Juan Arias

Si quieres hacerte millonario vente a Brasil

Por: | 30 de noviembre de 2011

Según la revista Forbes, Brasil es hoy el país de América Latina con mayores posibilidades de que las personas se hagan millonarias. Cada día, en efecto,se crean 19 nuevos millonarios en dólares a partir del 2007. En total, en este momento, Brasil tiene 155.000 millonarios y 30 con más de mil millones superando ya a la India y a Rusia en número de súper ricos.

Ricos

Una de las características es que esos millonarios, cuyo número se ha doblado en los 10 últimos años, pertenecen a jóvenes alrededor de 30 años. “Los jóvenes tienen crédito fácil para abrir empresas y las perspectivas en Brasil son mejores que en cualquier otro lugar del mundo”, afirma Antõnio André Neto, coordinador de MBM de la Fundación Getulio Vargas Management .

Lo que motiva este crecimiento de millonarios, según Forbes es la fuerte expansión de la economía, el crecimiento del consumo y la alta del PIB. Otros de los motivos apuntados por la revista lo constituyen los altos sueldos de los bancarios.

Con el expresidente Lula da Silva, los bancos llegaron a ganar en Brasil hasta un 300%. Lula solía decirles: “Nunca en la historia de este país, habéis ganado tanto”.

La riqueza privada de Brasil en este momento es de 2 billones de dólares. El talón de Aquiles sigue siendo sin embargo la injusta distribución de la riqueza entre los 190 millones de brasileños. En este momento, los 30 que poseen más de mil millones de dólares controlan el 70% de la riqueza nacional.

Los ricos del país, poseen el 53% del total de la riqueza y el 53% de los pobres sólo el 10%. Brasil está aún en la cola de los países del mundo con una de las distribuciones más injusta de la riqueza. Ha disminuido el número de pobres pero al mismo tiempo se ha disparado el número de ricos. Quizás, los más castigados hoy sean los que se mueven en la clase media media, que han visto disminuir sus posibilidades de antaño. Los de la clase media alta siguen enriqueciéndose aún
más.

Size_590_favela-mare-esgoto
Favela de Rio


La mayoría de los millonarios, nuevos y antiguos están en los dos mayores Estados del país, que son también los más industrializados: Sâo Paulo y Rio de Janeiro.

El sueldo base de un trabajador es de 620 reales (menos de 300 euros). Un diputado del Congreso cuesta al estado, es decir a los contribuyentes, entre sueldo y demás gastos del puesto hasta 120.000 reales (más de 50.000 euros mensuales). Las jubilaciones de los trabajadores con 35 años de servicio están alrededor de los 600 euros. La de los políticos, altos funcionarios, jueces etc. pueden llegar a 36.000 reales (unos 15.000 euros) En algunos casos, hay quién puede llegar a acumular hasta tres pensiones. ¿Cuánto podrá durar esto?

Nota:

Se suele decir que los números son fríos, sin alma ni poesía. Sin embargo, cuando esos números afectan a la vida de millones de personas tambien queman y gritan.

Casa de uno de los más ricos de Brsil
Casa de uno de los mayores millonarios de Brasil

Hay 2 Comentarios

quiero ir a brazil a conocer

Más que hacerse millonarios, aumentar el número de ricos, habría que disminuir el número de pobres, erradicar el genocidio de la pobreza, tanto en Brasil como en todo el Planeta.
Eduardo Galeano dice que “somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”. Gracias, señor Arias, por recordar a los invisibles, dar voz a los sin voz, bajar a la calle, ser uno más, escuchar el sonido de las calles, alumbrar rostros invisibles, comunicar con los que viajan por los mismos lugares, etcétera, pues solo así podemos ser conscientes de las carencias, pobreza, la soledad, tristeza, desolación infinita que convive a nuestro lado, silenciosamente, sin apenas darnos cuentas.
Para todos los que no aparecen, aparecemos, en las noticias especulativas, lucrativas, en los éxitos bursátiles o financieros, los clubs de excelencia, los índices selectivos, ni en ninguna lista famosa, menos en la Forbes (¡no sabe lo que se pierde!), el poema “Los Nadie”, de Eduardo Galeano.

"Sueñan las pulgas con comprarse un perro
y sueñan los nadies con salir de pobres,
que algún mágico día llueva de pronto la buena suerte,
que llueva a cántaros la buena suerte;
pero la buena suerte no llueve ayer,
ni hoy ni mañana ni nunca,
ni en llovizna cae del cielo la buena suerte,
por mucho que los nadies la llamen
y aunque les pique la mano izquierda,
o se levanten con el pie derecho,
o empiecen el año cambiando de escoba.
Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada.
Los nadies: los ningunos, los ningüenados,
corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos:
Que no son aunque sean.
Que no hablan idiomas, sino dialectos.
Que no practican religiones, sino supersticiones.
Que no hacen arte, sino folklore
Que no son seres humanos, sino recursos humanos.
Que no tienen cara, sino brazos.
Que no tienen nombre, sino número.
Que no figuran en la Historia Universal,
sino en la crónica roja de la prensa local.
Los Nadies, que cuestan menos que la bala que los mata".


La Poesía es un buen aliado para inventarse la esperanza de cada día, cultivar sueños, crear ilusiones, imaginar el lugar de la posibilidad...En días como hoy, en el Espacio global, urge recordar a Hölderlin: “Siempre que el hombre ha querido hacer del Estado un cielo, lo ha convertido en infierno". "¡Qué cambie todo a fondo! ¡Que de las raíces de la humanidad surja el nuevo mundo! ¡Que una nueva deidad reine sobre los hombres, que un nuevo futuro sea abra ante ellos! En el taller, en las casas, en las asambleas, en los templos, ¡que cambie todo en todas partes!".

Releyendo a Bertrand Russell (filósofo, matemático y escritor inglés, Nobel de literatura en 1950), reseño dos de sus muchas reflexiones, brillantes y necesarias, lúcidas reflexiones:
-¡Qué agradable sería un mundo en el que no se permitiera a nadie operar en Bolsa a menos que hubiese pasado un examen de economía y poesía griega, y en el que los políticos estuviesen obligados a tener un sólido conocimiento de ética, de la historia y de la novela moderna!”
-“He vivido en busca de una visión, tanto personal como social. Personal: cuidar lo que es noble, lo que es bello, lo que es amable; permitir momentos de intuición para entregar sabiduría en los tiempos más mundanos. Social: ver en la imaginación la sociedad que debe ser creada, donde los individuos crecen libremente, y donde el odio y la codicia y la envidia mueren porque no hay nada que los sustente. Estas cosas, y el mundo, con todos sus horrores, me han dado fortaleza”.

Intuyo que las reflexiones de Bertrand Russell, en el presente mundial, más que un deseo o necesaria utopía son un reto imposible...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal