despiertar a las personas para que estén a su lado.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal