Juan Arias

Los libros como antídoto contra la crisis

Por: | 28 de noviembre de 2011


La carta de una lectora me ha convencido de la política positiva del gobierno de Brasil que compra cada año millones de libros de prosa y poesía para niños y adultos pobres mientras se multiplican las experiencias de talleres de  lectura en las escuelas. Los psicólogos dicen que además  la literatura es terapéutica. Puede ser también un antídoto y un refugio contra las crisis.

La carta firmada por Luz, para agradecer mi blog ELLOS TAMBIÉN AMAN, me lo confirma. He entendido con ella mejor que con mil lecturas teóricas, cómo la buena literatura y la buena poesía pueden transformar a una persona.

Leitura_280710
Niños en una biblioteca pública brasileña

He querido reproducir una parte de esa carta seguro que podrá ayudar a tantas personas que sufren atenazadas por la crisis que zarandea a España y a Europa y que les produce, como me informan amigos míos que llegan hasta aquí, desaliento, desencanto o rabia Es como si Luz les dijera: bucead en los buenos libros y no perderéis el gusto por la vida, que debe ser amada a pesar de todas las crisis, tanto en la pobreza como en la riqueza.

Estimado Juan Arias:

Le contaré algo del porqué me emocionó su blog:  Mis padres, Moisés y Elena, de 73 y 68 años son dos seres humildes y sencillos, dos virtuosos apicultores extremeños que ahora viven en Madrid para estar cerca de algunos de sus hijos, y a quien yo cuido con todo el amor y la ternura de una mano campesina. Todo lo que soy, que no es nada, se lo debo a ellos. (Aunque como decía Pessoa, yo, no soy nadie, apenas tengo nada, pero guardo en mí todos los sueños del mundo). Y, como decía el maravilloso Camus: “El sol que reinó en mi infancia me privó de todo resentimiento”. Como a Camus, también a mí, todo y todos me interesan. Vivir es caminar…

Extremadura (3)
Paisaje extremeño

Las enseñanzas de mis padres sobre la Naturaleza, el proteico mundo rural, la dulce vida apícola, los sonidos de los pájaros, los ríos y los montes de mi infancia, fomentaron en mí, desde muy niña, una infinita curiosidad por la Vida, una generosa empatía con el Hombre, una fluida comunicación con las plantas y un misterioso diálogo con los animales.

Las sencillas, alegres y sabias enseñanzas de mis padres alimentaron también mi creciente fervor por la poesía que es para mí una forma de mirar el mundo, sentirlo y empatizar con el otro.

Mis padres trabajaron mucho en una tierra adversa y hostil. Pero para mí, y para toda mi familia, las carencias de bienes materiales nunca nos fueron de obstáculo para ser felices. Es más, creo que la pobreza nunca fué una desdicha, porque la luz derramó sus riquezas sobre ella.

Mi infacia fue pobre. Mis padres careciendo de casi todo tuvieron siempre los frutos de la Naturaleza y no envidiaban casi nada. Sólo con su silencio, su reserva, su orgullo natural y sobrio, mi familia -alguno de cuyos miembros como mi abuela no sabían leer - me dieron grandes lecciones. Los seres a los que he amado han sido siempre mejores y más grandes que yo.

La pobreza, tal como la he vivido, no me ha enseñado el resentimiento, sino al contrario, una cierta fidelidad y una muda tenacidad.

En fin, lo importante es vivir, estar consciente y presente, para seguir aprendiendo, ser mejores sin ser perfectos, y solventar así cualquier adversidad por difícil que sea. Me apelo a Alejo Carpentier, en el libro que ahora me acompaña “El reino de este mundo”: ”Y comprendía, ahora, que en el hombre nunca sabe para quien padece y espera. Padece y espera y trabaja para gentes que nunca conocerá, y que a su vez padecerán y esperarán y trabajarán para otros que tampoco serán felices, pues el hombre ansía siempre una felicidad situada más allá de la porción que le es otorgada. Pero la grandeza del hombre está precisamente en querer mejorar lo que es”.

Fernando-pessoa
Fernando Pessoa

Luz se despide aplicando a la vida humana la metáfora de la tenacidad de los pájaros. Una página que me recuerda algunas columnas impagables de Manuel Vicent en este diario.

Me despido recordando la lección de perseverancia que cada día nos dan los pájaros. En efecto, si observamos su actitud ante la más cruel adversidad, climática o humana, ellos no se rinden, jamás claudican. Pueden estar días y días haciendo su nido, recogiendo materiales, a veces traídos de lugares muy lejos, y cuando ya lo tienen todo organizado, terminado, y están preparados para poner los huevos, las inclemencias del tiempo, la obra de algún ser humano o de algún animal destruye y tira por el suelo el trabajo silencioso que con tanto esfuerzo habían logrado.

El pájaro no se queja ni se paraliza. No abandona nunca su tarea. Vuelve siempre a recomenzar. La metáfora aplicada a nuestra vida cotidiana podría ser: ?Has entendido que tu destino, tu trabajo etc. no son como los soñastes?  ?Estás cansado de recomenzar, del desgate en la lucha diaria, de las confianzas traionadas, de las metas no alcanzadas?

Uno de los consejos de los pájaros sería: por mucho que te golpee la vida no te en- tregues. No te importe si en la batalla recibes alguna herida. Junta los pedazos de tu esperanza, ármalos de nuevo y vuelve a empezar. La vida es un desafío constante que vale la pena aceptar. Vivimos, poco, vemos poco, sabemos poco; soñemos pues.

Alejo Carpentier

Dedicatoria:

Dedico este blog, en las personas de los padres de Luz que salieron de la sufrida Extremadura, a todos los españoles que un día dejaron su tierra pobre para venir hasta Brasil y que hoy viven y mueren aquí, con nostalgia de su tierra, pero felices de ser acogidos sin prejuicios y sin humillaciones. 

Hay 14 Comentarios

http://yoporyparaelmundo.blogspot.com.es/
me parece que este blog les puede gustar porque esta muy relacionado con lo que ustedes dicen en los comentarios, echenle un ojo.


Es verdad Sophie, que la el mundo está lleno de personas capaces de amar la vida por encima de falsos ídolos y consimismos vacíos y que saben hacer de la poesía un instrumento de liberación personal y colectiva

To: juanjosearias@hotmail.com

Muy emocionada con tanta Verdad y lecciones de humildad, de riqueza espiritual, de grandeza en sencillos...gracias por compartir esa carta y sus reflexiones...la Vida está llena de heroismo, héroes y heroinas...un saludo

Con la gente que no se rinde a la barbarie, Feliziana, es con quines se construye un mundo mejor

To: juanjosearias@hotmail.com

Leeré y leeré y JAMÁS ME ENTREGARÉ (no estoy programada genéticamente para rendirme). Me ha llegado al ALMA.


Y curiosamente, Ramón, los niños y los jóvenes son los que mejor disfrutan de la poesía y de la buena literatura. Lo he tocado mil veces con mano. A los adultos las metáforas e imágenes atrevidas de la poesía y de la literatura
les descompone sus certezas. Los jóvenesestán aún abiertos al misterio yno les asombra la fantasía. Gracias por su comentario.

To: juanjosearias@hotmail.com

El artículo de Juan Arias merece un premio periodístico, y tema aparte, el título "Los libros como antídotos de la crisis" debió haber sido "Una visión de la filosofía de la vida" Creo que la literatura, con sentido espiritual, ya sea novelada o en prosa, es el mejor medicamento para la formación de la juventud.


Tiene toda la razón del mundo,Nely, el hambre y la necesidad extrema sonenemigos de la literatura y de la poesía. No la pobreza digna, como dice la lectora Luz. Hay muchos ricos refractarios a la poesía y al gusto de la literatura y gentes sencillas, que viven sólo de lo necesario para quienes los libros son un plus que les ayuda a vivir más felices sin los demonios del conusmismo.


To: juanjosearias@hotmail.com

http://nelygarcia.wordpress.com. La carta me parce entrañable, pero tengo alguna objeción. El promover la literatura, me parece estupendo así como amar la vida con todos sus contratiempos. Si no has podido llevarte nada a la boca, o no tienes donde dormir, tu mente estará inmersa en cómo llenar la tripa y, en esas condiciones el interés por la lectura no existirá y ahí seremos igual que los pájaros. Sabemos que la humanidad puede evolucionar, primero para erradicar el hambre y después para instruirse. Sin esa evolución nunca avanzaremos. Saludos.

Un GRACIAS emocionado, humilde y compartido, en forma de poema para aliviar el ánimo del incierto presente: “No te detengas”, un luminoso poema, un canto de vida y esperanza, del maravilloso Walt Whitman.

“No te detengas”:

No dejes que termine el día sin haber crecido un poco,
sin haber sido feliz, sin haber aumentado tus sueños.
No te dejes vencer por el desaliento.
No permitas que nadie te quite el derecho a expresarte,
que es casi un deber.
No abandones las ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.
No dejes de creer que las palabras y las poesías
sí pueden cambiar el mundo.
Pase lo que pase nuestra esencia está intacta.
Somos seres llenos de amor y pasión.
La vida es desierto y oasis.
Nos derriba, nos lastima,
nos enseña,
nos convierte en protagonistas
de nuestra propia historia.
Aunque el viento sople en contra,
la poderosa obra continúa:
Tu puedes aportar una estrofa.
No dejes nunca de soñar,
porque en sueños es libre el hombre.
No caigas en el peor de los errores:
el silencio.
La mayoría vive en un silencio espantoso.
No te resignes.
Huye.
"Emito mis alaridos por los techos de este mundo",
dice el poeta.
Valora la belleza de las cosas simples.
Se puede hacer bella poesía sobre pequeñas cosas,
pero no podemos remar en contra de nosotros mismos.
Eso transforma la vida en un infierno.
Disfruta del pánico que te provoca
tener la vida por delante.
Vívela intensamente,
sin mediocridad.
Piensa que en ti está el futuro
y encara la tarea con orgullo y sin miedo.
Aprende de quienes puedan enseñarte.
Las experiencias de quienes nos precedieron
de nuestros "poetas muertos",
te ayudan a caminar por la vida
La sociedad de hoy somos nosotros:
Los "poetas vivos".

Fiquei encantada com a reflexão, tão sincera e profunda que me fez sobrevoar tantas e muitas outras trajetórias de "luz"! A dedicatória poderia mesmo ser latino americana! Leônia Chaves

Es cierto, Welington, que la belleza está en la simplicidady en lo natural de las cosas como usted bien dice. Ah, y ese aprecio por la neurologuística. !Qué falta nos hace a todos un poco de su estudio! Gracias por su bello comentario que trae un poco de claridad y esperanza en medio de tanta sombra y desencanto.

To: juanjosearias@hotmail.com

Es un tema inagotable y una dicotomía en si mismo, y da para rato.
Pero se ve que somos victimas de nosotros mismos, que somos gobernados por los muertos más que si vivos estuvieran y hacemos nosotos mismos nuestras propias cadenas.
Cómo ciertos tipos de escarabajos que, de conocer los conceptos de la Aerodinámica, no se atreverían a volar.
Todo cómo se nos enseña la Neurolinguistica.
Pero es maravilloso leer el bien eligido articulo, el comentario primero y ver que no todos están seducidos por el canto de la sirena.
La belleza está en la simplicidad y en lo natural de las cosas.

El dinero como tal, no es más que un símbolo, un icono de la abundancia. Hay que saber ver la abundancia que nos rodea en tantísimas otras cosas, y la mayoría de ellas gratis. Cuando aprendamos a ver el mundo con gratitud por lo que ya tenemos y se nos da, nos sentiremos tan dichosamente ricos que la palabra crisis dejará de tener el significado tan nefasto que hoy día conlleva.
Nombrar la crisis como tal y difundirla en los medios de comunicación, ha hecho un daño terrible a las mentes que son susceptibles de opinar e integrar los conceptos ajenos como suyos propios. La gran mayoría está al acecho de un motivo por el que preocuparse, y lo llevo viendo desde que era un chaval. La famosa "cola del paro", "el dinero cuesta muchísimo ganarlo", "cuida tu trabajo que no está la cosa como para elegir". No ha cambiado tanto lo que hay como el hecho de la publicidad que se le ha hecho a lo desagradable. Si tan sólo figiésemos que la cosa va mejor, tal vez hasta con suerte podríamos llegar a creérnoslo, y con aún más suerte a crearnos una experiencia de plenitud, y no tanta desgracia como nos quieren hacer ver.
Cuando lo piensas, el puntito tan minúsculo que somos en el universo... menudos aires de grandeza... parecen que nuestros problemas tuvieran proporciones cósmicas. Tantas cosas han pasado y pasarán sobre la tierra que casi no merece la pena malgastar energías en si quiera pensar en lo que nos hace infelices.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal