Juan Arias

¿Los indios son los nuevos judíos?

Por: | 20 de noviembre de 2011

Aline Crespe,  profesora de antropología de la Universidad de Mato Grosso do Sul, en la unidad de Amambaí, en el curso de Ciencias sociales, me envía una carta escrita por  sus estudiantes, en la que relatan una matanza en un campamento de la población indígena Guaraní Kaiowá. “La crueldad del caso y la truculencia de los asesinos, no puede ser tratada como un caso más de violencia. Estamos viviendo una guerra, pero es una guerra en la que sólo se muere de una parte”, afirma.

Guarani (3)
Aldea de los Guaraní Kaiowá, destruida por los pistoleros

Conocida la noticia de la nueva matanza de indígenas, la profesora de antropología reunió a sus estudiantes para discutir qué hacer. Decidieron escribir una carta contando lo ocurrido. Según afirma, las informaciones se las proporcionaron personas presentes al genocidio y ruegan que sea divulgada.

Este blog VIENTOS DE BRASIL, en el que tantas veces se han exaltado las conquistas del gigante americano en tantos otros campos, desea, publicando parte de dicha carta, hacerse eco de la angustia de unos indígenas que luchan desde hace años para conseguir que sus tierras sean respetadas.

“Alrededor de las seis llegaron los pistoleros. Los hombres entraron en fila llamando por Nísio. Decían: !Agarra a Nísio, agarra a Nísio!. Cuando lo tuvieron le disparan el primer tiro a la garganta. Su cuerpo empezó a temblar. Eneguida le dispararon al pecho y a la pierna. El nieto de Nísio vió a su abuelo en el suelo y fue a socorrerlo. Enseguida uno de los pistoleros empezó a golpear su cara con  el arma. Otras dos personas fueron asesinadas. Otras recibieron tiros, pero sobrevivieron.

Indigenas (4)
Indígenas Guaraní Kaiowá

Las personas gritaban y corrían intentando esconderse en la selva. Algunas se tiraron desde un barranco que hay en el campamento. Un muchacho que había recibido un tiro se echó  barranco abajo  y se quebró una pierna. Otro se escondió encima de un árbol y desde allí nos llamó para contarnos lo que estaba sucediendo. Lo contaba llorando. Nos dijo que chutaban el cuerpo de Nísio para ver si había muerto y aún le dieron otro tiro. Era un líder indígena. Arrojaron su cuerpo en una una furgoneta y se lo llevaron.

Nosotros estamos aquí reunidos para pedir unión y justicia. Al final ¿qué son los indios para ls sociedad brasileña? Se habla de derechos humanos, de defensa del medio ambiente y hasta de derechos de los animales, pero las comunidades indígenas ¿cómo son tratadas? El Estado de Mato Grosso do Sul es uno de los últimos Estados de Brasil, pero es el primero en grado de violencia contra los indígenas. Parece que aquí reina el nazismo que se ha convertido en un campo de fusilamiento de indígenas. Cuando no matan a tiros matan por atropellamiento. Para nosotros el Estado, los políticos y la misma sociedad son cómplices de esa violencia cuando la silencian. Los indios son los nuevos judíos”.
 

Hay 6 Comentarios

Me gustaría, Wellington, que su magnífico comentario llegase a las comunidades indígenas que estánsiendo objeto de injusto genocidio. Ojalá el milagro de internet lleve hasta ellos sus palabrasfuertes de denuncia y de amor por ellos. Visité en una ocasión la comunidad indígnea de los Tapirapés en Mato Grosso y me emocionó la sencillez con la que vivían, su inmersión en la naturaleza y el respeto por las palabras. Pronunciaban pocas, pero llenas de sabiduría.

To: juanjosearias@hotmail.com

Es una herencia maldita, de los descubridores - como se sabe.
Al parecer, es algo que va de la mano con las tendencias mundiales de exterminar a los diferentes, es lo que hace Monsanto con las semillas autóctonas, es lo que se hace con todos los diferentes del Mundo.
A más diferencia, más dificultades de imponer un gobierno mundial.
Los indios, de todo el mundo, són los insurrectos, los que no se conforman con los dictámenes de los creadores de crisis, que determinan la dominación de las personas.
Viven al margen del proceso llamado de civilizatorio, que es cómo se suele llamar la dominación de las gentes autóctonas.
Por eso callan los gobiernos, a veces títeres mandados, por eso el Exercito nada hace, por eso no hay verbas para cuidar a esa gente, y por eso succede lo que succedió al Irak, a Libia, en Africa Negra, y a muchos más.
¿ O no ?
Habar de estos temas es algo subversivo pero importantisimo para la Humanidad, es prueba del coraje de este blog, lo que nos indica que no todo está perdido.

Lamentable que en los días de hoy todavia esté pasando cosas de este tipo. Esperemos que los líderes en Brasil sean muy resolutivos en problemas como este y que el respecto a los derechos humanos sean una realidad sin fallos.

¡Esto clama al cielo! No se trata solamente de que el gobierno de Brasil ha de estar atento a esta crueldad. Una carnicería en su propio territorio. Es una cuestión internacional, en la que la comunidad internacional ha de actuar inmediatamente de modo que se paren estas atrocidades ya.

Gracias, Beatriz, por su mensaje. Lo que se hace con los indios es de verdad un horror y una verguenza además de una tremenda injusticia. Ellos son Brasil al igual o más que los demás brasileños.

To: juanjosearias@hotmail.com

Durante la presidencia de Lula da Silva se enviaron varias notas haciendo presente al mandatario que los nativos estaban siendo agredidos y obligados a abandonar sus tierras por personas que no eran controladas por el Gobierno, como debiera ser. Brasil es muy grande, pero los militares brasileños que debieran socorrer a estas comunidades indígenas y protegerlas brillan por su ausencia. Una auténtica verguenza.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal