Juan Arias

¿Por qué no hablas?

Por: | 16 de noviembre de 2012

IberoamericaLa cumbre de Cádiz me ha hecho recordar nuestro atávico olvido de América Latina. Y en ese olvido incluyo a Brasil, al que por tanto tiempo España ha silenciado como si no hiciera parte del continente al no hablar español. Y como si dicho país fuera cosa sólo de Portugal.

En esta cumbre iberoamericana ya se advierte un cambio importante. Latinoamérica llega con menos complejos de inferioridad. Y con razón. Nosotros estamos con la cabeza baja aturdidos por la crisis económica. Ella llega con la cabeza alta, al haber sabido enfrentar la crisis mundial mejor que nosotros que lo sabíamos todo y teníamos que enseñarles siempre a ella alguna cosa.

Hasta ayer, nosotros recibíamos generosamente a los latinoamericanos que sufrían hambre o carecían de trabajo en sus países. Hoy somos nosotros los que acudimos a América Latina para resolver nuestros problemas y los latinoamericanos dejan España que está hoy peor que sus países de origen.

Es triste ver a esas gentes recogiendo sus bártulos para volver al lugar de donde salieron en busca de esperanza. Nos debería dar también una cierta vergüenza. Y pienso que ha llegado el día en que España y los españoles pidamos perdón a los latinoamericanos por nuestro orgullo que nos hizo pensar que ellos estarían eternamente peor y que siempre necesitarían de nuestra ayuda pues nos sentíamos superiores.

Hoy las cosas están cambiando. Nuestra antigua actitud con nuestros hermanos latinoamericanos de lengua española o portuguesa me recuerdan algunas lecciones en mi facultad de Psicología en Roma.

Una de ellas era como somatizaba un niño al que en familia se había decidido que él “no entendía nada”, que él “nunca sería capaz”. Así, cuando, por ejemplo, a la hora de la comida se entablaba una conversación y él intervenía o no se les escuchaba o se le mandaba callar porque él no sabía de eso. acababa convenciéndose que de verdad él “no entendía nada”, que era un inútil. Y se refugiaba en su enfermedad intentando llamar la atención y el cariño que se le negaba.

Algo así nos ha pasado con los latinoamericanos. En nuestra vida los considerábamos siempre de alguna forma inferiores: ellos no entendían nuestra democracia perfecta; ellos no eran capaces de desarrollar una política de defensa de los derechos humanos; no conseguían una verdadera justicia e igualdad sociales. Y nunca saldrían de su pobreza porque eran genéticamente perezosos y acataban con facilidad los ecos de la antigua esclavitud.

Todo ello es pasado y espero que Cádiz lo ponga de alguna forma de relieve.

Ha llegado la hora en la que el hijo ha empezado a superar al padre o por lo menos a emanciparse de él. O a no estar dispuesto a desarrollar un síntoma para defenderse contra la situación en la que se le colocaba de inferioridad, del que “no era capaz”.

Y hasta se atreven a recordarnos que fuimos demasiado arrogantes con ellos, que los infravaloramos y que quieren demostrarnos que ellos son capaces de mucho más.

Y lo son. Y lo fueron ya, aunque no queríamos verlo. ?Qué sería por ejemplo de nuestra rica lengua sin la aportación de los grandes literatos latinoamericanos? Y nosotros hemos infravalorado lo que ellos nos ofrecían de riqueza cultural, de capacidad de humanidad; de sentido de alegría en medio a sus penas; de su vocación a la felicidad con muy poco; a su capacidad de saber convivir juntos credos, etnias y culturas diferentes sin guerras de religión como es vivísimo en Brasil, por ejemplo.

Hoy somos nosotros los que deberíamos sentarnos en su escuela para aprender muchas cosas que nos faltan hoy como la esperanza en el futuro y el saber vivir más y más alegremente con menos.

Por ello, creo que ha llegado el momento no sólo de reconocer la gran riqueza humana y hoy hasta económica que nos brinda América Latina sino de pedirles perdón por no haber creído lo suficiente en su capacidad de recuperación y de superación.

Si en una cumbre semejante, el rey Juan Carlos le espetó, con mucha razón, a Hugo Chávez aquel “Por qué no te callas” que dio la vuelta al mundo, ese mismo rey debería en Cádiz decirle a toda América Latina: “Por qué no hablas, por qué no nos enseñas a saber enfrentar las crisis y salir de ellas, como vosotros habéis sabido hacerlo”.

Todo ello sin olvidar que Latinoamérica continúa teniendo muchas asignaturas pendientes en democracia y desigualdades sociales. Pero ellos no las esconden y luchan para corregirlas. Y sin perder la calma ni la sonrisa de sus labios. Más pobres aún que nosotros, son más ricos en su esperanza en el futuro.

España y Portugal en huelga

Hay 55 Comentarios

Juan Antonio Gonzalez, yo no he descriminado a nadie. Metete con quien lo haya hecho. Pero no quieras hacerselo pagar "a los sudamericanos" en general, porque eso solo es una excusa para hacer el mal; y siempre pagan los mas debiles, nunca los chulos. Que tengo yo que ver con Telfonica o Repsol, ect?
(uy, perdon; queria decir "a los españoles".)

Las simpatías deben ser mutuas. Yo no tengo nada contra los españoles, pero no me vengan a llorar la carta ahora, porque no tenían problemas en maltratar y discriminar a nuestros migrantes avecindados allá. Y esos no fueron los políticos, sino el común de la gente.


Es hora de que aprendan un poco de humildad. Es hoira de que nosvena como iguales.


¿Quieren cooperación para superar la crisis?


Pues queremos que a cambio privaticen sus empresas estatales y se las vendan a capitales chilenos, argentinos o brasileros. Por ejemplo, no estaría nada de mal que nos vendieran la gestión del puerto de Barcelona, la empresa de agua potable de Madrid o las centrales nucleares españolas. O que deslocalicen Renfe y e instales las fábricas y los centros de investigación de esa empresa a Valparaíso, Córdoba o Lima.


¿Quieren que acojamos a nuevos migrantes españoles?


No hay problema. Ya lo hemos hecho antes y podemos volver a hacerlo sin problemas, pero queremos a cambio:
(1) Legalización de TODOS los migrantes latinoamericanos en España, con permiso de trabajo incluido;
(2) Suspensión inmediata de las deportaciones de migrantes latinmoamericanos en España;
(3) Disculpas públicas del gobierno español por la discriminación causada a los migrantes latinoamericanos en España.


No son condiciones muy severas. Ya ven, ustedes no pusieron condiciones mucho más gravosas años atrás. Nosotros, en cambio, somos mucho más generosos.

Las simpatías deben ser mutuas. Yo no tengo nada contra los españoles, pero no me vengan a llorar la carta ahora, porque no tenían problemas en maltratar y discriminar a nuestros migrantes avecindados allá. Y esos no fueron los políticos, sino el común de la gente.


Es hora de que aprendan un poco de humildad. Es hoira de que nosvena como iguales.


¿Quieren cooperación para superar la crisis?


Pues queremos que a cambio privaticen sus empresas estatales y se las vendan a capitales chilenos, argentinos o brasileros. Por ejemplo, no estaría nada de mal que nos vendieran la gestión del puerto de Barcelona, la empresa de agua potable de Madrid o las centrales nucleares españolas. O que deslocalicen Renfe y e instales las fábricas y los centros de investigación de esa empresa a Valparaíso, Córdoba o Lima.


¿Quieren que acojamos a nuevos migrantes españoles?


No hay problema. Ya lo hemos hecho antes y podemos volver a hacerlo sin problemas, pero queremos a cambio:
(1) Legalización de TODOS los migrantes latinoamericanos en España, con permiso de trabajo incluido;
(2) Suspensión inmediata de las deportaciones de migrantes latinmoamericanos en España;
(3) Disculpas públicas del gobierno español por la discriminación causada a los migrantes latinoamericanos en España.


No son condiciones muy severas. Ya ven, ustedes no pusieron condiciones mucho más gravosas años atrás. Nosotros, en cambio, somos mucho más generosos.

Las simpatías deben ser mutuas. Yo no tengo nada contra los españoles, pero no me vengan a llorar la carta ahora, porque no tenían problemas en maltratar y discriminar a nuestros migrantes avecindados allá. Y esos no fueron los políticos, sino el común de la gente.


Es hora de que aprendan un poco de humildad. Es hoira de que nosvena como iguales.


¿Quieren cooperación para superar la crisis?


Pues queremos que a cambio privaticen sus empresas estatales y se las vendan a capitales chilenos, argentinos o brasileros. Por ejemplo, no estaría nada de mal que nos vendieran la gestión del puerto de Barcelona, la empresa de agua potable de Madrid o las centrales nucleares españolas. O que deslocalicen Renfe y e instales las fábricas y los centros de investigación de esa empresa a Valparaíso, Córdoba o Lima.


¿Quieren que acojamos a nuevos migrantes españoles?


No hay problema. Ya lo hemos hecho antes y podemos volver a hacerlo sin problemas, pero queremos a cambio:
(1) Legalización de TODOS los migrantes latinoamericanos en España, con permiso de trabajo incluido;
(2) Suspensión inmediata de las deportaciones de migrantes latinmoamericanos en España;
(3) Disculpas públicas del gobierno español por la discriminación causada a los migrantes latinoamericanos en España.


No son condiciones muy severas. Ya ven, ustedes no pusieron condiciones mucho más gravosas años atrás. Nosotros, en cambio, somos mucho más generosos.

Juan Antônio, uma coisa são os políticos espanhóis, que deviam fazer como os políticos japoneses pegos em falcatruas: dar um tiro na própria boca, depois de pedir perdão ao povo. Outra coisa são os cidadãos espanhóis, fragilizados, ameaçados, impotentes, sem culpa de nada. Abra seu coração, torça e se solidarize com este povo!

Completamente de acuerdo con " jarabe de palo".


Acá en América Latina ya tuvimos crisis financieras en el pasado muy similares a las actuales crisi europeas. En mi país, Chile, la crisis de 1981-1985 fue muy similar a la actual crisis española: gigantescos bancos privados en quiebra rescatados por el Estado, drástico recorte del gasto social para poder financiar la deduda de los bancos, desregulación del mercado laboral con la excusa de "generar más empleo", privatización de empresas estatales para "cubrir el déficit público" creado por el rescate a la banca, etc, etc.


Nosotros no tenemos nada que aprender de España. Es España la que tiene que aprender de nuestra experiencia.


Pero al parecer son demasiado soberbios como para reconocer que los "sudacas" ´pueden darle lecciones a ellos... Una pena.

Y que va a aprender de America una clase politica, que ni de lejos parecen tener el interes que demuestra Dilma de servicio al Estado y a su pueblo?
(Dilma! ven a gobernar España! o hazla un nuevo Estado Federal de Brasil!)

Lo tragicómico de esto no es que América deba "aprender" de España sino que es exactamente al revés. América ya padeció ese perverso circulo en donde los políticos gobernaban para los centros financieros internacionales y recortaban impiadosamente servicios sociales básicos a la población como la educación y la sanidad. Y ahora que sus gobiernos hacen lo contrario de la década neoliberal, los europeos los tildan de "populistas".
Es españa quien debería tomar nota de lo que le pasó a Latinoamérica. Debería aprender de nuestros errores en la década pasada y no repetirlos.
Pero ya se sabe, el rey, Rajoy y toda la fauna derechona que gobierna los destinos de los españoles está para la foto, el marketing, las Cumbres en donde se practica el inocuo y eterno de diálogo de sordos de siempre
Afortunadamente, América parece haber aprendido la lección del pasado , quien no parece tener en cuenta la enseñanza es España.

Ojala la cumbre sirviera para algo. Pero, que podria ser ese algo?
1ª- Se parte de un pecado original; es un pais que tenia superabit en 2007 y cuyos responsables politicos en vez de velar por los intereses de los ciudadanos han decidido socializar la deuda privada y rescatar a los bancos irresponsables, hundiendo a todos, al pais.
2º- No hay voluntad de enmienda; tienen esos mismos reponsables politicos y el mundo finaciero y empresarial español que tanto se beneficiaron con la burbuja inmobiliaria algun sentimiento de arrepentimiento por el daño hecho al pais, a los ciudadanos? o solo pretenden seguir con la misma historia?
Por tanto, de que puede servir esta cumbre y a quien en realidad?
--Los mismos que no han llevado a esta situacion preocupados por lo mismo de siempre; fotos, tv, marketing...pero acuerdense; desahucios realizados por quienes han sido rescatados con el dinero de todos, incluidos los impuestos cobrados a quienes ahora desahucian y que al menos, ni han estafado a nadie ni han jugado y arriesgando en el sistema financiero con dinero que no era suyo. De regalo los politicos nos privatizan la sanidad publica; entre suicidio y suicidio.
Sin duda, hay mucho que aprender de España; a que no repitan lo mismo en America...los mismos de siempre.

Juan Antonio González te felicito por tu comentario. Has puesto los puntos sobre las ies.

No se trata de ser mala persona ni de pedir venganza.


Se trata de exigir reciprocidad en las relaciones internacionales.


Cuadno en EEUU se comenzó a fotografias a cada uno de las personas quie pasaban por sus aeropuertos, así fueran viajeron en tránsito, Brasil hizo lo mismo con los ciudadanos norteamericanos, desatando la ira de la diplomacia gringa. Cuando la UE exigió nuevos requisitos para visa a los latinoamericanos, Brasil hizo lo mismo para los europeos. Cuando la ESpaña deportó a cientos de brasileros, Brasil hizo lo mismo con espñaoles residentes en Brasil sin papeles.


Se trata de reciprocidad. O la relación es entre iguales o no hay relación. Así de sencillo.


Si ustedes capturan a exdicatdores latinoamericanos aludiendo a la jurisdicción universal de los crímenes de lesa humanidad, nosoitros podemos hacer los mismo con políticos nortemaericanos o europeos involucrados en ese tipo de crímenes.


IGUALDAD, IGUALDAD.


Como decía Getulio Vargas: "O povo de quem fui escravo não será mais escravo de ninguém"

Toni, você está certíssimo! Vamos mudar este chip! Vamos ser solidários, cidadãos do mundo, deixar de pensar em "paises". É uma forma de exercitar o desapego, fator essencial para a resiliência que vai nos segurar naqueles momentos em que estamos por baixo.

Vaya con los comentarios....ni la prensa amarilla habría estado tan lúcida, sacando a relucir los tópicos más burdos sobre que si los españoles esto y los latinoamericanos lo otro. ¿No sería más fácil relajarse un poco y REFLEXIONAR? Mientras nos tiramos piedras unos a otros; mejor dicho, el que está abajo al que está más abajo, los de arriba se están frotando las manos, creando un mundo a su antojo, en el que los de abajo ya no nos respetamos unos a otros, en el que los conceptos de solidaridad y justicia han sido ya enterrados, y así nos va, desahogando nuestras miserias en un foro que debería servir para (re)construir nuestra integridad como personas y ciudadanos de este mundo a través del intercambio sano de ideas y opiniones. Cambiad el chip, pensadlo desde este punto de vista y veréis cómo podemos realmente tener un debate sobre la cuestión planteada por Juan que nos resulte realmente enriquecedor. Vale la pena.

Juan Antônio, você está batendo na mesma tecla, sim, eles nos trataram mal, mas o que vamos fazer? Guardar isto pra sempre? Você está querendo vingança? Isto faz mal a nossa saúde homem!

Ese Juan Antonio González, además de no tener ni idea de economía, es una mala persona...

Confesso que sempre me sinto um pouco cansado antes de juntar minhas palavras ao vento que carrega todos esses infindáveis caracteres postos todos dias nessa maravilhosa invenção humana que é a internet. Mas vou fazê-lo, neste periódico tão pródigo em comentários de leitores. Os quais leio, às vezes, de relance, com algum receio de que alguma tontería não nos machuque, não nos aborreça um pouco durante algumas horas do dia. Mas que, não obstante, revelam vida circulando pela seiva da linguagem. E certamente coisas preciosas podem ser encontradas e conhecidas ali.
Sim, Juan. Que esta cúpula de Cádiz sirva para que finalmente nos reconheçamos como iguais e diferentes. Que esta diferença faz nossa riqueza. Que nosso passado comum nos enche de orgulho de nossos ancestrais que cruzaram o oceano para viver nesta terra abundantemente colorida e selvagem, junto das gentes que ali já viviam de modo tão peculiar. Se não fossem esses ancestrais nós não estaríamos aqui. Não perceberíamos as nossas diferenças que nos faz mais ricos e nossas igualdades que nos fazem irmãos. Eles nos proporcionaram aquilo que Heidegger, em seu brilho particular, chama de "abertura" e que configura nossa rápida passagem pelo mundo.
Hoje resido na Espanha há muito pouco tempo. E me considero sim, sob certo aspecto, voltando à minha casa. Vejo as pessoas no metrô, nas ruas, e em muitas faces percebo o sangue do meu sangue e fico contente por isso. Estes corajosos e intrépidos ibéricos que, mesmo nas cruezas e guerras que fizeram por lá, cumpriram seu papel no fado das nações e mudaram o mundo. Construíram um mundo.
Este Brasil em que agora vives também muito frequentemente peca por um patriotismo algo exagerado. Perigoso mesmo em certas ocasiões, na minha opinião. E que parece ser ainda mais patente neste Rio de Janeiro em que vives. O clima destas terras, talvez seja ele - não nos ensinam os antropólogos as maravilhas que faz a atmosfera no caráter e no físico do homem? - nos deu uma certa desenvoltura no falar, no tocar, na vontade e desembaraço com que queremos estabelecer um contato com o outro. Mas que esta desenvoltura, esse estado de espírito tão tipicamente brasileiros, por assim dizer - e recordo de uma coluna sua em que abordavas a dificuldade e mesmo assim a validade destas generalizações de um povo (no que estou de completo acordo) - não nos faça tropeçar no exagero, numa superficialidade de vida fruto de uma ânsia que se revela o contrário daquilo que diz ser.
Teremos esta Copa do Mundo e esta Olímpiada, tão aguardadas neste país. Ficaria muito feliz e orgulhoso da minha terra se as pessoas a cargo da organização destes eventos para os quais mais uma vez estarão voltados os olhos do mundo - nesta belo exemplo de comunhão entre nações que nos presta o esporte - soubessem encontrar e mostrar aquilo que o Brasil realmente tem de mais especial e singular. Nosso talento artítisco e intelectual, nossa natureza variada e não clichês ao gosto de agências turísticas. Que prevalecesse realmente a ótica do artista e do pensador e não a ótica da economia, de uma publicidade chã, de uma diversidade de prateleira de supermercado. Com as pessoas certas daríamos uma bonita festa e mostraríamos um Brasil verdadeiro, que esses clichês bobos que nós mesmo difundimos teimosamente nos faz esconder do mundo. Um mundo que quer sim nos conhecer melhor. Que se encontre essas pessoas sensíveis para planejar e organizar aquilo que é uma grande festa por excelência e repleta de desafios logísticos.Talentos analíticos verdadeiros e não uma direção artística que vive de subvenção de dinheiro público. Que diz expressar a cultura justamente quando a esconde e entorpece com um discurso treinado de defesa das minorias. Como esse discurso os tornasse éticos e respeitáveis por si só. O Brasil faz tanto rock n' roll como seu samba e não considero - a título de exemplo, apenas - o nosso roqueiro menos autêntico que nosso sambista. Não somos apenas aquele gari sambando ao lado de uma mulata trigueira. Somos muito mais do que isso. Que se encontrem nossas caras verdadeiras e não um desfiles de tipos artificialmente ordenados. Que se busque inspiração, por exemplo, naquela seiva que criou nossa Música Popular Brasileira. Que se tenha graça, como aquela graça de batizar com um nome feliz e retratar com simplicidade grandiosa um momento fugídio do tempo

Entre la hazaña del "Winnnipeg" de Pablo Neruda trayendo refugiados espñaoles de la Guerra Civil y a Chile, y el tratamiento que la sociedad española dio a los migrantes eciuatorianos la década pasada, hay un abismo de diferencias. Y no se trata de éste o aquel funcionario de aduanas, como alguien cínicamente djo en este foro.


¿Quierene que les refresquemos la memoria?
¿Quieren que les recordemos cómo trataban a los vecinos cuando eran "sudacas"?
¿Quieren que les recordemos los cientos de miles de latinoamericanos deportados sin ninguna contemplación?
¿Quieren que les recuerde la infinidad de veces que he visto en estos foros decir con todo desparpajo que todos somos ignorantes, borrachos, inferiores y que no sabemos cómo es la democracia?


Nuestras sociedades son tolerantes y no tenemos problemas con recibir nuevos migrantes, si es que éstos aportan capital económico y/o cultural o científico a nuestros países.


El problema es otro. Como bien dice Juan Arias, deberían tener un poco más de humildad, porque después de descubrir la riqueza (en los '80s) se les fueron los humos a la cabeza.


¿Que porqué "no hablamos"?
Hablamos, lo hacemos todos los días. Por si no lo sabían, existimos.


¿Que no hacemos propuestas para que ustedes puedan afrontar la crisis económica?
Pues claro que las hemos hecho, pero ustedes no sólo son sordos sino que también ciegos.

El viento hiela su rostro rosado, hace frió, de sus orejas rojas se oye la alegría y de sus labios resecos los clamores de felicidad. De su posición se ve el cielo más cerca, se le acercan las nubes. Es capaz de tocarlas si se arma de valor de soltar lo que le sujeta., apretándolo con todas sus fuerzas. De repente el cielo se aleja y no ve a donde se dirige. El viento cambia la dirección y se hace silencio y temor. Ya no ve el cielo y si el suelo, siendo este tan cercano como aquél. Justo cuando mas cerca esta lo que nos sujeta, empieza a el pavor, cierre súbito de ojos y gritos: ¡¡¡ Pápá, quitame del columpio!!!

Que cerca estuvo España de tocar el cielo. Ahora se hace silencio y temor, pues así como a los usuarios de los columpios, siente que el cielo se lo aleja y que el suelo se le acerca. ¿Tendrá fuerza para sujetarse?
Que difícil se hace a América abrir los ojos y desfrutar de los columpios, tiene cuerda para sobrevolar el cielo. ¿Tendrá fuerza para sujetarse?

Corremos o risco de errar quando generalizamos. Existem tantos "brasis" dentro do Brasil, o que diremos da América do Sul! A Argentina é tão diferente do Brasil, que é tão diferente do Chile, etc! Como brasileira acho que devemos receber de braços abertos nossos irmãos espanhóis, esquecer o passado, viver o presente. Temos no presente emprego pleno e falta de mão de obra qualificada. Temos uma educação pior, isto é fato. Temos muito o que lucrar com a vinda deles, muito a aprender. E eles hão de voltar um dia, quando a crise passar.

¡Qué nivelazo de debate! Comparar a un ignoto funcionario aduanero con un rey Omnisciente, Aristócrata por la Gracia del Generalísimo y Democratísimo Francisco Franco y a su vez Representante Irrebatible del Impoluto Linaje Hispánico.
En fin...

Hugo Chaves habla por los codos y es una persona muy mal educada, queria toda la atencion de la Cumbre.
Pobre de los Venezuelanos que tienen que oir-lo durante horas, pero los demais jefes republicanos y monarquicos merecian respetos, cosa que Hugo Chaves desconoce.
Cuando el Rey de España dijo al energúmeno de Hugo Chaves que se callara, fué algo muy merecido.

Podrias incluir a las "gallegas" y polacas a las que prostituian las mafias en Buenos Aires. Y en Cuba en el s.XIX. Y como tratan a los españoles a los españoles en el mercado laboral? sobretodo cuando hay que competir con extranjeros que cobran menos y vienen acostumbrados a aguantarlo todo del jefe de turno. Eso es quitarte el trabajo en tu propio pais, y aun por encima te llaman vago, por preferir los jefes a gente que biene tan bien domesticada de sus paises? Con un 11% de paro que habia, no se trae mano de obra barata y obediente de fuera. Se paga lo que valen las cosas pero no se sustituye a los trabajadores. Aqui o ahi.
En todo caso; lo interesante es como tratan los sudamericanos a los inmigrantes de sus paises vecinos? o a los que no son blancos? generalizamos?

NO se puede culpar todo un país cuando un funcionario trata mal a sus semejantes.
Cuando estuve en Aeropuerto de BB.AA. habia un funcionario mucho mal educado, pero no pasó en mi mente decir que todos los argentinos son como aquel energumeno del aeropuerto.
Hay buena gente y mala gente en todos los países, así es la vida, los españoles no son angeles pero tampoco son demonios, son apenas humanos.

Juan Arias, me resultas una persona relativamente agradable y con cierto grado de sensibilidad hacia los temas netamente humanos.
No obstante, esa actitud que escondes sutilmente, tan monárquica ella, tan autoritaria, tan verticalista que no puedes evitar manifestarla en todos tus posts pareciera que es inherente a tu cosmovisión.
Dices: "el rey Juan carlos le espetó, con-mucha-razón a Hugo Chavez "Por qué no te callas". ¿Cuáles razones eran? El rey olvidó que Chavez no es un súbdito suyo, y que exigirle que se calle, no sólo es una falta de respeto total a un gobernante sino un intolerable acto de soberbia, que será válido para los sumisos españoles, pero no para los latinoamericanos. De modo que incurres -otra vez- avalando actitudes monárquicas en una república democrática.
Y luego terminas la idea con otra exigencia de Su Divina Majestad Hispánica. Esta vez le exige a sus "súbditos" que hablen. Habría que decirle que se las arregle sólo para salir de la crisis.
Rajoy y toda su cohorte hacen exactamente todo lo opuesto a lo que recomiendan los gobernantes latinoamericanos. Endeuda al pueblo para sostener a los bancos, oye el mandato del FMI y lo cumple a rajatabla. Recorta sin miramientos beneficios sociales ganados tras años de lucha.
En fin...no hay peor sordo que aquel que no quiere oir.

En 1939, Pablo Neruda, a la sazón cónsul de Chile en España, financió de su propio bolsillo un barco (el Winnipeg") para traer a Chile a cientos de refugiados españoles de la Guerra Civil, entre los que se contaban numerososo huérfanos de guerra y perseguidos políticos. Esos refugiados españoles se instalaron en Chile con todas las facilidades habidas y por haber, y se integraon sin problemas en nuestra sociedad, contribuyendo a la cultura y las artes de mi país.


Esa escena, esto es, la de cientos de refugiados sin otra posesión que la ropa que llevaban puesta, se repitió en numerosoos países de América Latina. Para no ir más lejos, en Cuba hayt aproximadamente 200.000 descendientes de refugiados espñaoles llegados en las décadas de 1930 y 1940.


Antes que ellos, habían legado a América Latina, particularmente a Chile, Cuba, Argentina y Uruguay, más de 4 millones de españoles que venían escapando de la miseria de su país. Aquí fueron acogidos, se les otorgaron todos los permisos para poder trabajar e incluso se les entregaron servicios sociales que los demás carecían. Y fue positivo. Tods ganamos con ello.


Medio siglo después en las décads de 1990 y 2000, la escena es diferente. Esta vez son casi 2 millones de latinoamericanos que llegan a España a probar fortuna. Pero en esta ocasión todo fue distinto. Las autoridades españolas trataron de la peor manera a los recién llegados, y la sociedad española como conjunto reaccionó con un racismo visceral, a pesar de que hablábamos el mismo idioma. Los llamaron "sudacas". Los discriminaron. Los golpearon. Los deportaron.


Ya es 2012. Y nuevamente cambia el escenario: ahora son oladas de españoles que hacen fila en las embajadas latinoamericanas para migrar. Los políticos espñaoles reclaman que se les permita agilizar el tránsito de españoles hacia América Latina. Y se habla de la hermandad, de la "madre patria" y de todo aquello que -convenientemente- se habían olvidado hasta hace poco. Todo ello se encuentra muy bienh descrito en el post de Arias.


La pregunta es: ¿cómo debemos reaccionar en América Latina?


¿Debemos acogerlos como lo hicimos en la primera mitad del siglo XX, o debemos tratarlos tal como ellos trataron a nuestros compatriotas hasta hace poco?


A los españoles les pregunto: ¿qué creen ustedes que se merecen: brazos abiertos y hospitalidad, o bien racismo y discriminación?


Sean sinceros, por favor.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal