Juan Arias

Brasil prepara un “choque de capitalismo”

Por: | 14 de agosto de 2012

Al hilo del interesante debate originado ayer en este blog sobre el por qué Brasil crece poco, el debate por cierto más denso hasta el momento, la noticia de hoy es que el gobierno de la Presidenta Dilma prepara un “choque de capitalismo”, como lo ha definido la prensa.

Se refiere a las medidas anunciadas para dar una inyección a las infraestructuras del país, las más castigadas y que según algunos observadores son más de tercer mundo que de un Brasil sexta potencia económica.

La inyección puede llegar a los 20.000 millones de euros (50.000 millones de reales), en los proyectos para mejorar aeropuertos, puertos y carreteras. Entre ellos figuran la renovación de los aeropuertos más importantes del país congestionados desde que la clase media baja ha empezado a volar; las concesiones para construir cinco mil kilómetros de carreteras y ocho mil kilómetros de tren, un medio de transporte prácticamente inexiste en este país. En el proyecto de ferrocarriles entra el tren de alta velicidad tantos años soñado entre Rio y Sâo Paulo, con un presupuesto de 32.000 millones de dólares.

Se le ha llamado “choque de capitalismo”, porque el gobierno va a abrir la mano a las llamadas “concesiones” o entrada del capital privado en dichos proyectos. Dilma, ni queriendo, podría llamarlas privatizaciones porque se trata de una palabra tabú en su partido, el PT, que siempre levantó su bandera contra las privatizaciones hechas por el expresidente Cardoso.

Quizás sea exagerado llamar de “choque capitalista”, a lo que Dilma prepara para revitalizar una economía que parece cansada, porque aún en esas “concesiones” permanecerá fuerte la presencia del Estado, más bien inclinado hacia una economía mixta en la que al mismo tiempo que se empiezan a abrir espacios mayores a las iniciativas privadas, el gobierno mantiene una consistente política social para acabar con la pobreza del país y mejorar esa atávica desigualdad social, una de las mayores aún del Planeta.

Ese “choque de capitalismo”, aunque se trate más de un eufemismo que de una realidad, ha sido sin embargo bien recibido hasta por el mundo económico progresista.

Miriam leitãoAsí, la experta en economía, Míriam Leitão, socialdemócrata convencida y aguda analista de este país, con fuerte componente humanista, en su columna de hoy en el diario O Globo, “PIB encogido”, traza un panorama del estado actual de la economía. Y acaba diciendo que ojalá ese “choque de capitalismo” sea cierto. Refiriéndose a la Presidenta Dilma escribe: “Que se de prisa porque está ya llegando a la mitad de su mandato”.

La comentarista critica una de las plagas de Brasil “la incapacidad de pensar a medio plazo, tanto del gobierno como de las empresas y hasta de las entidades bancarias”.

Para ella, en términos del crecimiento del PIB “es un año perdido”, ya que va a crecer bastante menos que el año pasado. Recuerda que las previsiones para este año eran de un PIB del 4,5% y ayer mismo fue rebajado a un 1,8% y aún podría encoger más.

El crecimiento de la industria para este año estaba previsto en un 5% y se habla ya de una caída del 1%.

Hay más. La producción de bienes de capital, cayó 12,4% en este primer trimestre. El gobierno invirtió en el primer semestre sólo un 18% de lo que podría y las estatales, exceptuada Petrobrás, invirtieron un 19% de lo que podrían haber invertido.

Dicho de otra forma, las inversiones aplazadas de las grandes empresas son de 95.000 millones de dólares.

Según Leitão “el país invierte menos, porque va a crecer menos, y va a crecer menos porque no invirtió”. Recuerda que Brasil no se puede olvidar que “el mundo va a seguir dando dolor de cabeza” a las economías, porque se trata de una crisis larga.

La analista recuerda al gobierno que no bastan políticas sectoriales a empresas concretas sino que son necesarias medidas que “favorezcan la economía como un todo, al mismo tiempo que se desatan las inversiones”.

Un lector me ha preguntado ayer por qué traje a mi blog lo que sobre la economía de Brasil piensan economistas como Bacha y si yo me identifico o no con ellas considerándolas demasiado neoliberales.

En primer lugar, hoy se esfuman cada vez más todas las etiquetas del pasado. Partidos de izquierdas se muestran a veces más neoliberales que muchos conservadores. Lula mismo, en Brasil, triunfó no poniendo en juego la política económica que le pedía su partido de izquierdas, sino continuando la política neoliberal de su antecesor Cardoso, hasta el punto que dejó al frente del banco Central a Henrique Meirelles, el mismo del gobierno anterior.

En este blog lo que yo intento es dar a conocer a los lectores lo que los expertos brasileños piensan del país tanto económica como políticamente. Y en ese caso, lo que yo piense es menos importante.

Pero ya que me lo preguntan creo que la mejor política es la socialdemócrata, que sabe conjugar creación de riqueza, sin prejuicios ideológicos y sin viejos clichés nacionalistas y proteccionistas, con una fuerte política social que cree bienestar para todos los ciudadanos sin distinción y achate las enormes e injustas desigualdades sociales.

Esta fuerte presencia del Estado que asegure el bienestar social se hace aún más indispensable en paises como Brasil donde aún un 10% posee el 80%  de las riquezas del país, donde aún existen 12 millones de analfabetos y donde el 70% de la población apenas si sabe escribir su nombre y leer deletreando y al que le es prácticamente imposible leer un libro.

Ello se debe a que aún hoy, con todos los avances innegables llevados a cabo en el campo de la enseñanza, el 40% de los alumnos de la primaria sale de la escuela sin saber leer y escribir bien y sin ser capaz de entender un texto.

Y a nadie se les escapa hoy que un país en el que la esclavitud y las siguientes políticas de las capitanías dejaron profundas huellas de analfabetismo total o funcional, creando las enormes bolsas de desigualdad social, o coloca la educación y el saber en general en la preocupación número uno, o nunca saldrá de su pobreza ancestral.

Lo sabe muy bien Dilma, que ha hecho de la luccha contra la pobreza su principal bandera bajo el eslogan “Un país rico es un país sin pobreza”. Es cierto. Sin pobreza y con educación, aunque Dilma sabe muy bien que no puede existir una educación eficiente entre gentes que tienen que luchar aún por su sobrevivencia y hacer trabajar a los hijos menores para poder comer.

Hay 30 Comentarios

Brasil es un muñeco inflado. Juegan de ser potencia mundial, y lo cierto es que uno va allà a lugares que lo que dan es làstima. Yo visitè una de los estados de norte, y es increìble ver en una capital y en barrios supuestamente "de gente de plata" las calles todas descuidadas y con huecos. Està bien, sabemos que Brasil es un paìs tercermundista, y que es una sociedad dividida y miserable como muchos paìses en latinoamerica, donde los ricos son tan ricos que dan asco, y a los humildes los condenan a las fabelas, y en lugar de ayudarles a que su condicion sea un poquito mejor, se dedican a sacarles plata a extranjeros llevandolos de "tour" a dichas fabelas. Esa es la mentalidad de mierda que hay en Brasil. Y las universidades en Brasil? Una ridiculez, una completa broma. Ahora becan a estudiantes para ir allà. Y lo que no sabe màs de uno, es que se pueden dar una sorpresa al ver la infraestructura de mierda que tienen en las universidades publicas (excepto quizas en las mejorcitas), un sistema educativo de profesores que se dan el lujo de irse de vagos a una huelga que dura 4 meses, dejando a los estudiantes comiendo mierda, y ellos si recibiendo su sueldo mientras "protestan". Asì cualquiera protesta.

Ah, Latinoamerica!!! Es mejor reir, para no llorar :)))

Visto lo visto, a saber lo que entenderá el señor Arias por socialdemocracia. A mi me da la impresión de que ha vivido demasiados años adosado al Vaticano jejeje. No se me enfade.

Pido disculpas a la señora U, pues ahora que me di cuenta que es una mujer.

No conozco a la periodista Leitao, así que no voy a opinar nada sobre ella. Pero a respecto de una serie de comentarios que se han dicho sí quiero decir una cosa. Al menos en España desde hace aproximadamente unos 30 años sufrimos lo que podría denominarse LA DICTADURA DE LOS PERIODISTAS. En otros países que conozco, entre ellos Brasil, cuando en televisión, por ejemplo, se realiza un programa en el que se va a hablar de política, generalmente se invitan a científicos políticos, sociólogos, políticos, etc. Si se va a hablar de Filología, se acostumbra a invitar a filólogos preferentemente. Si se va a hablar de Química orgánica, se invita a químicos, bioquímicos, etc. Si de lo que se va a tratar es de enfermedades mentales, se suele invitar a psiquiatras, psicólogos, etc. En España no. En España generalmente se suele convidar a periodistas para hablar tanto de un roto como de un descosido, y así tenemos que en España los periodistas vienen siendo como una especie de artistas del Renacimiento versados en política, Físicas, medicina, psicología y sexo de los ángeles todo junto y de vez. Son enciclopedias ambulantes. En los grandes debates, por un experto en la cuestión que se esté debatiendo, ustedes encontrarán una docena de periodistas haciendo de relleno, versados en todas las cosas y otras muchas más jejeje.

Es muy cierto que todo poder corrompe y lo hace, si puede, sin limitaciones y tiende a perpetuarse, incluyendo el de la prensa a su servicio como muy bien advirtió Pulitzer que, de eso, sabía muchísimo. Ocurre que hay poderes que lo ejercen sin ocultarlo y defienden una legítima, equitativa e imparcial información y opinión sostenido en la libertad de expresión que reúna tales virtudes y otros, en cambio, presumen de lo que esconden y ocultan valiéndose de medios de comunicación muy dependientes donde aquellas cualidades brillan por su ausencia.

Después de 50 años ejerciendo este oficio de periodista, querido Alethos, uno ya está curado de sustos. Siempre odié las etiquetas y creo sólo en la libertad de prensa al servicio de la gente, no del poder, de todos los poderes ya que hasta los mejorees tienden a corromperse y perpetuarse. Eso es todo.
Un gran abrazo

To: [email protected]

The wall suena allá fuera. Sus martillos se hacen vivos, pero no lo son más, que míseras etiquetadoras. Me marcan con un nombre, apellidos y genero, como si mi proprio fenotipo no especificase, después con motes de una época que no había bulling, seguidamente me hacen estudiante, trabajador, parado, soltero, casado, de izquierdas, de derechas, de algún lado o de ninguno, pero es incesante su trabajo de etiquetar, de olvidarse de la esencia del texto y de quedarse con el titular.
Veo que por aquí hay muchos lectores de 20minutos(es un ejemplo de la nuevos medios de comunicación, que por cierto me encanta.) que se quedan en los titulares y no en el texto. Sé que la vida es fugaz y que cada vez tengamos menos tiempo para quedar con las fragancias. Vemos discos de colores a alta velocidad: Todo blanco. Y seguimos titularizando a personas por ser más blancas o menos blancas. Siendo que todos somos discos de colores. Qué más da el posicionamiento ideológico de la Sra. Leitão, si no es ella la idea y si lo es su texto. Es en el gaseoso de las colonias que sentimos las fragancias y no en el líquido.
Tengo para mí que no tardarán mucho en etiquetar-le profesor como miembro de la distinguida orden del PIG.

Total y absolutamente identificado con lo expuesto por el señor Carlos sobre Miriam Leitao y con su referencia al bloguero que se alimenta , y al parecer se identifica, con lo que divulgan periódicos tan socialdemócratas como Globo, Folha, Estadão, Veja, Época y similares y, cómo no, con uno de los más fieles y leales representantes de ésa "socialdemocracia" que responde al nombre de Reynaldo Azevedo.

Cuando veo los comentarios de las personas me siento muy triste,,deberian hablar de ideias, no tonterias.
Brasil tiene la mitad de Sudamerica, por lo tanto , tiene lo mejor y lo peor de sudamerica, hay provincias como San Pablo que es muy rica pero hay otras como Acre donde hay trabajos escravos, grilleros, muertes por la lucha de la tierra y muchas veces la policia suele poner las mujeres en carceles junto a los hombres, asi es el País.
Bueno volviendo al tema ...
En el sur de Brasil los ferrocarriles que eran gobernamentales (RFFSA) fueran alquilados a una empresa llamada ALL (America Latina Logistica) es la misma empresa que hoy administra los ferrocarriles en Argentina....NO voy hablar de esa empresa en Argentina pues no me atrevo, pero en Brasil, esa empresa (que es norte america, si no me equivoco, esta ubicada en el Tejas), cobra el frete mas caro do que los fretes cobrados por los camiones, y como solo hay uno ferrocarril, las cooperativas no tienen mucha opcion....(no olvidemos que para grandes quantidades de carga el ferrocaril suele ser mas barato que el modal rodoviario).
Por ejemplo, en Italia, se quieres ir de MIlano al sur, hay dos ferrocariles, uno estatal y otro privado, pero en Brasil...
En EEUU los principales estados agricolas (Ohio, Indiana, Iowa, Ohio, etc), la condición rural allá en los EEUU es muy organizada, todas las carreteras y las rutas desde la propriedad agricola hasta las cooperativas son pavimentadas, en Brasil, solamente las rutas principales son pavimentadas y, ojo con eso, mal pavimentadas, siendo que en la epoca de las cosechas es muy comun ver parte de la producion esparcida por las rutas.
O sea, ni toda la plata del mundo cambiaria el Pais, siendo el brasileño un pueblo perezoso, feo y burro (soy brasileño pero no me ilusiono con el pueblo).

A mí me gusta Miriam y como Juan, creo que es de tendencia socialdemócrata. Al contrario que Juan, creo que no sabe mucha economía, por la sencilla razón de que es periodista y no economista com estudios de postgrado en economía.
Pero me gusta seguirla en Internet y me cae bien.


Lo siento Sr. Carlos, pero usted está equivocado. Miriam Leitão es una de las periodistas más apreciadas y admiradas en este país desde hace más de 20 años, que ha entrevistado a las mayores personalidades internacionales de la economía. Es una periodista especializada en economía como pocas. NO es de derechas. Es una socialdemócrata, que ha siempre defendido las causas de los más desheredados y ha denunciado todos los atropellos a los derechos humanos.
Lo que es justo es justo.
Un saludo

To: [email protected]

Miriam Leitão conoce tanto de economia como el sr Arias e la maioria de los mortales comunes conocem de Fisica Cuántica. Sus escritos son pura ideologia de derecha, muy malos y muy pobres de contenido. Es una negativista: todo va mal en Brasil y la culpa es de Lula. Es vocera de la Globo, del Partido de la Prensa Golpista en Brasil. Por favor sr Arias, mas cuidado con lo que usted reproduce de la prensa de la derecha de Brasil.

Y el Sr. González es tan naïve que sale al paso de un post de alguien que lo único que busca es provocar una cadena de comentarios "insultuosos" .
Al contrario que el Sr. González, no me pronuncio sobre si los chilenos son arrogantes, soberbios o bananeros porque no los conozco a todos.

El sr. Eduardo es el típico brasilero nacionalista. Su país en lo único que es potencia es en fútbol, producción agrícola, etanol y hierro, así como en algunos productos industriales (automóviles y aviones de menor tamaño). Pero aun es un país con altíisimos niveles de pobreza, uno de los mayores índices de analfabetismo de continente y una desigualdad de ingresos escandalosa.


No joda, señor Eduardo. Yo no soy español y al igual que usted los encuentro arrogantes y soberbios, aunque hay honrosas excepciones. Pero no nos venga a decir "bananeiros" a los demás latinoamericanos. Eso habla muy mal de usted y demuestra una enorme ignorancia. En Chile, Argentina y Uruguay no se producen bananas. Así que de bananeros nada. Si usted biniera a Chile se daría cuenta que mi pías se encuentra mucho m´pas desarrollado que el suyo, aunque también mantiene una desigualdad de ingresos escandalosa y un sistema de salud y educación totalmente privatizado. Pero somos más modernos. ¿Es eso motivo de orgullo? No lo creo. Puede que nuestras autopistas sean mejores que las brasileras y que todo acá sea más moderno, pero eso no es un indicador del desarrollo de un país. Los países los hace su gente, y nadie puede ser potencia si tiene decenas de millones de personas en la más abyecta pobreza.

Brasil e uma potencia mundial. Os paises que mandam no mundo sao Eua, China,Alemanha,Franca,Gra-Bretanha,Russia,India e Brasil.Europa nao e um pais e si
um continente. Morram de inveja espanhois falidos e hispano americanos bananeiros.


Tristísimo, Alethos, tu comentario, pero real, nacido del dolor y la angustia de los que en estos tiempos sin luz caminamos tras haber dejado echos jirones nuestros sueños y esperanzas.
De cualquier modo, siempre he creido que la luz acaba haciéndose hueco entre las tinieblas y que un día volverá a iluminar las lágrimas de nuetro rostro, ya menos joven, con más arrugas, pero igualmente firme en la defensa de los que nacen sólo para los ataudes como tu dices gráfica y dramáticamente.
Un gran abrazo

To: [email protected]

De acuerdo, Sr. Bustelo. Tiene usted razón. He sido muy pejiguera con lo de la nomenclatura. Lo reconozco. Me disculpo por ello.
Con una cerveza por delante, podemos discutir de economía política hasta el amanecer sin tener que partirnos la cara jijiji

Nace hoy un niño. De la sangre de su madre y de sus propias mucosidades está provisto al nacer. Desnudo, cansado por la lucha de vivir, le cortan el cordón y le hacen llorar. El primer llanto suele ser alivio para padres. Pero a este niño de hoy no vino un llanto. Vino un lamento. Un sollozo de tristeza al contemplar que su principio era triste, lúgubre, insustancial. Que no era distinto de nadie. Y que al mirar a la sala no distinguía a nadie, no escuchaba a nadie y nadie le escuchó decir que nació con melancolía de un tiempo que cada individuo o era per se. Ahora sabía él, al instante que dejó de ser madre para ser hijo, que sería un número en estadísticas, una cuenta en el banco más, una matrícula más en una escuela cualquiera, un seguidor más de una religión, un votante más de un político más, un ataúd más. Nada de lo que hiciera seria de provecho, pues nació en este tiempo. Igual que a los demás niños. Son productos de juegos sociales. No son libres, pues jamás entenderán la libertad.
Viajamos hacia el mar de la ceguera sorda-muda, la realidad es operante, la ceguedad negra; nadie controla a nada, nada controla a nadie; la inercia es la única fuerza real pues toda energía es nihilista: “Historiae est mortuus”. Motivos, causas, porqués: ya no nos incumben. Revitalizamos etiquetas, rótulos, insignias de melancólicos tiempos que entendíamos, que respirábamos, que luchábamos, por puro placer intelectual. Ya no somos quien éramos. Navegamos por delante de la Luz. Nada está iluminado. Vivimos en oscuridad. No hay ideologías, religiones o culturas. Ni diestra ni siniestra. Éter. Moralidades ficticias. “Statu quo”. Solamente las agujas de los relojes cambiarán.

Una última cosa.


El dilema no es tanto entre keynesianos y neoliberales o "monetaristas" (como se les decía en los '70). Porque a fin de cuentas Keynes nunca se pronunció sobre quién debía pagar los costos de un ajuste fiscal o una devaluación interna. Ese problema no es económico, sino político. La economía no tiene nada que decir al respecto, porque a las finales, cuando se decide a quién hay que cobrarle la cuenta, lo que pesan no son los argumentos técnicos sino el peso político de cada grupo social. Por eso el costo casi siempre (y mi país es el máximo ejemplo de ello) lo paga la clase media y los más pobres, y casi nunca los banqueros y los grandes empresarios.


Por esa razón anterior el dilema europeo no es tanto entre austeridad vs. gasto, sino el problema de entre quiénes -y en qué porcentajes- se reparte el pastel.

Totalmente de acuerdo con usted, señor Bustelo. De hecho, sería entretenido que nos tomáramos unas buenas copas de vino (de mi país, eso sí) y pudiéramos conversar. Pero bueno, este es un blog.


PD: la moda neoliberal lleva 30 años en Europa, pero en Chile lleva 40 años. No lo olvide. Acá estamos hasta la tusa con el modelo, lástima que los partidos que se dicen de izquierda o socialdemócratas hacen lo mismo que los de derecha. Igualitos al señor Arias. Y espero que ese caballero haya disfrutado la excelente canción de Víctor Jara cuya letra incluí en un comentario anterior. Se llama "Ni chicha ni limoná" (es decir, ni de aquí ni de allá, de es que están donde calienta el sol).

Señor González, a mi que me registren! No arremeta contra mi, sino contra los "medias tintas" de los Arias y compañía jejeje. OPuedo estar perfectamente de acuerdo con lo que usted ha dicho. No pasa sõlo en Chile, en España también, lo que pasa es que la prensa no lo recoge jejeje.

Hay clases sociales? Claro que sí, sólo faltaría.
Hay lucha de clases? Hoy con esta crisis más que nunca desde hace 60 años.
Hay izquierdas y derechas? Sólo no hay esa diferencia para quien quiere hacer trampas jejeje.

Pero también hay una cosa que se ha hecho evidente en los últimos 60 años. Se llama "Espiral del silencio", o para que se entienda mejor, aquello que no se dice públicamente porque es políticamente incorrecto y la mayoría que decide le prende fuego. Se sorprendería de la cantidad de profesores universitarios e investigadores que hay en España, que defienden presupuestos de izquierdas y, sin embargo, son callados por los medios de comunicación (no porque los amordacen, sino porque los ignoran). Esas típicas y tópicas frases hechas, topicazos, clichés del tipo "Eso ya no se lleva, no digas estupideces", o del tipo "Uy, que viejo eres, las ideologías ya no se llevan", que es una forma más de acallar la crítica por la vía de la descalifgicación sistemática. Hasta que los propios críticos acaban cuestionándose la coherencia de sus discursos. ?A que todo esto que le estoy diciendo le suena? De todas formas no se preocupe. Todo es cíclico y las modas pasan y se sustituyen por otras modas que ya lo habían sido. No se olvide que el auge keynesiano ha estado de moda en el mundo durante casi 50 años. La moda neoliberal lleva poco más de 30 años. Tiene sus días contados. Esta vez, sin embargo, creo que va a ser necesario algo más que una depresión económica y una gran guerra para desprogramar los dogmas neoliberales de los economistas de todo el mundo.

Brasile s una gran potencia le paso el trapo a los ingleses que quedaron 6tos!

Dígame señor Bustelo, ¿Cuál es la gran diferencia entre Michelle Bachelet y Piñera en cuanto al manejo económico y las políticas sociales? ¿En que uno es más descarado que el otro en aplicar las políticas neoliberales?


Lo mismo vale para Dilma y Lula en Brasil, y sus "diferencias" con el gobierno de FHC, o para el PSOE y el PP en España. Digamos las cosas por su nombre. Entre votar por el dueño del país o por su lelal sirviente no hay mucha diferencia. Claro, unos defenderán el matrimonio gay y los otros no, unos serán aliados de EEUU e Israel y los otros no, pero eso no es lo relevante.


En cuanto al modelo de desarrollo Juan Arias tiene razón, la derecha y la (supuesta) "izquierda" hacen exactamente los mismo, con algunos matices de diferencia.


Pero de ahí a decir que no hay izquierda ni derecha, eso es absurdo, al igual que decir que no hay clases sociales y que cada una de ellas lucha por un trozo más grande del pastel (algo que Marx llamaba la "lucha de clases", que era una mera constatación de la realidad, no un llamado a la división de los países). Más que nunca hoy se puede ver cómo los duieños de toso actúan de conjunto, como una sola clase social. No sé cómo ocurra en España ni me interesa, pero acá en Chile la clase alta (que lo es porque sus abuelos y tatarabuelos también lo fueron) acostumbra a llamar "desclasados" a los que viene de su seno pero que no son de derecha. Incluso, se refieren a ellos como "traidores". Y los demás, para ese segmento social, son los "rotos", la gente "no decente", aquellos que "hay que controlar". Como decía un ministro de Hacienda durante la dictadura, "con una metralleta en la raja todo el mundo trabaja". Así de sencillo.


Repito, no sé cómo funcione España ni me interesa. Acá en los barrios acomodados se vota en masa por la derecha, y ¡ay de aquel que vote por otro partido!. Las clases sociales están más vivas que nunca, y la famosa y manida lucha de clases es una triste pero omnipresente realidad. Cuando se hace pagar a los pobre las estupideces de los baqueros, eso es lucha de clases. Si eso me convierte en marxista, allá ustedes. Yo sólo veo lo que sucede alrededor mío.


La verdadera diferencia entre izquierda y derecha está en la economía política, no en lo derechos de los gays (que no desmerezco en lo más mínimo) ni en la lucha contra el maltrato de las iguanas. La derecha representa los intereses de los grandes empresarios (acá en Chile los gremios empresariales tiene un asiento reservado en los partidos de derecha y son los que dan las órdenes) mientras la izquierda, y en ella incluyo a la socialdemocracias -la de verdad, no a los payasos de la Concertación chilena o del del PSOE español- es la que supuestamente debe defender los intereses de las grandes mayorías, de los obreros, los empleados y la clase media.


¿Fui lo suficientemente claro o es necesario repetirlo?

Vamos por partes, tranquilos, que nos partiremos todos la cara aquí para acabar concluyendo la misma cosa y tomarnos unas cervezas jejeje.

Señor U.- Baje el nivel, que en el foro no todos son economistas. Usamos etiquetas, lógico, para llamar a las cosas por un nombre y evitar así las imprecisiones. Si se usa el mismo código aceptado y consensuado convencionalmente entre los economistas, no tiene porqué existir ningun problema a la hora de identificar el significado de "economía neoliberal", "economía keynesiana y neokeynesiana", y "economía marxista". No creo que haga falta desvelar los códigos y dar una lección aquí y ahora sobre lo que son y lo que significan esos tres paradigmas económicos. Yo desde luego no tengo ni humor ni ánimo para ello. Doy por supuesto que ustedes lo saben. Y como sé que lo saben, dejémonos de coñas, todos sabemos a que nos estamos refitriendo cuando utilizamos las distintas etiquetas. Fíjese que yo no he entrado en defensa de la doctrina económica marxista, pero sí hay una clara distinción entre los dos modelos liberales de economía (el neoliberal y el keynesiano). Esta crisis, curiosamente, tal vez haga posible desenterrar el modelo económico marxiano (no marxista, me entiendo?) para decantar el fiel de la balanza, quién sabe. Desde luego, de lo que estoy ansioso es de ver el final de esta crisis para saber quién ha vencido en este particular duelo dialéctico, si los defensores del neoliberalismo, o los defensores del keynesianismo. Tal vez ninguno de los dos. Pero una cosa me ha quedado clara en estos últimos años. Y es que marx no es ninguna antigualla, y los economistas tal vez deberían releer de nuevo "El Capital" en vez de seguir insistiendo demasiado en una Economía de liberales para liberales. No estoy con ello diciendo que haya que abrazar el marxismo económico, pero sí al menos tener un poco más en cuenta al Maestro, es decir, el sujeto del siglo XIX que mejor analizó e interpretó con diferencia la sociedad capitalista y el sistema económico capitalista en su fase industrial de producción (siglo XiX). Ni Adam Smith, ni David Ricardo, ni Stuart Mill, ni Malthus, ni Say, ni posteriormente los marginalistas y neoclásicos, ni pollas en vinagre. El señor Carlos Marx. Quien sabe si para entender lo que se nos viene encima en este siglo XXI, no haya que retomar de nuevo algunas de las enseñanzas de ese prodigioso hombre. No digo todas, ojo. A veces enterrar a la gente antes de tiempo trae luego estas cosas. La cuestión del uso "derecha" o "izquierda" es para mi tan irrelevante, que ni le doy pávulo. Repito, usted sabe perfectamente a qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de modelo keynesiano o de modelo neoliberal. Y en este sentido, respondiendo ya al señor Juan Arias, desde que con la crisis del petróleo de los años 70 se encaramó el neoliberalismo a paradigma dominante dentro de la Economía, muchos partidos socialdemócratas de Europa es cierto que se han dejado asesorar y se han subido a la moda neoliberal hasta el punto de alejarse de los principios iniciales de la socialdemocracia. El resultado de esa fe ciega e irracional en un modelo como el neoliberal es el que ha llevado a la "Tercera Via" en el centro-izquierda de Europa, por ejemplo. Ya veremos en qué va a quedar todo esto al t´[ermino de esta crisis. Estoy loco por ver el final. Pero que algunos gobiernos socialdemócratas en Europa o en cualquier otra parte hayan aplicado políticas neoliberales en sus países no quiere decir que hayan hecho la misma política que los conservadores o liberales. No confundamos las cosas, señor Arias. Todavía hay diferencias entre un Gobierno del PSOE y un Gobierno del PP, y lo estamos viendo en España de forma muy clara. Es cuestión de que las tendencias cambien de rumbo, como a partir de la crisis del petróleo las tendencias keynesianas cambiaron para tendencias neoliberales. Lógicamente, yo no tengo las respuestas. Si las tuviese, estaría dando conferencias en la ONU y en la Ivy League de Estados Unidos, en vez de estar aburriéndoles a ustedes con mis peroratas. En cualquier caso, es muy divertido, satisfactorio e interesante cambiar impresiones con caballeros como ustedes, señor Juan Arias, señor U, señor Fernández, etc. Un cordial saludo a todos.

La letra completa de la canción de Víctor Jara, dedicada con mucho cariño a El País, a Juan Arias, al señor "U" y a todos los demás que intentan pasarnos gato por liebre:


"Arrímese mas pa' ca
aquí donde el sol calienta,
si uste' ya está acostumbrado
a andar dando volteretas
y ningún daño le hará
estar donde las papas queman."


"Usted no es na'
ni chicha ni limoná
se la pasa manoseando
caramba zamba su dignidad."


"La fiesta ya ha comenzao
y la cosa está que arde
uste' que era el más quedao
se quiere adueñar del baile
total a los olfatillos
no hay olor que se les escape. "


"Si queremos más fiestoca
primero hay que trabajar
y tendremos pa' toítos
abrigo, pan y amistad
y si usted no está de acuerdo
es cuestión de uste' nomás
la cosa va pa' delante
y no piensa recular."


"Ya déjese de patillas
venga a remediar su mal
si aquí debajito 'el poncho
no tengo ningún puñal
y si sigue hociconeando
le vamos a expropiar
las pistolas y la lengua
y toíto lo demás"

Falso, señor Srias. Falso, falso, falso.


Las nomenklaturas políticas no han cambiado. La izquierda sigue siendo la izquierda, y los conservadores (en lo social) y neoliberales (en lo económico) la derecha. Que la supuesta "socialdemocracia" en la que usted dice creer haya renegado de todos sus valores históricos y haya abrazado el neoliberalismo más puro (como Blair en Inglaterra, la Concertación en Chile, Lula y Rosusseff en Brasil, Schroeder en Alemania o el PSOE en España) no me dice nada.

Las ideologías de izquierda (en todas sus variantes, desde el socialismo más radical a la socialdemocracia) siguen vivas, sino pregúntenle a los estudiantes chilenos. Que no haya partidos políticos que las representen, eso es otra cosa. Que los supuestos "socialdemócratas" hayan traicionado todos y cada uno de sus principios, eso es otra cosa.


Cuando usted dice que escogió al sr. Bacha porque era un "experto", yo le contrapregunto, ¿es que no había "expertos" de otra tendencia ideológica? Porque expertos hay para todo, hasta se pueden encontrar algunos que dicen que comer mierda hace bien a la salud...


Usted señor Arias debería ser más honesto. No esconda sus preferencias políticas e ideológicas, porque de neutral no tiene nada. N piuerda la poca reptación que le va quedando. A estas alturas parece el típico democratacristiano chileno, que quiere quedar bien con todo el mundo (ojo, digo chileno porque en Europa la DC es muy diferente).

Como cantaba Víctor Jara:


"¡Usted no es na',
ni chicha ni limoná
se la pasa manoseando
caramba zamba su dignidad!"

Eso es cierto, Públio,. Brasil va a tener que enfrentar dos acontecimientos históricos como el Mundial de Futbol 2014)y las Olimpiadas (2016) en la distacia de dos años. Es un reto colosal dada la precariedad de sus infraestructuras. Es eso, quizás, lo que ha llevado también a Dilma a lanzar ese choque de capitalismo, pues el gobierno está muy preocupado. Las obras para la Copa, según el mismo Pelé, están atrasadas y dados los resultados de las Olimpiadas de Londres, en las que Brasil no quedado demasiado bien, así como su derrota en el futbol contra México, ahora ya ha sido anunciada la llamada bolsa oro, para financiar la preparación de miles de atletas en vistas de las Olimpiadas de 2016. Todo ello necesita de inversiones millonarias que Brasil no puede realizar con sus solas fuerzas.
Un saludo

To: [email protected]

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal