Juan Arias

El secreto oculto en un diamante de agua brasileño

Por: | 14 de marzo de 2014

Diamante sin valor pero lleno de misterios
La noticia es científica, pero como todo en la vida tiene mil lecturas. Es una noticia que fascina porque puede revelar misterios hasta ahora secretos del vientre oculto de nuestro Planeta.

El protagonista de la noticia que llega a movilizar cifras de 30 ceros, es paradójicamente, un minúsculo diamante de agua de cinco milímetros que acaba de ser encontrado en Brasil, en el Estado de Mato Grosso.

El diamante es feo pero cuajado de noticias. Como cuenta, Renato Grandelle, en el diario O Globo, llegó a la superficie de un río hace 90 millones de años.

Todo en torno a esa gota de agua convertida en mineral, es de dimensiones incalculables. Con sus cinco milímetros revela que en el vientre de la Tierra, a 400 kilómetros de profundidad, puede existir un contingente de agua de un quintillón ¿Cuántos ceros tiene ese número?

El hallazgo es importante porque se pensaba que un mineral, conocido como ringwoodita, incrustado en el corazón del diamante, existía solo en meteoritos, nunca en la Tierra.

Según el científico, Gratham Pearson, de la Universidad de Alberta en Canadá, que ha publicado un estudio en Nature sobre este mineral, la permanencia de una parte de agua dentro del diamante después de haber llegado de las profundidades de la Tierra revelaría que existe una cantidad ingente de agua represada en el corazón del Planeta a una profundidad entre 410 a 670 kilómetros de profundidad.

Este minúsculo diamante sin valor (ocho dólares) podrá ser capaz de acabar con una polémica entre científicos que está en pie desde hace 50 años, entre los que creen que la estructura interna de la Tierra es una área seca o bien un lago inmenso de agua.

Hasta ahora no ha existido una tecnología capaz de resolver este enigma algo que podría hacerlo ahora ese minúsculo diamante de agua.

Saber si el vientre de la Tierra es un desierto o un mar de agua acumulada desde su creación, puede tener consecuencias de enorme importancia para el equilibrio del Planeta.

Esta es la noticia que, no escondo, me ha fascinado. ¿Y su lectura fuera de la importancia científica del descubrimiento? Probablemente podrá ser tan diferente cuantas personas la lean.

A mi me ha hecho pensar en los ridículo y al mismo tiempo sublimes que somos los humanos. Ridículos porque nuestra media de vida de 80 años, haría reír, si fuera capaz de hacerlo, a ese diamante de agua que tiene 90 millones de años y nos revela misterios y secretos con cifras casi imposibles de calcular, medidas en quintillones.

Sublimes, porque a pesar de nuestra insignificante existencia medida en años de vida, somos el único ser del Planeta capaz de descubrir los misterios que encierra.

El pequeño diamante de agua brasileño, la capacidad de los científicos de observar en él los secretos ocultos que encierra y las posibles consecuencias que podría tener en el futuro del Planeta, nos revelan al mismo tiempo que el Homo Sapiens, con todos sus horrores y limitaciones, es capaz de sorprender cada día con sus nuevos descubrimientos capaces de resolver los problemas que angustian a la humanidad.

Justo en el momento en que la escasez de agua en la Tierra empieza a preocupar gravemente, esa minúscula gota de agua encerrada en una piedra, nos revela que en el vientre del Planeta existe agua medida en cifras con 30 ceros, o sea una inmensidad.

Si la Biblia judía presenta a un Dios creando con la fuerza de su palabra el mundo, sus estrellas y sus mares, sus luces y sus sombras, lo más parecido a la magia divina es esa capacidad del ser humano de sorprender con sus descubrimientos cada día más insospechados.

Lástima, sin embargo, que aún no hayamos sido capaces de descubrir un diamante capaz de ayudarnos a comprender que el ser, a la vez, tan pequeños y tan grandes nos debería ayudar a sentirnos más cercanos las personas y los pueblos, más solidarios, más buscadores de maravillas dentro de nosotros, en vez de generadores de guerras y ridículas discriminaciones.

Somos todos átomos de una misma materia, pequeños diamantes de agua capaces, si lo deseamos, de hacer partícipes a nuestro prójimo de las maravillas que nos rodean.

En la fascinación de la lectura de la noticia del diamante misterioso, una nota de amargura me invadió al saber que al estudio del diamante hallado en Brasil, participaron investigadores de seis países diferentes y ninguno brasileño.
“Es una pena”, escribe Pearson, y añade: “Infelizmente aún no contamos con expertos brasileños en la investigación”.

A Brasil, sin embargo, el orgullo de haber sido en su suelo donde ha sido hallado por primera vez en la Tierra vestigios de ringwoodita, lo que abre nuevas puertas a la investigación de este nuestro amado y maltratado Planeta Tierra.

Planeta Tierra

Hay 5 Comentarios

y las peronas continam volvendose locas por rocas que brillan

Buenas tardes

Hoy les escribo solamente para celebrar los 50 anos de "la redentora", el golpe militar en Brasil que salvo toda sudamerica del comunismo....
No se olviden, un dia los verdaderos patriotas volveran a gobernar en sudamerica

Saludos desde Miami


Me siento gotita de agua en los oceanos descubiertos y en los ocultos . Vivo la emoción de ser parte de los oceanos.Percibo en mi cuerpo, mente e alma el beso del Criador que me regala la existência de ser uma gotita. Sueño que la huella divina me sustenta e inspira hacia la vida de las aguas diamantes de la tierra brasileña e cósmica.
Gracias , Juan por tu hermosa información de tu espíritu tan universal, gracias. Tu gotita se torna un océano infinito.


Me siento gotita de agua en los oceanos descubiertos y en los ocultos . Vivo la emoción de ser parte de los oceanos.Percibo en mi cuerpo, mente e alma el beso del Criador que me regala la existência de ser uma gotita. Sueño que la huella divina me sustenta e inspira hacia la vida de las aguas diamantes de la tierra brasileña e cósmica.
Gracias , Juan por tu hermosa información de tu espíritu tan universal, gracias. Tu gotita se torna un océano infinito.

Fascinante!

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal