El despropósito de Wert

Por: Luis Barbero | 09 feb 2012

Wert de Uly Martin01

La posibilidad de que la convocatoria de oposiciones de profesores acabase en un conflicto entre el Gobierno y las comunidades autónomas era algo que se intuía desde hace meses. Esta circunstancia era especialmente evidente en Andalucía, donde la Junta ya tuvo un enfrentamiento con el anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero por este asunto, colisión que se resolvió de manera discreta tras numerosas negociaciones cargadas de tensión.

Ante la más que esperada victoria de Mariano Rajoy en las elecciones generales del 20-N, el Ejecutivo de José Antonio Griñán decidió acelerar los plazos para la convocatoria de las oposiciones de profesores en 2012 (2.389 plazas), una jugada que le salió bien y a la que se sumó la otra comunidad gobernada por los socialistas: el País Vasco. 

El nuevo ministro de Educación, José Ignacio Wert, con el dogma de la austeridad bajo el brazo, recomendó en una reunión a las comunidades autónomas que no convocasen oposiciones este año, pese a que el Ejecutivo de Rajoy dejó abierta esta puerta en el decreto de medidas urgentes que aprobó el 30 de diciembre. En este decreto, el Gobierno autorizó una tasa de reposición (sustitución de los funcionarios que se jubilan o salen del sistema) del 10% en determinados servicios esenciales, entre ellos la educación. Esta contradicción entre lo que se aprueba y lo que luego se pide es una de las cuestiones que el ministro Wert no ha aclarado todavía.

Lo que no nadie sospechaba es que Wert intentase poner trabas a la convocatoria de oposiciones con una maniobra artera como cambiar a última hora el temario de las oposiciones, una decisión que daña la planificación que habían realizado miles de opositores (además del coste que supone la adquisición de los nuevos temarios) y que no ha explicado con argumentos solventes.

Si al Gobierno de Mariano Rajoy no le gusta la convocatoria de oposiciones tiene la opción de recurrir en los tribunales, a través del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, y frenar de esta manera el proceso (con el coste político que esto supone en vísperas de las elecciones andaluzas). Pero torpedear la convocatoria con un ataque al eslabón más débil, los opositores, es un despropósito.

Hay 6 Comentarios

Si no me equivoco, oposiciones anteriores en Andalucía se convocaron en marzo. Como hay elecciones el psoe las adelanta y duplica el precio de las tasas. El gobierno central pp no hace nada de momento hasta que pasen las elecciones. Conclusión: el que pague las tasas va a ser estafado porque las oposiciones se van a desconvocar. No las quiere ni el PSOE. ¡Qué asco de gobernantes! Que ppsoe no cuente con mi voto ni con mi dinero.
ResponderMás opcionesMeno

Un ataque, es un ataque, me refiero que en este caso siempre van a perjudicar al eslabón más debíl, los opositores, y sobre todo a la función que éstos realizan: enseñanza publica para un fomento de la igualdad de oportunidades y formación de las generaciones venideras.

Este ministro escomo un caballo en una cacharrería: por donde pasa va sembrando todo de cristales rotos.

Witness, puede usted decirme qué temarios publicó el anterior gobierno a 5 días de unas oposiciones, gracias.

La maniobra de Wert es menos artera que la protagonizada por el anterior Ejecutivo, capaz de publicar temarios a cinco días de unas elecciones, plagados de errores y viciados de partidismo político con el exclusivo fin de boicotear la reforma de un sistema de acceso al profesorado que el PP había anunciado con claridad iba a cambiar. Las elevadas tasas de fracaso escolar y las bajas de rendimiento (puesto de manifiesto por el informe PISA y en ningún otro lugar con más claridad que en Andalucía) resultado de las sucesivas reformas socialistas no merecen el beneficio de la duda acerca de las intenciones reales del PSOE. Su único afán era y es colocar en el sistema a la mayor cantidad posible de gente afín a su ideario, deudora además a su caciquismo ubicuo utilizado como medio para perpetuar los intentos de control social a los que es tanaficionada la izquierda. España merece una reforma a fondo de la Educación y no tener que asumir desde el primer minuto de una posibilidad real de cambio las hipotecas de un pasado cuyo fracaso no puede ser más estrepitoso.

El titular habla de despropósito ante una vuelta a los temarios. Yo creo que debería preguntarse el por qué antes de calificarlo.
Lo que es un despropósito por parte de la Administración y de los gobiernos autonómicos, es el atentado contra el ciudadano español y sus derechos.
Cita usted la comunidad vasca, esa misma que ha vulnerado la ley públicamente, con el objeto de no reconocer los méritos de los educadores y autores tanto en concurso-oposición o vía ministerio fiscal. O bien, utilizando la lengua como vehículo de discriminación. El objeto, por mucho que se quiera politizar, es delictivo; puesto que atenta contra los derechos fundamentales del ciudadano español.
Fui expedientada un mes antes de la convocatoria a oposiciones de 2008 por parte de la Administración, cuando me encontraba fuera del país vasco reclamando la autoría de mis trabajos. Desde la aprobación de la logse los he visto reconocidos e impartiéndose. Pero, la negativa a la comprobación se ocultó con la petición de mi muerte civil en los juzgados de Zaragoza. Petición por parte del ministerio fiscal que no hubiera prosperado en ningún país del mundo; puesto que se oponía a los informes médicos facultativos.
Parece ser que el testimonio basta para secuestrar a menores y enjuiciar a quienes solamente pidieron un mero testeo, una comprobación de lo que presentaban certificado. Parece ser que el cumplimiento del deber con está mal visto por la Administración y por el sistema judicial españoles.
Este es el despropósito de una Administración que se ha erigido como garante de los derechos de autoría.
Y no el mantenimiento de los temarios.
Pregúntese el por qué.
Y, de paso, el concepto de "cambio"

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

Luis Barbero

(Madrid, 1970) es licenciado en Ciencias Políticas y periodista. Desde 1995 trabaja en la delegación de EL PAÍS en Andalucía. Desde 2008 es el delegado en esta comunidad

Sobre el blog

Una mirada de lo que ocurre en España (y si se tercia un poco más allá) alejada de Madrid, epicentro de casi todo, pero no de todo. Punto de partida: el sur.

Eskup

Archivo

julio 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal