Wall$treet Report

Sobre el blog

“El dinero no duerme”- Gordon Gekko. La actividad en la plaza neoyorquina no cesa con el toque de campana y desborda como una crecida la calle del muro.

Sobre el autor

Sandro Pozzi

, italosevillano, loco por el kimchi. Sobrevivió siete años en Bruselas y desde hace ocho, en Nueva York.

Eskup

Es también una cuestión de suerte

Por: | 16 de marzo de 2012

La superstión puede ser vista como la creación de una mente irracional. Pero lo curioso es que son muchos los que se apoyan en ella durante la rutina diaria en la búsqueda de la fortuna. También en el trabajo, no solo en el deporte o el juego. La red de contactos profesionales LinkedIn acaba de publicar una encuesta realizada entre 7.000 de sus usuarios en todo el mundo, en la que el 84% de los participantes cree que la suerte representa un factor en la trayectoria de sus carreras.
     LinkedIn tiene en la actualidad 150 millones de miembros. Los encuestados son de 15 países, entre los que se encuentran profesionales españoles. Los que se sienten más afortunados son los japoneses y surcoreanos. Los estadounidenses aparecen los séptimos de la lista, con el 49% de los profesionales que participaron admitiendo que se sienten más afortunados que otros colegas. Les siguen los españoles, en el octavo lugar. Por lo general, casi la mitad se siente afortunado en su carrera.

Lucky

     Hay algunos estudios publicados en EE UU sobre el impacto de la superstición en la productividad de los empleados. Pero el resultado de la encuesta de LinkedIn revela que hay otras cualidades del empleado que contribuyen a la buena suerte, vamos, que no vale solo con cruzar los dedos, tocar madera o aquello de evitar pasar por debajo de una escalera o toparse con un gato negro. La suerte hay que buscarla, y la comunicación, la flexibilidad y la agenda de contactos son claves.
     Sí, esto último suena a publicidad encubierta de LinkedIn, lo admito. Pero la encuesta también muestra que siete de cada 10 considera que la ética en el trabajo es el prerrequisito más importante para que ese encanto cobre forma y empiecen a alinearse los astros. El portal de empleo Monster.com también da otras pistas en la búsqueda de esa estrella. Por cierto, mañana sábado es el día de San Patricio, el día de la fortuna para los irlandeses. Este año no será jornda laboral, pero seguro que se lo pasarán en grande mientras la gaitas toman la Quinta Avenida en Manhattan.

Penúltimo torpedo a Goldman Sachs

Por: | 14 de marzo de 2012

Que Goldman Sachs tiene un problema de relaciones públicas, es una verdad como un templo a la vista del asalto que el "guardián de Wall Street" sufre desde los círculos políticos en Washington y desde la opinión pública en Main Street tras el estallido de la crisis financiera. Pero cuando el ataque viene desde dentro del propio banco y utilizan como caja de resonancia la influyente página de opinión de The New York Times, entonces se convierte en la comidilla del parqué. Y eso obligó a su equipo de comunicación a reaccionar incluso antes del amanecer en la isla de Manhattan.
     El protagonista del penúltimo torpedo contra la línea de flotación del guardián de Wall Street es un ejecutivo de medio nivel. Se llama Greg Smith y arranca la carta diciendo que deja la firma tras 12 años de servicio. Era director ejecutivo en el negocio de derivados de la firma en Europa, Oriente Medio y África. Empezó como interino mientras estudiaba en Stanford y estuvo 10 años en las oficinas centrales en Nueva York, antes de trasladarse a Londres. "Creo que he trabajado lo suficiente como para entender la trayectoria de su cultura, a su gente y su identidad", asegura.

Goldman

     Y ahí va el primer torpedo a la ya dañada imagen de Goldman Sachs: "El ambiente ahora es tóxico y destructivo". El segundo llega al inicio del segundo párrafo, al denunciar que la firma que capitanea Lloyd Blankfein está poniendo sus intereses por delante del de sus clientes para hacer dinero. Esencialmente, el joven banquero viene a decir que la cultura de trabajo en equipo, la integridad y el espíritu de humildad que dominaban cuando entró en la institución se esfumaron. Esa fue, dice, la pócima del éxito del banco de inversión más poderoso del mundo.
     Smith admite no sentir más el orgullo de decir que trabaja para Goldman Sachs. "Supe que era el momento de irme cuando no podía mirar a los estudiantes -que reclutaba- a los ojos y decirles lo fantástico que era trabajar en la firma". Es más, se atreve augurar que esta falta de moralidad en la empresa es la mayor amenaza a su supervivencia a largo plazo. Lo que no dice en su clara reflexión es cuánto dinero se embolsó durante la larga década que trabajó para el banco, gestionando la fortuna de clientes que manejaban activos por un valor superior al billón de dólares.

Lloyd

     Tampoco habla de los recortes en las primas en Goldman Sachs anunciadas hace un par de meses, que levantaron muchas ampollas. El joven no está descubriendo tampoco la pólvora. Y es también conocida la presión a la que está sometida la figura de Blankfein como líder del banco, hasta el punto de que cobra fuerza la idea de que podría soltar las riendas de la entidad antes del verano. Un extremo que desde el banco no comentan. Y la verdad de Smith sobre la forma de hacer de Goldman Sachs, el valor de su liderazgo y el cambio de ideales que la guiaron puede ser aplicable a otras muchas empresas muy influyentes a escala global, y no solo del abofeteado sector financiero. 
     Goldman Sachs respondió con un escueto comunicado, en el que dice que está en total desacuerdo con lo expresado en la Op-Ed (páginas de opinión). "Creemos que no refleja la manera en la que llevamos nuestro negocio. Solo tendremos éxito si nuestros clientes tienen éxito. Esa es la verdad fundamental que está en el corazón sobre como conducimos nuestro negocio". Más allá de estas palabras, el banco no hace más comentarios mientras el parqué especula sobre el futuro de Blankfein al frente de la compañía. "Espero que esto sea una llamada de atención al consejo de directores", concluye Smith.

Siewert

     Y para el que crea en la casualidades de la historia, el que sale en la foto al lado del expresidente Bill Clinton es la nueva cara de Goldman Sachs. Se trata de Richard Siewert, más conocido como Jake. Es una de las figuras más influyentes en los círculos demócratas en Washington. Trabajó ocho como portavoz y asesor en la Administración Clinton y en la actualidad ejercía como uno de los principales consultores de Timothy Geithner, el único superviviente del equipo económico original de Barack Obama. Sustituye a Lucas van Praag, que ya anunció el mes pasado que dejaría la firma en marzo.

La ropa puede elevar la productividad

Por: | 12 de marzo de 2012

Los que me conocen en persona, e insisto en lo de en persona porque esto de Internet desvirtúa bastante la realidad, saben que no presto mucha atención a lo que llevo puesto. Me levanto tan temprano por la diferencia horaria con España, que a veces me arreglo a oscuras, con las cuatro luces de casa apagadas (los apartamentos en Manhattan no dan para muchas más). En una ciudad como Nueva York puede que hasta parezca que la combinación está pensada de antemano. Pero no, es totalmente casual. Eso sí, cuando se trata de atender un compromiso, uno intenta estar siempre a la altura.
     Todo esto lo cuento para comentar el siguiente estudio elaborado por profesores de la escuela de gestión de la Northwestern University en Chicago, que viene a decir que lo que llevas puesto afecta a lo bien que trabajas. Los autores, Hajo Adam y Adam Galinsky, introducen el término "enclothed cognition", para esencialmente poder describir la influencia que la ropa tiene en el proceso psicológico de la persona que la lleva, por su simbolismo y por la experiencia física de llevarla. Dicho de otra manera, no es cómo te ven otros sino cómo la ropa le hace sentir a uno.

White

     Por ejemplo, llevar puesta una bata blanca de médico se asocia con atención y cuidado. Es decir, según el estudio, podría elevar el rendimiento en trabajos relacionados con la atención. ¿Pero qué pasa cuando se dice que esa misma bata no es de un doctor, sino de un pintor?. El resultado de la prueba cambia y la atención no incrementa al llevarla. Es cierto que vestir un determinado tipo de ropa te puede motivar más en determinadas situaciones. Lo que los investigadores dicen a raíz de esta serie de pruebas es que ciertas prendas pueden además contribuir a mejorar el rendimiento.
     Quizás tengan razón. Como dicen los autores, la ropa no hace a la persona pero puede ejerce un extraño poder en el que la lleva. Lo que no está tan claro es su aplicación en el trabajo; si realmente tendría un efecto en la productividad de los empleados de una empresa establecer reglas de vestimenta como instrumento que haga al asalariado sentirse bien y motivado. Hablando de poder, hay otro estudio similar liderado por Dana Carney, de la escuela de negocios de la Universidad de Columbia, sobre los efectos psicológicos, fisiológicos y de comportamiento por la posición del cuerpo.

Dresscode

     El ser humano, como los animales, expresan su poder o debilidad con posturas. ¿Pero puede un gesto crear poder? Pues también parece que sí. Los autores del primer estudio dicen que lo que realmente importa es la combinación de factores (postura o ropa y el simbolismo). Así que me hago esta pregunta. Si un ejecutivo de las finanzas se vistiera como un juez, en lugar de con traje y corbata, ¿actuaría de una manera más ética y asumiría menos riesgos? Quedaría un poco ridículo, así que no creo que funcione. Probaré en todo caso esta semana a ver qué pasa vistiéndome con la luz encendida.

 

El desahucio pone a prueba la fe

Por: | 10 de marzo de 2012

Las crisis financieras no hacen distinciones, sobre todo si son de la virulencia de la última, la peor desde la Gran Depresión. Y mucho menos los bancos, donde no creen en milagros cuando se trata de hacer cuadrar las cuentas. La ola de desahucios sigue arrastrando en Estados Unidos con todo lo que encuentra por delante, cinco años después de empezar a tomar forma. Ni las iglesias se escapan. El año pasado, el que según el oráculo Warren Buffett iba a marcar el inicio de la recuperación en el sector inmobiliario, un total de 138 congregaciones religiosas se quedaron sin su templo.

Chruches

     Se suman a otras tantas parroquias que en 2010 tuvieron que venderlos, incapaces de pagar sus deudas a los bancos. Casi la totalidad de estas propiedades estaban en un proceso de embargo, de acuerdo con los últimos datos de CoStar Group, una firma que se dedica en EE UU al análisis del mercado inmobiliario. Una situación que puso a prueba la fe de los feligreses de la Calvary Baptist Church en Paterson (Nueva Jersey), incapaz de pagar una hipoteca mensual de 30.000 dólares.
     Es un problema que se extiende por todo el país y que afecta sobre todo a las congregaciones más pequeñas en la comunidad afroamericana, aunque la crisis económica golpee a todas por igual. Gran parte de estas propiedades acaban siendo adquiridas por grupos religiosos más potentes, que disponen de mayor liquidez desde el punto de vista financiero. Antes de la crisis, eran muy pocas las parroquias que se encontraban en una situación de impago de su deuda como la actual, según CoStar. En 2008 pasaron de un par a 24 iglesias.

Religion

     Este es, en síntesis, el mapa religioso en EE UU. El 85% de los estadounidenses se identifican con algún tipo de denominación religiosa y el 40% es practicante. Tres cuartas partes sigue la fe cristiana, principalmente protestantes (50%) y católicos (25%). Los más creyentes son los estadounidenses al sur de país, en los estados del conocido como "cinturón de la Biblia", donde el 86% cree en Dios. En la costa oeste se reduce al 59%. A pesar de este alto nivel de religiosidad, solo el 9% dicen que es lo más importante en sus vidas. El 17% dice que es el dinero o su carrera profesional.
     El problema del desahucio es real. Pero la ola no es el tsunami que arrasa los hogares de los propietarios particulares. De acuerdo con la National Associoation of Church Business Administration, hay más de 300.000 congregaciones religiosas en el país. El número de desahucios, señalan, es "minúsculo" en proporción y señalan que las donaciones no están registrando la caída que se temía por las crisis. Lo que también es cierto es que los bancos se habían cuidado muy mucho de rendir cuentas con las congregaciones. Pero ahora parece que están empezando a perder la paciencia.

Church1

    Acabaron los días, como señalan desde UrbanAmerica Advisors, en los que las instituciones religiosas o una congregación acudían al banco a solicitar con facilidad un préstamo o un ajuste en la hipoteca. Ahora las grandes entidades están limpiando sus carteras de deuda morosa y están empezando a darse cuenta de que el negocio de la fe ya no es tan lucrativo como antes. Esta organización especializada en el sector inmobiliario realiza seminarios entre las iglesias en Florida, el tercer estado más afectado por los desahucios, para que entiendan la dimensión del problema al que se enfrentan.
     De hecho, desde la asociación de iglesias admiten que hay muchas congregaciones que atraviesan por dificultades financieras, que por el momento evitaron ser objeto de un procedimiento de embargo por parte del banco o de suspensión de pagos. Lo consiguieron recortando gastos por la vía del despido de empleados o congelando remuneraciones, para compensar la pérdida de ingresos vía donaciones. Ahora esperan que las empresas vuelvan a contratar con más entusiasmo, porque eso reducirá la actual tasa de paro (8,3%) y los feligreses tendrán más dinero para dar a su iglesia.

Mujer en America Inc.

Por: | 08 de marzo de 2012

Lo más interesante de la lista anual de multimillonarios que publica Forbes, al menos para el que escribe, son las caras nuevas. En su 25 edición, hay 128 nuevos integrantes. Son menos que los 214 que debutaron en 2011. Este año destaca entre todos ellos una mujer, Sara Blakely. Es una empresaria creada a si misma, sin necesidad de que le ayudara su marido o gracias a que le cayó en sus manos una masa de millones de algún pariente directo. La ejecutiva, de 41 años, es la fundadora de Spanx.

 

     Blakely ocupa el puesto 1.153 de un total de 1.226 miembros, con un fortuna estimada por la revista financiera que asciende a los 1.000 millones de dólares. Inventó una prenda que se pone bajo la ropa para resaltar la figura. "Cuando a la mujer se le ofrece la posibilidad y la oportunidad de explotar su potencial, pueden lograr muchas cosas", señalaba esta mañana en uno de los programas matinales en la televisión estadounidense. La empresa con sede en Atlanta la lanzó con 5.000 dólares.

Spanx

     El club de las grandes fortunas tiene a 104 mujeres. Están lideradas por Christy Walton (11), heredera del imperio comercial Walmart. Pero Blakely forma parte de un pequeño grupo de empresarias creadas a si mismas, entre las que destacan Oprah Winfrey (442), propietaria de la cadena de cable Own, y Meg Whitman (913), actual consejera delegada de HP y antigua líder del portal de subastas eBay. Como con de Zara, los productos Spanx se popularizaron sin una campaña publicidad. El poder de la marca.
    Del total de mujeres multimillonarias, tres son españolas: Rosalía Mera (232), Alicia Koplowitz (512) y Esther Koplowitz (804). Su fortuna combinada asciende a 8.200 millones de dólares. Entre las europeas destaca la francesa Liliane Bettencourt (15), hija del fundador de L´Oreal, con una fortuna heredada de 24.000 millones. Cuando Forbes lanzó la lista en 1987, era de 1.000 millones. Entonces Forbes solo encontró a 140 fortunas en todo el mundo para integrar la lista.

 

Elemental, querida Watson

Por: | 07 de marzo de 2012

Dos humanos contra una máquina. O mejor dicho, dos campeones, Ken Jennings y Brad Rutter, contra la docena de científicos que en IBM diseñaron, desarrollaron y enseñaron a la mente de silicio de la computadora Watson a entender cómo se comunican los seres de carne y hueso. Se trataba, como dicen sus ingenieros, de mucho más que un juego con un millón de dólares para el ganador. Eso fue hace un año, en el concurso Jeopardy!. La máquina arrasó. Ahora llega a Wall Street para poner orden.

JeopardywatsonIBM

     Aunque pudiera parecerlo, no se trata de una historia de ciencia ficción de las que se colaban hace cuatro décadas en los cines ni tampoco de un nuevo episodio de Star Trek. Jeopardy! fue solo el escenario para poner a Watson a prueba y mostrar hasta dónde se puede llegar en esa carrera que libran las computadoras con los humanoides desde que un ordenador ganara hace 15 años a Garry Kasparov al ajedrez. Citigroup se convierte ahora en el primer cliente de este ingenio en el centro del capitalismo.

Watson

      Conseguir que un ordenador fuera capaz de leer un texto ya fue todo un reto. El nieto de Deep Blue va mucho más lejos. Es lo último en inteligencia artificial. El que compitió en el popular concurso televisivo estadounidense tenía capacidad para analizar el equivalente a un millón de libros en poco más de un par de segundos. En la nueva era digital, Citi quiere utilizar la máquina para poder analizar la masa de datos sobre sus clientes en todo el mundo y ayudar a la vez a identificar áreas de riesgo.

Watson

     El juego permitió a los ingenieros de IBM explorar la mejor manera de utilizar esta tecnología para resolver problemas reales. Ahora se trata de afinar la máquina para que pueda ser usada para hacer análisis en el mundo de la economía, la financia y los negocios. Un terreno en el que también compiten Oracle, SAP o Microsoft. Watson ya cuenta con clientes en el sector de la salud. Y su capacidad y rapidez de análisis también puede ser muy útiles en el ámbito de la seguridad y planificación urbanística.


Watson2

     El sector financiero invirtió 400 millones en el ámbito de la información tecnológica en EE UU, según IBM, cuyo negocio de análisis de datos espera genere 16.000 millones en ingreso en 2015. Los gurús tecnológicos dicen que en las escuelas se hablará durante años de Watson, como se hace ahora de Deep Blue. Y algunos, como Bill Atkinson, uno de los grandes pioneros de Apple, dice que lo visto en Jeopardy! es el anticipo de lo que se vivirá dentro de una década el mundo de la computación. Quizás antes.

Nueva York subasta su basura

Por: | 06 de marzo de 2012

Para los cazadores de tesoros, esta montaña de basura puede llegar a ser una verdadera mina. Pero viendo la lista de objetos que el estado de Nueva York trata de vender en eBay, uno llega a preguntarse para qué podría necesitar el ejecutivo de Albany una incubadora. Hay de todo, desde montañas de chatarra acumuladas en un terreno del Departamento de Transporte, cajas llenas de teléfonos, una mesa de masaje, impresoras, ordenadores, sillas de colegio, cámaras de foto digitales, un billar y coches. Y a veces se cuelgan otros más exclusivos, como aviones, helicópteros y hasta un camión de bomberos de hace más de medio siglo. En un año normal, se desechan hasta 50.000 objetos.

Cuomo1

     Durante el pasado ejercicio fiscal, se llegó a recaudar unos 820.000 dólares con la venta de este "exceso de propiedad" del estado de Nueva York. El año antes, la recaudación por esta vía llegó a 1,3 millones. El demócrata Andrew Cuomo no se conforma. Por eso va a lanzar en unas semanas un nuevo portal en Internet para dar más valor a estos objetos. Se trata de poner más fácil el acceso a estos artículos, para que no sea un terreno acotado solo a los buscadores expertos que rastrean a diario eBay para hacer negocio. Una mejor presentación ayuda, claro. Pero lo que llegue a recaudar por esta vía Cuomo dependerá sobre todo de la calidad de la basura que saque a la venta.

Los Navajo defienden su marca

Por: | 05 de marzo de 2012

¿Qué podrían tener en común un irlandés americano y un nativo navajo?
Urban Outfitters.
Es de esas marcas a las que rodea cierta controversia. El último episodio, la nueva línea de ropa y accesorios con los colores de Irlanda, que tiene a la venta para el día de San Patricio. Los políticos de origen irlandés están que trinan y han expresado ya su rabia por carta a Tedford Marlow, su consejero delegado, porque consideran alimenta un estereotipo muy negativo de la comunidad en EE UU, los denigra y, encima, anima al consumo irresponsable de alcohol. Los irlandeses que conozco suelen tomarse chistes como los de las camisetas y las gorras con bastante buen humor.


Irish

     No es la única carta de protesta que llega al despacho de Marlow por sus diseños. El pasado otoño, coincidiendo con Columbus Day, una joven nativa de Minnesota se dirigía a su predecesor para decirle que la colección "Navajo" era vulgar, barata y culturalmente ofensiva para la tribu. Su queja no llegó aún a los pasillos del Congreso, pero si a los tribunales. Y no tanto por lo del "hipersexi", si no porque Navajo Nation considera que utiliza sin permiso su imagen de marca y su nombre para vender ropa y accesorios made in China. Es decir, estamos hablando también de cosas que tienen que ver con el dinero.


Navajo

     La compañía ya retiró la palabra Navajo de la lista de productos que tiene colgada en su web. Pero los Navajo no se conforman, tampoco la quieren ver en las tiendas ni en los recibos, da igual que esté escrita con "j" que con "h". La demanda fue presentada el pasado 28 de febrero, en un tribunal federal en Nuevo México, uno de los tres estados en EE UU junto a Utah y Arizona que forman parte de su territorio. La tribu y sus filiales piden una compensación por daños y que se emita una orden que obligue a la cadena a no usar los nombre "Navajo" o "Navaho". Urban Outffiters no comenta.
     La demanda cita que la cadena viola desde marzo de 2009 la Indian Arts and Crafts Act, al vender sus productos sin permiso. "Buscamos proteger nuestro distintivo nombre y marca, y asegurarnos de que el consumidor no es confundido o engañado en sus compras. El de Urban no es un producto auténtico ni genuino Navajo", señalan los gobernadores de la tribu a través de sus abogados. La demanda precisa que Navajo es una marca registrada para uso comercial desde 1943, y utilizan ese nombre desde al menos 1849. Hay hasta 12 variaciones del nombre protegidas y casi un centenar de productos.


Navajo2

     El territorio Navajo -Diné Bikéyah- es más grande que una decena del medio centenar de estados que componen la unión. Como ellos mismos se definen, son una nación dentro de una nación, con su propio gobierno indepedendiente. Es la mayor tribu y, quizás, la más reconocida del medio millar en EE UU, que viven en unas 320 reservas, según los datos del censo. La población de Navajo Nation se estima en unas 180.500 personas. La media de edad es de 24 años y sufre una tasa de paro del 42%. Es uno de los factores que explica que Nuevo Mexico tenga un nivel tan alto de pobreza.
     Urban Outfitters, por su parte, cuenta con 194 tiendas en EE UU, Canadá y Europa. La matriz es dueña también de las marcas Anthropologie, Free People, Terrain y BHLDN. La facturación anual del grupo asciende a 2.473 millones de dólares, de los que 1.155 millones corresponde a la marca Urban Outfitters. Las ventas solo de esta marca, fundada en 1970, son onces veces superiores a lo que ingresa Navajo Nation para financiar su prepuesto. Y su productos, como los define la propia compañía, se dirije a un público muy específico: formado, urbano y de entre 18 a 30 años de edad.


Urban

     Dos mundos, por tanto, radicalmente opuestos. El principal generador de ingresos de la tribu es la minería. Quizás recuerden The Return of Navajo Boy, un documental producido por Jeff Spitz y Bennie Klain sobre una familia, los Cly, que sufría problemas de salud por la contaminación provocada por las minas de uranio en Monument Valley, en Utah. Está basado en la película The Navajo Boy y recibió numerosos galardones en el festival Sundance en 2000. Ahí se denunciaba el choque permanente de los Navajo con las grandes corporaciones estadounidenses y la supremacía blanca.
     De hecho, Urban Outffiters no es la única marca en EE UU que se inspira en la iconografía y, por extensión, la tradición Navajo. Es el caso también de la popular cadena de ropa juvenil Forever 21, de Proenza Schouler o de Diane von Furstenberg. La cuestión ahora está saber si el magistrado considera que los nativos Navajo tienen razón y comparte que Urban se está apropiando de su marca. Y por los comentarios que circulan por la red desde otoño, no está claro mientras la geometría Navajo parace crea tendencia entre los jóvenes de piel palida, a veces quizás con demasiado mal gusto.

Yelp pisa fuerte en el NYSE

Por: | 02 de marzo de 2012

Nuevo estreno bursátil de una puntocom especializada en el incipiente negocio de lo social. Se trata del servicio de recomendaciones de ocio Yelp. Empezó a cotizar en el New York Stock Exchange con un precio de salida de 15 dólares la acción. Colocación con la que recauda algo menos de 110 millones de dólares. Pequeña en tamaño, pero importante porque se produce antes de que Facebook de el salto al parqué entre abril y mayo, cuando complete el proceso con los reguladores e inversores.
     La oferta pública de especie de "páginas amarillas recomendadas" consta de 7,1 millones de títulos, por encima de lo previsto. También en el precio, que tenía hasta anoche una banda de referencia entre los 12 y 14 dólares. En la apertura superó los 25 dólares, lo que supone un alza del 67%. A la espera de que avance la jornada, el valor de la compañía ronda ya los 1.450 millones. Con su exitoso estreno, sigue los pasos de Zynga, en diciembre, Groupon, en noviembre, y LinkedIn, en mayo.

Yelp

     La operación se ajusta más a la protagonizada por el portal Angie´s List en noviembre pasado, otra puntocom especializada en los comentarios que hacen sus usuarios de restaurantes, bares, tiendas y otros servicios locales. La primera en explorar el terreno fue LinkedIn, la plataforma de contactos profesionales. El rendimiento de todas ellas ha sido cuanto menos mixto, mientras los inversores tratan de entender como estos negocios hacen el dinero que justifique su valoración.
     Yelp, que quiere convertirse en un gigante de la información local, cuenta con más de 65 millones de visitas únicas al año, pero menos de la mitad hacen valoraciones de los servicios que usan. Sus ingresos, de acuerdo con la información remitida al regulador del mercado de valores, ascendió el pasado ejercicio a 83 millones de dólares, un 75% más que en 2010. Y como otros portales en Internet, está en pérdidas, superiores a los 16 millones, y no paran de crecer, casi el doble que en 2010.
     Es decir, su valoración es 10 veces superior a sus ventas anuales. Suena a conocido. Con estos números, la atención se dirige inevitablemente hacia Facebook, que aún debe precisar el volumen de la colocación y fijar el precio de venta de la acción. Será el mayor estreno bursátil desde Google en el verano de 2004 y el más importante en la historia de Silicon Valley desde Nestcape. A continuación, algunos datos sobre la evolución de las firmas que ya cotizan en el parqué:

    Zynga, 16 de diciembre de 2011. Precio de salida, 10 dólares la acción. Primer día, cayó un 5%. Se movió desde entonces entre los 7,97 y los 14,55 dólares.

    Angie´s List, 17 de noviembre de 2011. Precio de salida, 13 dólares la acción. Primer día, subió un 25%. Se movió desde entonces entre los 10,77 y los 18,75 dólares.

    Groupon, 4 de noviembre de 2011. Precio de salida, 20 dólares la acción. Primer día, subió un 31%. Se movió desde entonces entre los 14,85 y los 31,14 dólares.

    LinkedIn, 19 de mayo de 2011. Precio de salida, 45 dólares la acción. Primer día, subió un 93%. Se movió desde entonces entre los 55,98 y los 122,70 dólares.

El daño que hace una foto

Por: | 01 de marzo de 2012

La primavera llama a la puerta. Y con ella, el movimiento social de protesta Ocupemos Wall Street resucita en Manhattan tras el letargo invernal. No son pocos los que lo dieron por muerto. Su voz empezó a escucharse ayer tarde por Bryant Park, a los pies de la sede de Bank of America. La primera gran movilización de 2012 se dedicó a la influencia que tienen las grandes corporaciones en la política. Es año electoral en EE UU. Y aunque algún manifestante disfrazado de payaso intentó saltarse la barricada de la policía, no se vivieron situaciones de violencia como en la protesta estudiantil en Barcelona.

Bryant(Foto AFP, Timothy A. Clary)

     Es precisamente un encapuchado el que protagoniza esta mañana la foto de portada de The New York Times. Frente al joven, un empleado del Banco Popular plantándole cara como puede. El suelo está lleno de cristales rotos y el joven lleva algo punzante en la mano derecha. El texto explica que estas protestas se repiten en otras ciudades y las vincula a los problemas económicos que se apoderan de España. Una imagen que contrasta radicalmente con el mensaje que el ministro Luis de Guindos trajo el lunes a Wall Street, al decir a la comunidad inversora que "España es un país seguro" para invertir. 

Spain-popup(Foto Reuters, Alan Gea)

     Es la imagen que temía ver, y cruzaba los dedos para que no llegara a las portadas medios de referencia global tan influyentes como el rotativo neoyorquino. Cuando la violencia se instala en las primeras páginas de los medios internacionales, alimenta aún más los miedos y la incertidumbre sobre lo que está pasando en Europa, justo cuando los líderes en el Viejo Continente se reúnen para encontrar una solución al problema de la deuda soberana. Y lo que más pena me da de esta fotografía es que la acción de unos pocos resta argumentos a la masa de jóvenes que defiende sus derechos.


Bcn(Foto Efe. J. Soteras)

    Y en una realidad mediática en la que las noticias vuelan al instante, donde todo se ve a corto plazo, casi sin perspectiva, el efecto rebote puede ser demoledor. Ahí está ganando cuerpo. Los presentadores de Squawk On the Street de la cadena CNBC no solo muestran la portada del NYT en antena. Además, la aderezan con términos como "devastadora". "Cuando ves a gente tirando piedras y rompiendo cristales, mala señal", valora Jim Cramer, uno de los asesores de cabecera del inversor común en EE UU. No solo eso, animan a la audiencia a acudir a la cuenta del programa en twitter para escribir un pie de foto.

Protesta

    La bola empezó a rodar, lamentablemente. Espero que se pare pronto y no crezca más, para que no nuble la protesta pacífica de miles de jóvenes que no tienen trabajo, de jovenes con empleos y sueldos precarios, de jóvenes sin acceso a una vivienda digna y de jóvenes que se movilizan contra los recortes en educación. Y al individuo que tira la piedra, como me decía un amigo hace un rato al ver la portada del Times, echarlo del grupo sin pensarlo. No se necesita hacer más daño.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal