Juan Arias

¿Una medicina específica para adolescentes?

Por: | 07 de diciembre de 2011

He conocido una experiencia piloto en la problemática compleja de la salud para adolescentes. No ha sido en los Estados Unidos, ni es para jóvenes ricos. La experiencia tiene lugar en una de las zonas pobres de Rio de Janeiro, a las faldas de la dura favela Los Macacos, en el Hospital Universitario Pedro Ernesto y es un modelo para el mundo.


Hospital UPE

Iniciado en 1974 y perfeccionado en 1995, dirigido por José Augusto Silva Messias, catedrático de Medicina Clínica de la Universidad del Estado de Rio (UERJ), miembro de la Academia de Medicina y gran humanista, el equipo de NESA (Núcleo de Estudios de la Salud de Adolescentes) tiene desde su fundación una filosofía pensada para esa franja crítica de la vida: la del adolescente enfermo, que no es ya un niño, ni tampoco un adulto.

Si en la Facultad de Psicología nos enseñaban que la adolescencia es la fase más crítica y dramática de la existencia por su carácter de pasaje de la infancia a la edad adulta, esa dramaticidad se agudiza cuando el adolescente se enferma y se enferma gravemente.

Por un lado, necesita aún del cuidado de la familia, por otro necesita a la vez un grado de independencia, sobretodo cuando, por ejemplo, las adolescentes sufren de problemas sexuales o de maternidad no planificada.

Esa reflexión llevó a la creación, dentro de un Hospital Universitario como el Pedro Ernesto, a ir al encuentro de esas dificultades de los adolescentes cuando se enferman. En dicho Hospital existe un reparto exclusivo para ellos, algunos en estado gravísimo. Les sigue un equipo interdisciplinar en estrecho contacto con la Universidad Pública de Rio (UERJ) y las autoridades del Ministerio de la Salud y está en estrecho contacto con la Organización Mundial de la Salud (OMS) y con la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Equipe-nesa
Equipo del NESA

Al visitar este núcleo hospitalario sólo para dolescentes, donde son internados 550 por año, los más pertenecientes a familias muy pobres y con enfermedades graves, el periodista tiene la sensación de estar en un colegio más que en un hospital. Los adolescentes enfermos parecen hasta felices. Se divierten. Hacen teatro, danza, pintura, experiencias de lectura y se intercambian esas experiencias que sólo ellos saben compartir por sentirse como una tribu aparte y lejos de las miradas de los adultos.

 

La experiencia, sin embargo, va más allá de los adolescentes hospitalizados. El NESA trata en ambulatorio cada año a 20.000 adolescentes, sea en su centro, sea visitándolos en sus propias casas. Y no es una experiencia médica que acaba en los adolescentes. Es una experiencia de medicina social a la que participan también estrechamente las familias de los adolescentes enfermos que son en ocasiones visitados en sus domicilios por los equipos de medicina y de psicología.
 
Y es una experiencia netamente universitaria, de investigación del conocimiento clínico, donde se forman y especializan jóvenes estudiantes de medicina y médicos profesionales en todas las áreas de la medicina. El NESA produce además un gran volumen de investigación a través de su revista (ver el site: www.adolescenciasaude.com)

Fluxograma
Fluxograma de la estructura del NESA

La importancia y la característica de la experiencia de Rio, dirigida por Messias, un pensador y humanista que se niega a ver a la enfermedad como una realidad separada del contexto existencial de la persona humana, consisten también en que detrás de ella late toda una filosofía y un paradigma moderno de medicina. Se considera a la persona humana como un todo. “No existen las enfermedades a solas como no existe la salud al estado puro”, dice Messias. “Existen seres humanos que sufren disturbios en el cuerpo o en el espíritu. Y de éstos, los más expuestos, los más indefensos, los más desamparados son los adolescentes que, en la plenitud de sus fuerzas y en el auge de su vida y de sus pasiones, no entienden por qué se enferman”.

Messias en Helio

José Augusto Messias

Y esa es la labor del equipo multidisciplinar del NESA en el que se toca con mano no sólo la profesionalidad de sus componentes sino una clara alegría en su trabajo. Son conscientes de que allí, entre aquella juventud desarmada y desamparada, ellos son más que médicos o psicólogos o sociólogos. Son vistos tambien como los ángeles de aquellos adolescentes que empiezan su camino en la vida, tropezando con una enfermedad que no entienden, que paraliza la fuerza de su edad y les despoja demasiado pronto de su natural voluntad de vivir a tope la vida.

Hasta cuando el destino ineluctable arranca a los adolescente  la vida dentro del Hospital, en ese momento extremo, sus familias generalmente pobres  se sienten arropados por los cuidados no sólo profesionales del equipo sino también humanos y sociales. Y no mueren solos, que es el peor de los castigos para un adolescente que sólo sabe disfrutar en compañía.

Nota:

En Brasil existen en este momento 54.286.535 personas entre 10 y 24 años. La mayoría de los que mueren son por asesinato, cuyo índice, 43 entre 100.000, es el doble del que se da entre adultos. En este hospital de Rio sin embargo, los adolescentes  se curan y mueren como seres humanos.


 

Hay 15 Comentarios

Passeando pelos blog's encontrei vc ... Prof .Messias, estive lendo sobre o belíssimo trabalho que vc faz com os jovens. desta essência maravilhosa só poderia mesmo germinar e brotar bons frutos .
Gostei demais de lhe ver Professor!

Aproveito o ensejo pra desejar uma Feliz Páscoa!
Um fraterno abraço!

Diná

e ha gustado el articulo, muy bueno, pero la foto que deberia ser de la Bolsa Paulista es en verdad la Bolsa de New York.

Tengo la impresión de que el comentarista ha leido otro blog y ha entrado en el mio. Francamente no entiendo qué tiene que ver la Amazonia con la experiencia aleccionadora del equipo de NESA, un ejemplo para el mundo de creatividad y entrega a la causa de la adolescencia, la edad más crítica de nuestra existencia.

To: [email protected]

La trastienda del comentario periodístico es claro... tratar de desprestigiar al gobierno de la presidenta Dilma. O sea, que la existencia de las favelas y la miseria que padece una aparte de la población es algo nuevo. Sería interesante que el periodista indagara sobre la historia de Brasil en décadas pasadas, víctima de sangrientas tiranías al servicio del imperio americano.

¡Que medicina Deforestar Amazonia con la ayuda de su "amiga", a veces, Dila Rouseff? Deje de escribir sandeces.

Gracias, Wellington, por su comentario siempre lúcido y crítico a la vez. Es cierto que en un Brasil minado por la corrupción hasta en campos sagrados como la salud y la educación ( se roban hasta las meriendas de los niños pobres) son admirables esas experiencias limpias como la de NESA y la que ya publiqué sobre una escuela de Santa Catarina, como recordará. Brasil es un continente con su sombras y sus luces.

To: [email protected]

La foto del Doctor Messias es más que merecida. Ha sido él alma de esa magnífica experiencia por la que lleva trabajando y desvelándose desde hace 20 años. Ya sabe que esas experiencias piloto no subsisten sin la fuerza de un profeta que las anime.

To: [email protected]

Es verdad,Marcia, que hay que hablar de todo Brasil. Procuro hacerlo cuando tengo material. Hace poco escribí una experiencia piloto de una escuela de Santa Catarina, en el sur. Voy a escribir unpost que se llamará Cuántos brasiles hay en Brasil, sobre ese tema. Lo que ocurre es que los mismos diarios nacionales sulen privilegiar las informaciones de Sâo Paulo y Rio

To: [email protected]

sí, estoy de acuerdo con un comentario anterior. hace falta escribir´más sobre otras zonas de Brasil, no solamente Río de Janeiro. El blog es muy bueno, pero estará mejor aún si se habla de un Brasil entero (estados de norte, nordeste, sur, etc)

pues muy buena la iniciativa y la labor social que hacen.

Si que es un ejemplo, si señor, tan fácil y tan difícil de realizar

Don Juan Arias, ¿por qué habla sólo de Río? Es que 9 entre 10 artículos suyos son sobre allí. Ya sé que le pilla más cerca de casa, pero Brasil es muchíiiiiiiisimo más grande. Casi nunca hay nada sobre Minas, por ejemplo. Y dale con las favelas. Hay que viajar un poco más, salir de la cuesta, ya sé que la miseria que se ve en Río "sensibiliza" al lector español, pero el interior es muy variopinto, rico e interesante. Le sugiero una canción de Milton Nascimento llamada "Notícias do Brasil".

Si quitaran de en medio la foto del Sr. Messias, podríamos leer el artículo completo. Gracias

Es el tipo de noticia que no suele sallir en la gran midia; no es de creerse un trabajo asi en un sitio como Brasil, campeón de la corrupción mundial; es algo que huye del estereotipo, por lo que es cosa peligrosa para el periodista.
Tendrá que deshacer perjuicios, hacer creer a las gentes que hay un otro Brasil, con lo que arriesga mucho.
Este equipo profesional de este Hospital hace con pocos recursos lo que los corruptos que se dicen "del Gobierno" nunca harán por el pueblo que les paga; el periodista que comenta este hecho hace más por el País, aún siendo extranjero, que aquellos que para eso ganan, aún siendo nacionales.
Cosas de la vida, que muestran las diferencias entre las personas.

Creo que el NESA está haciendo una estupenda labor y es un proyecto lleno de energía para ayudar a los demás.

Las navidades están a la vuelta de la esquina. ¿Tienes pensado ya todos tus regalos para ti o tus seres queridos? En nuestra web podrás encontrar un amplio catálogo para todas las edades y economías.

Visítanos: http://latienda.quesepuederegalar.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal