Publicar un comentario

Si no quieres pasarte la vida rellenando datos, puedes iniciar sesión

« La desidia | Inicio | Mi música »

10 enero, 2007 - 48 comentarios

Los animales abandonados

Ayer vi una noticia que me trajo algunos recuerdos de la infancia. Era sobre padres que regalan a sus hijos animales domésticos. Al día siguiente los padres se arrepienten (pues descubren que los cachorros cagan) y los abandonan en contenedores, o en la carretera. La noticia mostraba perros con los ojos tristes, y a unos señores defensores de los derechos animales, muy enfadados. Hasta aquí una típica noticia de Reyes. Pero la tele no decía nada sobre los niños a los que se les regala algo y después se les quita. Muchos defensores de animales y pocos defensores de niños, hay en este mundo.

Cuando yo tenía ocho años los Reyes me trajeron un cachorro. No recuerdo la raza, ni siquierá sé si tenía una raza, pero era un perro suave y tenía la mirada muy inteligente. Le puse de nombre “Buitre”, por un jugador de fútbol de la época.

Lo toqué por primera vez el seis de enero muy temprano, y jugamos toda la mañana en la alfombra de casa. Jugamos a mordernos la oreja (primero él a mí, después yo a él), jugamos a buscar una pelota amarilla y jugamos a cazar moscas con la boca.

Después me fui a almorzar, y sentí cómo me desataba los cordones de los zapatos. Más tarde me dejaron bañarlo en el patio, y la espuma le hizo cosquillas.

A la tarde me enviaron a dormir la siesta y le pedí por favor a mi madre que me dejara tenerlo en la cama. Me dijo que sí. El cachorro puso su cabeza en mi hombro, como almohada, y descubrí que su cuello tenía el molde exacto de mi clavícula, como si yo hubiera nacido para hacerle un cojín y que duerma cómodo. Fue la siesta más tranquila y apacible que tuve en toda mi vida.

A la noche mis padres discutieron por culpa del cachorro. Descubrieron, entiendo ahora, que el bicho cagaba donde no debía; descubrieron que era un problema. Y esa misma madrugada, mientras yo dormía, decidieron sacarlo de casa antes de que fuera tarde.

No sé qué hicieron con el cachorro. No sé si lo mataron, si lo regalaron, si lo devolvieron a la veterinaria, si lo dejaron en un contenedor, si lo soltaron en la carretera y lo pisó un camión, si se lo dieron a alguien que pasaba por allí. No lo sé. No lo supe nunca.

A la mañana siguiente me dijeron la verdad. Que el perro era un trasto, y que ya no estaba en casa. Que era mejor así, rápido e indoloro, porque si se quedaba un día más nos íbamos a encariñar con él.

“Encariñar”, dijeron.

Entonces yo supe, a los ocho años, que los grandes tardan demasiado en tener cariño. No les basta un día, no les basta una siesta tibia ni unos ojitos vivarachos. Y también supe que la vida era una mierda.

Por eso me da tanta rabia la noticia que vi ayer por la tele. Los periodistas y los defensores de los animales tan ofuscados, tan enfadados, tan dispuestos a encontrarle nuevo techo a los animales domésticos abandonados. Y nadie tiene una palabra de consuelo para los niños que se quedan sin su amigo de lana, sin su compañero con el que durmieron la siesta del seis de enero.

Los periodistas, los psicólogos, los médicos y los defensores de animales son personas grandes. Gente que se ha olvidado de su infancia para siempre y que cada día les cuesta más enamorarse a primera vista.

Hay 48 Comentarios

Comentario # 1
[por Haloperidol]

Hola Xavi. ¿Tu médico no te deja hablar de tu enfermedad, o eres tú el que no quiere hablar de ella?.

Comentario # 2
[por Xavi L.]

No hago otra cosa más que hablar sobre mi enfermedad... Pero lo hago de manera sutil. Si lees entrelíneas lo verás.

Comentario # 3
[por manumy]

Hola Xavi.Sinceramente,yo prefiero que se hable cada vez más de las verdaderas víctimas de la Navidad,que son esos seres a los que llamamos mascotas,en mi opinión,las víctimas verdaderas.Por supuesto,también deberíamos hablar de niños traumatizados no ya por que se les arranca un "juguete",sino porque se les sustrae el mayor de los tesoros,su infancia.

Comentario # 4
[por Haloperidol]

¿Realizas también algún tipo de composición musical?.

Comentario # 5
[por desasosegada]

joooo, tienes tanta razón!!!. No comprendo porque suponemos que el cariño necesita antigüedad... hay ternuras que nacen en dos segundos y presencias de media hora que te marcan para siempre.

Comentario # 6
[por mayalee]

Si, es una mierda esta sociedad. Pensamos que los animales están en este mundo para servirnos. Estos sirven para comer, estos para montar, aquellos para arrancarles la piel y vestir, para que ayude en tareas del campo, etc. Y como nos aburrimos pensamos en darle otras utilidades, por ejemplo que nos sirvan como entretenimiento, para mofarnos de ellos, para disfrutar viendo cómo les hacen sufrir en fiestas populares, para regalarlos y justo cuando nos hemos cansado, los abandonamos como un juguete roto.
Creo que crecer con animales es un modo de que te crezca también el corazón. Compartir, querer, abrazar, besar, jugar con ellos nos ayuda a sacar todo lo bueno que llevamos dentro. Mi madre no me dejaba meter en mi cama a mi gata, a mi me daba pena porque estaba preñada y de tan gordita casi no podía moverse, asi que, como hacía frío esperé que mi madre durmiese, fui a por ella al patio y me la metí bajo las mantas. Durante toda la noche no pude casi moverme, ella se puso en mi espalda y con su cabecita empujó para que no me dise la vuelta, cuando me desperté por la mañana la vi con sus cuatro gatitos, me miró y soltó un tierno maullido que aún resopla en mi alma. Creo que no he vivido nada más lindo en mi vida. Deberíamos aprender tanto de ellos...

Comentario # 7
[por JrG]

Xavi, me mola tu blog , sigue con el y con tus voces de animales.
Animo

Comentario # 8
[por Marta]

Xavi, querido, me parece que no conectas bien con la gente que te escribe en tu blog. Cuando por las mañanas leo lo que has escrito,me identifico -o no - con lo que cuentas. Pero lo que no se me ocurre es preguntarte cosas que, como bien dices, las vas expresando entre líneas en tus relatos.Joder, leeros los días anteriores. Os aconsejo que lo hagais en orden.
En fin. En lo referente a lo contado hoy, yo tuve una experiencia parecida. Lo mío era un perrillo que estaba en la calle abandonado. Yo tenía 7 años y cuatro hermanos más, y claro, cuando llevé a casa a Lucas - le puse nombre al momento - mi madre me dijo que no podía ser. Estuve unos días triste, pensando qué sería de mi perro.
Bueno, Xavi, un beso fuerte.
Marta

Comentario # 9
[por PEtEr]

Animo Xavi.

Para animar la mañana..

http://somosnadie.wordpress.com

Comentario # 10
[por Kabala]

Xavi tienes mucha razón: nos olvidamos de los niños, de lo que sienten. Pero esa gente que es capaz de tratar así a un animal suele considerar también que su niño es su juguete, que no se dá cuenta, en definitiva que es idiota y él es superior. Es sencillamente una enorme falta de respeto. Los niños, los animales... si yo soy superior no tengo porque preocuparme por ellos, aunque esto también se puede llevar al que no es tan listo como yo (con lo que yo entiendo por listo, obvio) o al que es simplemente distinto. Lo preocupante es la absoluta falta de amor que hay en todo ello, es muy triste, es gente triste, pobrecitos

Comentario # 11
[por Comentador # 11]

Hola Xavi, soy uno de estos muchos personajes que cada día husmean en tu blog, tal vez porque tienes el descaro que a muchos nos hace falta y en parte nos vemos identificados con esas historias que cuentas de manera cómica.

Pero esta vez necesito hablar, necesito decirte que estoy totalmente deacuerdo contigo, que estamos en un mundo en el que para empezar, engañamos a los niños durante años haciendoles creer que hay seres que les traen regalos en navidad, y que a pesar de que el niño del vecino sea un cabrón y le han traido todo, a ti te corresponde este juego de mesa.
¿No es asombroso como se compinchan todos los adultos para poder engañar a todos los niños en navidad?

De pequeño siempre me gustó ser como era, no quería crecer, a los 11 años me dije "YA NO MÁS" no quería perder ni mi imaginación ni dejar de entender lo que pasa por la cabeza de los niños. fracasé, pero conservo más imaginación que la mayoría de los conocidos, y entiendo a los niños bastante bien.

dios, creo que se me ha ido bastante el comentario. si lo lees, pues gracias, si no lo lees pues bien también. sigue con tu blog, que no se si será real o fantasía, pero ¿qué más da? me río durante un rato.

Comentario # 12
[por El_Arcangel]

Buenos días Xavi. La verdad es que estoy hoy que no me encuentro. Menos mal que hay alguien que se preocupa por esos chiquillos que se quedan desconsolados. Mi madre hizo algo parecido hace algunos años. Teníamos una perrita a la que le pusimos Yuli (Julie,claro). Era una perra pequinesa que tuvimos unos años. Mi madre se cansó porque casi toda la carga la tenía ella. La sacaba a la calle, la bañaba, la daba de comer y nosotros, que entonces éramos unos niñatillos, pues pasábamos olímpicamente de ese tipo de cuidados. Claro,cuando te haces mayor comprendes ciertas responsabilidades.El caso es que mi madre se la regaló a una parejita que se enamoró de ella y la perdimos de vista. Claro, el tiempo ha pasado y mis padres se han hecho mayores y nosotros también, con lo cual pasamos menos tiempo en casa,con lo cual mi madre se compró una perrita para hacerles compañía. Y con ella, llevan unos cinco años. Y para los restos, claro. Ya no es lo mismo que antes,ahora si hay que sacarla a la calle se le saca, si hay que hacerle comida especial porque este malita,se le hace y si hay que jugar con ella pues se juega. El tema del baño ya es más peliagudo porque arma unos zipizapes que al final la casa termina inundada. Así que mi madre la lleva a una peluquería canina con self-service, donde la baña y la seca. Y para pelarla la lleva a un profesional que la deja como una perrita de niños ricos.

Bueno, independientemente de todo eso, que me estoy enrollando tela, de la señora luna no sé qué decir hoy. Y por lo demás, ya sabes que me encanta leerte...

Un abrazo.

El_Arcangel

Comentario # 13
[por Malena]

Buenos dias, xavi.
Fenomenal como siempre.

Comentario # 14
[por Susana]

Hola Xavi. Uno de mis perros es de un albergue para animales abandonados, ójala no se lo quitaran a nadie que si lo quería, aunque me temo que no. Tenía ya 3 años cuando lo llevaron y temo, que su problema, era el tamaño. Es lo más parecido a un oso negro que he visto en mi vida.
Ejem, ejem...insisto: ¿cuándo algo de tu música?. ¿Que tipo de música te gusta?
Un besito.

Comentario # 15
[por Haloperidol]

Ya ves Xavi que el público está impaciente por ver el Frank Zappa que llevas dentro. Ahora no hay efecto sonoro que valga.

Comentario # 16
[por Xavi L.]

Creo que el viernes ya os podré mostrar algo (de música).

Comentario # 17
[por Elsa]

Hola a todos! Que difícil es la infancia, admiro a la gente que puede recordar una feliz. bueno ya veo que el viernes estamos de fiesta. Besos

Comentario # 18
[por Susana]

Se agradece Xavi.
Por fin música
:-)

Comentario # 19
[por Lua]

Tu enfermedad es la misma que la mia.
Y la de muchos que ni siquiera lo saben.

Quizás tenemos otra cosa en común pero con distinto final: yo conseguí que no me quitaran mi cachorro.

Jejeje

Comentario # 20
[por kaska]

genial!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Comentario # 21
[por Susana]

Peter...me encantan tus relatos

Comentario # 22
[por javier]

los animales de dos en dos, uh ah, uh ah!!!

Comentario # 23
[por pepe]

javi
mi hermano el chico trajo un perro a casa,

esa misma noche lo mate,
que lastima,
si estubiera en korea seguro que un restaurante me lo compraba,
que putada.

Comentario # 24
[por Ex]

Estupendo Xavi. Te felicito. Das en el clavo con la fuerza de un martillo pilón.

Sólo un matiz: en mi opinión hay pocos defensores de los animales y pocos defensores de los niños. (Y estos pocos que hay, a los Adultos, les dan pena o risa)

Un abrazo

Comentario # 25
[por Ex]

ah, y el comment de desasosegada perfecto también. Me identifico mucho. Cuantas veces al día nos derretimos andando por la calle? O me pasa a mi solo?
;)

Publicar un comentario

Si no quieres pasarte la vida rellenando datos, puedes iniciar sesión

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal