Juan Arias

Productos creados para el paladar brasileño

Por: | 10 de marzo de 2014

Pasta Barilla
Las grandes multinacionales están estudiando los gustos de los brasileños para acomodar a ellos sus productos llegando a revolucionarlos.

A pesar de la globalización que ha ido adaptando el paladar de los ciudadanos del mundo a los gustos más exóticos, los brasileños siguen siendo conservadores en sus gustos nacionales y firmes en su cultura culinaria.

Una cultura que refleja, según los sociólogos y antropólogos, la mezcla de su eclecticismo y ecuumenismo, de la diversidad de las etnias que conviven juntas y en paz en el país. De hecho, en Brasil, si se exceptúan los restaurantes donde pides un plato concreto, en las familias, en general, se come todo mezclado en el mismo plato. “Aquí se mezcla todo, porque todos o casi somos mestizos”, me decía un amigo carioca. Y es verdad.

Que a los brasileños no les quiten el arroz y frijol negro diarios; que no les quiten el pâu de queso, la feijoada y las especialidades infinitas de las diferentes cocinas regionales.

Quizás sea ese aferrarse a los gustos locales lo que hace que les cueste más aceptar los gustos de otros paladares. Por ejemplo, los famosos dulce navideños españoles hechos de polvorones y roscos de almendras, no consiguen gustarles. Ellos son muy aferrados a sus propios dulces o a su jamón cocido hasta el punto que lo prefieren al pata negra español.

Las multinacionales se han dado cuenta de ellos y marcas famosas, por ejemplo de pastas italianas como la tradicional Barilla, por primera vez en sus 137 años
de historia ha elaborado un producto en exclusiva para el paladar brasileño acostumbrado a las pastas con huevo, por ejemplo.

Barilla, por primera vez producirá su pasta en Brasil sin harina de “grano duro” ya que los brasileños están acostumbrados a pastas más blandas.

Cafe brasileiro
Incluso en un país célebre por su café, la americana Starbucks ha decidido crear en exclusiva aquí un producto diferente, el café Blend  que incluso podrá ahora ser exportado a los Estados Unidos

Hasta en el papel higiénico han puesto los ojos las empresas que trabajan en Brasil como la americana Kimberly-Clark que ha adaptado la marca Neve al uso de los brasileños, que prefieren un producto que neutralice los olores ya que el brasileño, como explica Alessandra Castero, geerente de marketing de Neve, al diario O Globo, es uno de los pocos países en el mundo que hecha el papel en el cesto y no en el retrete.

A veces, estas pequeñas noticias de crónica acaban diciéndonos más de la idiosincrasia de un país que sesudos análisis especulativos. A los brasileños, se les puede, en efecto, ganar más por el paladar y por el ritmo de la fiesta que por agudos tratados de filosofía.

Ellos viven pegados a la vida y a sus sabores y saben disfrutar de ello como pocos.

¿Envidia?

Feijoada

 Feijoada completa

Hay 14 Comentarios

Arroz y frijol pero 'negro', es algo especifico de Rio de Janeiro y de algunos otros lugares, pero la mayoría de los brasileños prefieren en el uso diario comer junto al arroz una variedad de frijoles (roxinho, jalo, carioquinha etc) y sólo comer 'feijão preto' en eventuales y a veces bisextas feijoadas. Eso en q pese varios restaurantes populares por razones praticas (tienen q preparar tb feijoadas) sólo sirven 'feijão preto' diariamente. Al ser un país de mezclas claro q Brasil no tiene cualquiera restricción al q viene de fuera. Basta ver el intenso uso de masas, panetones, bacalao, stroganoff etc Y junto al mineiríssimo pão de queijo estan el kibe, la esfiha, el pastel portugués etc. En países tropical el gusto es mas para el dulce, entonces alguns platos de frutas secas, jugo de pomelo, algunos bombones belga són intragables. Comida es geografica, cultural y ancestral. Hay una infinitud de tipos de masas en los supermercados. Los productos Barilla en Brasil parte són importado de Itália y la otra parte es hecha en Contagem, Minas Gerais. Es posible encontra productos con las dos origenes hasta en supermercados mas populares. Y sobre hechar el papel en el cesto y no en el retrete no es una 'idiosincrasia' viene para evitar problemas futuros en q pese no ser pratico pero la razón es indiscutible, las redes urbanas para aguas residuales en Brasil son bien mas estrechas q las europeas q tb sierven al mismo tiempo para las aguas pluviales. Pero mismo asi los europeos tb tienen q hechar en algun lugar tb las toallas sanitarias...

COME RECALENTAO

Esto sucede en toda Iberoamérica, son un poco nazionalistas y aunque sean multirraciales no son tan multiculturales, y al final hasta sus emigrantes latinos comulgan con el chicharrón

Existe um doce tipicamente brasileiro chamado brigadeiro, originalmente feito para festinhas de crianças, mas que está fazendo o maior sucesso em Paris, feito na doceria Les Delices de Fa (facebook). Fa é uma brasileira que montou um bufet em Paris e que serve feijão tropeiro, mexidinho de arroz com feijão e ovo, etc. Nunca pode faltar o brigadeiro. Para quem quiser fazer o brigadeiro aí vai a receita:
-1 lata de leite condensado
-2 colheres de chocolate em pó
-1 colher de manteiga.
Cozinhar em fogo brando, mexendo bem, até ferver e aparecer o fundo da panela. Esfriar. Comer com colher.

Sinceramente, no entiendo como puede sorprender, que las empresas de alimentación, en este caso, se adapten al mercado donde operan, acaso no lo hacen todas en los mercados numericamente relevantes. En este sentido ni las empresas ni Brasil como país difieren significativamente de lo que ya se hace en otras latitudes. El señor Aria vino un poco peresozillo de las vacaciones, ( quizá mucha caipirinha).

Pienso que la culinária es para el paladar lo que la luz es para el arte.
Mi convívio de una larga vida con la gente brasileña me mostró que son artistas originales y tradicionales para saborear los placeres que la madre naturaliza oferece generosa y abandantemente. Los bienes de la naturaliza son para gozarlos al máximo. Com los brasileños he aprendido esta verdade tan racionalizada por los europeos.
Hacia pocos meses que había llegado a Minas, Brasil. Salí de excursión con 50 alunos del colégio que dirigia. LLegamos a um apacible local con águas para nadar y campo para correr. Al bajar del camión descubrimos que olvidamos la comida del dia. Solamente teniamos pán. Los chicos ni se importunaram. Preferian nadar y jugar al sol que pensar el la comida olvidada. Tenian pan y con este alimento tan sagrado se satisfacieron todo el dia. La alegria es comer. /si se puede escoger , mejor, pero el bien mayor es comer el pan, o la farina de mandioca em la palma de la mano. No es conformidade passiva. Es su modo de saborear el bien que tienen ahora . Por esto son artistas. La luz los guia hacia el bien.

Miguel G tem toda a razão. A maioria das comidas brasileiras é muito doce ou muito salgada. Quando vejo uma receita de bolo, por exemplo, tiro a metade do açúcar. Esta é a herança portuguesa, dos doces ultra-doces. A longo prazo muito doce=diabetes. Muito sal=hipertensão arterial.
Porém neste país cheio de paradoxos, existem mais opções para as comidinhas mais leves do meio da manhã e do meio da tarde: pão de queijo, biscoito de polvilho, empadinha, sanduíche de pão integral, salada de fruta batida no liquitificador. Hoje no Brasil,em cada esquina há uma lanchonete que serve estas comidas saudáveis, de baixo índice glicêmico. Na Suécia e na Noruega, os nativos comem nesses horários uns doces muito gordurosos, de acordo com o que vi por lá.
A legislação brasileira também prevê que daqui a alguns anos, a indústria deverá reduzir o teor de sódio nas suas comidas. Aos poucos chegaremos lá.

Bueno, lo del papel higiénico tiene una explicación fácil, los retretes se atascan, eso es lo que me han dicho cuando he preguntando por qué lo hacían así, no es una cuestión de esnobismo. Eso, en mi opinión, genera otro problema, pues las bolsas con papel higiénico usado se echan al cubo de basura orgánica.

Lo del papel higienico...eso ha dolido en el alma.

Lo del papel higienico...eso ha dolido en el alma.

Lo del papel higienico...eso ha dolido en el alma.

Tal vez sea un poco injusto pedir a los brasileños que hagan una buena pasta. Creo que como regla general, uno debe buscar los productos de la tierra. Y ahí hay cosas maravillosas como una buena tapioca o el feijão verde.

Hay otras cosas que me sorprenden de Brasil, como el hecho de que la mayor parte del café se venda molido, una aberración, y sea difícil encontrarlo en grano. Tampoco entiendo lo del chocolate, las marcas más conocidas venden una cosa infame con menos de 50% de cacao. Afortunadamente, en este sentido parece que las cosas están cambiando y han surgido empresas brasileñas, como Cacau Show o Kopenhagen, que quiere acabar con eso de que Brasil produce la materia prima y los otros (belgas, suizos) lo elaboran sofisticadamente. Dicen que en los estados del sur se produce un buen chocolate artesanal, pero todavía no he podido comprobarlo.

La pasta producida en Brasil es de mala calidad, lo del huevo es para disimular. Si quieres comerla mejor tienes que comprarla italiana (hay muchas marcas además de Barilla) o francesa (Casino). El problema es que Brasil es deficitaria en trigo y es complicado conseguir harina de calidad. Sobre la comida, en general es exageradamente salada. Y los dulces, en su mayoría, llevan exceso de azúcar, es imposible distinguir matices. Si quieres comer buena comida brasileña, tienes que buscar buenos restaurantes, que son pocos y caros. Es problema de la sal y el azúcar es grave, no es solo una cuestión cultural o percepciones de extranjero. El gobierno está negociando un acuerdo con las empresas de comida envasada para reducir paulatinamente el contenido de sal y hay programas de alta audiencia, como Fantástico, que alertan cada poco de los problemas de llevar una dieta desequilibrada.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Sobre el autor

es periodista y escritor traducido en diez idiomas. Fue corresponsal de EL PAIS 18 años en Italia y en el Vaticano, director de BABELIA y Ombudsman del diario. Recibió en Italia el premio a la Cultura del Gobierno. En España fue condecorado con la Cruz al Mérito Civil por el rey Juan Carlos por el conjunto de su obra. Desde hace 12 años informa desde Brasil para este diario donde colabora tambien en la sección de Opinión.

Eskup

Archivo

julio 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31      

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal