Presentismo laboral

Por: | 30 de noviembre de 2011

La herida abierta por la Gran Recesión en el mercado laboral tarda en cicatrizar. El paro afecta a 13,9 millones de personas en EE UU, a los que se suman 8,9 millones que se ven forzados a trabajar a tiempo parcial, por los ajustes de producción en sus empresas o porque no encuentran empleo a tiempo pleno. Y los que tienen un trabajo estable, no ven que su sueldo suba.


     Ante tanta inseguridad laboral, son cada vez más los empleados que optan por ir al trabajo tosiendo o sonándose la nariz. Una presencia en cuerpo -no en espíritu- en el puesto de trabajo que revela un estudio de Concordia University, que durante seis meses siguió a 444 personas para el muestreo. Un fenómeno que el estudio denomina como “presentismo”.

Sick-employees

     Los autores del estudio, que acaba de publicarse en el Journal of Occupational Health Psychology, explican que ante esta situación de empleo tan anémica la gente se siente “socialmente obligada” a acudir al trabajo estando enfermos o con malestar, en lugar de quedarse en casa. En otros casos, añade, es por presión de la situación propia empresa en la que trabajan.
     Durante ese periodo de estudio, los empleados encuestados fueron tres días al trabajo mientras estaban enfermos o no se encontraban bien. Es el doble de días que faltaron. El “presentismo” puede tener un beneficio aparente para la empresa, pero también un coste que es menos tangible que el impacto del absentismo laboral y que puede ser incluso mayor.
     Los relatores opinan que no quedarse en casa cuando uno está enfermo reduce la productividad, frena la recuperación y conlleva el riesgo de que puedes contagiar a otros empleados. Un estudio de Queen University, financiado por Afexa Life Sciences, calcula que el “presentismo” por un resfriado común puede tener un coste anual de 16.700 millones, el doble que el absentismo.
     El estudio de Concordia concluye que las compañías deberían establecer directrices para regular el “presentismo”, como hacen para combatir el absentismo. Ir al trabajo cuando uno se encuentra mal puede ser muy noble en estos tiempos de dificultad económica. Pero quedarse en casa cuando uno tiene una enfermedad contagiosa no debe plantear dudas al empleado.

Hay 2 Comentarios

Que manía con hacerlo todo complicado. ¿Por qué ha de decidir nadie si estamos enfermos o si es conveniente trabajar? El que no vaya a trabajar que se le descuente del sueldo y ya está. Pero nada, que los vagos arrastren a toda la sociedad hacia la impudicia y el caos. Ya estamos cerca de vuestro tan ansiado caos.

Ese "presentismo laboral" es lo normal en mi pais terce(o cuarto)mundista "desde toda la vida". Tanto que me ha costado unos segundos interpretar las primeras lineas de esta nota. Aqui la mayoria de la gente no falta a menos que no pueda tenerse en pie, y las razones son muchas y tienen que ver con la pobreza, y la precariedad laboral, sin duda. En mi oficio, el de profesora, sucede lo mismo: la mayoria se encuentra en contratos pagados por horas: si faltas, no cobras, y no hay certificado medico que valga, porque lo mas probable es que no puedas ir al medico. Asi vivimos creo que la mayoria del mundo.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Wall$treet Report

Sobre el blog

“El dinero no duerme”- Gordon Gekko. La actividad en la plaza neoyorquina no cesa con el toque de campana y desborda como una crecida la calle del muro.

Sobre el autor

Sandro Pozzi

, italosevillano, loco por el kimchi. Sobrevivió siete años en Bruselas y desde hace ocho, en Nueva York.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal