Juan Arias

¿Qué hacer en Brasil con el medio millón de presos?

Por: | 30 de marzo de 2012

En Brasil, donde la plaga de la impunidad es proverbial, ya que ni los políticos, ni los corruptos gordos acaban nunca en la cárcel , o si llegan a entrar salen enseguida, el número de personas presas ha triplicado en los últimos 16 años.

Cárcel de BrasilEn este momento, de cada 262 adultos, uno está en la cárcel.
En 1995, la proporción era de un detenido por cada 627 adultos. Es el tercer mayor índice de presos entre los diez países más poblados del mundo.

Y esa masa de presos está formada en el 98% por jóvenes provenientes de familias pobres, la mayoría negros o de color. Los blancos suelen tener buenos abogados que los sacan enseguida o consiguen que ni pisen la cárcel.

¿Qué hacer con ese más de medio millón de detenidos hacinados en cárceles programadas para dar cobijo a la mitad de ese contingente? Se trata de un problema grave que políticos, sociólogos, psicólogos y juristas tratan de analizar.

Para algunos más radicales, sobretodo políticos de izquierdas, la solución es “vaciar las cárceles” de presos que no estén allí condenados por crímenes graves. La población se asusta con esa solución pues teme la salida de cientos de decenas de miles de detenidos que volverán a sus andadas.

Sin embargo, según algunos especialistas, como Julita Lemgruber, y Pedro Abramovay, éste último de la Fundación Getulio Vargas (FGV), el problema se agudizó cuando la ley liberó de la cárcel a los usuarios de drogas y agravó las penas para los vendedores que fueron condenados hasta a cinco años de cárcel sin condicional.

La solución según estos dos expertos fue que el problema se agravó y “una masa que está en la frontera entre el uso y tráfico de drogas”, abarrota las cárceles.

Revista de presos despues de un motín

Y añaden los especialistas en políticas carcelarias que la policía “detiene a personas no violentas que aprenderán a serlo en la cárcel”.

Para Gilson Dipp, miembro del Tribunal Superior de Justicia, existe en Brasil una combinación entre “cultura de la cárcel” y grandes deficiencias en los defensores públicos en los Estados.

De ese mundo carcelario de jóvenes y pobres, el 40% queda sin ser juzgado y los presos acusados de robo son más numerosos que los acusados de asesinato. Bastaría, según los expertos revisar en los Estados la administración de los procesos para empezar a vaciar las cárceles.

En una de esas revisiones, llevadas a cabo por el Consejo Nacional de Justicia en 25 Estados del país dio como resultado la liberación de 72.600 presos.

De cualquier modo, la política carcelaria brasileña continúa siendo uno de los nudos sin desatar de un país moderno, sexta potencia económica del mundo. Las cárceles son verdaderas escuelas del crimen y en muchos casos infiernos de violencia, donde los jóvenes presos se reúnen en grupos y facciones, con conexiones con el gran tráfico de drogas y armas. Se combaten entre ellos en la cárcel dando de vez en cuando lugar a execuciones sumarias, casi todas ellas con decapitación brutal del adversario.

A todo ello se une la connivencia de directores de cárceles, guardias de prisión y abogados de los presos que les facilitan desde la fuga de la cárcel a teléfonos móviles, drogas y mujeres. Han existido fugas espectaculares hasta a través de helicópteros.

Policias asesinadosMientras tanto, existen policías que trabajan en las cárceles de máxima seguridad que si no se pliegan a las exigencias de los presos más violentos, son amenazados de muerte. En sus casas tienen que lavar sus uniformes dentro de ella para que nadie sepa que es policía. Y con sueldos de hambre.

Un desafío más para la Presidenta Dilma que heredó para su gobierno una situación lamentable de las cárceles tantas veces condenada por instituciones internacionales de defensa de los derechos humanos y por la misma ONU

Hay 40 Comentarios

Es cierto,Jorge, que la ignorancia y la pobreza por sí solas no son los únicos motivos que llenan las cárceles. Al mismo tiempo no me negará que en paises con mayor grado de educación y una distribución mejor de la renta, no necesitan tantas cárceles, quizás porque muchos de los que entran en las prisiones brasileñas nolo harían en paises más desarrollados.
De cualquier modo le agradezco su comentario lúcido y que es importantepor otro motivo: existe el peligro de creer que los pobres e ignorantes son más proclives al crimen que los ilustrados, lo que serían una enorme injusticia. Mis padres fueron pobrísimos y jamás se dejaron corromper y nos transmitieron losverdaderos valores de la justicia y de la libertad.
Un gran abrazo

To: juanjosearias@hotmail.com

Hay otros factores si cabe más importantes que pueden explicar el fenómeno específico de la violencia en América Latina, todos ellos combinados, junto con el de la ignorancia y el de la pobreza también, como son los factores demográficos, psicosociales, juridicos, históricos o CULTURALES, mucha atención con este último. Yo hace mucho tiempo que dejé de creer en las bondades del buen salvaje educado e instruido en el seno de una Nueva Atlántida en el que todos puedan ser pequeños propietarios en igualdad de oportunidades y de fortunas.

Es muy de agradecer al bloguero que tenga la atención de "mojarse" en el artículo anterior al presente porque está pero que muy interconectado con el aquí y ahora tratado:
Me asombra y sorprende el silencio de JArias. No por lo que se refiere a mis comentarios que no soy partidario de que sean comentados por el bloguero sino por lo que respecta a los restantes intervinientes que con más o menos fortuna han aportado al debate su manera de pensar y criterio sobre este dislate judicial que de confirmarse por falta de apelación o de no revocación, en su caso, por el Tribunal Supremo Federal, sentará un precedente a escala mundial y alcanzará figurar en el récord de los despropósitos jurídicos. Reitero, me sorprende y quedo perplejo de su indiferencia salvo caso de fuerza mayor. Que yo sepa en Brasil, afortunadamente, no hay huelga general como sí la habido en España.

Publicado por: Arsenio Lumpón | 30/03/2012 2:20:24

No estoy muy de acuerdo con que la ignorancia y la miseria sean las causas principales de esta situación, así como nunca creí que la causa principal de la violencia en Brasil fuese la pobreza. Es un factor más, pero no el principal, desde luego. Creer que acabar con la ignorancia es la solución, es caer en el error del viejo mito de la Ilustración, que se ha probado no era cierto. Y creer que acabar con la pobreza es la otra solución, es agarrarse el otro mito fracasado: el de los socialismos y las utopías.

oi

logrando que un grupo se haga cada vez mas rico, que realiza inversiones que algunas industrias se dediquen a la produccion de bienes suntuarios mientras que otros grupos , el mayoritario , vive en el mas triste estado de miseria es una region considerada como "ejemplo a seguir en latinoamerica"

algunos sectores , es una busqueda de progreso , un camino a la modernizacion de dichos sectores , que se refleja en indices aislados de progreso cuantitativo permaneciendo dentro del pais los grandes desniveles entre los diferentes grupos sociales por el camino de la modernizacion ,se esta

algunos sectores , es una busqueda de progreso , un camino a la modernizacion de dichos sectores , que se refleja en indices aislados de progreso cuantitativo permaneciendo dentro del pais los grandes desniveles entre los diferentes grupos sociales por el camino de la modernizacion ,se esta

todas las capas sociales y no significa un desarrollo armonico de todos los sectores , partiendo de la idea de que es necesario cierto equilibrio para que no se perpetuen las desigualdades . este crecimiento alarmante en

hara depender al pais de las grandes metropolis , y es que el sector productivo local se dinamiza complentandose con el sector extranjero lo cual termina por perpetuar la situacion de dependencia. por otra parte considero que no es concebible como modelo de desarrollo , pues los beneficios del crecimiento economico no se transfieren a

el llamado "modelo brasileño" se adapta más al concepto de crecimiento , tomado en consideracion el incremento de la produccion real en algunos sectores y que no puede, por lo tanto , ser concebidos como modelo de desarrollo por la carencia de una tecnologia propia avanzada, lo

El problema, Jblmoreno, es que los pobres por no haber estudiado- y suelen ser los herederos de los esclavos los que menos han podido estudiar- son los que tampoco tienen dinero para defenderse y escabullirse de ir a la cárcel.
Un saludo

To: juanjosearias@hotmail.com


Su respuesta, Feliziana, a mi pregunta, no podía ser más realista y más concisa. Y más inteligente. Es encon el conocimiento y la lucha contra la miseria y la injusticia como no se llenan las cárceles.
Un abrazo


To: juanjosearias@hotmail.com


el mejor es el MÉTODO DE NO LLENADO:
Atacando de raiz la IGNORANCIA y la MISERIA a la larga NO SE LLENAN LAS CÁRCELES.

No es cuestion de raza mas de dinero

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal