Juan Arias

¿La felicidad es marxista? ¿Sólo alegres o también felices?

Por: | 12 de mayo de 2012

Felicidad brasileña
Brasil aparece entre los primeros países del mundo en los que sus ciudadanos se consideran felices.
Se han cumplido ya siete meses desde que este blog VIENTOS DE BRASIL, empezó a viajar por la red. Debía tratar fundamentalmente de Brasil y de los brasileños, aunque a veces los mismos lectores me empujaron a abordar algún otro tema.

Mi primer post se titulaba “En Brasil es primavera”. Lo era climatológicamente aquel 29 de septiembre. Y quería también ser una metáfora de la vocación de Brasil a germinar en todos los ámbitos de sus posibilidades, que son muchas.

Hoy en Brasil es otoño y los brasileños se sienten felices con algunas conquistas que Europa les envidia, como la de no sufrir los latigazos del paro, ni las angustias de la crisis económica que azota a los países ricos, hacia los que un día los brasileños más pobres que hoy corrían en busca de fortuna. Hoy son los europeos los que quieren venir a trabajar en Brasil.

En estos siete meses, muchos de los más de dos mil comentarios dejados en el blog, me han criticado a veces el haber presentado a un Brasil demasiado “idílico”, olvidando que es un país que sufre aún de una de las mayores desigualdades sociales del mundo y que es azotado por todo un abanico de violencias e injusticias. Lo es.

Llevo viviendo aquí 14 años. Sin embargo, también se, que es un país que está mejorando, que no se siente infeliz ni frustrado, que aún reconociendo lo que le falta por conquistar, sabe reconocer, lo que ya ha ganado y las posibilidades que tiene de ir mejorando. Sería injusto y desleal si no lo reconociera.

Felicidade indigena
Los que suelen dejar un comentario en el blog son una pequeña minoría de los lectores diarios
, por lo que no conozco lo que esos miles de lectores pensarán de lo que les cuento de Brasil, hoy objeto de de deseo en el mundo.

Uno de los temas que han aparecido mucho directa o indirectamente en los comentarios es el tema de la felicidad de los brasileños. Sin lo son de verdad o si se trata sólo de una leyenda. Si son felices o sólo alegres, o si en el fondo son más infelices de lo que pueda aparecer en superficie.

Como creo que el tema de la felicidad es universal y nos toca de cerca de a todos, he querido dedicar al tema este post, como regalo a mis lectores, conocidos y anónimos, medio año después de haber comenzado esta aventura.

No es una cuestión fácil hablar de la felicidad de los brasileños, porque todas las generalizaciones suelen ser erradas. Claro que existen hoy en Brasil personas que son sólo alegres. Y que las hay que ni son alegres ni felices, porque viven atenazados por la tragedia.

¿Se puede ser alegre sin ser feliz? El senador Cristovam Buarque, una de las figuras más serias de la política brasileña que ya fue ministro de Educación, Gobernador y Rector de la Universidad de Brasilia, autor de más de 40 libros, es el promotor de una ley que, al igual que en los Estados Unidos, incluya en la Constitución brasileña el “derecho de los ciudadanos a la felicidad”.

La idea de Buarque levantó enseguida una polvoreda de críticas y polémicas. ¿Es que la felicidad se puede imponer por ley? ¿Quién es capaz de decretar lo que hace o no feliz a un individuo? ¿Es que los brasileños no son ya felices?

Manos negras y blancas
La discusión acerca de si los brasileños reconocidos mundialmente como un pueblo alegre, amante de la fiesta, del baile, de la playa, de los carnavales sensuales y hasta eróticos y de las fiestas entre amigos, son tambien un pueblo feliz, se basa en dos concepciones diferentes de felicidad.

¿Es la felicidad una realidad personal, íntima, individual o más bien una dimensión sólo social y política? En otras palabras: ¿Es posible que un ciudadano pueda ser feliz si vive en una sociedad donde la violencia le impide salir tranquila a la calle, o donde sus hijos tienen que ir a una escuela donde no aprenden, o donde son forzados a hacer un trabajo que odian y con pocos derechos que reivindicar¿ ¿Es posible vivir felices en una sociedad con sangrantes diferencias sociales donde unos pocos detienen la mayoría de las riquezas? ¿Es la felicidad marxista o de izquierdas?

Según la concepción marxista, no puede exitir, en efecto, felicidad personal sin dimensión social y política, es decir, difícilmente puede haber personas felices si la sociedad es injusta.

Crianca feliz
Es la tesis, por ejemplo de Francisco Viana, catedrático de Filosofía Política de la Pontificia Universidad Católica de Sâo Paulo (PUC). “En la práctica, la felicidad es una cuestión metafísica, pero una metafísica práctica y no está vinculada al individuo sino a la colectividad”, afirma.

Para Viana, en Brasil, “la felicidad siempre estuvo asociada a las fiestas, al futbol y aun etéreo sentimiento de amistad y hospitalidad” y escribe. “Hemos creado en ese sentido una mitología que no responde a la realidad social del país. Hoy, entre nosotros, existe un proceso de integración de grandes masas de la sociedad en el consumo, pero la cuestión social de la felicidad continúa en suspenso”.

Llega a decir el autor marxista:: “Nos hemos acostumbrado a vivir infelices, pero creemos que somos felices. Es una tragedia de nuevo tipo”.

Viñeta sobre la felicidad

¿Es una tragedia de nuevo tipo o es la continuación del personaje de Mario de Andrade, el indígena Macunaíma siempre en busca de su talismán Muiraquita?
Así lo piensa, por ejemplo, Victor, uno de mis lectores brasileños, que se presenta como Alethos y que afirma: “No estamos contentos. No perdemos la alegría ni la ganamos. Padecemos así. Somos Macunaimas buscando a Muiraquitá. La buscamos y padecemos con la búsqueda y en realidad sólo buscamos porque estamos tristes. Macunaíma no es como Alonso Quijano. Na hay ilusión en él. No hay lucha . Hay pereza, como dice Andrade”.

Según Buarque, interrogado por este blog, la felicidad no es sin embargo, sólo política y social y por tanto no lo es sólo colectiva, sino también “personal”, aunque los políticos, señala, “tenemos la tarea y la obligación de facilitar a los ciudadanos el camino de la felicidad eliminado tantos motivos de infelicidad”.

En la defensa de su proyecto de ley para introducir en la Constitución el “derecho a la felicidad”, Buarque, siempre agudo, disiente de la tesis puramente marxista y afirma: “Ningún gobernante puede hacer a una persona más feliz, porque los valores son personales y subjetivos, y son innumerables las variantes que en la vida tocan las emociones de cada ciudadano”. Y añade: “La labor del político es sólo eliminar los escombros que impiden a los ciudadanos llegar a la felicidad". Creo que Buarque lleva razón.

Injusticia
Si sólo fuéramos capaces de ser felices colectivamente, más de la mitad de la Humanidad, hoy, sería infeliz también personalmente.
Y eso creo que no es cierto. A veces hay más felicidad personal en medio a la infelicidad social, que al revés. No son los países más pobres los que presentan mayores índices de suicidio, por ejemplo.

¿Y volviendo a los brasileños? Mi tesis es que, colectivamente, dadas aún las desigualdesde sociales y la inmensa corrupción política, Brasil no podría ser un pueblo aún feliz desde el punto de vista marxista, a pesar de lo mucho que este país ha mejorado social, económica y democráticamente. Y sin embargo, creo que sí lo es.

Lo es por índole personal, porque a pesar de la violencia del narcotráfico, es un país pacífico; porque sabe en general conformarse ( no resignarse, que eso es otra cosa), con lo poco o mucho que tiene. Y lo es porque sabe que para él, mejor, que para los países ricos, su futuro se presenta con menos nubes. En un último sondeo el 71% de la clase media baja afirma que está mejor que ayer, y cree que sus hijos estarán mañana mejor que ellos hoy. Y un 77% está contento con su Presidenta Dilma.

Poseen, además los brasileños, respecto a la felicidad, algo que los distingue, por ejemplo, de nosotros los europeos: cuando son felices no les importa confesarlo. A nosotros nos cuesta más aceptarlo. Viste más decir que estamos pésimos, que “vamos tirando”, en vez de decir, como los brasileños: “Tudo jóia”, “tudo legal”, aunque dentro les apriete la necesidad. Es como si dijeran: “No sé si soy feliz o no, pero quiero serlo”.

Y eso es ya empezar a serlo. Es una filosofía diferente de la nuestra. La de ellos tiene, en sus cromosomas, profundas raíces de sabiduría indígena y africana. Es una filosofía más de la paradoja, más oriental, que aristotélica.

Pájaros felices
Quizás los brasileños ya no estén, como cree el lector, a la búsqueda del talismán de Macunaíma del gran escritor Mario de Andrade y sí de un país moderno,
justo, menos desigual, con posibilidades para todos, donde adultos y niños, blancos, negros, pardos, indígenas y sobretodo las mujeres, puedan creer que la felicidad es patrimonio de todos y no sólo un sueño sólo para ricos, sabios, varones y políticos aprovechados y sin escrúpulos.

¡Que sean felices, si pueden, amigos lectores!, porque hay también quien tiene miedo a ser feliz y sufre cuando lo es hoy, pensando que mañana podrá no serlo. Al refrán que reza: “A cada día su pena”, podría añadírsele, también este otro: “A cada día su pequeña felicidad”. ¿Por qué no? Creo que podría ser un refrán más brasileño que europeo.

Y no me crucifiquen demasiado, por favor. Como existen hinchas del futbol, yo soy hincha del pueblo brasileño, cante o llore, gane o pierda, como los verdaderos hinchas.
¡Gracias a todos los lectores de estos siete meses!, Y seguimos con la aventura.

Ah, felicidad puede ser también el escalofrío de placer que produce un poema de la fuerza de este de Borges, aunque sea tremendamente triste:

LA LUNA

Hay tanta soledad en ese oro.
La luna de la noche no es la luna
que vio el primer Adán. Los largos siglos
de la vigilia humana la han colmado,
de antiguo llanto. Mírala. Es tu espejo.


Luna llena



Hay 123 Comentarios

Aventurero y Jorge, aunque a este bloguero no le gustan las censuras de ningún tipo, sí me gustaría que discutieran sobre el tema del post y no irse por otros derroteros de tipo sexy que desagradan a los otros lectores. Este blog desea debatir las ideas y no los problemas personales y menos de cama de la gente.
Ustedes dos son magníficos comentaristas cuando se enzarzan en esos temas que no añaden nada al debate.
Un abrazo cariñoso

To: juanjosearias@hotmail.com

Paula, em espanhol, "echar un polvo" significa lo mismo que "dar uma trepadinha". O que eu coloquei é que claro, num país como o meu, a Espanha, onde para dar uma trepadinha quase há que passar concurso público, ou quase se arrastar pelo chao pregando a ver se a mulher quer ou nao quer.....fica dificil, né? Muito complicado. Daí o ditado da minha terra, que diz: "Un mal polvo non presta". Já me dirá você se nao é para estar amargurado, heim? Como é que se pode ser feliz desse jeito? Me poupem. Santa Paciencia! O lógico é que a gente seja besta mesmo, mau falada e mau humorada, como qualquer latinoamericano que mora na Espanha percebe já de inicio pelo jeito de falar grosso que temos os espanhois, como o meu linguajar denota e já terá percebido rsrsrs Claro que nao vai encontrar espanhol algum que públicamente reconheça tudo isto que estou falando, é tabú e políticamente incorreto rsrsrsrs. Minhas amigas brasileiras em Madri também diziam que eu era exagerado, mas depois de alguns anos morando na Espanha acabaram me dando a razao kkkkkk. O "bixinho" nao falava bobeira rsrs Mas olhe so que o espanhois que estao neste foro, muitos ja casaram com brasileira hahahaha E mais que vai ir vendo kkkkkkkk

Gilipollez vem de gilipollas, que é adjetivo qualificativo pejorativo que viria sendo em português do Brasil "babaca". E "boludo" vem sendo algo parecido mas dito por argentinos, daí que no Brasil aos argentinos se lhes chame "os boludos", pois sempre têm na boca o palavro. Ja está vendo, Paula, que isto está animado, muito divertido. Cada vez me lembra mais Orkut hahahaha. Saudaçoes caros orkutianos.

Yo, querido tocayo Juan, llevo 14 años viviendo aquí, también casado con una brasileña y no me he arrepentido ni un segundo de ello. Aquí, con menos se es más feliz que con mucho en Europa.
Verá que no se va a arrepentir y que los aires de esta naturalezan a la que los dioses llenaron de riquezas naturales les hagan hondamente felices a los dos. Se lo deseo de corazón
Un abrazo grande como este Brasil y el corazón de sus gentes.


To: juanjosearias@hotmail.com

Juan,
Parabéns por sete meses de Vientos de Brasil, talvez os melhores ventos que sopraram sobre meu país e que permitiram, mesmo que breve, abrir uma janela para mostrar a nossa "cara" alegre e/ou triste, que esses sentimentos são coisas do "viver a vida" em qualquer parte do planeta! Teu artigo sobre a felicidade do brasileiro me deixou...Feliz!
Sucesso para teu blog! Parabéns e um abraço. Marina

Sedría interesante, Villa, que conociera tanbiéwn Brasil que además tiene raices africanas que le dan un plus de originalidad y de deseos de vivir la vida con naturalidad y felicidad.
Un abrazo

To: juanjosearias@hotmail.com

Aventureiro, Jorge e Juan Árias, estou dando muita risada com os comentários dos primeiros. Traduzam para mim por favor: gilipollez, boludez, bólido, echar um polvo. Nao achei nos dicionários. kkkkkk

No conozco directamente Brasil, pero si su entorno de habla hispana y también otros países y culturas de diversos continentes. Solo deseo aportar mi opinion de que los países desarrollados no son precisamente los mas felices del planeta a pesar del bienestar material e incluso social de que disfrutan. El saber ser alegre y feliz de forma natural va con la filosofía de un pueblo o un país y no se pierde ante la adversidad o en los malos momentos. Estoy seguro de que Brasil pertenece a este grupo. Desde luego en America Latina nos llevan ventaja a las casas matrices (Portugal y España). Es seguro que la diversidad de orígenes y la buena mezcla juega a su favor. Son también países mas jóvenes y si nos dormimos, son los que van a tirar del carro de la economía. En contra una vez mas los grandes monopolios de la economía mundial. A America del Sur le pesa mucho la del Norte y no la deja crecer.

JUANJO-

Felicidades por su elección. Un español más en el club de los que las prefieren extranjeras, y a ser posible brasileñas jajaja No lo dude. Usted va a ser mucho más feliz, se lo garantizo. Suerte, olvídese de España (exfepto de su familia y amigos), no se le ocurra frecuentar la Casa de España en Brasil y disfrute de su nueva morada con su maravillosa esposa. Un cordial saludo.

Buenas tardes querido "tocayo". En primer lugar, "parabens" por estos 7 meses de blog que espero sean muchos más, y gracias por hacerme disfrutar de su lectura y por, como en algún otro comentario le he manifestado, ayudarme a calmar mi "saudade" de ese país tan maravilloso, con todas sus injusticias y miserias. Este artículo me viene que ni pintado para contarle lo que tras un tiempo deseando, justo este fin de semana y tras unos días de nerviosismo por fin se ha confirmado: me voy a vivir a Brasil!. Me voy porque brasileña es la mujer que amo. Le cuento esto porque cuando ambos decidimos que yo iría para allá, y no ella para aquí, evidentemente me daba mucha pena dejar mi país, mi familia, mis amigos, mi casita cerca de la playa, mi seguridad, mi cómoda vida aquí, y algún bajón he tenido por ello, pero tengo la sensación tras haber conocido Brasil y sus gentes que allí voy a ganar un montón de cosas que aquí no tenemos. Y la principal es esa felicidad personal de la que usted habla y que yo también he podido percibir de los brasileños, por disfrutar de las cosas más simples, de su mestizaje,... y eso ya antes de ir para allá me llena felicidad!. Así que yo sí creo que la felicidad es por índole personal, pero es influenciada por la sociedad y el entorno en el que vivimos, y una sociedad más desarrollada económicamente no es sinónimo de mayor felicidad. Espero seguir leyéndole durante mucho tiempo, pero esta vez desde el mismo país que, según creo, usted fue a vivir hace 14 años por la misma razón que yo iré en apenas unas semanas...tchauuuu!!

Disfruto de buena salud y tranquilidad. Jorghito, lo que tienes que hacer es refrescarte polveando por todos los lados y lugares que te agrade. No te cabrees, hombrecillo. No seas boludo, gilipollas, pelotudo e indignado. En España no te faltarán lugares donde echar el polvo que tanto necesitas y ansias, sobre todo para un "doctor" como tú presumes de serlo en cuestiones sexuales y de felicidad. Si a pesar de tus conocimientos teóricos no sabes cómo hacerlo siempre hay, y supongo tendrás, asesores que te informen. Todo dependerá de tus gustos. En todo caso, a lo mejor, en este propio blog, alguien pueda ayudarte a gerenciar alguna apropiada dirección que tranquilice el impenitente sátiro y fauno que conllevas en tu intimidad. Hablo por lo que te he leído que, claro, a lo peor es únicamente simbolo de tu calenturienta imaginación y de tu frustrado apetito sexual.

Vaya, aventurero, parece que llevas tiempo sin echar un polvo, por lo que se está viendo. Harías bien en irte de putas para ver si descargas. Yo sigo en mis trece y lo defenderé a capa y espada donde sea. Follar mucho y bien ayuda a tener un trato mejor y más feliz entre las personas. Razón por la cual debo deducir que tú debes estar tasado. Creo que he acabado de meter el dedo en tu llaga para que hayas saltado como un resorte indignado y bastante nerviosito. Yo al menos no lo oculto, mi mala leche se debe a que desde que he vuelto a España, no consigo echar un polvo, y francamente, tener que hacer malabarismos para una simple follada, mejor no echarlo, porque como decimos en mi tierra "un mal polvo non presta". Salud y visita un putiferio. Lo necesitas como el aire que respiras.

Gracias, Aline, por esa magnífica radiografía que ha hecho de la GENTE de Brasil. Lo que usted siente cuando las personase más sencillas y humildes se dirigen a usted con un meu amor , lo experimento cada mañana cuando salgo a pasear en Saquarema, donde vivo y los pescadores me saludan sonriendo o se paran a hablar conmigo cariñosos. Vuelvo a trabajar con más ánimos y alegría.
Ello no empece, toda esa carga de injusticia que pesa sobre la sociedad, presa fácil de la corrupción política como usted bien apunta,.
Un gran abrazo y disfrute de las bellezas de Madrid con su amor español.

To: juanjosearias@hotmail.com

No hay mayor pelotudo y boludo que aquél que presume de que el sexo entre mujer/hombre, mujer/mujer, hombre/hombre, es el remedio que contribuye a la felicidad terrenal y que por eso en Brasil todo el mundo es feliz y en España ocurre lo contrario. Evidentemente, quien llevado por tan gililpolla pensamiento nos hace creer -qué analfabeto!!!, vive Dios- que quienes practiquemos sólo eso y nada más que eso alcanzamos la felicidad en la tierra, sea o no brasileira, es un abobado/atontado que no tenía nada que hacer hoy domingo y todo lo que se le ocurrió es contribuír, en el blog que más a mano encontró, para darnos clase de cómo no comerse un rosco cosa en la que por lo leído es usted todo un consumado "actor" y catedrático.Todos sabemos de que quien presume de lo que "predica" no sabe nada de nada y carece de lo que dice. Váyase con esa música de gilipolla a protestar indignadamente contra lo que su gobierno hace en España y déjenos a los brasileiros ser felices sin las boludeces y pelotudeces que tanto usted como el bloguero -indirectamente- tratan de imponer y sugerirnos. Abestalhados -atontados- que soís. Arreglad los problemas de España y dejad a los brasileiros con el sexo al aire u oculto -que ya eso es otra canción- y carencias.

Ta, apareceu o boludo. Era de prever. O que se pode esperar dos argentinos, né? O cretinho ainda nao percebeu que eu estou concursando a ver quem fala a maior gilipollez. Tá seguro que eu ganho, portenho?

No lo duden. El elemento más determinante de la felicidad humana se llama: SEXO. Havendo boa foda, até a pobreza se vai levando com alegria. Nao consego ver ao típico espanhol bate-punhetas sorrindo pela rua. Basta ir pelo metrô em Madri para perceber que a mulherada espanhola, pelas caras e bocas que fazem de peido reprimido, devem levar uma eternidade sem provar o pau doce rsrs

Los dos últimos comentarios publicados son la mayor babaquicie y gilipollez jamás escrita y publicada por bloguero alguno, productos ambos de una mente que sólo sabe insultar al resto de los comentaristas y que, al propio tiempo, constituye todo un "monumento" de boludez y pelotudez de quien se cree el mayor gilipolla del reino de España y de la república de Brasil.

ALINE-

Agora conte a segunda parte de sua estória, e diga que caralho pintava o seu marido espanhol no Rio. Eu vou-lhe dizer. Ele procurava uma mulher como você. Conte aqui para a gente o que o seu marido acha das mulheres espanholas, vai, conte, por favor. Eu vou contar por você. Eu no Brasil saio a rua de manhanzinha, e olho para tanta mulher bonita, sereias Guiomar morando em alto mar, todas com sorriso na boca de orelha a orelha, que sabe o que eu faço? Eu canto a todas na rua, pela beleza que elas têm, essa alegria e esse sorriso sempre dessenhado na boca. E sabe como elas reagem? fazem o seu sorriso ainda mais grande, nem um mal gosto, nenhum rosto feio para mim, elas so respondem "obrigada" . E eu ficava tao feliz já pela manhá que ia ao trabalho com vontade de comer o mundo. O amor é lindo! Sabe o que eu faço na Espanha? Saio à rua, olho para o rosto das moças espanholas, e me da vontade de sair correndo e voltar para a casa sob risco de ficar no desemprego kkkkkkkk

Cuanta gilipollez junta y perdonen la expresión. Que si felicidad, que si alegría....Se nota que no hay nada que hacer y hay que rellenar el blog de alguna forma. Puestos a lanzar más "boutades", ahí va la mia. Por gilipolleces que no quede. ¿Quieren saber ustedes porqué en Brasil la gente es más alegre y siempre "aparentan" estar más felices a pesar de que viven con "aperto" y dificultades y eso no es sólo exclusivo de Brasil, sino de muchos países preferentemente tropicales en todo el planeta? Muy sencillo. PORQUE NO BRASIL FODE ARANHA COM ESCORPIAO, CACHORRO COM GATA, BRANCO COM NEGRA, EMPREGADA COM PATRAO, E POR FODER.....ATÉ O PRESIDENTE FODE A NAÇAO!

Un pueblo que fode, que folla, que jode, que transa, que trepa, que fornica, siempre tendrá más alegría aunque la vida le vaya mal. ¿Por qué el pueblo español es agrio, malhumorado, mal hablado, grosero, mala leche y cabrón? Pues seguro que, como decía el otro, además de que comemos demasiados garbanzos, algo tiene que ver también el hecho de que en este país, España, desde tiempos inmemoriales y gracias a la Santa Inquisición, echar un polvo era poco menos que un ejercicio de estreñimiento, había que follar casi rogando de rodillas y ni casados muchas veces se conseguía follar con gusto, PUEBLO DE MAL FOLLADOS Y POCO FOLLADORES! !Como quieren que los españoles sean más alegres que los brasileños! En España nos han dado siempre por el culo, y encima nosotros nunca hemos podido desquitarnos ni por la retaguardia ni por la vanguardia. Povo triste. Povo que nao trepa ou que para trepar precisa chorar......é de dar vontade de cagar! Precisamente el pueblo brasileño nunca ha tenido ese problema, ni los colombianos, ni los cubanos, ni los puertoriqueños, ni los venezolanos, ni una larga lista de países donde el sexo no era vigilado por la Santa Inquisición y la madre que los parió a todos! Hay cosas que ni Marx fue capaz de vislumbrar. Toda su cosmovisión adolece de una carencia fundamental: Marx no tuvo en cuenta en toda su obra el factor psicológico del sujeto. Y no sólo de pan vive el hombre, coño. En España hubiésemos querido follar más de lo que lo hemos hecho. Somos un pueblo hambriento de sexo, por eso no paramos de hablar de él y somos unos amargados, unos reprimidos.Y no me vengan con la milonga de que las jóvenes generaciones de españoles follan mucho. QUE NADA! Convivo todos los días con jóvenes entre 18 y 23 años, y todos se quejan de las mismas cosas que mi generación y anteriores, es decir, que para echar un polvo, todos acaban esperando la llegada de las guiris en verano o se largan en invierno al resto de Europa aprovechando un Erasmus a ver si mojan por la vía académica con francesas, alemanas, holandesas o suecas. Povo triste! Esto en Brasil sería impensable. En Brasil hasta pueden quitar las libertades al pueblo, excepto la de follar, porque esa sí que sería uma grande fodaçao e motivo de revoluçao social!!!! Follen todos con placer y empeño, y verán como la alegría se plasma en sus rostros! Aposto meu saco! kkkkk

Hola! Oi! Soy brasileña y vivo en Madrid por amor. Conocí a mi actual marido en Río de Janeiro (mi ciudad). Juan, quería felicitarte por el blog y decir que estoy de acuerdo con muchas cosas que dices en tu texto, pero quisiera añadir algo más. El brasileño, como me dijo una ex alumna mía que se fue a trabajar por 6 meses en São Paulo, "está hecho de otra pasta". No sé si estamos hechos de otra pasta o si es que a nosotros no nos importa la (otra) pasta para que seamos felizes, alegres, contentos o positivos. Como nunca la hemos tenido tanto, habia que ser feliz aun así. Y yo defiendo que, independiente de lo que pase económicamente, hay que tener un compromiso de felicidad con uno mismo. Como se dice por aquí en España: "a vivir (felizes!) que son dos días". A parte, no se puede olvidarse de informarse, de ser críticos socialmente, políticamente, de luchar contra la desigualdad y no acostumbrase a verla todos los días por las aceras, desde las ventanas cerradas o blindadas de nuestros coches o entre las rejas de las prisiones domiciliares que se transforman las ventanas de nuestras casas. Los medios de comunicación en España, y El Pais es uno de los que más, denuncian, diariamente, el despilfarro o el mal uso del dinero publico español. En Brasil la gran masa solo nos enteramos después de que haya pasado algún escándalo y que la prensa dominante ya no pueda más contenerlo. Y la televisión y la radio publica, eso sí, tiene un histórico olvido en Brasil. A pesar de todo eso no me canso de "sentir saudades" de mi Brasil amado, a esa gente que no es política, no es salud publica, no es prensa, no es 6ª potencia económica, no es la portada de periodicos, es GENTE. Y nos hace sentir más gente cuando uno entra en el ascensor a las 7h y escucha del trabajador (ascensorista) un caluroso "Bom dia, minha filha". O la vecina que te dice: "Oi, meu amor, tudo bom?". Y qué decir del vendedor ambulante, bajo un sol de 40 grados, en chanclas, cargando un peso enorme en los ombros y que cuando le llamas, te dice: "O que a madame vai querer?". Es imposible salir de un momento "madame" sin reirte! Solo con esto ya tienes la cuota de "alegría" de tu día. En Brasil no hay, en el horario de la comida, un agresivo "estamos cerrados, ahora solo a las 17:30". Tampoco la policia pregunta a un escritor estrangero, a dos días de llegar al país para presentar su libro, si él fue retenido alguna vez, solo por ser negro y estrangero... Es imposible salir de un momento "ya fuiste retenido alguna vez" sin cabrearte. Solo con esto ya tienes la cuota de "melancolia" de tu día. SAUDADES BRASIL. Pronto vuelvo.

Desculpe, Miguel, esqueci de mencionar os ateus, que merecem o maior respeito. Pierre Verger era um fotografo rico em Paris dos anos 30, ateu. Migrou para a Bahia e fez um lindo trabalho de reconstituição das rotas dos navios negreiros e passou para a escrita a língua iorubá africana, que era apenas oral. Estudou a fundo as religiões africanas e foi homenageado no camdomble com o maior título da religião, tornando - se Pierre Fatumbi Verger. Fatumbi: olhos que vêem tudo. Morreu ateu com 94 anos em Salvador

Es verdad, querida Gabriela y colega, que la vida es un descubrimiento contínuo, así como la curiosidad por conocer es el alma de la creatividad y de la felicidad y la esencia del periodismo.
Te deseo que descubras las mejores esencias de mi España y que sigas desde ella amando a este magnífico Brasil, mosaico de vitalidad y contradicciones, como lo es la vida.
Un gran abrazo


To: juanjosearias@hotmail.com

Es que, querida Claudia, yo le debo mucho a los brasileños que me han enseñado el arte de saber vivir feliz sin necesidad de poseer mucho.
Un abrazo

To: juanjosearias@hotmail.com

Su comentario, querido Sapo, ha sido un complemento fundamental a mi texto. Y puede leerse en el contexto actual español de desánimo generalizado. Su texto explica magníficamente la paradoja de por qué los brasileños, la mayoría de los cuales son más pobres que los españoles en crisis, no se sienten infelices,
Gracias por su comentario que ayudará a tantos lectores a entende mejor la paradoja brasileña.
Un abrazo

To: juanjosearias@hotmail.com

Lo que más honra, al ser humano civilizado, Paula, es la capacidad de dialogar con sus semejantes y saber entender y respetar las ideas ajernas aunque no siempre coincidan con las nuestras.
Gracias por sus reflexiones.


To: juanjosearias@hotmail.com

Mejor síntesis de por qué en Brasil, no hay infelicidad como en España, imposible, querido Eduardo. Ni yo hubiese sabidfo sintentizarla así de claro.
Mil gracias

To: juanjosearias@hotmail.com

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal