Juan Arias

La gratitud de Titã nos interroga a los humanos - Mi "gracias" a los lectores

Por: | 04 de febrero de 2012

MI "GRACIAS" A LOS LECTORES POR EL DEBATE SOBRE LA  HISTORIA DE GRATITUD DE TITÃ

Mi blog se convirtió ayer en foro de debate a favor y en contra de los animales y de su capacidad o menos de demostrar gratitud. Tengo como costumbre, cuando el tiempo me lo permite responder a la mayoría de los comentarios de mi blog. Ayer, dado el volumen de los mismos no me fue posible.
Quiero hoy responder con un GRACIAS a todos y cada uno. No voy a nombrar a nadie para no ofender a ninguno de los que han participado. Mi gracias va a todos: a los que se han emocionado con mi texto sobre el tema de la gratitud humana y animal, y a los que se han burlado del tema. Hago un esfuerzo por entender lo que algunos temas, que parecen menores, pueden provocar en ese complejo mundo de las emociones, sobre el que algunos lectores han dejado en el blog verdaderos tratados científicos.
Cuando algo nos revuelve demasiado el alma y las tripas es porque no nos es indiferente, nos emocione o nos irrite. Por ello, agradezco a todos el trabajo que se han dado en participar al debate. No comparto, porque creo que ofenden a la dignidad humana, insultos gratuitos y a veces hasta groseros. Descalifican solo a quienes los hacen. La crítica, la polémica, los puntos de vista diferentes, presentados con respeto, son siempre productivas y nos ayudan a todos a reflexionar. A mi me han ayudado.
Sobre el tema de fondo, les agradecería a algunos lectores que releyeran mi texto. La tesis es muy simple: los humanos tenemos a veces, en general, claro que no siempre, una cierta dificultad a la hora de “saber ser agradecidos”, al igual que nos cuesta manifestar la compasión o el perdón.
Ante esa dificultad, la historia de Titã, que es solo un símbolo, me sirvió para subrayar como a veces, los animales, a los que consideramos inferiores al no tener nuestra inteligencia, pueden ser capaces de darnos una lección de gratitud.
No era mi intención discutir si los que tienen animales son mejores o peores que los que no los tienen, o al revés. O como decía un lector o lectora si el amor entre humanos tiene que ser excluyente de otros amores. Claro que no lo debe ser. El amor escomo el sol que calienta y abarca a todo lo que se pone bajo su luz.
Conozco bien los mecanismos de la psique humana por mis estudios de Psicología en la Universidad de Roma. Conozco bastante el punto al que ha llegado la ciencia en el estudio del comportamiento animal y estoy convencido que en ese campo, tenemos aún muchas cosas por descubrir. Sabemos mucho ya, aunque no todo, del comportamiento del Homo Sapiens, pero muy poco todavía de los seres que llamamos animales. Existen, por ejemplo teorías muy interesantes sobre la posibilidad de que los animales comprendan el lenguaje humano. Muchos menos sabemos del mundo afectivo de ellos, sobretodo de los mamíferos, que no puede ser muy diferente del nuestro en cuanto a los sentimientos básicos, de dolor, de afecto, de celos, de soledad y de abandono. Un día los científicos nos lo descubrirán.
Agradezco el que una idea tan simple como una discusión sobre la gratitud, haya tenido tanta repercusión en un simple blog periodístico recogido por más de dos mil Facebook. Es un síntoma positivo de que al final los humanos, quizás seamos menos insensibles y desagradecidos de lo que a veces aparecemos.

QUE PASEN UN FELIZ DOMINGO

¿Se acuerdan del caso de Titã, el perro de cuatro meses enterrado vivo, salvado por el amor y la competencia profesional de la joven veterinaria Viviane? Tras haberse convertido en Brasil en el emblema de la crueldad contra los animales, los mejores amigos del hombre, ahora Titã aparece como “ejemplo de gratitud” capaz de interrogarnos a los humanos.

4ee267f3542735664e88611898534a291d82a9b4e04c6


Si el horror de ver a un perro de cuatro meses, enterrado vivo, había removido los sentimientos no sólo de condena sino hasta de odio y venganza de millones de personas hacia el verdugo, dentro y fuera de Brasil (en mi blog lo recomendaron en 31.000 Facebook con más de 400 comentarios), hoy el ejemplo que Titã está dando de agradecimiento a quién no sólo le salvó la vida sino que lo rodeó de afecto, ha despertado una ola de sentimientos opuestos: de admiración y emoción.


Ha sido en uno de los programas de la red Globo con mayor audiencia en todo el país, que ocupa toda la mañana, dirigido por Ana María Braga, muy querida por los brasileños, en el que la veterinaria Viviane, ha contado esta nueva historia, esta vez, feliz, de Titã.


Según la veterinaria, el perro salvado en extremis, aunque no ha sido posible recuperarle uno de sus ojos, ha desarrollado un sentimiento tan fuerte de agradecimiento hacia ella, que no es posible separarlo un minuto de su presencia. “Ni un humano hubiese sido tan consciente de haber sido salvado de la muerte ni de demostrar un grado tan alto de gratitud”, contó en la televisión. Y ha explicado que tiene que llevarlo todos los días a su trabajo, pues según su experiencia profesional, moriría si se separase de ella. Mientras ella trabaja en la clínica veterinaria, Titã, juega solito, sin crear el menor problema. Le basta sentir cerca la presencia de su salvadora que se ha convertido en su razón de vivir.

4tita_fusca_ok
Titã acompaña  a Viviane a la clínica


Generalmente, acostumbro a pensar la materia de mis posts para este blog cuando cada mañana camino dos horas por recomendación médica, pero que hoy se ha convertido en un verdadero placer. Antes de haber visto el programa de televisión había decidido escribir hoy precisamente sobre la enorme dificultad que los humanos tenemos de ser agradecidos y de serlo desinteresadamente, sólo por ese sentimiento caliente de palpar la amistad que alguien nos ofrece gratuitamente. Ese “gracias, amigo” sin que siga petición alguna de favores.


Se me había ocurrido, porque hace dos días, mientras paseaba, se me acercó un perro callejero, grande, con mordidas antiguas, seguramente de haber peleado en la disputa de alguna hembra. Como no tengo miedo a los perros, cuando lo miré debió entender que tampoco él debía tener miedo de mi y desde ese momento me acompañó durante las dos horas del paseo hasta casa.


Hacía calor, aquí es pleno verano y yo llevaba una botella de agua mineral. Mi médico me dice que a una cierta edad es muy fácil deshidratarse. Vi después de una hora de paseo, que mi perro callejero también tenía sed. No tenía donde ponerle un poco de agua y se la di a beber en el cuenco de mis manos. Bebió varias veces hasta saciarse. Después, de repente, casi en movimiento de danza, se acercó más a mi y empezó a lamerme la parte superior de mis manos. Era un gesto inequívoco de gratitud, que me ayudó a reflexionar.


Me pregunté a mi mismo: si hasta un perro callejero es capaz de sentir espontáneamente ese sentimiento, uno de los más nobles que existen, como lo es el del agradecimiento, por qué nos cuesta tanto a los supuestamente desarrollados en la escala animal, orgullosos tantas veces de nuestra inteligencia racional, ese sentimiento de gratitud, cada vez más raro en nuestro mundo, quizás porque nos parezca poco humano, demasiado primitivo, más fácil de encontrar entre los animales que entre las personas.


Entre los animales racionales predominan y visten más otros sentimientos, como los de superar al otro, a costo de lo que sea, aunque sea a costa de pisar sobre su cuello. Ser agradecido, es debilidad para algunos. Lo que nos hace respetables, se piensa, son otros sentimientos, como los de venganza, de arribismo, de envidia o de capacidad para poner zancadillas o de olvido de lo que un día recibimos


Hablamos cada día de la crisis económica y de valores que zarandean a nuestra civilización. Si preguntáramos a los expertos políticos si la crisis tendrá a qué ver con la falta de ese sentimiento de gratitud tan escaso hoy en el mundo, se nos echarían a reír .


En este blog no nos reímos de ello y hasta pensamos que la gratitud incontenible de Titã podría ajudarnos a interrogarnos sobre la aridez de nuestra vida que abordamos cada día con mayores miedos y temblores porque no sabemos hacia donde vamos y a donde llegaremos. “Gracias a la vida, que me ha dado tanto”, cantaba la inmortal Violeta Parra. Aún bajo las cenizas que queman de la crisis, podemos encontrar siempre un motivo para repetir ese “gracias a la vida”, o a quien amamos, o a nuestro perro. Sí, también a nuestro perro, que los animales nos dan mucho y nos ayudan a recordarnos lo que es el afecto y el agradecimiento.

Basta que yo pase  un solo día fuera de casa, para que mi gata Nana, que había sido abandonada con días en una calle lleno de tráfico, en Rio, con asma y muerta de hambre, me reciba con tales gestos de felicidad y agradecimiento que no sabe como expresar: salta por los muebles, me provoca, me llama, hace piruetas y no se calma hasta que lo tomo en brazos y más que abrazarla la estrujo con todas mis fuerzas. Mi mujer me dice: "Juan, ya puedes sentirse feliz con ese amor desbordante de Nana por ti. Ni las personas son capaces de amar tanto.

DSC06155-790184

Agradecimiento

Porque la vida es una fiesta
trágica, alegre, triste,
porque la vida es un regalo,
no importa de qué esté hecha,
porque el tiempo es caudaloso,
y apaga el propio tiempo,
porque siempre hay alguien a quien se ama,
porque el universo es inmenso,
y somos apenas una leve pisada,
porque estamos hechos de sangre
huesos, lágrimas y poesía,
porque cada día es absurdamente único,
porque en todo lo que tocamos,
piel, objeto, corazón,
dejamos nuestro tatuaje,
tenemos que agradecer.

(Poema de Roseana Murray, premio de la Academia Brasileña de las Letras, en el libro Diario de la Montaña en curso de publicación en la editorial Manati-Rio de Janeiro)

000165(perro y gato)

Hay 160 Comentarios

...ahora Titã aparece como “ejemplo de gratitud” capaz de interrogarnos a los humanos...(?) Me parece maravilloso que el pobre animalito se haya librado de la crueldad de su verdugo, pero lo que verdaderamente me interroga y me deja perplejo es la idiotez del ser humano, y por otro lado, lo maravilloso del ser humano. Capaz de lo mejor y de lo peor. Pero ¿un animalito?, lo siento pero no me hace plantearme nada, porque al fin y al cabo es un animal. Hay quien dirá que es mejor que las personas, que es su mejor amigo, que lo quiere más que a su suegra, o que si pudiera se casaba con él, pero se pongan como se pongan, son solo animalitos. Ejemplos de gratitud hay millones, entre los seres humanos. Otra cosa es que no queramos verlos.

non non, vine son, dorm petit, la mare et bressa
cal que creixis ben de pressa
fer-te fort per la mort,
seras brau o de pau?
seras carn d,escorxador o martir nacional
tant se val, per un bou tot es prou, ara els somnis vedello
non nos, vine son

Suscribo lo dicho en algún comentario, sobre la incoherencia de este periódico promocionando y dando noticia de algo cada día más anacrónico y denostado como las fiestas taruinas.

Juan Arías, desde la Araucanía, Chile te saludo o solo te digo:Gracias, Gracias, Gracias.

ramon : Ningun animal ataca por placer o sadismo, no se puede decir lo mismo de los humanos, un auténtico cancer para el planeta, que no tardará en sacudirsenos como perro con las pulgas.

Sí, mucho rollo, pero la verdad es que en este periódico se informa, se jalea, se califica de actividad cultural y se disfruta con la tortura pública y muerte de toros.

127 comentarios y el 25% le parece sensiblero o demagógico el articulo. Si somos miles de millones, ya tenéis la razón de tanta crueldad y jodienda.

Gracias por este texto y la reflexión que conlleva. Hace unos días estaba en una barbacoa y uno de los asistentes había atado a su perra a un poste. Durante todo el día la observé y nunca vi a sus dueños acercarse para alimentarla y ni siquiera le dejaron un recipiente con agua. En vista de esto, le llevé un gran vaso de agua que, a pesar de ser muy pequeña, se bebió muy rápidamente. Cuando terminó lo primero que hizo fue poner sus patas encima de mis rodillas (yo estaba de cuclillas) en algo que yo sentí como un abrazo. Miré a mi alrededor a ver si eran cosas mías pero una persona que estaba cerca me dijo "te lo está agradeciendo". Me quedé sin palabras, triste por el abandono de la perra ante la presencia de nuevas diversiones y emocionada por el gesto instintivo de la perra. Tenemos mucho mucho que aprender.
Por cierto, de nuevo, gracias.

No estoy muy de acuerdo con este post. Hay incontables casos de personas que fueron salvadas y han llevado una vidad de agradecimiento con sus salvadores, que es lo natural y común. Además, en las demás especies animales e incluso vegetales también prima el instinto de "superar al otro" (el árbol que trata de acaparar la mayor luz de sol posible a costa de los otros, o el perro que pelea con otro por una hembra); la competitividad es fundamental para la supervivencia y la evolución de las especies.

Buen post, pero en la España negra los animales lejos de ser nuestros hermanos menores son poco mas que seres que se usan para ser torturados sin piedad.

@Biológicamente soy un animal: creo que no has leído bien las opiniones de Descartes.
@Descartes Criminal: plas, plas, plas. Suscribo tus palabras.

se responde diiendo que carecen de lóbulo frontal ?, los vertebrados tienen lóbulo frontal, m!
m? los perros son vertebrados y tienen lóbulo frontal, no entendí display?, m.. todos los vertebrados tienen cerebro y lóbulo frontal m?
unknown, display unknown, no conozco esa muestra de animales vertebrados sin lóbulo frontal, m

Los animales son más humanos que algunas personas.

¿Por qué nos da miedo reconocer nuestra animalidad? ¿Por qué los sentimientos que definen al hombre son competitividad, raciocinio y egoísmo y al resto de los animales, como los perros y los gatos, lealtad, amor y agradecimiento? En lugar de pensar de una forma tan cuadriculada y vacía, deberíamos aprender a sentir de una forma mucho más honesta e integral.
Los animales nos ofrecen ejemplos de ello cada día.
Algo está mal en este mundo cuando los animales no humanos nos demuestran constantemente cómo convivir armoniosamente en este planeta, y la mayoría de los humanos no es capaz de darse cuenta.

Descartes, somos 7000 millones, una verdadera plaga para el planeta. Usted habla de que millones de niños mueren y de otros problemas similares, problemas resultado de la propia forma de actuar del hombre, usted al igual que yo es responsable ya que consume por encima de sus posibilidades, y porque unos quieren más que otros,simplemente la ley de la naturaleza la ley del más fuerte. Es demagogía defender a un humano por encima de un animal, ¿por que´vale más una vida que otra? puede darme usted una razón científica? quizá parezca extraño lo que digo y alguno se llevará las manos a la cabeza pero es el gran problema de la humanidad su superioridad, la creencia de que siempre hemos estado aquí (llevamos apenas un suspiro en la historia de la Tierra) y que siempre vamos a estar, de pensar que podremos vivir en un planeta vacío de animales (salvo en los zoos), en definitiva no nos damos cuenta que somos parte del ecosistema.... deberíamos reflexionar sobre esto y ser más humildes, no vaya a ser que al final la naturaleza nos enseñe que ella es quien todo lo controla y que somos un eslabón más y no el único

Hablar con algunos es como hablar con una pared, no hace falta irse a los primates superiores, hay un montón de animales con más cintura y raciocinio que muchos seres humanos.

Respecto a los que apelan a argumentos "científicos" sobre nuestra superioridad simplemente decir que todo depende de quien realiza el experimento y en que condiciones, sin ir más lejos, a principios del S. XX quedó demostrado "científicamente", una y otra vez, por metodos "científicos y contrastados" que los negros eran intelectualmente inferiores a los blancos y que había pruebas irrefutables de ello. El ligero detalle de que los que realizaron los diversos tests fueran analfabetos y no se le explicase que era lo que tenían delante fue convenientemente obviado.

Los que minimizan, justifican o explican de algún modo el maltrato animal y la barbarie humana porque "somos superiores" son nacional socialistas frustrados... y bastante tontos por otra parte. Aunque no sintáis ni una brizna de compasión, amor o empatía por los animales, a lo mejor os cabe en vuestra dura mollera esta simple reflexión.

Un ser humano capaz de torturar y matar a un animal, es un individuo sin empatía. Este sentimiento es transversal a todas las especies y no es fruto del raciocinio o la capacidad intelectual y un torturador de animales carece de el, lo cual es muy peligroso. Explicado más claro por si aún no lo pillan algunos, el que enterró al perro vivo no entierra seres humanos vivos (no sabemos si lo ha hecho o no) porque sabe que el costo penal y social es muy elevado, pero en una situación de conflicto armado, dictadura represiva, o cualquier otro entorno permisivo con las atrocidades será igual de sádico con un niño que con el "perrito" que tan sarcásticamente ridiculizáis. Si el niño es tu hijo, ya verás como lo de enterrar vivo al "perrito" no te parece algo tan baladí, entonces te escandalizarás y te preguntarás como es posible que haya personas así. Si hubieses empezado a preguntarte antes, arrogante de las narices, no le habrías dejado cerca de tu hijo.
En España hay un grupo de tres personas adultas, que cuando tenían 16 años entraron en una perrera y le serraron las patas a todos los perros sin matarlos. Ni siquiera fueron a un reformatorio porque en este país matar y/o torturar a un animal era gratis (ahora es semi-gratuito hay que pagar una tasa en algunas comunidades autónomas). Si sois tan machos y creéis que el maltrato animal es un tema "secundario", contestad con honestidad ¿dejaríais a vuestros hijos con estos tres caballeros una tarde en su casa? Quien sabe, lo mismo son el monitor de taekwondo de tu sobrina o entrenan al equipo de fútbol de tus hijos, nunca lo sabréis... Tranquilos, que seguro que no le amputan la mano a nadie, de momento...
Los que tenéis el cupo de afecto tan limitado dais un poco de miedo, nunca sabes si el cupo de afecto se os va a acabar con el gatito de la esquina o con uno de nosotros y nos vais a rematar en el suelo mientras nadie mira.

"La parte superior de mis manos". Lo mismo era el dorso, hijo e Dios. En cuanto a lo del perro, me gustaría saber cómo fue su historia, porque no lo cuentas en ningún lado. ¿Cómo es posible que este incompetente sea una figura del periodismo español habiendo tanto chaval preparado y con cerebro en el paro?

Por fin palabras hermosas. ¿Qué nos ocurre cuando intuimos como tabla de salvación nuestra propia animalidad? ¿Cómo llegamos a aceptar nuestro fracaso?

A don Juan Arias y a todos los que se hacen la misma pregunta que él acerca del agradecimiento de los otros animales: bilógicamente, se responde diiendo que carecen de lóbulo frontal (al igual que las personas autistas) lo que les permite expresar sus emociones directa y llanamente. Y, efectivamente, tienen el sentimiento de la gratitud (y muchos otros)... no es una antropormofización. He trabajado muchos años con humanos refugiados de guerra y víctimas de torturas, y ni uno solo de mis animales no humanos dejó de sentir empatía con el sufrimiento del otro. A la persona que habla del pit-bull, le enseño esto gratis: los perros son 30% genes y 70% ambiente. Si un humano estúpido no sabe manejar la parte agresiva de un pitbull y le aplica su propia lógica del mundo, se lo agrava con más agresividad propia, y el resultado es un animal frustrado y agresivo. La cuestión es que debería haber una licencia para tener perro después de un curso de mínimo aprendizaje etológico y tenencia responsable.

En verdad, la capacidad de raciocinio de la mayoría de los humanos es muy limitada. ¿Por que deben ser excluyentes el amor por los humanos y el amor por los animales? Quienes lo ven de este modo, demuestran una afectividad muy limitada. Supongo que sólo pueden amar a dos o tres personas; ese es su cupo máximo. Prefiero creer que, además, que no son capaces de torturar a un animal. ¿O sí? Y con sus hijos, ¿serán realmente afectuosos?

samuel, confundes afecto dar afecto y condenar el maltrato con comer, los perros se comen pero no hablamos de eso ... del maltrato y reivindicamos que se maten con dignidad ya que la sociedad puede hacerlo y sin sufrir, no es correcto ese barco lleno de perros en esas malas condiciones

Hay que tener cuidado con la verdura si no ha sido bien tratada , murieron muchos y creyeron que era el pepino espaghnole y no fue , hay que ser higiénicos, pero no es el tema
El tema es el afecto y es bello y es gratuito, m

el fútbol, no me gusta

A todos los que ponen el grito en el cielo por dar prioridad a los animales que a los niños del cuerno de África o a los inmigrantes, digo: a) nadie da prioridad; b) los humanos somos animales; c) ambas preocupaciones no son incompatibles; d) tenéis tanta ruindad de fondo que, francamente, ni siquiera compadezco vuestra falta de ternura hacia la vida, en cualquiera de sus formas; e) un perro adulto es, emocional y cognitivamente, el equivalente a un bebé humano de 14 meses; f) soy veterinaria y zoóloga vegetariana. g) id al psicólogo para averiguar de dónde sale tanto resentimiento.

Decía el otro día Iñaki Gabilondo en RNE -en la SER no lo quieren ni ver Francino, Domínguez ni Barceló- que la posibilidad que ofrece internet de debatir ideas, contrastarlas, dialogar se acaba yendo a la mierda por el saboteo de los trols. Y añado yo que si por lo menos los que trolean lo hicieran con ingenio e intelgencia, al menos entretendrían y divertirían, pero ni es lo común. bueno, directamente no lo es nunca. Respecto al tema, la historia de este perrito conmuve mucho pero mucha de esa gente que se conmueve e incluso tiene alguno en su casa se irá dentro de un rato a un macdonals o a un restaurante y se cenará un trozo de animal que pasó el mismo martirio o peor que ese pobre perrito, un animal que nunca vio la luz del sol, al que cebaron con pienso de cenizas de animal muerto y antibióticos y hormonas, que mataron a base de electrocuciones o colgado patas arriba y desangrándolo. A los pollos les cortan el pico nada más nacer para que al volverse locos por vivir en una jaula donde no pueden ni moverse más que para picarse a sí mismos hasta morir -de ahí que les corten el pico con la guillotina y sin anestesia, si se matan a sí mismos se pierde la inversión-. Si tanto os ha llegado la historia de este perrito no deberíais tener dificultad alguna para comprender que el veganismo es una manera ética de estar en el mundo. Y no es difícil en absoluto y es dietéticamente más equilibrado que lo que come el 99% de la gente.

Cuanto mas conozco a la gente, mejor me caen los animales.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal