Juan Arias

Las polémicas cuotas para negros en Brasil

Por: | 11 de mayo de 2012

Cuotas para negros
La decisión, tomada por unanimidad, por el Supremo Tribunal Federal de Brasil, de introducir la obligatoriedad de destinar un 20% de cuotas para negros en las Universidades públicas
ha sido recibida más bien con reservas y hasta críticas abiertas por parte de la sociedad, que la han tachado de populista.

Las motivaciones del Supremo, que responden a la voluntad de una parte de las izquierdas políticas, son claras: existe en brasil una fuerte deuda histórica con los que llaman de afrodescendientes, es decir, los herederos de los antiguos esclavos llegados de África que fueron liberados en 1881, pero que no tuvieron entonces acceso a la enseñanza.

Ello ha hecho que los afrodescendientes, o negros como muchos de ellos prefieren seguir llamándose, arrastrasen siempre un déficit educacional que les obligó a hacer los trabajos más humildes y acabar discriminados socialmente.

Desde la llegada de Lula al poder, la cuestión de la deuda histórica con los ciudadanos de color en Brasil se hizo más evidente y urgente y hasta se introdujo una asignatura en las escuelas para analizar la historia de la fuerte presencia africana en el país.

Nació así la idea de las cuotas para negros en las Universidades, dado que los estudiantes negros, al provenir de familias humildes y ser obligados por ello a frecuentar las escuelas públicas, abiertamente inferiores a las privadas, se veían impedidos de ingresar en la Universidad, perpetuando aún más la discriminación social de los mismos.

Los contrarios a las cuotas alegan razones que no siempre son excusas de tinte racista y que no dejan de tener una cierta lógica. Ha habido hasta artistas negros famosos que se han declarado contrarios a las cuotas para negros ya que consideran que es una forma sutil de mantener la separación entre ellos y los blancos y de perpetuar la discriminación a causa del color de la piel.

Si la Constitución de Brasil, en su artículo cinco, sanciona que “todos son iguales ante la ley” y “sin distinción de cualquier naturaleza”, lo que se debe hacer, según los contrarios a las
cuotas, es dar a todos los niños, blancos o de color, las mismas oportunidades y la misma educación de calidad que les prepare indistintamente, a los que muestren capacidad, para el ingreso en la Universidad.

Manos negras y blancas

Además, ¿cómo distinguir a un negro de uno de color menos negro, pero no blanco? ¿Por el examen de DNA?
Difícil medir, en un país tan mezclado como el brasileño donde ya el 52% de la población es considerada de color o no blanca y con tendencia a aumentar, distinguir, por así a decirlo a un negro doc de un pardo.

El gran problema, dicen los que preferirían otras medidas a favor de los más desfavorecidos que no las cuotas, es que la educación en Brasil es tremendamente deficitaria, ya que las escuelas públicas, con profesores con sueldos de hambre y poca preparación académica, son ya de por si mismas una discriminación.

El día en que las escuela pública, a la que por el momento están forzados a frecuentar los hijos de las familias de color, que suelen ser las de renta más baja, incapaces de pagar una escuela privada, esté a la altura de las de pago, se habrá acabado el problema, ya que los negros saldrán de ella preparados como los demás para disputar una puesto en la Universidad.

Mientras tanto, las cuotas, serían la evidencia de que el estado es incapaz de ofrecer a los alumnos negros una escuela que no les impida estar preparados, al acabarla, como lo están los de las privadas para entrar en la Universidad. Dichas cuotas serían la confesión de que en Brasil continúan siendo discriminados, no sólo los negros sino también los blancos de familias pobres.

Al mismo tiempo, ese 20% de cuotas para negros, no son puestos a más en las Universidades sino que tendrán que ser quitados a alumnos blancos que podrían estar igual de preparados que los privilegiados negros.

Más aún, objetan los contrarios a las cuotas, entre los que se encuentran los responsables de varias Universidades, de nada serviría concederles una plaza a un alumno negro que al no llegar con el nivel de estudios necesarios, acabará fracasando, sufriendo una doble frustración, o la Universidad se verá obligada a bajar su nivel de excelencia.

Marcelo Fernandes Limas, un lector del diario O Globo escribió en las cartas al periódico lo siguiente: “¿Cómo explicar a una joven pobre, blanca, de una familia nordestina, que se quedará sin plaza en la Universidad a pesar de los esfuerzos que ella y su familia hicieron para conseguirla, para dársela a un estudiante negro al que ella nunca discriminó y con el que no tiene ninguna deuda histórica?”.

Como se ve, existen argumentos para todos los gustos, lo que revela que el tema es delicado y complejo. De dos cosas no existen dudas: que Brasil posee una deuda histórica con los afrodescendientes, y que ningún estudiante, negro o blanco debería ser discriminado para entrar en la Universidad, si posee cualidades para ello, sólo porque el estado y la sociedad le han negado ese principio básico de las democracias modernas, como lo es la “igualdad de oportunidades”. Eso, con cuotas o sin ellas.
Viñeta sobre cuotas

Mamá, a mi me gustaría aprender a leer y escribir.

!Ya estás, hijo, con tus manías de grandeza!

 

Hay 9 Comentarios

Para se perpetuar a desigualdade basta tratar os desiguais com igualdade, dessa forma sempre será mantido o desequilibrio, para acabar com isso somente tratando os desiguais com desigualdade até que os fatores que permitiam a desigualdade anterior acabem, para isso servem as cotas. Como não existem "raças" em termos biológicos na especie humana, a determinação de ser negro, pardo ou não é decidido por outro ponto: cultural, de autodeterminação como o fazem as universidades, o candidato a vaga tem de se autodeterminar como negro, pardo ou indigena, algumas ainda bonificam no caso de originário de escola pública, mas mesmo assim todos se submetem ao vestibular, com excessão da UFPA até onde sei que tem uma vaga garantida para indigena sem a prestação do exame.

Prezado Sr Juan Arias:
Na minha modesta opinião,para um "afrodescendente" brasileiro, os vocábulos negão, neguinho, crioulo, mulatinho, negro, tanto podem significar uma forma de tratamento carinhosa e descontraída entre amigos, como por exemplo, em um jogo de futebol ou uma reunião em um bar, como podem também siginificar um insulto, uma "bofetada no rosto": tudo depende do contexto em que é pronunciado!A ascensão social do brasileiro de cor só se dará pelo estudo e onde estão as nossas escolas?Fiz os meus estudos fundamentais em escola pública, numa época em que os professores eram respeitados, temidos alguns até pelos alunos, pelo seu rigor.As matérias, à força da repetição, eram fixadas na mente dos alunos - ainda hoje, decorridos muitos anos ainda me recordo de muita coisa que era ensinada dos rudimentos de francês e latim.Fiz faculdade sem precisar de cursinhos, como muitos contemporâneos meus; fiz concursos sem precisar de preparação especial.Não há nessidade de cotas; o que se faz necessário é um ensino público de qualidade e seriedade e aplicação dos alunos também!
Abraços!
Miguel

Juan,
Quando, durante o governo Lula, entrou em pauta o assunto "cotas", muita gente pensou como eu: vai dar merda! E após a decisão suprema do STF a merda está institucionalizada. Mas essa coisa de cotas a “torto e direito”, principalmente na educação não é boa? Claro... que sim e não! Em discurso político aumenta a cotação de qualquer candidato e pode até dar reeleição; cidadão consciente que sabe da dura desigualdade econômica do país empunha a bandeira e vai as ruas pelas cotas; muitos negros acha justo justíssimo como pagamento de uma dívida histórica com a “mama África”; dá um ibope danado na mídia e etc e tal também! Parece que tudo é um problema de “cor” uma vez que, o brasileiro é um formado pela maravilhosa mistura de várias raças! Somos um povo “moreno” que de repente vem se declarando “negro”, ops, afro-descendente ao IBGE-Instituto Brasileiro de Geografia e Estatística. Não se sabe ainda se pelo “efeito” Lula ou efeito cota. Agora ficou proibido ser branco pobre, moreno claro e crilouro e para ter acesso às universidades públicas o jeito é declarar-se preto, ops, afro-descendente. Mas e os negros? Nada mais lógico do que se declarar branco. E abrir mão das cotas (5% escola pública, 7.5% se negro)? Claro. Declarando-se branco, os afro-descendentes matam vários coelhos com uma cajadada e se livram do assédio moral (entrou pelas portas do fundo, hipossuficiente, burlou a constituição no seu Art. 5º), da discriminação racial (“se liga Brasil eu sou brasileiro”) e do “escambal” também! País rico é pais sem miséria, o futuro é agora e a presidenta quer uma 6ª potência em desenvolvimento humano, o que inclui a desconcentração de riquezas, melhoria de IDH, da educação,etc.

Alguns dados do TER-Tribunal Regional Eleitoral/15-07-2008: dos cerca de 129 milhões de eleitores, 8 milhões são analfabetos(6.2%); 72 milhões (56%) não terminaram o ensino fundamental e apenas 4.5 milhões(3.49%) possuem curso superior!

El Supremo Tribunal Federal por 10 votos a 0 decidio q son legales las cotas raciales da UnB (Universidade de Brasílía) 20% para negros y pardos pero tb decidó por 10 votos contra 1 q són legales las cotas sociales de otra universidad federal, la del Rio Grande do Sul con 30% de cuotas para quien hizo la secundaria en escuelas publicas. La administracion Lula ha duplicado el numero de estudiantes en las 'universidades federais' por lo tanto hay ahora mucho mas vacantes q eses 20% de cuotas dados a negros y pardos y entonces no se quito nada de nadie. No hay exactamente una discriminacion racial pq blancos, hasta rubios y de ojos azules, tb frecuentan la mismas escuelas publicas q negros y pardos. En Brasil no hay como decir ni q Pelé es negro ya q por experimentos cientificos de genetica através de examenes de DNA mitocondrial ya se encontró negros de piel casi azul en distintos puntos del país (hasta mismo en la considerada negra Bahia!) con 60, 70% o mas de herencia genetica blanca europea. Y tampoco hay una cuenta oficial d elas colores de piel, en el censo son aceptas las declaraciones de los entrevistados. Hoy en día los tiempos son otros, hay 'n' ONGs, universidades publicas y privadas, centrales sindicales, entidades de clase, escuelas privadas, empresas, iglesias etc que proporcionan de manera gratuita cursos, clases, preparatorios no solo para los examenes de admisión (mismos entre los negros y pardos q se beneficiam de las cuotas hay competencia entre ellos, solo entram las mayores notas) y para el refuerzo de aprendizaje para mejor adaptacion a las universidades. Increíble es q un pueblo (la clase media tradicional) considerado generoso (pero q en verdad no pasa de mezquino y egoísta) es incapaz de ver los beneficios para el futuro del país las acciones afirmativas y políticas sociales q són 'n' veces mejores y cambian de facto las cosas mas q la inmovilidad y el 'no hacer nada' en el pasado auspiciado/patrocinado por sus propios padres, abuelos y demas ancestros. Y mira q soy exento, soy 'branquinho' y mis hijas fueron de la primera generacion de blancos a 'sufrir la competencia' de cuotas de negros, pardos, índigenas y egresos de las escuela públicas. Até que enfim alguma coisa q prestou para os americanos vai tb prestar para o Brasil!

Tema éste peliagudo donde los haya. Sobre la cuota para negros en la universidad observo en el artículo del señor Arias demasiados argumentos seleccionados en contra de las cuotas y apenas uno a favor de la cuota: que existe una deuda histórica con los negros en Brasil. Ya sólo esta última compensaría por sí sola la retahila de argumentos en contra, pero en fin, esto es Brasil, y para la acomodada clase media brasileña de las "chácaras" de fin de semana, que es la que suele tener acceso a INTERNET, esto del tema de los negros......y de las cuotas para negros......como que no ¿verdad? Cuesta.

Tal vez habría que empezar por el primer argumento en contra de las cuotas, que es el mayor ejemplo revelador de la gran falacia del "sistema democrático liberal". Todos somos iguales ante la ley y tenemos las mismas oportunidades. Bien, quien se crea eso, y todavía hay millones de personas que siguen creyendo en papa Noel, los Reyes Magos, el sueño americano, la tierra de la oportunidad y otras zarandajas, supongo que será el mismo que se va hacia el centro ¿verdad, señor Arias?

El segundo argumento, de cómo distinguir a un negro de quien no lo es, pues me parece el argumento más sólido de cuantos se han manejado en el artículo, pues es cierto que en Brasil es un auténtico laberinto averiguar quien es negro o no.

Sobre el argumento de que cualquier negro que acceda a la universidad, por estar poco preparado, acabará fracasando, pues ahí como que no. Hay tantos ejemplos que abundan de que eso no es así, que basta con echar un vistazo a España, donde su universidad masificada es la pensión de la mae Joana, y donde su nivel de exigencia en los últimos años es tan bajo, que yo apostaría mis ahorros A que en España colocan a un oligofrénico o a un retrasado mental a cursar una carrera........Y APROBARÍA CON MEDIA DE NOTABLE!!!!! Tampoco necesitabn cuotas, pues ya acceden a la universidad directamente sin demasiados esfuerzos. Pero esto nos desviaría hacia otro tema, que no viene al caso ahora. Los oligofrénicos titulados de España también votan hacia el centro.

...absurdeces...la inteligencia del cerebro de los humanos no entiende de colores de piel...las circunvoluciones cerebrales van por libre...¡qué extrañas decisiones toma esta gente del siglo pasado!...por juventud y número se les acaba el negocio que tenían montado...

Juan, lo peor no es eso... Lo peor es que el STF legitimó el 'tribunal racial' julgador de la color de la piel. Como una pesadilla orwelliana, no importa cual es la color de piel que usted crees que tien, pero la color que ellos decidirán. Esa fue la más terrible decisión de la Corte Suprema desde su omisión en el golpe de 64.

Buena síntesis Juan. Por mi parte, estoy en contra de la imposición de cuotas de toda clase, aún de mujeres en la política o altos cargos ejecutivos; ya que a las personas debe dárseles lugar por sus capacidades y posibilidades reales, al margen de otras características que no tienen relación con las mismas.
Hasta los cupos de vacantes y becas son bastante injustos, porque puede acontecer que haya exceso de personas candidatas muy capaces pero económicamente pauperizadas.
Cuando la formación y accesos dependen más que nada de lo económico... ¡ya vemos la situación planetaria que han creado los más adinerados y poderosos!
País con población pobre de formación, resulta en una masa social de pobre criterio y manipulable; lo cual convierte al país en "bananero", avasallable, que queda relegado a ser proveedor de materias primas mientras tenga algo para saquear o explotar abusivamente. (A la larga, terminará como territorio árido e indeseable, por inhóspito y atrasado desde todo concepto).
Si no se produce un fuerte cambio social planetario en tal sentido, el futuro será la existencia de tres o cuatro grandes ciudades fortificadas en burbujas, exclusivas para la clase más alta y servidumbre selecta. El resto del planeta será zona de cultivos y minería, entre bolsones de tribus de humanos que vivirán peor que primates. Pero dichas ciudades no durarán mucho, porque no habrá servidumbre suficientemente bien preparada para poder realizar buen mantenimiento de la infraestructura y solucionar eficazmente toda clase de imprevistos y fallas de materiales. A la larga (no más de un par de décadas), quedarán desprotegidos y se verán superados por las "hordas" de "los otros" (los pauperizados y degradados a primates).
Por todo esto, si los adinerados poderosos fueran realmente inteligentes, tratarían de evitar dicho futuro desde ya, volviéndose filántropos o, como mínimo, mecenas de aquellos que tienen talentos y condiciones. Pero como es imposible saber quiénes destacarán hasta que no tengan al menos la educación primaria completa (la genética no puede determinarlo, ni estudios muy tempranos)... ¿Cómo no tratar de evitar que nadie padezca consecuencia de desnutrición y malos tratos en su más tierna infancia, o que sean educados de modo inadecuado?
Basta imaginar a África, Asia y AMérica sin más yacimientos para explotar, ni consumidores que puedan pagar por nada. Las grandes fortunas de hoy serían más que nada papeles pintados y, lo que valdría carísimo, no sería la tecnología, sino los alimentos y agua potable. Alimentos que no se podrían producir en cantidad necesaria dentro de las ciudades y, por el riesgo y costos de producción en "zonas salvajes" (muy hostiles), se volverían a crear mini élites entre ellos para terminar matándose entre sí.

Supongo que ya habreis visto esto. Yo lo encontré el otro día por la red y precisamente hoy lo comenté con un compañero que también había dado con ello. ¿Qué es? podeis judgarlos vosotros mismo. Es un movimiento social...una reivindicación...un grupo de personas...no importa lo que sea exactamente lo realmente interesante es lo que les une. Para los que trabajamos en algo relacionado con la tecnología, esta gente ha venido a alumbrar nuestro camino, pues le han dado una nueva visión a todo este mundo. Bajo su lema "la emoción nos pertenece" muestran cómo la tecnología es capaz de emocionarnos. Yo he visto sus videos y la verdad, se me ponen los pelos de punta. Inlcuso en twitter, ya hay varios personajes famosos que hablan de ello. Os dejo la web y no dejeis de verla porque es realmente interesante!

http://www.nospertenece.com/

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal