Juan Arias

"¿Es que con Franco la Iglesia no fue peor que con Pinochet?"

Por: | 07 de enero de 2012

 

Entre la avalancha de comentarios suscitados por este post sobre la bendición hace 25 años del Papa Juan Pablo II al dictador Pinochet, un joven estudiante chileno me pregunta: "¿Es que con el dictador Franco la Iglesia no fue peor que con Pinochet?".
Lo fue. Mucho peor. En mi post quise sólo recordar, el momento en que Chile intenta borrar de los libros de texto la "dictadura", que 25 años atrás, el papa Wojtyla, había bendecido al entonces dictador Pinochet y rezado juntos. Era un relato histórico, vivido personalmente, dedicado a los jóvenes chilenos para que no pierdan la memoria histórica.
No cabe duda, sin embargo, que las relaciones privilegiadas del Vaticano y de la Iglesia española con el generalísimo, el dictador Franco, fueron aún peores con que con Chile. España gozó desde los años 40, revisado varias veces, de uno de los concordatos con el Vaticano más generosos del mundo, algunos de cuyos privilegios permanecen aún después de la separación entre Iglesia y Estado.
Si las fotos del Papa Wojtyla con Pinochet causan un cierto escalofrío en los creyentes democráticos, las de Franco, sacado en procesión bajo palio, como si fuera el Santísimo Sacramento crean aún hoy, más de 40 años después, un verdadero desasosiego. Casi una profanación.

Montal2

Franco bajo palio. Fotospain-Flickr


No podemos olvidar lo que hoy sabemos del dictador español. Dos episodios me han hecho siempre estremecer: el momento y la forma en que Franco firmaba las sentencias de muerte "como cosas de trámite" y el hecho de que durante el franquismo, se llamara a personas conocidas para torturar en las checas a los republicanos.
Según el mayor historiador del franquismo, Paul Preston, Franco firmaba las sentencias de muerte, indicando hora y modo, mientras comía, en la hora del tomar el café o en el coche. Se cuenta que Franco, en el papel donde estaban los nombres de los que debían ser fusilados al día siguiente, dibuja una flor.


En las checas según me contó un amigo en Madrid solían llamar para colaborar en las torturas a conocidos del torturado que habían tenido alguna pendencia con él. Conocí a una de estas personas que se negó: "Me hizo vomitar sólo la propuesta", me dijo.
Ustedes mismos juzguen si un dictador que se burló de Joaquín Ruiz Jiménez porque le dijo un día que "la inquietud es una dimensión del ser humano", merecía salir en procesión bajo palio, morir envuelto en el manto de la Virgen del Pilar y con la reliquia del brazo de Santa Teresa de Jesús la gran mística española.

Santo
Franco con el Papa- Foto El Pais-1992

POST DE AYER

Fue en su viaje a Chile en 1987. Hace ahora 25 años. Los demócratas chilenos luchaban ya para librarse del dictador que había ahogado la esperanza de Allende, y el Papa Juan Pablo II, bajo protestas y polémicas, se fue a Santiago y allí se encontró con el general Pinochet. Juntos bromearon dentro y fuera del tristemente Palacio de la Moneda y  Pinochet recibió varias veces la bendición papal.

A0153
El Papa Wojtyla escucha el discurso de binevenida del dictador Pinochet


Nadie me lo ha contado. Estaba allí, como enviado de este diario EL PAÍS.  Viajé desde Roma en el avión papal. Es testigo, mi querido compañero y nuestro excelente colaborador en Chile, Manuel Délano, que tanto me ayudó en aquellos días ajetreados y hasta peligrosos, en los que una tarde él se jugó el pellejo por estar al lado de la noticia y de las manifestaciones hostiles a la presencia del Papa polaco.

Se había corrido la noticia de que el Vaticano prefería que Juan Pablo II no se encontrara con Pinochet en el Palacio de la Moneda. Pero el Vaticano es el Papa, y Wojtyla quiso no sólo ir al palacio presidencial, sino que en él bromeó con Pinochet y su hija que estaba embarazada. Observó los objetos de su despacho y con él salió al balcón del palacio desde donde dio la bendición a los presentes.

Image048Foto: aillapen-wordpress.com

Juan Pablo II y el general Pinochet en el balcón del Palacio de la Moneda


Existe una foto, que no he encontrado, en la que mientras el Papa bendice a la muchedumbre, Pinochet, detrás de él, hace también él un remedo de bendición levantando los brazos. Recuerdo perfectamente la escena y los comentarios de rabia de algunos presentes.


Cuando al regreso a Roma, un periodista italiano le preguntó al Papa si se había sentido cómodo “bendiciendo al dictador Pinochet”, Juan Pablo II respondió, entre serio y enfadado: “El Papa tiene que bendecir a todos”.


Ignoro si ahora, a los 25 años de aquel triste y doloroso episodio, una herida a la democracia chilena de entonces, el Vaticano del Papa alemán Ratzinger, ha comentado el cambio que el Ministerio de Educación de Chile, hoy un país democrático, ha pedido que se haga en los libros de texto para cambiar el término de “régimen dictatorial” de Pinochet por “régimen militar”, algo que Juan Cruz ha calificado justamente en su blog de “insulto a la historia y a la Humanidad”. Lo que sí recuerdo es que en años despues de haber bendecido a Pinochet en Chile, el Papa Wojtyla intercedió por su “viejo amigo”, cuando la justicia española ordenó prender al dictador chileno en Londres. En aquella ocasión, el Vaticano alegó haberlo hecho sólo por “razones humanitarias”.

CHILE, Pinochet y el papa_OK
Juan Pablo II y Pinochet en su encuentro en Santiago de Chile en 1987

(papa2.igp- ua.es)


Tras el polémico viaje de Wojtyla a Chile, hace ahora 25 años, el Vaticano, preocupado con las reacciones negativas de las instituciones democráticas de medio mundo, se inventó una historia grotesca. El jesuita Padre Roberto Tucci, organizador entonces de los viajes papales, contó en el diario L´Osservatore Romano, que "Pinochet había engañado al Papa".  Según su historia, la consigna era que el Papa no apareciera en público, en el palacio de la Moneda, junto con el dictador.

 ¿Cómo Pinochet engañó al Papa polaco, nada fácil de engañar? Según Tucci, mientras le mostraba el palacio, lo llevó a una sala donde había una gran cortina. El general, lleno de rabia, la habría descorrido y los dos se encontraron de repente en el balcón, donde abajo, se había concentrado una multitud.
Tanto las fotos como lo que los enviados especiales captamos aquel día no revelan esa tensión entre el papa y el general, contada por el Vaticano. Al revés, aparecían más bien a gusto juntos.


La historia, ciertamente inventada, me recuerda la que también inventara el secretario de Juan Pablo I, Mons. John Magee la mañana que lo encontraron muerto en la cama y cuyo pontificado duró poco más de un mesMons. Magee, contó en Radio Vaticana, que él había encontrado al Papa Luciani muerto en la cama “leyendo el libro piadoso del Kempis”.


Todo falso. Ni lo encontró él, ni estaba rezando el Kempis cuando expiró. Lo encontró la monjita que todas las mañanas dejaba un café al Papa en una repisa a la entrada de su dormitorio. Aquella mañana vio que la luz estaba encendida. Lo llamó, y como no respondía, se atrevió a entrar y lo encontró muerto en la cama, no leyendo el Kempis sino una serie de papeles con los apuntes tomados la tarde anterior en una dura reunión con varios cardenales que no querían aceptar cambios drásticos que el papa pensaba hacer en la Iglesia para hacerla más pobre.


¿Qué quién me contó la historia verdadera? La misma monjita, que no sabía aún que el Mons. Magee, había contado ya en la radio una historia diferente. Veinticinco años más tarde, aquel secretario del papa, ya obispo de Dublín, en Irlanda, confesó que había mentido aquella mañana, pero que lo había hecho “para que los cristianos simples no se extrañaran de que una monja despertara al Papa llevándole un café”.


Este año se cumplen también 25 años de aquel polémico viaje del papa Wojtyla a Chile y de sus bromas y bendiciones al dictador.  Podría el Vaticano ya contar la verdad de los hechos.


He realizado más de cien viajes con el papa Wojtyla, como enviado especial de este diario y una cosa puedo asegurar: el papa se sentía siempre más cómodo y relajado en los países con regímenes dictatoriales, fueran de derechas o de izquierdas, que en los países con Jefes de Estado democráticos, sobretodo si socialistas.

El papa y el comunista
Juan Pablo II y Fidel Castro en su visista a Cuba (Villagrandilo.blogspot.com)


Al final, el Vaticano es una Monarquía absoluta, con un monarca que goza hasta de la infalibilidad personal y puede proclamar verdades como dogmas de fe. Difícil, pues, aceptar las exigencias de una verdadera democracia, dentro de la Iglesia.

DEDICATORIA

Dedico este post de mi blog a los jóvenes trabajadores y estudiantes chilenos que hoy no tienen que luchar contra una dictadura, pero que deben hacerlo para abrir nuevos espacios en el régimen de libertades en el que viven sin permitir que se empañe la democracia de la que disfrutan.

 


.

Hay 119 Comentarios

Sr Arias,su pensamiento con respecto a los Papas es casi
igual a los mios,es decir que estamos de acuerdo,pero mi
pregunta es y sigo sin recibir una constestacion u opinion
¿Porque ese manto de "olvido" hacia Juan Pablo I?si El fue quien "inicio las investigaciones" a la banca Ambrosiana,la G2 la turbiedad del Banco de Vaticano?,si hasta en el cine y lease el ultimo capitulo de El Padrino,se hace una connotada referencia hacia Juan Pablo I y su "dudoso fallecimento"?,desde ya gracias por permitirme opinar en su columna,de la cual soy un asiduo lector.Gracias.

No quiero que se engañe, simplemente le hago constar que no me creo su versión.
Juan Arias, usted es parte del poder, como periodista de un medio con mucho poder en España y claramente enfrentado a la Iglesia.
¿Dónde estaba usted exactamente en el momento en que Pinochet y Juan Pablo II estaban en el Palacio de la Moneda?

Hola, amigos. Está bien que estas cosas no se olviden. Afortunadamente, los periodistas y fotógrafos, los camarógrafos y técnicos sostienen la memoria del mundo.
Fue un episodio más en el desastroso pontificado de Juan Pablo II. Era un papa inteligente, perspicaz, avezado, acostumbrado a las aclamaciones y a los triunfalismos. El aparecer en público con Pinochet respondía a una intención de apoyar a quien había derrocado al comunismo, no importaba cómo y con qué medios.
De lo mucho malo que hizo Juan Pablo II, como pasa siempre con los poderosos, encuentra quien le disculpe, por ignorancia o por conveniencia. Pero es una disculpa inane para quien habitualmente estaba bien informado. ¡Que se lo digan a los teólogos de la liberación a quienes dio palo permanente¡ ¡Que se lo digan al gran teólogo HANS KÜNG! ¡Que se lo digan al menospreciado MONSEÑOR ROMERO, a quien al fin recibió a regañadientes, porque le llevaba demasiados papeles en defensa de la justicia en El Salvador! ¡Que se lo digan al padre ERNESTO CARDENAL ,a quien regañó blandiendo el índice acusador, en público, mientras el gran poeta saludaba arrodillado al pontífice polaco!
No. La historia no puede deformarse sin más, como habitualmente ha hecho el Vaticano, especialmente con el Papa Juan Pablo I, tras su asesinato por la mafia vaticana. El papa Juan Pablo II y su sucesor estaban al tanto de los casos de pederastia, en los niveles de la más alta jerarquía. Mentir, ocultar, atacar a los que defendían sus derechos y sobre todo el derecho a la verdad: eso fue lo que hicieron y siguen haciendo en buena parte. Juan Pablo II fue un permanente encubridor de pederastas, sin consideración para las víctimas. Su beatificación fue un escarnio a la verdad. Un hombre tan serio como el británico DAVID YALLOP, no dudó en calificarlo de corrupto en una entrevista que le hicieron en Lima. Juan Pablo II jamás quiso que se esclareciera el asesinato de su antecesor, el papa Luciani, y más bien permitió que se desprestigiara su figura, con el estigma de su debilidad física y las consecuencias abrumadoras de la responsabilidad papal. ¡Mentira! Juan Pablo I estaba bien de salud y con ánimo para afrontar las reformas que había decidido. Pero no se lo permitieron los dueños del poder y del dinero vaticanos. Por eso Juan Pablo II defendió a Monseñor Marcinkus, el arzobispo mafioso, dueño de la "lavandería" del Vaticano, a pesar de ser reclamado por la justicia italiana...
En fin, lo de la visita y bendición a Pinochet no es sino un episodio más de una época oscura y triste, de una Iglesia jerarquica que se resiste a la conversión y al cambio.
Cordial saludo. Francisco Tostón de la Calle

El último párrafo de este artículo, debería estar en los textos de enseñanza media, es realmente reflexivo, creíble y consistente. Felicito al autor

La historia de la Iglesia Católica , realmente es una historia de terror : crimenes , abusos , robos , estafas , etc .
.
Como la mafia , pero con ésta uno sabe de antemano a que atenerse .

Tenía alrededor 16 años para ese entonces. Si no recuerdo mal, solo una institución ligada a la pútrida sede del Vaticano apoyó a los más pobres y golpeados por la dictadura: la Vicaría de la Solidaridad, incluso un cura francés muy comprometido fue muerto por los asesinos de Pinochet. La iglesia no alzó la voz para defenderlo, como sí lo ha hecho y lo sigue haciendo para defender lo indefendible en los interminables casos de abusos sexuales contra menores (y mayores)... actuó como siempre, poniéndose del lado más favorable, favoreciendo a los ricos y poderosos, como siempre lo hemos sabido y lo demuestra la historia.


Usted, Montese, ha tocado un tema delicado que quiero aclararle. Un mes antes de Monseñor Romero ser asesinado- a quién yo había hecho en Puebla (México) una de las últimas entrevistas en la que me confesó su conversión (estaba con los ricos y acabó luchando a favor de los pobres y por eso lo mataron), había estado en audiencia con el Papa y salió muy triste de ella. Juan Pablo II no estuvo excesivamente soliadario con su trabajo en El Salvador.
Cuando el Papa, vino a Rio de Janeiro, yo le pregunté en el avión qué opinaba del nuevo mártir cristiano,Mons. Romero se enfadó y respondió duroque la Iglesia a veces necesita siglos para dedicir si alguien ha sido martir. En Rio no tuvo, ante los obispos, que recuerde, un sólo recuerdo por su muerte.
Ya en El Salvador, donde tambien yo estaba presente, hubo un enorme forcejeo para que fuera a rezar sobre su tumba. Al final fue , pero fuera del programa oficial algo que nos desorientó a los periodistas. Recuerdo que ninguno sabia de repente done estaba yendo el Papa. Querían el mínimo de publicidad sobre aquella visista a su tumba.
Ya ve, Montese, que lashistoria es más compleja y muy diferente de como nos la cuenta a veces el poder.


To: juanjosearias@hotmail.com

No estoy, Fer, fuera de la Iglesiar. Soy cristiano por cultura y por vocación y si ha leido mis muchos libros sobre el tema verá que lo que yo critico no es ni a los católicos ( mi madrelo era y convencida) ni a los papas en general. Los ha habido indignos y santos, como Juan XXIII por ejemplo, cuya familia continuó siendo pobre y trabajando en el campo. Cuando murió, aquella noche no había lugar en los palacios vaticanos para sus hermanos. Me lo contó su secretario particular Loris Capovilla, que al final les buscó la forma deque pudieran dormir pues no podían pagar un hotel.
Pio XII, antes de morir, dió títulos nobiliarios a todos sus familiares.
Profesar una fe o una religión no significa cerrar los ojos a los errores de algunos de sus miembros. Lo mismo ocurre en política. ?No cree?
La bendeición del Papa Juan Pablo II a Pinochet en aquel momento, hace 25 años, ofendió a miles de católicoschilenos que querían para su país una vuelta a la democracia.
Feliz 2012

To: juanjosearias@hotmail.com

¿Porque ningun ser Humano se pregunta y ni se acuerda de
Juan Pablo I????porque el vaticano le ha puesto un "manto"
de olvido a quien SI busco cambiar a la iglesia catolica y resulto "extrañamente fallecido" tan solo despues de 33 dias?????Seria porque EL SI seguia los pasos de Cristo,con votos de humildad y pobreza???frente a los lujos inmorales del vaticano,los cuales SI continuo su sucesor Wojtila ?Porque Wojtila NUNCA fue a Irlanda del Norte donde estaban SUS feligreses y SI fue a "saludar" a la Reina de Inglaterra?vamos sres!!es por estas cosita que no me extraña NADA de las actitudes del Vaticano: gracias

Creo, Juan Arias, que usted no estaba en el entresijo de lo que pasó allí, estaba viendo lo que pasaba como los miles de chilenos y las decenas de corresponsales que se acreditan con los viajes papales.
la versión que dio Tucci, por si sus lectores lo quieren leer.
Por cierto, también cuenta cómo Juan Pablo II se empeñó en ir a rezar ante la tumba de Oscar Romero.
Mucho más interesante que sus suposiciones es leer lo que dice alguien que sí estuvo allí

http://infocatolica.com/blog/buhardilla.php/0912230447-un-cardenal-muchas-historias

Creo que las fotos, José Antonio,por ser muy antiguas no estaban firmadas. Voy a asegurarme y silo consigo lo corrijo
Muchas gracias, por su justa anotación.

To: juanjosearias@hotmail.com

Una noticia/anécdota de gran actualidad, sí señor. Le leo con gran frecuencia pero ya cansan los contínuos ataques, empujones o como quiera llamarlo a la igiesia católica, a la figura del Papa y a los católicos que nos sentimos hijos fieles de la misma.
Es curioso que los que más se preocupan por la iglesia y el comportamiento de sus seguidores o del Papa sean frecuentemente los que están más fuera de ella.

Interesante artículo, es una pena que las fotos no estén firmadas con el nombre del autor siguiendo las indicaciones de El Libro de Estilo de El País y la Ley de Propiedad Intelectual.


Gracias,Arsenio, por su lúcido comentario. Aun que seguramente más de un lector no compartirá, no deja de ser un a reflexión importante y documentada.


To: juanjosearias@hotmail.com

No sorprende en efecto, Carlos, esa identificación de la Iglesia oficial y vaticana ( no la del Evangelio) con los poderosos y dictadores de turno. La Iglesia en el fondo es autoritaria, lejana por principioa los valores democráticos y se entiende bien con los regímenes dictatoriales y militares.

To: juanjosearias@hotmail.com


Roma me dió mucho, querido Carlos, como sabes. Llegué a estuiar allí a la Universidad cuandoEspaña estaba sumida en la caverna franquista. Allí encontré una democracia pujante política y culturalmente y tantos amigos maravillos.Aún no había llegado el troglodita de Bwerlusconi.Y aprendí que el Vaticano es una cosa y el Evangelio de Jesús otra.
Me encantaría volver a Roma que fue mi segunda patria. Allí pude votar por primera veza los 40 años.

To: juanjosearias@hotmail.com

La humanidad tiene XXI siglos de existencia conocida. Y tantos otros padeciendo/sufriendo la tremenda hipocresía practicada interesada y maliciosamente de la Iglesia católica (más las otras religiones monoteístas y sectas) cuyo comportamiento continúa invariable. Es un tinglado montado sobre los pilares del temor a un dios inexistente en el cual, por supuesto, ninguno de los "principes" de la Iglesia cree. Y así han creado un imperio de dinero, poder, vanidad, envidia y sexo (no olvidéis el muchísimo dinero invertido en empresas dedicadas en la fabricación de preservativos, vulgar condón) por el cual luchan a brazo partido ( tampoco debéis olvidar la lucha que mantuvo Ratzinger por alcanzar el papado) para conservar el ingente patrimonio acumulado -y el que no para de incrementar- convirtiéndose en la empresa con más bienes inmobiliarios del mundo. A la Iglesia católica -y las restantes, incluídas las sectas, que la imitan en sus prácticas comerciales sin ninguna clase de escrúpulos- lo único que le importa antes, ahora y en el futuro es el dinero. Los mensajes evangélicos -como en España se dice- se los pasan por el arco del triunfo (no es necesario aclarar dicho lugar a nivel corporal humano). Y por eso no debe extrañarnos a nadie sus diarios pactos con el diablo materialista. Para ellos -los "príncipes" de sotanas de todos los colores- lo que distingue el bien del mal es tener o no tener dinero. Para conseguirlo vale todo porque el fin justifica los medios. Ahí tienen, sin ir más lejos, al Opus Dei al exclusivo servicio del papado y su becerro de.oro: poderoso caballero es don dinero.

L Iglesia siempre ha estado más cerca de los poderosos que de los justos

La Iglesia Católica es la Iglesia de Satanás, Juan Pablo II fue el papa de la dictadura, UN SER ABYECTO Y REPUGNANTE, el pueblo de Chile nunca olvidará esa afrenta.

Lo de siempre: piedad vaticana para los poderosos y eufemismos obtusos para el pueblo. ¿Régimen militar?, ¿Papa engañado?

para : leila | 07/01/2012 11:23:44
.
Totalmente exacto su comentario .
Que ya está bien de tanta ignorancia , superstición y fanatismo religioso .

Excelente relato, no conocía esa historia. Gracias por darla a conocer.

¿Acaso Juan Pablo segundo era adivino para conocer los secretos racistas de Stepinac cuando El Papa Juan Pablo II sufrio las consecuencias racistas de lo Nazis, olas inclinaciones sexuales de Marcial Maciel ?...
Las visitas de El Papa Juan Pablo II Cuba y Chile, fueron para persuadir de forma DIPLOMATICA a esos 2 Dictadores para que permitan el retorno de la democracia, tal y como lo hizo en Rusia con Gorvachov
y en otras visitas como a la Alemania comunista.
Aunque a muy pocos resentidos sociales como a ustedes les disguste mi reflexion a vuestras ortodoxas formas demoniacas de pensar, Juan Pablo II termino con la guerra fria, el comunismo sin lanzar una sola bala y acabo los aires de monarquia y corrupcion que reinaban aun en el Vaticano pidiendo disculpas al mundo en nombre de la Iglesia Catolica por todo los actos realizados indebidamente, errores que costaron muchas vidas.
Finalmente solo quiero agregar que Jesus vino al mundo a transformar el pensamiento del ser humano con un solo mensaje "Ama a tu projimo como a ti mismo y estaras amando y contentando a Dios", Jesus curo y comio muchas veces en dia sabados, trato con
mucha gente distinta que no era aceptada por la
sociedad de su epoca, en verdad las hizo para demostrar que para Dios no existen barreras socialesni culturales ni religiosas mientras seamos todos hijos de un solo padre, de un solo Dios.
JUAN PABLO II PERDONO Y LUEGO BENDIJO A QUIEN ATENTO CONTRA SU VIDA.
Por favor cuando ustedes hablen de JUAN PABLO II primero estudien vuestras conciencias...
Atentamente
Jose Leon Mejia.
Machala-Ecuador.
paradisetourecu@hotmail.com


Enrique, que quieres decir con que "No conoce el poder de la oración, ni conoce la misericordia, ni conoce el perdón". Para perdonar primero tienes que admitir tu culpa, y Pinochet creo que nunca lo admitiera (y de seguro no lo admitia en 1987). No puedes perdonar a quien no ha pedido perdon. Perdonarias a los terroristas de tu pais sin que te pidieran perdon? Perdonarias a Fidel Castro? a Stalin? YO NO.

Carissimo Juan: siempre "al pan ,pan y al vino,vino" pero tu, de verdad; no como otro que todos sabemos..... un abrazo desde Roma. Carlos, el leonès y amigo de Roberto Simòn. Si quieres y puedes volver por Roma, estàs invitado...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal