Juan Arias

“No conozco a ningún fanático con sentido de humor”

Por: | 17 de noviembre de 2011

Amós Oz, el escritor, que ha encarnado como nadie la Historia de los judios y de Israel en su densa literatura, ha recordado en Brasil, a donde ha venido a lanzar su libro El Monte del mal consejo por la editorial Companhia das Letras, la siguiente afirmación: “No conozco a ningún  fanático con sentido de humor”. Y ha añadido: “Las personas curiosas nunca son fanáticas”. Y con una nota de humor recalcó: “Creo que los curiosos hasta son mejores amantes”.

Amos oz (2)
Amós Oz en Rio de Janeiro

 Ha confesado que escribe sus libros con “melanconía, humor, empatía y compasión”. Es verdad.  Amós Oz es un judio que sufre porque Palestina aún no es un Estado independiente, como Israel. Asegura que aunque Israel sea hoy conservador políticameente, “la mayor parte en Israel y en Palestina están dispuestos a aceptar la realidad de los dos Estados”.

 ¿A quién se refería el agudo escritor cuando afirmó que nunca ha conocido a un extremista o fanático con sentido de humor? A muchos, porque vivimos un mundo en el que el humor está muriendo y con él la empatía y la compasión. Ya no somos capaces de reirnos de nosotros mismos. Dramatizamos todo demasiado.

 El humor, se ha dicho siempre, es la sal de la existencia. Sin él se eclipsa la alegría. Hasta el humor negro es importante, y la  sátira y hasta el chiste más atrevido. El sentido del humor puede tener muchos matices. Puede ser un latigazo en la cara como algunas viñetas del Roto en EL PAIS o puede estar empapado en ternura como algunas de mi amigo Peridis o las agridulces de Erlich.

 “El humor es el mejor antídoto contra el fanatismo” ha recordado tambien Amós Oz,  aquí en Rio de Janeiro. Para él “comedia y tragedia son dos ventanas diferentes por las que podemos ver la misma realidad”.


 La peor de las tragedias puede ser el sentirnos demasiado importantes o imprescindibles. Los mitos carecen de humor porque no pueden reirse de ellos mismos. Y el fanatismo, que se cree dueño de la única verdad, que desprecia al diferente, está vacunado contra el humor. Todos los ismos acaban en fanatismo y son incapaces no digo ya de reir sino hasta de sonreir. Tienen el alma congelada. Gracias a Dios, la democracia no es un ismo. Lo es el fascismo y otras realidades que dejo al lector adivinar.

 Y para que no le falte a este blog una nota de humor voy a recordar, en honor al judío Amós Oz, un chiste que oí hace tiempo en la Casa de América en Madrid, durante una jugosa conferencia sobre Piscoanálisis y humor. Era así: un  soldado judío estaba herido en el campo de batalla, desangrándose. Se le acerca corriendo el capellán castrense ( ¡Qué palabra horrible esta de castrense!) temiendo que el soldado se muera sin el auxilio de Dios. Le planta en la cara un crucifijo y le pregunta: “¿ Sabes quién es éste? Y el soldado judío le responde, casi con humor negro: “Me estoy muriendo y usted me vien aún con adivinanzas?”.

 Tiene razón el escritor Amós Os: a  los fanáticos de cualquier credo, político o religioso les falta sin duda el liberador sentido del humor sin el cual, como sin la sal, la gente acaba pudriéndose.
 Humor

Hay 7 Comentarios

No tenía otra intención, y me alegro de conseguirlo. Respecto a guerra, sin duda era muy gracioso, o tal vez recuerdo a Pedro Ruiz imitándolo ( Pa meá y no echá gota zeñore) . Imagino que el sentido del humor lo tendría en la distancia corta. En esa época, si bien lo consideraba muy inteligente, no lo hubiera descrito precisamente como persona con sentido del humor...

Su comentario, Víctor, me ha hecho reir. Y eso es importante. No quiere decir que todos los que tienen mala leche, como usted dice, sean inteligentes.Me hace gracias que se haya hecho un lio lidiando con el humor. Es buena señal. En cuanto a Alfonso Guerra da la casualidad que fui muy amigo de él. Ahora no se por donde anda. Tenía mala uva como dicen los castizos, pero tambien mucho sentido del humor y era un gran lector. Hasta cuando hablaba con su acento andaluz era muygracioso.
Hay tristes con humor y alegres sosos. Usted tiene razón que no es tan fácil eso del humor. Pero reir siempreensancha los pulmones.

To: juanjosearias@hotmail.com

Sr. Arias, su último comentario me parece muy malvado. Maquiavélicamente, tacha de poco inteligentes a los que no tienen sentido del humor. Y el pobre 50% que tienen mala leche, no son inteligentes? Tenemos el caso de alfonso guerra, que aunque fuese muy gracioso, no parecia tener mucho sentido del humor, y a mi no me parecía tan poco inteligente. Claro que en el artículo habla de fanáticos, y no de inteligentes... Bueno, creo que me estoy haciendo un lío. Ya sabe que es lo malo del alcoholismo, que además de que el día después ya no te acuerdas de nada, no eres capaz de ligar tres frases coherentes. O si. No sé.

Es que el humor, Wellington, es un patrimonio de los inteligentes, hayan o no estudiado. Los campesinos suelen tener un humor maravilloso y saben reir, mucho más que algunos políticos que si acaso conocen sólo el humor negro. Reir, además, es terapéutico, como lo confirman los médicos.Sólo los extremistas, los fundamentalistas de cualquier color desconocen el humor.

To: juanjosearias@hotmail.com

Aunque haya sido una elegia al humor el articulo de hoy, lo que siempre es bienvenido y se lo agradece por el bien que nos hace al espiritu, ha tenido el efecto paralelo de despiertar la mala leche del 50% de los lectores - lo que es algo nada despreciable.
Los demas 50% aprovechan la baja de la guardia, mientras sonreimos y nos quedamos receptivos, para hacer alarde de sus aptitudes, desvelando secretos que seguro ya no le sirven y, una vez desvelados, ya no lo son mas.
Es una refinada forma de humor. :-)

¡Que verguenza para el periodismo! ¡Hasta anuncios luminosos, que no libidinosos, de un viejo verde que vive a lo grande por escribir estas patochadas para un periódico español....
¿Ya no está preocupado por Roçinha? Hay que ver lo que hace el alcoholismo, al día siguiente no te acuerdas de nada....

Decían que Osama contaba unos chistes que te lo pasabas bomba... en fin, estoy de acuerdo contigo, cuanto más viajas más abierto eres, cuanto más curioso menos cerrado y más comprendes tu mundo. Cuanto más fanático más cabezón (y más absurdo).
Todos los secretos para seducir mujeres haciendo click sobre mi nombre.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal