Juan Arias

El consumo de alimentos cocidos nos hizo más inteligentes

Por: | 23 de octubre de 2012

Primates
Consumir alimentos cocidos hizo que el Homo Sapiens sea hoy el animal más inteligente de la Tierra.
Lo afirma una investigación llevada a cabo en la Universidad Federal de Rio de Janeiro (UFRJ) en colaboración con el Instituto Nacional de Neurociencia Translacional, publicada ayer en el Proceedings of the National Academy of Sciences.

Tras comparar el cerebro humano con el de los primates, los investigadores brasileños comprobaron que la mayor cantidad de nutrientes adquiridos a través de los alimentos cocidos fue esencial para el desarrollo de la masa encefálica y del aumento del número de neuronas del Homo erectus del que provenimos nosotros.

CocinerosLa alimentación con comida cocida hizo que se pudieran ingerir mayor número de calorías, al mismo tiempo que dejaba más tiempo libre para otras actividades. Los alimentos crudos como raíces y vegetales, o la misma carne además de poseer menos calorías necesitaban mayor tiempo para ser consumidos.

De no haber cambiado de dieta pasando de una alimentación de crudos a alimentos cocidos, hoy no nos distinguiríamos de los monos, afirman los investigadores que usaron modelos matemáticos en su teoría.

Para poder tener un cerebro del peso del actual Homo Sapienss hubiésemos necesitado, consumiendo alimentos crudos, comer durante nueve horas al día.

Los alimentos cocidos además de economizar tiempo en la masticación y en el consumo de calorías, permitieron a nuestros ancestrales contar con más tiempo libre para dedicarse a otras ocupaciones lo que hizo que su cerebro se desarrollase más y más rápidamente de los que continuaron a alimentarse sólo de cosas crudas.

El tamaño del cerebro de nuestros ancestrales dobló entre 200. y 400 mil años. El cerebro del orangután también comenzó a crecer pero después se detuvo.

Homo sapiens
Al no necesitar pasar el día entero buscando comida y pasando horas para poder masticarla
, el que sería un día el Homo Sapiens, comenzó a adquirir mayor experiencia y a tener una vida más compleja y más rica de experiencias.

Aunque los investigadores de este trabajo no lo dicen, es posible que ese aumento del cerebro llevara a nuestros antepasados a ser más hábiles en la fabricación de las primeras armas de piedra con las que acabarían dominando al resto de sus semejantes.

Los mismos investigadores de la Universidad de Rio están estudiando por qué el elefante con un cuerpo enormemente superior al nuestro posee menos neuronas.

Podría ser según su teoría también porque el elefante continúa alimentándose de cosas crudas.

Curiosamente, sin embargo, lo que hace miles de años nos hizo más inteligentes, es decir, el comer cosas cocidas, hoy se ha convertido en una arma de doble filo, según ha afirmado al diario O Globo, una de las investigadoras de este estudio, Suzana Herculano Houzel.

Suzana HerculanoElla alerta que el hombre continuó a tener avidez por la comida y hoy consume mucho más de lo que necesitaría, lo que está acarreando el grave problema de la obesidad.

¿Será que paradójicamente, deberíamos hoy volver a alimentarnos de comida cruda para evitar el actual exceso de calorías? ¿O ello nos haría menos inteligentes?

Hay 9 Comentarios

Yo creo Juan, que te estás refiriendo a algunas civilizaciones y creo que también a debilidades y maldades humanas. En la naturaleza animal existe la violencia. No es gratuita ni amoral, como la que vivimos en la actualidad. Responde a una pura necesidad de supervivencia. En este sentido, te entiendo.
Yo solamente he tratado con animales que he domesticado. Y una vez vivida esta relación (tú eres único para mi y yo para ti) ya no puedo olvidarla. Cierto que muchos de nuestra especie la violan.

Triste, pero real, querido, Jorge, ese retrato que haces de la colectividad oprimida y violenta.
?Por qué no somos capaces de usar nuestra mayor masa encefálica en producir paz, felicidad y libertad para todos?
Un gran abrazo

To: juanjosearias@hotmail.com

A lo mejor, querida Belén, sería un bien que nosotros nos pareciésemos un poco más a los monos porque nuestra raza de Homo Sapiens está bastante desvalorizada. Nos consume la violencia que es para lo que nos han servido ese puñado más de neuronas.
Un gran abrazo

To: juanjosearias@hotmail.com

Ya sabe, josemanuel, que soy un enamorado del arte del hunorismo que usted ha sabido plasmar agudamente en su comentario.
Un abrazo

To: juanjosearias@hotmail.com

Qué descanso da el saber que tenemos más neuronas, desde que nuestros antepasados comenzaros a cocer los alimentos, Saber que (gracias a la ciencias que adelantan una barbaridad) que si hubiesemos seguido comiendo como los elefantes, tendríamos que comer mucho más y durante mucho más tiempo, para haber llegado a la saturación neuronica actual del homo sapiens, el del cocido.Si es un descanso el saberlo. Gracias por la información don Juan. Pero hoy, como está el cotarro, no se si será más un problema, que un descanso, el saber que, haber fabricado más neuronas con el cocido, supone un avance evolutivo, porque "las tumbas están lleneas de buenas cenas" y el hambre agudiza el ingenio, que vuelve a comer,(sin cocer por supuesto), como el sabio de Quevedo aquel que se comía las sobras que otro sabio (sapiens) dejaba.

Estoy pensando que los que hablan de genes recesivos igual tienen la respuesta. Bromas aparte, estaba pensando en la educación.
Pero volviendo a lo mismo, por la gracia que me hace el tema ¿Si los monos empezasen a comer cocido, se parecerían a muchos de nuestra especie?

Os receptores da comunidade que receberam a Mensagem naquela noite, que seria o nosso dia, em palavras do Quixote, foram pastores que estavam dedicados às tarefas bucólicas produtivas de bens naturais saudáveis, prazerosos e auto-sustentáveis tanto pela natureza como pela atividade respeitosa do homem em relação a natureza. Neste tempo se contempla uma aliança entre o homem e a natureza. Quem mudou essa relação prazerosa que ainda se encontra viva entre os indígenas da nação Munduruku, Amazônia ( Parreira, 2006)?
. Hoje a auto-organização contenporânea da Mensagem da Salvação está sendo apropriada por grupos corporativos hegemônicos transnacionais, cujo objetivo, segundo dados bibliográficos é informativos oficiais é aniquilar os excluídos da sociedade fundamentada no mercado seletivo homogêneo e impor pela força a mensagem consumista do ocidente cristão. Hoje a salvação dos humanos está nas transações de venda e compra de mercadorias. Esta mensagem ou visão do mundo do consumo prazeroso penetra na consciência das pessoas que passam a ter um comportamento de autoorganização de uma visão de mundo dependente de bens materiais que, em si, podem ser um bem, mas que, aceitos como mensagem de salvação, reorganizam uma coletividade oprimida, massificada, escrava, gorda e capada e, por isso, agressiva, sem paz e sentindo mais do que nunca a dependência-droga- dos bens materiais.

Os receptores da comunidade que receberam a Mensagem naquela noite, que seria o nosso dia, em palavras do Quixote, foram pastores que estavam dedicados às tarefas bucólicas produtivas de bens naturais saudáveis, prazerosos e auto-sustentáveis tanto pela natureza como pela atividade respeitosa do homem em relação a natureza. Neste tempo se contempla uma aliança entre o homem e a natureza. Quem mudou essa relação prazerosa que ainda se encontra viva entre os indígenas da nação Munduruku, Amazônia ( Parreira, 2006)?
. Hoje a auto-organização contenporânea da Mensagem da Salvação está sendo apropriada por grupos corporativos hegemônicos transnacionais, cujo objetivo, segundo dados bibliográficos é informativos oficiais é aniquilar os excluídos da sociedade fundamentada no mercado seletivo homogêneo e impor pela força a mensagem consumista do ocidente cristão. Hoje a salvação dos humanos está nas transações de venda e compra de mercadorias. Esta mensagem ou visão do mundo do consumo prazeroso penetra na consciência das pessoas que passam a ter um comportamento de autoorganização de uma visão de mundo dependente de bens materiais que, em si, podem ser um bem, mas que, aceitos como mensagem de salvação, reorganizam uma coletividade oprimida, massificada, escrava, gorda e capada e, por isso, agressiva, sem paz e sentindo mais do que nunca a dependência-droga- dos bens materiais.

La teoría no es nueva. Ya Brillat-Savarin escribió que "es por el fuego que el hombre ha domesticado la naturaleza" mientras que Michael Symons pensaba que "cocinar es el eslabón perdido...definitorio de la esencia humana..." También Felipe Fernández-Armesto señaló que "cocinar es un índice de humanidad en la humanidad". Si quiere profundizar en el tema, puede leer "Cocinar hizo al hombre" de Faustino Cordón. La teoría completa sin embargo, está magistralmente explicada en "Catching Fire. How Cooking Made Us Human" publicado en 2009 por Richard Wrangham, profesor de Antropología Biológica en la Universidad de Harvard. La investigación que usted menciona, que no he tenido el gusto de leer todavía, debe referirse a experimentos que corroboran la hipótesis.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal