Juan Arias

Los miedos de Dilma a las turbulencias aéreas

Por: | 31 de mayo de 2013

Dilma es una mujer fuerte, decidida, exigente y a veces, según sus ministros y asesores, también “durona”, como se dice en portugués.

Pero la Presidenta también tiene sus miedos. Y eso es humano. Por ejemplo no soporta, cuando viaja en el Airbus presidencial que heredó del expresidente Lula da Silva, las turbulencias a las que los simples mortales estamos acostumbrados, cuando, por ejemplo, el avión atraviesa una nube cargada.

Avion presidencial
Pregunté una vez a un piloto de Iberia
si no les era posible evitar esas turbulencias que, además, suelen siempre aparecer inoportunas cuando acaban de servir la cena.

Me dijo que, en muchos casos, sí, podrían evitarse “dando una vuelta” para esquivar la nube grávida, pero que no lo hacían porque ello podría suponer retrasar algunos minutos el viaje, lo que, además lo encarecería. Y además esas turbulencias no son peligrosas, son sólo desagradables.

Pues eso, a la mandataria brasileña esas turbulencias no sólo le desagradan sino que le dan un cierto cosquilleo de miedo. Y ha decidido, siempre que es posible, evitarlas.

¿Cómo? Muy sencillo: se estudia antes de un viaje o ya en el avión los planos de ruta con el teniente militar, Joseli Parente Camelo.

Y como ella no tiene prisa, ni problemas de gastos con su avión presidencial, exige que el comandante sortee las nubes que amenazan turbulencias y que, para evitarlas, de las vueltas que sean necesarias.

Eso explica el misterio que nadie entendía de que los trayectos de los vuelos presidenciales resultaban a veces más largos que los de un avión civil normal, a pesar de tratarse de un aparato que ya a Lula, hace diez años, le costó 60 millones de dólares.

Los periodistas bromean con el estilo de gobernar de Rousseff y comentan que al igual que no permite turbulencias en la política y le encanta mandar en su gobierno, también ordena y manda a su comandante de vuelo para que le ahorre las turbulencias.

Cuando a veces, o el comandante se olvida, o no puede impedir atravesar una de esas turbulencias, Dilma entra en la cabina de pilotaje y exige explicaciones.

Un día, cuenta la reportera de Folha de São Paulo, Natuza Nery, Dilma viajaba de Brasilia a Porto Alegre cuando a una asesora presente en el avión le chocó que el gráfico que trazaba la trayectoria y que la Presidenta tenía en sus manos, en vez de ser una recta hacía todo un zigzag. Es que Dilma había pedido al comandante que cambiase el itinerario para evitar una zona de posible turbulencia.

Una vez el desvio fue tan grande que el avión hizo una curva en Mato Grosso antes de aterrizar en Brasilia.

El comandante que ya conoce los miedos de la Presidenta a las turbulencias y sus enfados cuando es desobedecida, le consulta antes por donde quiere ir. Y Dilma se ha aprendido hasta los mandos de la cabina de pilotaje.

El actual avión presidencial comprado por el Lula se está quedando viejo y Dilma le ha echado el ojo al modelo de Boeing 747 que usa hoy el presidente americano, Barack Obama. Se dide que el gobierno de Brasil está en trámites para adquirir una aeronave presidencial igualita al Air Force One.

?No es Dilma una de las mujeres más poderosas del mundo?

Son detalles que no sólo reflejan la personalidad de la segunda mujer más poderosa del mundo, sino también sus puntos flacos, lo que le ahorra sentirse y ser vista como una diosa impasible e insensible.

Días atrás confesó al periodista Bastos que lo que no soporta en el Palacio Presidencial del Planalto es que no le permitan tener una cocina cerca de donde duerme: “Es horrible cuando alguna noche me entra hambre y querría hacerme una tortilla francesa o calentar una leche y no puedo”, confesó al periodista y añadió que la excusa que le dan es que no puede tener esa cocina “por motivos de seguridad”.

O sea que los presidentes y presidentas, hasta los más duros y seguros, tienen también sus puntos flacos.

Gracias a Dios.

Boeing que gustaría a DilmaEl Boeing 747 que le gustaría a Dilma

Hay 4 Comentarios

DILMA YA EMPIEZA A TENER CAPRICHOS DE EMPERATRIZ, QUE TENGA CIUDADO, PORQUE SU IMPERIO SE LE PUEDE HACER "NUBES" EN LAS MANOS...

En el Brasil de los años 70, convivieron la dictadura militar y un seleccionador comunista. Hoy, en 500 a.C.
http://500copa.blogspot.com.es/2013/05/as-feras-de-saldanha-e-outros-bichos.html

Puez para meterle un poco de más miedo a la presidenta o quitarselo, según se mire, el comandante que le dijo que no era peligrosa la nube detectada en el radar, deberia haberle dicho (+ ó - ) señora presidenta a las que hay que tener miedo son a las turbulencias de "aire claro" que el radar no ve....pero se notan y hay que amarrarse bien.

Platero es peludo, suave...

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal