Por un pellizco de 130 millones

Por: | 14 de abril de 2012

Warren Buffett, ojo con tu inversión en Coca Cola, que la hija de Tony Marohn, Jamie, no se dan aún por vencida y como administradora de la herencia de su padre seguirá luchando en los tribunales para acabar su batalla. Dice que no es por dinero, pero lo cierto es que en juego hay hasta 130 millones de dólares en acciones de uno de los símbolos del poderío corporativos de Estados Unidos, lo que le convertiría en una de las mayores propietarias no institucionales de la marca más reconocida en todo el mundo. 

Coke

     No son pocos los que se preguntan si esta no es una nueva versión de la comedia televisiva de "The Beverly Hillbillies", de una familia convertida en nuevos ricos tras encontrar petróleo en su propiedad. Tony Marohn se dedicaba a ir de garaje en garaje a cazar de tesoros entre la artículos que intentan vender las familias cuando hacen limpieza en sus casas. Y en una de esas batidas hace cuatro años, en una caja llena de papeles viejos, se topó con un certificado de acciones del germen de lo que tras varias operaciones de compra y fusiones acabaría siendo el gigante Coca-Cola. 

BeverlyHillbillies

     Marohn murió luchando contra Coca-Cola. Y ahora sus familiares, convertidos en herederos de ese certificado emitido en 1917, continúan luchando por lo que consideran les pertenece. El documento en disputa es de la difunta Palmer Union Oil, la compañía predecesora de la embotelladora. Cuando lo encontró Marohn no tenia firma. Era como un cheque en blanco, así que procedió a estamparle la suya. Un año después, entró en contacto con la multinacional de Atlanta para reclamar su parte en la sociedad. Solicitó 1,8 millones de acciones comunes por sus 1.625 títulos de la petrolera.

Cocacola

     Coca-Cola acabó demandándole. La compañía insiste que el certificado está cancelado y considera que la petición es injusta para los millones de accionistas "legítimos". Jamie Marohn y su madre creen que es válido. Pero deben ahora convencer al tribunal en Delaware que la Ley está de su parte y que su reclamación no es sacada de una serie que se emitió hace 50 años. Si lo consiguen, Tony Marohn, que murió hace dos años por problemas de corazón, pasará a la historia como el protagonista de una de las inversiones más rentables -no a llegó a pagar ni cinco dólares por esa caja de papeles viejos. 

Hay 4 Comentarios

a compañía insiste que el certificado está cancelado y considera que la petición es injusta para los millones de accionistas "legítimos".

La batalla campal de los herederos de Tony Marohn es un buen guión para una serie de éxito. A ver que se decide en el tribunal de Delaware.

Este es un ejemplo mas de que los gestores no se preocupan por la empresa o los accionistas sino sus propios bolsillos. Cuando se hizo la integracion de las companias, alguien se quedo con la parte correspondiente a este certificado y ha estado sacando plusvalias del mismo. Habria que depurar responsabilidades.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Wall$treet Report

Sobre el blog

“El dinero no duerme”- Gordon Gekko. La actividad en la plaza neoyorquina no cesa con el toque de campana y desborda como una crecida la calle del muro.

Sobre el autor

Sandro Pozzi

, italosevillano, loco por el kimchi. Sobrevivió siete años en Bruselas y desde hace ocho, en Nueva York.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal