Publicar un comentario

Si no quieres pasarte la vida rellenando datos, puedes iniciar sesión

« Los animales desganados | Inicio | La desidia »

05 enero, 2007 - 21 comentarios

La cámara de vigilancia

En el ángulo noroeste de mi habitación, en diagonal a mi cama, hay una cámara de vigilancia de la marca Panasonic. Es negra y persistente como un remordimiento; sigilosa y entrometida como una suegra que sospecha algo; memoriosa y tosca como una elefanta. (Hoy, queridos amigos, me va la metáfora.) Esta videocámara está empotrada con tres tornillos al marco de la puerta y sirve en teoría para que las enfermeras, o quienes estén a mi cargo, sepan siempre, a cada minuto, lo que estoy haciendo cuando no pueden verme con sus propios ojos.

Lo malo de todo este asunto es que nadie me mira. Hace años enteros que ningún ojo humano se posa en los monitores que están en la entrada. Ni para vigilarme ni por morbo ni nada. Ni siquiera por aburrimiento. Al trasto me lo han puesto en la habitación, creo yo, para hacerme ver que estoy en un hospital moderno, para darme a entender que no he caído en un sitio cutre, no señor, sino en un establecimiento de alta tecnología.

Pero yo he descubierto, con el tiempo, que nadie me mira.

Al principio me gustaba muchísimo la cámara. Lo que hacía era, de dos a tres de la tarde, un informativo. Ponía la cama en medio de la habitación, como mostrador, me sentaba yo detrás, bien peinado, y le explicaba a quienes me veían todo lo que había pasado en el hospital con mis colegas, que al Viejo Ignasi le había dado por morderse el pie, que el Gelatinas soñaba siempre el mismo número de la lotería, etcétera.

Después me iba al patio y me quedaba tan ancho, imaginando que las enfermeras y los doctores estarían agradecidos por toda la información y el divertimento. Pero ellos jamás me decían nada. Ni malo ni bueno. Y entonces comencé a sospechar.

Lo que hice fue cambiar la programación de mis emisiones. Menos noticias y más entretenimiento: comencé entonces a hacer striptís. Todas las tardes una coreografía diferente. Con una musiquilla que hacía yo mismo con la boca (la de joe cúquer), un día mostraba un poco el culete, otra tarde un poco la pilila, no mucho, y algunas pocas veces los pechos, que me dan más vergüenza.

¿Resultado? Nada. Silencio absoluto por parte de la junta médica, las enfermeras y los vigilantes ocasionales. Nadie me felicitaba, nadie me pedía un autógrafo, nadie me recomendaba tener un poco de recato.

Después vino una temporada entera que usé la cámara como perchero. Colgaba las camisetas y los pantalones cuando me iba a dormir, los polos y los guantes en invierno, etcétera. Pero me daba mucha rabia utilizar algo tan bonito, tan creativo, de un modo vulgar. Yo quería, más que nada, que alguien me viera y me dijese: “Oye, ¿tú eres el que sale por la cámara de vigilancia?”. Pero nunca ocurrió.

Un día, cansado de todo el asunto de la cámara, cogí el garrote y la hice añicos. Estuve pegándole horas enteras, hasta que por fin logré que la luz roja dejara de parpadear. El chisme quedó allí, colgado y mirando al suelo, como un pájaro moribundo. En el preciso instante que la luz roja se apagó del todo, justo en ese momento, comenzó a sonar una sirena de alarma en todo el hospital. A los diez segundos vinieron tres enfermeros —los más grandotes— y me dieron una paliza de padre y señor mío.

Estuve cuatro días encerrado en la unidad de castigo, preguntándome cómo era posible que se hayan dado cuenta del destrozo, si nadie me miraba nunca. ¿O sí me miraban? ¿Era posible que hayan visto todos mis programas de entretenimientos sin decir nada? Quizás, pensé, es lo que se espera de mí. Que haga locuras. No lo sé... Sigue siendo un misterio.

Cuando por fin me dejaron salir de la unidad de castigo y volví a mi vida de siempre, en mi habitación había una nueva cámara de vigilancia flamante. Ésta es de la marca Sanyo.

Aprendimos a convivir bajo el mismo techo como lo hacen los matrimonios aburridos. Yo no la miro; ella no me habla.


Hay 21 Comentarios

Comentario # 1
[por juan]

javi,
cuantas veces te pajeas a la semana?

Comentario # 2
[por Krodo]

Hola Xavi.
¡¡¡Tengo 1 teoria!!!
Puede ser lo siguiente, o bien que nadie mire la camara, pero cuando la estropeaste, pues pitó en algun sitio y eso acojona al personal. Tambien puede ser que prohiban explicitamente al personal hablar de lo que ven. Yo probaria a enfocarla para abajo, o girarla para que mire al techo, a ver si se repite la visita pero supongo que esta vez, seria un guardia solo y pequeñito. O bien, pinta el objetivo, con tipex o pintura o cualquier cosa. a ver que pasa. ¿no? Si la usabas como perchero y no pasaba nada, pues quiere decir que no le hacen ni pito caso. O tambien, tira una foto con la cam que usas para el blog, y pegala delante de la cam, al mas estilo 007, asi habra una imagen estática y tu haces lo que quieras jajaja.
A, y por cierto, que puñetera mierda eso de la camara, ¿que esperan? Si eso sólo ya debe producir locuras!!!

Comentario # 3
[por desasosegada]

curioso... el ojo que todo lo ve y al que nadie mira, pero claro su sola presencia... ignorala que se jodan

Comentario # 4
[por Ricardo B]

Empiezo a creer que todo esto es inventado. Y me refiero a todo.

Comentario # 5
[por ]

¿Inventado? ¿real?...¿qué mas da?
Xavi ya has dado una pista de la música que te gusta jejeje.

Comentario # 6
[por Patricia]

Propongo actuar del mismo modo que los medicos y enfermeras de Xavi con respecto a Gran Hermano.

Comentario # 7
[por Yo]

No cuentes lo de la pilila, cuenta tus visitas de navidad. Me ha dicho Paolo que le vas a escribir una letra, la verdad, yo creo que se confundió con lo de "tú de amor no tienes ni idea". El estribillo era lo peor, "cuando me dices te quiero, me echo mano a la cartera". Eso, y la especie de pandereta que se colgaba al cinturón. No sé yo si Paolo triunfará como cantautor, es muy impulsivo y yo creo que no está a la moda, debería cantar algo sobre nuestras regiones, autonomías... Bueno, tú escríbele algo, habla de tu infancia, del bosque...
Besos

Comentario # 8
[por El_Arcangel]

Buenas tardes Javi. Espero que lo de la paliza por parte de los enfermeros no sea verdad, porque no se está nada bien en el papel de apaleado/a(Tú y yo lo sabemos bien). Y, por lo que se refiere a "esos profesionales" prefiero guardarme los calificativos, no vaya a ser que me tachen de etc, etc,etc, ...
La cuestión de las cámaras de vigilancia es para reflexionar sí. Creo que si nos ponemos a mirar con detenimiento nos daríamos cuenta que estamos rodeados de ellas. ¿Nos protegen o nos vigilan? he ahí el dilema. La cuestión es que estar están y que grabar, graban y muchas cosas. A veces graban cosas que dan risa y otras que dan ganas de llorar. A veces son pruebas de delitos y otras, ventas millonarias a "cadenas" de televisión para programillas de esos.
En cualquier caso yo, que de sentido del ridículo tengo más bien poco, las uso para hacer la payasilla en los cajeros automáticos. Saco mi repertorio de muecas y me quedo tan agusto.
Nuestra luna sigue estando panzuda, pero menos ya. Ya le va tocando menguar,que se pone muy chulilla cuando está llena.

Bueno, Javi (yo llamaba a mi amigo Javi de aquí, Javielón), espero que los Reyes Magos o no magos se acuerden de tí muchísimo y te regalen todo lo que deseas. Que duermas bien y que te despiertes con una grata sorpresa.

Un abrazo, El_Arcangel

Comentario # 9
[por malena]

Apaleado= Tú y Xavi?
POr nuestros comentarios?
Ojala todos los apaleamientos se refieran sólo a pálabras.
Y todos somos victimas de nuestras pálabras.
Y hay que apechugar, victoria.

Tacharte...de qué?
De soltar una mascota por la ventana?
de dejar a tu perra en una gasolinera cuándo te canses de sus juegos? (gala, tranquila que tu vida cambiaria para mejor, como el garrote de Xavi)

La luna gracias a ...quien sea, no es de nadie. Ni tuya, ni mia...ni de vosotros ni de ellos.

En eso está su encanto y su magia.

Y por último, Victoria, aprende a conocer la cara oculta de la Luna.

Xavi...apoyo a los que piden algo de música tuya.

Felices ilusiones


Comentario # 10
[por El_Arcangel]

Malena, agradezco que respondas, o lo que sea que sea eso. El caso es que en nada tienes razón. Por favor, te ruego que no sigas así, porque me estás ofendiendo. Ni lo de apaleado es por las palabras, ni la perrita de mis padres va a ser abandonada, ni la luna es de mi propiedad. Deja de atacarme ya, por favor.

Un abrazo, Javi.

El_Arcangel

Comentario # 11
[por Martita]

Por qué todas las personas que escriben comentarios en este blog son tan tremendamente cursis?
Alguna idea?

Comentario # 12
[por con]

Este es el Blog de Xavi ... habrá que comentarles que tener uno es gratis ... y sólo hay que seguir el 1, 2, 3. Pff.

Xavi: ¡qué divertido que eres!

... me encanta este personaje "yo" que te sigue el juego.

Un abrazo.

Comentario # 13
[por alfredo]

buenisimo el video , como lo haces?

Comentario # 14
[por Malena]

Arcangel, tienes razón.
Perdoname.
Ub beso xavi

Comentario # 15
[por Danjuro]

¡Vaya! Tu programación delante de la cámara es mucho más variada que la del Canal 47. Dile a las enfermeras que te graben alguno de tus informativos y lo subes a Youtube.

Y finalmente, me gustaría recomendarte un libro, que seguro que te va a gustar: "Dinos cómo sobrevivir a nuestra locura", de Kenzaburo Oé. Es uno de mis favoritos.

Hasta pronto!!

Comentario # 16
[por silmado]

¿¿Porqué rompiste la cámara?? ¿¿Acaso es tuya como tu garrote??

Comentario # 17
[por calimeroot]

Están más locos los de fuera que los que están en psiquiatricos. Punto
Saludos Xavier , desde Galicia Pontevedra, Pedro...

Comentario # 18
[por sr. q aclara]

La luna si tiene dueño. Es de un caballero chileno q la compró un día y desde entonces le piden permiso para ir hasta ahí.

Comentario # 19
[por silmado]

¿¿De veras?? ¿¿Por Internet?? ¿¿Y cuánto le costó??

Comentario # 20
[por yop]

no se..la compro en un remate, creo.

Comentario # 21
[por Pedro]

Utiliza más las metáforas, aparenta ser muy bueno con ellas.

"Negra e persistente como un remordimiento; sigilosa y entrometida como una suegra que sospecha algo; memoriosa y tosca como una elefanta."

Fantástico!

Publicar un comentario

Si no quieres pasarte la vida rellenando datos, puedes iniciar sesión

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal