Juan Arias

Ellos también aman

Por: | 25 de noviembre de 2011

Hoy voy a contarles una escena que viví ayer en mi jardín –es el lujo de vivir en Brasil - entre mi gata Nana y una pareja de pájaros Ben-te-vi defendiendo a sus crías que venían a comer un plátano que les había colgado de un árbol de guayaba.


IMG00600-20110811-0908
Mi gata Nana

Nana es una gata callejera con asma, encontrada hace dos años abandonada en el tráfico de Rio asustada y temblorosa y hoy una gata feliz . Lo malo es que su mayor felicidad es mi mayor disgusto. Tiene aguzado el instinto de cazadora y se vuelve loca en el jardín saltando hasta un metro de altura para coger mariposas y pájaros. Y encima, cuando los caza, me los trae como un trofeo de amor a mis pies.

 
Ayer, mi jardinero Samuel consiguió quitarle de la boca, aún viva, una cría de Ben-ti-vi, ese pájaro conocido en toda América Latina y popularísimo y querido en todo Brasil. Es el primer pájaro que canta al amanecer. Los padres de la cría salvada in extremis, no tuvieron paz desde ese momento. Nana era para ellos su enemigo y pusieron en acto todas sus armas para asustarla y echarla del jardín.


Sentada en mis piernas, la gata estaba al acecho, cuando los dos Benteví- que en Argentina llaman Bichofeo y en España Cristofué, aunque me gusta más el nombre brasileño - empezaron a revolotear encima de nosotros dos como dos cazas. Su bello canto trisilábico se convirtió en un monosilábico grito de guerra de tchía, tchía, tchía. La gata primero se colocó en posición de alerta, después, ante los gritos furiosos de la pareja de Ben-te-vi salió – ella tan valiente siempre- salió disparada. Muerta de miedo se refugió en casa.


Los pájaros se calmaron hasta que Nana, curiosa como lo son los gatos y luchando entre el miedo y su instinto de caza, volvió a salir despacito. Al segundo, los Ben-ti-vi la encararon con sus gritos. Se agitaban furiosos en las ramas y en el tejado a dos palmos de ella y gritaban como dos fieras heridas. Nana se encogía, pero no se iba. Los pájaros la enfrentaron y se lanzaron sobre ella en rasante rozando su pelo negro con manchas blancas y acentuando su grito de guerra.

Bem-Te-Vi (2)
Pareja de Ben-te-vi


Mi gata desistió. Se fue. Ellos siguieron vigilantes, pero sin gritar y hasta ayudaron a una de sus crías a comer poniéndole la comida en su boca.
Mi mujer acababa de escribir un libro infantil sobre los cuatro jabutis que nacieron y viven en el jardín, ellos ajenos a gatos y pájaros. En un verso dice que los humanos “somos analfabetos del lenguaje de los animales”. Del lenguaje y de sus pensamientos, de sus afectos. 

 
  En una nueva novela aún sin publicar del escritor-poeta Gustavo Martin Garzo, que estoy leyendo con fruición, apunta que los hombres solemos fingir lo que no somos. “Sólo los animales son auténticos, viven como son”, escribe. Cecilia Meirelles, una de las mayores poetas brasileñas, tiene una página bellísima sobre los Ben-tivi en su libro Escolha o seu sonho, dolorida de que algunos pájaros en peligro de extinción, como ellos, puedan acabar siendo un día “materia de museo”.


Yo aprendí una cosa ayer en mi jardín en esa lucha “sin ficciones” de la que habla Garzo, entre mi gata para ser gata, es decir, cazadora, y el amor impresionante de dos pájaros por sus hijos por los que luchaban transformándose en dos fieras salvajes.

Sí, ellos, los animales, de los que somos analfabetos, también aman. Aman y protegen con pasión y fuerza a sus crías ¿Sólo instinto? La pena es que a los humanos hasta el instinto del amor se nos ha borrado, mientras permanece vivo en nosotros el instinto de violencia. Una violencia no para proteger como la de mis dos Ben-ti-vis, sino para exterminar al otro, sobretodo si ese otro es el diferente, sinónimo de enemigo. Se me ocurre pensar que ojalá fuéramos los europeos capaces de defender la dignidad y el derecho a vivir de nuestros emigrantes como los pájaros defienden a sus crías.

Bem_te_vi

 
Dice también Garzo que en la vida “nada es lo que parece”.
En la humana, claro, porque en la de los animales todo es como es, a la luz del sol y a las sombras de la noche. Por eso menos hipócrita que la nuestra.

 

Hay 11 Comentarios

En Argentina a esos pájaros se les llama bichofeo y también benteveo. Su canto parece decir biii-chofe-o. Veo que los gatos son en todos lados iguales, el mío también me trae a mis pies los trofeos de caza en señal de amistad.
Simpática nota. Saludos.

Brasil,mayor consumidor de comida para perros,el mayor exito de marketing del mundo de la Nestle en el mundo.los medicamentos para los pobres pagan mas impuestos que para los perros,gatos y similares.Pais ideal.


Consuela, Wellington, encontrar personas que aúnsaben conectar con el misterio de la Naturaleza, gran maestra de vida. Sin ella perdemos la brújula de la vida pues no sabemos ya ni de donde venimos. Un mundo sin animales y sin plantas sería un desierto de soledad.


To: juanjosearias@hotmail.com


He tenido siempre Sophie una simpatía y connivencia especial con los que como usted aman y respetan a los animales tan misteriosos y y tan auténticos.


To: juanjosearias@hotmail.com

Gracias Luz por su precioso poema sobre mi blog. Sus padres fueron profetascuando le pusieron el nombre de Luz. Precisamente acabo de publicar en Brasil un libro infantil Hablando con las estrellas en el que su protagonista se llama Luz.
Sí, los animales tienen mucho que enseñarnos.

To: juanjosearias@hotmail.com

Estimado Juan Arias, después de leer algo tan hermoso, inaudito y poético sobre sus pájaros, no pude menos que entrar aquí, a este jardín virtual, para decirle gracias, gracias por alumbrar y musicar mi tarde con sus entrañables historias, vivencias, visiones y latidos humanos.
Le leo a con frecuencia, aquí y en otros artículos en el diario El País, todos luminosos, interesantes, serenos y lúcidos, brillantes, incluso los relativos al arduo e inasible Vaticano. Disfruto y aprendo al leerlo porque en sus letras palpita el germen de la bendita y necesaria poesía, amén de otras sutilezas, bondades, exquisiteces y excelencias de altura, más allá de las esferas divinas. Le felicito porque valora, cuida y disfruta de su pequeño inmenso paraíso aquí, en la tierra, en su caso, su paraíso divino se ubica en tierras brasileñas.
Los pájaros cantan como nadie las maravillas y bondades del Mundo. Debemos aprender a escucharlos para saber qué nos dicen. Sería bueno aprendemos a amar un poco más a estos seres tan extraordinarios. El poeta polaco Adam Zagajewsky dijo que "los pájaros son los poetas antes de la inteligencia".
También soy amante de los pájaros y podría descifrar algunos de sus trinos y secretos mensajes. Gracias a las enseñanzas de mis padres, en los campos de mi infancia, conocí a muchas aves y por ello, tal vez, hoy puedo reconocer algunos de sus sonidos, cantos, gorjeos, trinos, hábitos, nidos, huevos, etcétera. He tenido en las manos a algunos pájaros y todos me enternecen y maravillan, siguen maravillándome por sus cantos, colores, perseverancia, ternura…Qué hermoso es el canto de los pájaros, ¿verdad? Y qué misterioso y extraño al mismo tiempo, qué complicado, qué depurado, quintaesenciado, sistema de comunicarse, de expresarse. ¿Qué dirán los pájaros cuando cantan o cuando pían? Porque estoy segura que algo tienen que decir.
Que la tarde sea hermosa y cálida como el trino de un pájaro en primavera.

PD. Le envidio por las ilusionantes, mágicas y fantásticas ensoñaciones que, estoy segura, atesora el libro, aún “sin nombre”, del también maravilloso Gustavo Martín Garzo.

Me ha gustado mucho su post...tambien tengo una gata y coincido con Ud. en el fuerte e indomable instinto de cazadora, he leido que es mas propio de las hembras que de los machos, y mi gata como la suya, cual trofeo no me trae a sus presas caidas sino que tras pillarla con una de ellas, consigo tras un rato de lucha, quitársela con vida aunque a veces algo herida, sino consigue volar la mantengo en cautiverio en la jaula de los pericos de mi padre...disfruto mucho contemplando el "estilo de vida" de los animales y aprendiendo y diferenciándolo del nuestro como Garzo...un saludo

¡Hombre!

Ha sido de lo más hermoso que he leído hoy, que también tengo a los gatos y los pájaros y árboles de frutas en mi jardín.
No sólo por el hecho de escribir para los convertidos, nosotros que conocemos el placer de mirarlos, sino porque es admirable que una persona cómo el articulista, por cierto de muchos quehaceres, se para un rato su tren de vida y escribe sobre la Naturaleza, poniéndonos la medida exacta de las cosas, que la hemos perdido algunos de nosotros.
Gracias por compartir con nosotros.

Jajajajajajajajaja " Mi jardinero".... anda ya burgués de medio pelo...

Good interesting post very like it!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal