Penúltimo torpedo a Goldman Sachs

Por: | 14 de marzo de 2012

Que Goldman Sachs tiene un problema de relaciones públicas, es una verdad como un templo a la vista del asalto que el "guardián de Wall Street" sufre desde los círculos políticos en Washington y desde la opinión pública en Main Street tras el estallido de la crisis financiera. Pero cuando el ataque viene desde dentro del propio banco y utilizan como caja de resonancia la influyente página de opinión de The New York Times, entonces se convierte en la comidilla del parqué. Y eso obligó a su equipo de comunicación a reaccionar incluso antes del amanecer en la isla de Manhattan.
     El protagonista del penúltimo torpedo contra la línea de flotación del guardián de Wall Street es un ejecutivo de medio nivel. Se llama Greg Smith y arranca la carta diciendo que deja la firma tras 12 años de servicio. Era director ejecutivo en el negocio de derivados de la firma en Europa, Oriente Medio y África. Empezó como interino mientras estudiaba en Stanford y estuvo 10 años en las oficinas centrales en Nueva York, antes de trasladarse a Londres. "Creo que he trabajado lo suficiente como para entender la trayectoria de su cultura, a su gente y su identidad", asegura.

Goldman

     Y ahí va el primer torpedo a la ya dañada imagen de Goldman Sachs: "El ambiente ahora es tóxico y destructivo". El segundo llega al inicio del segundo párrafo, al denunciar que la firma que capitanea Lloyd Blankfein está poniendo sus intereses por delante del de sus clientes para hacer dinero. Esencialmente, el joven banquero viene a decir que la cultura de trabajo en equipo, la integridad y el espíritu de humildad que dominaban cuando entró en la institución se esfumaron. Esa fue, dice, la pócima del éxito del banco de inversión más poderoso del mundo.
     Smith admite no sentir más el orgullo de decir que trabaja para Goldman Sachs. "Supe que era el momento de irme cuando no podía mirar a los estudiantes -que reclutaba- a los ojos y decirles lo fantástico que era trabajar en la firma". Es más, se atreve augurar que esta falta de moralidad en la empresa es la mayor amenaza a su supervivencia a largo plazo. Lo que no dice en su clara reflexión es cuánto dinero se embolsó durante la larga década que trabajó para el banco, gestionando la fortuna de clientes que manejaban activos por un valor superior al billón de dólares.

Lloyd

     Tampoco habla de los recortes en las primas en Goldman Sachs anunciadas hace un par de meses, que levantaron muchas ampollas. El joven no está descubriendo tampoco la pólvora. Y es también conocida la presión a la que está sometida la figura de Blankfein como líder del banco, hasta el punto de que cobra fuerza la idea de que podría soltar las riendas de la entidad antes del verano. Un extremo que desde el banco no comentan. Y la verdad de Smith sobre la forma de hacer de Goldman Sachs, el valor de su liderazgo y el cambio de ideales que la guiaron puede ser aplicable a otras muchas empresas muy influyentes a escala global, y no solo del abofeteado sector financiero. 
     Goldman Sachs respondió con un escueto comunicado, en el que dice que está en total desacuerdo con lo expresado en la Op-Ed (páginas de opinión). "Creemos que no refleja la manera en la que llevamos nuestro negocio. Solo tendremos éxito si nuestros clientes tienen éxito. Esa es la verdad fundamental que está en el corazón sobre como conducimos nuestro negocio". Más allá de estas palabras, el banco no hace más comentarios mientras el parqué especula sobre el futuro de Blankfein al frente de la compañía. "Espero que esto sea una llamada de atención al consejo de directores", concluye Smith.

Siewert

     Y para el que crea en la casualidades de la historia, el que sale en la foto al lado del expresidente Bill Clinton es la nueva cara de Goldman Sachs. Se trata de Richard Siewert, más conocido como Jake. Es una de las figuras más influyentes en los círculos demócratas en Washington. Trabajó ocho como portavoz y asesor en la Administración Clinton y en la actualidad ejercía como uno de los principales consultores de Timothy Geithner, el único superviviente del equipo económico original de Barack Obama. Sustituye a Lucas van Praag, que ya anunció el mes pasado que dejaría la firma en marzo.

Hay 27 Comentarios

Con ese apellido como puedes confiar en un tipo como este. Hay una buena pelicula basada en su actuacion en la crisis financiera del 2008 aunque al final de la pelicula dice que no esta basada en hechos verdaderosm obviamente es Goldman Sachs. "Margin Call".

Sandro,saludos.Digiste "mas estres"?...es una broma? Mas y mas dinero cada dia para GS,mas poder politico tambien.Esa es la realidad(por ahora) sc.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Wall$treet Report

Sobre el blog

“El dinero no duerme”- Gordon Gekko. La actividad en la plaza neoyorquina no cesa con el toque de campana y desborda como una crecida la calle del muro.

Sobre el autor

Sandro Pozzi

, italosevillano, loco por el kimchi. Sobrevivió siete años en Bruselas y desde hace ocho, en Nueva York.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal