Juan Arias

El miedo al erotismo de la Biblia

Por: | 16 de enero de 2012

Una lectora brasileña de este blog, Ana Luisa, me recrimina en un mensaje enviado a mi correo personal, el título del post “No me busques en la Biblia, estoy en los amaneceres”, dedicado al famoso texto de Espinoza sobre Dios, que estaba calentando las redes sociales en Brasil. Me pregunta, recordando lo que Espinoza habla de la sexualidad como algo creado por Dios para el disfrute humano, si yo conozco la Biblia y si de ella he leído alguna vez El Cantar de los Cantares, atribuido al rey Salomón, que según ella es un “poema erótico”.

Amor Infinito 2

Amor infinito


No sólo conozco la Biblia, Ana Luisa, sino que he dedicado muchos años de mi vida a la crítica, exégesis y hermenéutica bíblica, de la que Espinoza es considerado su fundador. Cursé mis estudios en el Instituto Bíblico de Roma, donde fui alumno del primer curso de lengua ugarítica, la madre del hebreo, tras haber sido descubiertos los manuscritos cuneiformes desaparecidos. Estudié hebreo para poder leer la Biblia en su lengua original y mi libro La Biblia y sus secretos (Aguilar, en España, y Objetiva, en Brasil) ha sido uno de los más vendidos. En él dedico un capítulo entero al Cantar de los Cantares, titulado Poesía erótica.


Estoy hasta convencido de que el judío Espinoza se inspiró en este Cántico bíblico para poner en boca de Dios, las frases positivas sobre la sexualidad humana. Lo que el gran filósofo judío quiso hacer con su texto puesto en boca de Dios, fue demostrar que a él no se le encuentra en los libros, ni en los templos, sino en las obras creadas por él entre las que figuran la sexualidad como fuente de goce.


Dicho esto, es cierto, que el Cantar de los Cantares es emblemático. Al ser un libro que merece figurar entre la gran literatura erótica mundial, tanto el judaísmo como el catolicismo tardaron en aceptarlo como libro inspirado por Dios y hasta prohibieron su lectura a jóvenes y mujeres. Bernini_Extasis de St Teresa_Detail
Detalle del éxtasis místico sensual de Santa Teressa, obra de Bernini


El texto fue atribuido al rey Salomón para darle autoridad ya que es el único libro de la Biblia en el que no aparece la palabra  Dios y no trata del amor de dos casados sino de dos novios o amantes. Sólo muy tarde, algunos párrafos de este Cántico fueron introducidos en la liturgia católica del sacramento del matrimonio, en la que se prefería hasta entonces  destacar el texto de Pablo : “La mujer debe estar sometida al marido en todo”.


Hoy los expertos bíblicos están convencidos que el Cantar de los Cantares fue escrito por una mujer ya que se trata de un erotismo delicado, súper poético, con imágenes sexuales tomadas de la naturaleza. Hay por ejemplo, quién piensa que sólo una mujer pudo desear hacer el amor con su hombre “en la alcoba en la que había sido concebida”. Y aunque en el poema, unas veces habla la joven para cantar el amor físico y carnal y otras es el joven quién lo hace, en ambos casos se nota la delicadeza femenina de las imágenes y metáforas.Biblia1

“!Corramos! ¡Méteme en tu alcoba,
disfrutennos juntos y gocemos”

“Bésame con besos de tu boca,
Mejor son que el vino tus amores”

“Tus labios destilan miel virgen,
debajo de tu lengua
escondes miel y leche”.

“Tus caderas torneadas son collares…
Tu ombligo, redondo rebosa vino aromado”.

“Mi amado me ha metido en la bodega,
despliega junto a mi su bandera de amor”.

“Tu vientre es un montón de trigo…
Tu cintura es como palmera,
tus pechos son los racimos.
Pienso subir a la palmera,
voy a coger sus dátiles,
serán tus pechos racimos de uva,
tu aliento, aroma de manzanas”.
“Tus pechos son dos crías mellizas
de gacela”.

“Tus labios destilan miel virgen,
debajo de tu lengua, escondes miel y leche”

La pregunta que se hacen no pocos expertos, es la que propone el católico, Santos Benetti en su obra Sexualidad y erotismo en la Biblia : “¿Cómo es posible que una religión que tiene el Cantar entre sus libros sagrados y revelados por Dios pueda tener tanta fobia y miedo a la sexualidad?”

En Brasil, las aguerridas y activas Iglesias evangélicas, cuyos seguidores llevan la Biblia visiblemente hasta cuando viajan en autobús, tampoco son menos severos frente a la sexualidad. A los jóvenes que frecuentan sus cultos les prohiben relaciones prematrimoniales ( hasta besarse), bailar “bailes atrevidos”, divorciar y por supuesto abortar.Y eso en un país como Brasil que rezuma sexualidad por todos sus poros.
Me pregunto si ellos y sus pastores leen y comentan ese “atrevido” poema bíblico lleno de poético erotismo. Me imagino que no.

9CAN71GQ1CAWXJRMCCAI495URCATCKVGZCA94P4M9CA5CTSYICAA8YIRGCAFCPIHICA3LEPZ0CA10OCDLCA1JGGVDCAB98S0LCARRTTBDCAHHKUGSCA9YX226CAFWA857CAQGS2PJCAOHE2V4CAX799D2

Hay 12 Comentarios

No estoy convencido de que una persona feliz sea más libre y mucho menos que se deje dominar menos por preceptos religiosos, más bien parecería ser a la inversa: cuanto más ignorante, más feliz (y menos libre de interpretar el cosmos que lo contiene sin acudir a fronteras religiosas) por lo tanto más manipulable por las iglesias. Tampoco podría asegurar que el cristianismo predica la felicidad como un fin en sí mismo. Esa es una concepción relativamente reciente de la figura de Jesús, en la cual se exalta las actitudes pacifistas y amorosas y se ocultan las violentas o intolerantes. Del dios de la biblia mejor ni comentar. Insulta, amenaza, se venga, condena, incita a la violencia, reniega de los valores humanos como creación suya, persigue a quienes le son infieles, castiga sin justificaciones, en fin…
Hablar de la biblia o del Corán nos llevaría ineludiblemente a cuestionar la actitud religiosa y entiendo que no es ese el propósito de esta nota. De todos modos muchas gracias por su respuesta.

Es que, Retsigam, el sexo como explica Freud es una de las grandes fuerzas que mueven al ser humano junto con la violencia. El instinto de muerte tiene mucho que ver, curiosamente, con el instinto a la procreación y a la sexualidad. Se trata de una fuerza, además, que produce felicidad y las Iglesias han preferido siempre los elementos de dolor y sufrimiento que manejan mejor que los del placer. Una persona feliz es más libre y se deja dominar menos por leyes y preceptos religiosos. El dolor y la muerte apelan a un ser divino que nos ayude a salir de él. Por eso, hasta el Cristianismo, que nació, con Jesús de Nazaret comouna confesión que predicaba la felicidad, acabó siendo trasformada por Pablo de Tarso en la religión de la cruz.
De cualquier modo, sus preguntas son muy pertinentes y obligan a reflexionar.
Muchas gracias

To: juanjosearias@hotmail.com

Siempre me pregunté por qué todas las religiones basan su concepción del cosmos y del universo humano en el sexo y la respuesta no la alcanzo a esbozar, tal vez la pueda ofrecer Freud…no lo sé. No hay religión en el mundo que no reglamente el correcto uso -desde su visión religiosa- de los genitales humanos, y casi todas someten a la figura femenina (preferentemente asexuada) al dominio arbitrario de la masculina, así como casi todas consideran que el placer es pecado, es decadente, por lo tanto debe ser ocultado, evitado. El placer y la sabiduría son tabúes, especialmente en la biblia. En ese libro, la única y primera condición que Dios le impuso al hombre es que no comiera del fruto del árbol de la sabiduría, o sea, en otras palabras, que el conocimiento debería ser atributo solamente divino.

El episodio de la mujer adúltera se refiere más bien a la condena por parte de Jesús de la hipocresía de los hombres que querían que fueramuerta por lapidación. El adulterio estaba castigado con pena de muerte para las mujeres, no para los hombres.
por eso les pregunta a los acusadores si ellos estaban libres de pecado que empezaran a lanzar la primera piuedra contra ella. Y se fueron todos empezando por los más viejos, dicen los Evangelios.
A la adúltera le dice que él la perdona, pero que no vuelva a pecar.

To: juanjosearias@hotmail.com

yo tambien leo la biblia, hay una parte en el ke las hijas de noe lo emborrachan con vino para poder crear. y en genesis dios dice directo hombre y mujer a unirse y a procrear. y los angeles ke se caen de cielo para procrear con las lindas hijas de los hombres. en el nuevo testamento, le llevan a jesus a una esposa encontrada con otro hombre en el mismo acto sexual y piden apedrearla, y jesus les dijo ke lo hagan si ellos no hacian lo mismo. nadie lo tiro y se fueron, jesus no la maldijo...eso prueba ke la biblia ensenia ke el amor sexual y libre es bendicion. los curas tienen cementerios de fetos en america y por eso los evangelicos se casan. para gozar el regalo de dios.

Es loable, Angélica, su conocimiento del Cantar de los Cantares. Tiene que saber, sin embargo, que no se trata del amor de dos casados como han enseñado sienmpre las Iglesias, la Católica y las Evangélicas. Se trata de dos novios. Y los simbolismos religiosos que se le han querido dar a ese poema erótico y bellísimo, han sido para camuflar su sentido simplemente carnal.
Estoy bien informado de lo que suelen enseñar los pastores de las Igesias Evangélicas, sobretodo la Universal, sobre materia de sexo. Conozco jóvenes que iban a esos cultos y tuvieron que dejarlos porque a los novios no les dejaban ni besarse antes del matrimonio ni a bailar forró.
Lo que ocurre es que usted, por lo que veo, es una joven muy libre e inteligente, que, al igual que hacen muchos católicos libres, saben distinguir entre lo que les predican las iglesias oficiales y lo que les dicta su conciencia.
La felicito por su libertad de espíritu.

To: juanjosearias@hotmail.com

Por más "increíble" que puede parecer yo soy evangélica y he leído el libro de Cantares por muchas veces y a mí me encanta. El motivo? Es un libro que habla sobre el amor de dos personas que lo expresan declamando un para otro. Y Cantares no habla sobre el amor de dos novios y amantes, habla del amor de dos casadas. Nosotros, evangélicos, sabemos que cada parte del poema está dividida entre la época del noviazgo y matrimonio.
Sé que, al princípio, el libro también fue rechazado por su lenguaje sexual, pero fue añadido por también su simbolismo del amor por Cristo por su iglesia.
Antiguamente, el sexual era una cosa prohibida, un asunto que no era abordado. Pero estamos en el siglo XXI y ya hemos sabido que el sexo no sirve solamente para aumentar la población de la Tierra, mas es una forma que Dios dio a sus hijos para expresar su amor, para tener placer entre los dos. Según, la Biblia es un hecho para las personas casadas, personas conscientes del amor, respecto y confianza que siente una por la otra.
Dios no nos prohibe nada, al contrario, somos libres para hacer todo aquello que queremos. Solamente, elegimos no hacer eso o aquello. Sigo y amo mi iglesia en el Brasil, pero ella no me prohíbe de nada. Arrida de todo, yo sigo a Dios y sé lo que agrada o no a Él.
Soy estudiante de Comunicación Social y veo que uno de los grandes errores de periodista es no buscar informaciones antes de escribir una crónica. Se apoyan en estereotipos y hechos de una persona.
Espero que busque antes en la próxima vez que escribir sobre algo que no conoces.

Por más "increíble" que puede parecer yo soy evangélica y he leído el libro de Cantares por muchas veces y a mí me encanta. El motivo? Es un libro que habla sobre el amor de dos personas que lo expresan declamando un para otro. Y Cantares no habla sobre el amor de dos novios y amantes, habla del amor de dos casadas. Nosotros, evangélicos, sabemos que cada parte del poema está dividida entre la época del noviazgo y matrimonio.
Sé que, al princípio, el libro también fue rechazado por su lenguaje sexual, pero fue añadido por también su simbolismo del amor por Cristo por su iglesia.
Antiguamente, el sexual era una cosa prohibida, un asunto que no era abordado. Pero estamos en el siglo XXI y ya hemos sabido que el sexo no sirve solamente para aumentar la población de la Tierra, mas es una forma que Dios dio a sus hijos para expresar su amor, para tener placer entre los dos. Según, la Biblia es un hecho para las personas casadas, personas conscientes del amor, respecto y confianza que siente una por la otra.
Dios no nos prohibe nada, al contrario, somos libres para hacer todo aquello que queremos. Solamente, elegimos no hacer eso o aquello. Sigo y amo mi iglesia en el Brasil, pero ella no me prohíbe de nada. Arrida de todo, yo sigo a Dios y sé lo que agrada o no a Él.
Soy estudiante de Comunicación Social y veo que uno de los grandes errores de periodista es no buscar informaciones antes de escribir una crónica. Se apoyan en estereotipos y hechos de una persona.
Espero que busque antes en la próxima vez que escribir sobre algo que no conoces.


La Iglesia necesitaría consultar más la Biblia y a Espinoza que las áridas leyes del Derechocanónico, que crean sólo frustración.
?Por qué, Ramón, las Iglesias tendrán tanto miedo a la felicidad de la gente? Quizás porque con el dolor es más fácil manipularlas ?no?


To: juanjosearias@hotmail.com

Hay que felicitar a Salomón, y en especial a Spinoza por su exposición del sexo como fuente de felicidad. Lástima que los traficantes de conciencia (las instituciones clericales) lo hayan convertido en un arma arrojadiza contra las mujeres, precisamente para manipular al rebaño humano. Esquivar el sexo conduce a la pederastia que ha padecido parte de esa clerecia a los largo de los siglos.

Y para el autor del Blog, querido Anthony, es un regalo tener lectores que sepan apreciar sus escritos.
A esa Colombia queconozco, amo y admiro como país y como sus gentes, un gran abrazo desde Brasil

To: juanjosearias@hotmail.com

Estoy descubriendo hoy los escritos de Juan Arias y debo decir que son un verdadero deleite. Análisis, seriedad, altura... Gracias por escribir y permitirnos disfrutar de sus columnas. Saludos desde Colombia.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal