Publicar un comentario

Si no quieres pasarte la vida rellenando datos, puedes iniciar sesión

« Los sonidos agradables | Inicio | La higiene personal »

04 diciembre, 2006 - 37 comentarios

Los ojos verdes

Siempre tuve suerte con las mujeres. En mi adolescencia fui dicharachero y sociable. También fui guapo. Es que tengo los ojos verdes, y eso ayuda mucho. Los ojos verdes los heredé de mi padre, es una de las cosas buenas que me llevé. La nariz de mi madre. Y la barbilla, no sé. Los ojos verdes son una de las cosas que me hizo tener gran éxito con las chicas.

Después de los 18 años, cuando entré al primer hospital, ya no he visto mujeres guapas de carne y hueso. Sólo he visto enfermeras, he visto internas en los pabellones femeninos, he visto a las que vienen a limpiar, y he visto, demasiadas veces, a la señora que dice ser mi madre. Ninguna de estas mujeres ha sido guapa o joven ni me ha llamado la atención.

Miento.

Una vez tuve una historia de amor, pero fue tan fugaz que la palabra “historia” le queda holgada. Una vez tuve un cortometraje de amor (lo diré así) con la hermana de un interno. Es una historia truncada que tal vez un día se recomponga.

El interno se llama Antonio pero le decimos el Gelatinas, porque se mueve todo el tiempo, incluso dormido, y también porque huele un poco a sabores frutales. La hermana del Gelatinas se llamaba Francisca y lo visitaba los segundos martes de cada mes, puesto que vive en Elche y eso queda lejos. Francisca tenía los ojos verdes, como yo.

La primera vez que Francisca pisó el Psiquiátrico todos los internos, todos los enfermeros y todos los seres vivos del patio nos enamoramos de ella. Pero yo más.

Yo nunca me había enamorado de esa forma: se me salía la baba por la boca cuando pensaba en ella, y entonces siempre iba a todas partes con un plato sopero en las manos, para que la baba cayera allí y no en el mosaico, ni en mis zapatillas.

Como ocurre siempre en todas las grandes historias de amor, Francisca era miope. También era coja, pero eso ya no ocurre tanto en las historias de amor. A causa de su miopía, era incapaz de saber que yo tenía los ojos verdes como ella. Los segundos martes de cada mes, cuando ella llegaba, yo me quedaba en la ventana y abría enormes los ojos para que se diera cuenta que éramos el uno para el otro.

Ella se asustaba porque no veía el color de mis ojos. Solamente el tamaño. Entonces yo le gritaba: “El tamaño no importa, Francisca, mírame el color”, pero ella se asustaba todavía más y salía pitando.

Francisca dejó de venir hace casi un año. Su hermano el Gelatinas está muy triste, pero yo estoy peor. De todas formas creo que volverá, algún segundo martes cualquiera.

Para que Francisca sepa que yo tengo los ojos verdes como ella, lo que hago es guardarme las manzanas ácidas del postre, los segundos lunes de cada mes. Al día siguiente les recorto la cáscara y me la pego en los ojos. Todos los segundos martes ando así, un poco ciego, a tientas por el patio, dando tumbos. Es decir, enamorado.

El doctorcito V.L. y los otros doctores creen que ésta de las manzanas es una locura que tiene que ver con mi enfermedad de la cabeza. “Ahí va el Xavi, otra vez le ha dado por ponerse el postre en los ojos”, dicen.

A veces pienso que el amor, es decir enamorarme de alguien que a la vez se enamore de mí, me curaría todo lo malo que tengo en la cabeza. Cuando uno está enamorado hace otro tipo de locuras, como por ejemplo irse a vivir a Nicaragua, como el Marc, que era un amigo mío que se enamoró por Internet de una indígena.

O ir con flores por la calle y todo bien peinado, que también es un disparate.

Ésas son locuras de amor, unas locuras muy dignas e inofensivas... Nadie te metería en un psiquiátrico para curarte esa enfermedad.

Hay 37 Comentarios

Comentario # 1
[por green]

Dicen de los que tenemos los ojos verdes que no tenemos nunguna maldad, que es síntoma de ser buenas personas. Me gusta creer que es así ....

Comentario # 2
[por Cristina]

Yo también tengo los ojos verdes;tendríamos que formar un club.
Me encanta tu blog,creo que con gente como tú,la gente dejará de tener miedo a los que tienen "arranques"

Comentario # 3
[por sara]

Buenos Días Xavi. Me hace gracia lo de las manzanas verdes encima de los ojos verdes. Si eso no es amor... Oye, a lo mejor tienes suerte y la hermana del Gelatinas te lee y se entera de lo que significaba lo del chico del garrote dando tumbos por el patio... Por cierto, esta semana yo sólo voy a estar encerrada 3 días. A mi jefe le ha entrado un subidón de espíritu navideño y nos deja hacer puente. Jou Jou Jou. Un saludo.

Comentario # 4
[por xiki]

Cristina, creo que la gente no tiene miedo a las personas que tienen "arranques" sino a sus "arranques".

yo, ojos verdes también.

Comentario # 5
[por xiki]

Cristina, creo que la gente no tiene miedo a las personas que tienen "arranques" sino a sus "arranques".

yo, ojos verdes también.

Comentario # 6
[por Xavi L.]

Hola Xiki. Aquí tengo un amigo que también dice las cosas dos veces. Todas las cosas. Dos veces. Ten cuidado. Dos veces.

Comentario # 7
[por green]

me gusta: fundemos el 'Club de los ojos verdes'

Comentario # 8
[por Pakken77]

Hola, yo he creado un grupo dentro de esta web: http://www.estudiln.net/home.php
que se llama "Gente con ojos verdes".

Comentario # 9
[por laortia]

Yo tengo el tabique nasal desviado, pero no se nota mucho, solo si se mira desde abajo, en plan contrapicado.
Propongo la creacion de un grupo llamado "gente con el tabique nasal desviado a los que solo se les nota si se mira en contrapicado"

Comentario # 10
[por Xavi L.]

Yo a veces tengo el tabique nasal desviado. ¿Se puede participar de ambos clubs?

Comentario # 11
[por JLA]

Hola Xavi, y compañía. No sé si va a sonar creíble, pero también tengo el tabique nasal desviado (dos fracturas, las dos contra el fondo de una psicina), y los ojos verdes. También tomo pastillas, así que me apunto a los dos clubs (o eran tres?)-

Comentario # 12
[por Bella]

Hola de nuevo Xavi. Es muy bonita tu historia pero no tires la toalla. Has pensado en escribir a Francisca. Si quieres seguro que entre todos tus admiradores de este blog te podemos ayudar. A lo mejor si le pides que vaya a visitarte el primer martes de mes, accede. Otra cosa, nos enseñas una foto suya? Mucho ánimo y cuídate

Comentario # 13
[por manuel]

creemos un club para los que se apunten a los tres clubs. club! club! Hurra!

Comentario # 14
[por La Maru]

Pues yo lo que no entiendo muy bien es los trozos de manzana que te has puesto en los ojos, ¿qué es una metofora de esas? (es que me estoy haciendo telectual y claro, estoy empezando a usar palabras que no entiendo mucho.

Besos goldos

Comentario # 15
[por Pilar]

Xavi,el cortometraje de amor que tuviste con la hermana del Gelatinas con las manzanas sobre tus ojos y tu babeante baba recogida en un plato para no ensuciar ni el suelo ni tu ropa me resulta, no sé como decitelo, a ver, muy muy cinematográfica.De verdad que así pasó?. Hoy tu blog me ha hecho pensar en Troffaut.
Cuídate.

Comentario # 16
[por Zarco]

El Gelatinas lo que tiene es parkinson, como el chico de Regreso al Futuro... No tiene que estar en un psiquiatrico.

Comentario # 17
[por Dundabeta]

A veces (muchas veces), no veo la diferencia entre la locura y la genialidad.

Comentario # 18
[por Zârck]

Hay un libro de Javier García Sánchez que se titula "Continúa el misterio delos ojos verdes".

Saludos, con los ojos color miel, desde el Jardín.

Comentario # 19
[por El_Arcangel]

Hola Xavi. Ya sabes que el amor es bueno en todas sus formas y colores. Con él se llega a todos los sitios. ¡Ojo que yo no tengo los ojos verdes!, aunque son más raros aún (algún día determinaré cuál es el color definitivo). Ahora mismo hay una luna preciosa; no tiene nada que ver pero ahí lo llevas. Por cierto, le hablo a todo el mundo de tí....y bien,que todo hay que decirlo...Un saludo de El_Arcangel.

Comentario # 20
[por Xavi L.]

De niño teníamos un gato blanco, con un ojo azul y el otro marrón. Una navidad se le cayó al lado una olla a presión y no se inmutó. Entonces descubrimos que era sordo. Yo estuve mucho tiempo alardeando de tener un gato original, con los ojos de colores y sordo. Mucho después supe que todos los gatos blancos con un ojo azul son sordos.
Yo también estoy mirando la luna, Arcangel.

Comentario # 21
[por nat]

solo espero que te dejen ser feliz y libre
...............
porcierto que a lo largo de mi vida y aunque me gusta y lo utilizo, he aprendido que el sarcasmo no es mas que una forma de (auto)defensa, inteligente y a veces cruel
na mas..

Comentario # 22
[por dayi]

mmm..... al final de lo que leí no entendí por que estás internado..... por otra parte los medicos al parecer no saben que el amor te lleva a hecer cosas sin explicación o será que nuca se han enamorado.... el día que le pasen pues te darán el alta de la clínica.....
soy cubana y también tengo los ojos verdes....
me avisan el día que vayan hacer el club.... jejejejeeje.

Comentario # 23
[por arusha]

Mi padre tiene los ojos verdes, yo castaños. Una vez pillé una insolación y se me pusieron verdes. Los conocidos me miraron de cerca... "oh, pero si tienes los ojos verdes".. comentaron, ante lo que respondí.. "si, como mi padre". Me gustan las insolaciones y los ojos verdes. De hecho, siempre los tengo verdes, aunque haya gente que no sepa fijarse.

Comentario # 24
[por Xavier I.]

Hola. Antes que nada quiero decirte que me encanta tu blog. Me llamo Xavi, soy de Buenos Aires y tengo los ojos verdes.

Cuando era chico todos miraban a mis ojos y decían que eran lindos. A mi no me gustaba eso, no sé por qué. Cuando crecí me di cuenta de que los miraban porque eran mis ojos eran distintos a los ojos de los demás.

Comentario # 25
[por waniito]

oye, por que no visitan a xavi, invitenlo a pasear, seguro que le viene bien.
gracias

Publicar un comentario

Si no quieres pasarte la vida rellenando datos, puedes iniciar sesión

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal