Publicar un comentario

Si no quieres pasarte la vida rellenando datos, puedes iniciar sesión

« El calor | Inicio | Los objetos perdidos »

02 mayo, 2007 - 21 comentarios

Las preguntas

Cuando eres niño no hay preguntas difíciles. Las pocas que nos vienen a la cabeza traen una respuesta incluida. El sol es una linterna muy grande, la luna un balón que se ha quedado colgado en la noche, el lobo un perro sin madre. Cuando eres niño todas las preguntas son poesía.

Pero entonces tus padres, que son idiotas, te envían a la escuela para que te olvides de sospechar y de pensar. Y te conviertes en un adolescente, que es un despojo de mago con teléfono móvil, que sólo sabe preguntar estupideces por sms, y sin poner las vocales.

El misterio de la vida, las grandes preguntas, mueren en la adolescencia, cuando el sexo ocupa toda la memoria, y también el fútbol y las motos y las fundas de los telefonitos. Yo perdí mi magia allí, pero por suerte más tarde la recuperé. El precio ha sido esta enfermedad.

Recuperar todas las preguntas y todas las respuestas te hace daño a la cabeza, no mucho, pero un daño sí que hace. Y te quedas un poco alelado. Con suerte lo puedes disimular, y hasta es posible que llegues a cantautor, poeta, arquitecto, actor de teatro o bailarín. Si no tienes suerte, un mal día matas a tu padre y te encierran en un hospital, o te consigues un cargo de político o de agente inmobiliario.

Sin embargo, con o sin suerte, no dejas de hacer preguntas, y nunca acabas de buscar respuestas extrañas. Lo extraño lo ocupa casi todo en este mundo. Lo extraño es el motor, lo que nos da la vida. Mi madre, la que me parió, sin ir más lejos, es una señora muy extraña.

¿Por qué estamos aquí? ¿Hacia dónde va la humanidad? ¿De dónde venimos? ¿Cuál es la razón de la vida? Ésas han sido las más grandes preguntas de todos los tiempos. Los pensadores se dejaron las pestañas en esas cuestiones, y nadie sacó nada en claro. Por eso, después de pensar y pensar en vano, se dedicaron a conquistar la luna, curar el catarro y mejorar los coches. Había que disimular: las grandes cosas nunca serían descubiertas.

Nosotros, los que estamos aquí, de espaldas al mundo, seguimos preocupados por las grandes cosas. Estamos encerrados porque conocemos las respuestas a las preguntas difíciles. Y si no las conocemos del todo, las inventamos. Estamos aquí porque somos inventores, porque vemos cosas nuevas, invisibles, y gritamos de horror cuando las descubrimos.

Vosotros seguid viajando a la luna y mejorando la memoria ram de los ordenadores. No os preocupéis por lo importante, que aquí estamos trabajando en ello.

Hay 21 Comentarios

Comentario # 1
[por applecilla]

Buenos dias!!
Yo tambien me hago preguntas...muchas preguntas, la última es: sobreviviré a los exámenes??
las que se mantienen son las referentes a lacontinuidad de la amistad y al futuro, seguiré viendo a mi gente dentro de 10 años por ejemplo??
bueno...voy a ponerme a trabajar..
Mil besos desde almería

Comentario # 2
[por javy]

Hagas las preguntas que hagas, la respuesta es indefectiblemente el universo
Lo difícil es hacer preguntas más o menos dignas a la altura de esta respuesta

Comentario # 3
[por María]

Qué bonito, me encanta, me ha gustado muchísimo; el del sudor en cambio no me gustó nada, sinceramente me dio un poco de asquillo, una también tiene sus límites. Yo empecé a recuperar las preguntas un buen día también, vienen solas y uno hace lo posible por aplastarlas y mantenerlas en la sombra, para eso, para no acabar donde tú estás; pensé que tal vez me encerrarían. Pero por mucho que las aplasten siempre hay un murmullo de fondo.

Comentario # 4
[por María]

ah, aunque quizás sobra, el video no me ha gustado tanto pero bueno, el texto está genial.

Comentario # 5
[por desasosegada]

Un buen día uno comprende que jamás encontrara respuestas satisfactorias a las grandes preguntas.
Es entonces cuando, intentando recuperar el equilibrio, las cambiamos y empezamos a hacer otras cada vez más intrascendentes que, sin embargo, nos exigen respuestas cada vez más voluminosas, cada vez más materiales , cada vez más caras.
Y en ese trajín de conseguir tapones, con los que cerrar nuestros crecientes agujeros, se nos va la vida.

Comentario # 6
[por jose de PR]

me parece, xavi, que no te cagaste en la madre que te pario a tiempo. a veces es bueno para la salud mental cagarse en la madre de alguien. y claro, no hay mejor medicina que el sentido del humor y saber reirse de las idioteces del mundo.

Comentario # 7
[por maya]

Aqui el problema es que no todas las personas están capacitadas para ser padres pero todo el mundo puede no sólo tener hijos sino joderlos sin que los servicios sociales hagan nada hasta que ya es demasiado tarde. Demasiado tarde porque o están los hijos muertos, o violados o con un trauma mental que les perdurará de por vida y encima les hará tener una vida de frustración, fracaso y caos. A veces incluso más que eso.
Si para trabajar piden estudios, referencias, experiencia o test psicotécnicos, exijo un test de capacitación para los que van a ser padres!!!!

Comentario # 8
[por josefa RP]

Jose, lo pones en bandeja, dan ganas de decir pues me cago en la madre de jose de PR. Bueno, es broma, es broma, a ver ese sentido del humor ; )

Comentario # 9
[por josefa RP]

Y el test: para los que vayan a practicar el sexo, mejor, pq si lo dejan para después resulta que habrá que enfrentarse al dilema de aborto sí/aborto no. Y no es cuestión de crear problemas sino de resolverlos.

Comentario # 10
[por beto]

examenes, asquillo, bonito, feo, bueno, malo, cagarse... ¿son esas nuestras grandes preguntas?

Comentario # 11
[por exgarrotera]

saludos krit y arcangel

Comentario # 12
[por j ngmt]

Un ejemplo de poesía (como todo tu gran blog), bravo Xavy:

Nosotros, los que estamos aquí, de espaldas al mundo, seguimos preocupados por las grandes cosas. Estamos encerrados porque conocemos las respuestas a las preguntas difíciles. Y si no las conocemos del todo, las inventamos. Estamos aquí porque somos inventores, porque vemos cosas nuevas, invisibles, y gritamos de horror cuando las descubrimos

Comentario # 13
[por ja ja ja]

ja ja beto, qué bueno, pero sí, le juro que me he leído 1 libro de Nietzche, entero pero ahora si no le importa ja ja ja ja ja... ja ja.
Lo que ocurre es que usted no escucha los rumores profundos: No hay como sentarse solo en el wáter un buen rato para ponerse a meditar sobre el bien y el mal por ejemplo. Además está muy relacionado, simultáneamente, con el acto de nutrirse, que representa la continuación de la vida. ¿Por qué hay que renovar continuamente la energía tomándola además de otros? ¿Se convierten esos otros en nosotros? ¿Es simplemente transformación y unión...? Y hacerlo, pues, sobre la madre de otro comprenderá usted que, cogiendo esta última pregunta y aplicando el psicoanálisis, se puede deducir que encierra un deseo profundo de comprometerse con el/la hij@ de esa señora. Observe como la segunda persona utiliza incluso el nombre de la primera pero en femenino como buscando la completitud, el ying y el yang.
En cuanto al asco, nos protege normalmente, también la vida; nos hace rechazar aquello que podría ser perjudicial de alguna manera, es un instinto que puede fallar, claro, pues es un tanto indiscriminado. Total que al final siempre vamos a parar a la vida y la muerte, esa gran incógnita. Ve usted, Beto... hay que escuchar.

Comentario # 14
[por Aloysius]

Con 32 años dudo muchísimo que de adolescente tuvieras móvil. No lo tuve yo con 27.
"Y te conviertes en un adolescente, que es un despojo de mago con teléfono móvil"

Comentario # 15
[por Laua]

Genial. Sigue adelante, y ojala cuando salgas nos recuerdes y sigas escribiendo.

Comentario # 16
[por menso]

Me encanta este sitio.

He leído tu perfil y me alegro de que estés en la unidad de agudos, y no en la de graves, ja je

Enhorabuena, un abrazo

Comentario # 17
[por DoVoyeur]

Buen texto, buen post, pero hay un problema con los videos, lo escrito no guarda mucha calidad con los videos, al menos en la calidad, lo escrito esta muy bien, pero luego uno ve el video y se le queda una sensación extraña.
http://www.dovoyeur.com

Comentario # 18
[por dieguez]

Simplemente genial!!! Gracias Xavi por este post.

Comentario # 19
[por Saint Exupery]

Enseñé mi obra de arte a las personas mayores y les pregunté si mi dibujo les asustaba.

-¿Por qué habría de asustar un sombrero? - me respondieron.

Mi dibujo no representaba un sombrero. Representaba una serpiente boa que digería un elefante. Dibujé entonces el interior de la serpiente boa a fin de que las personas grandes pudieran comprender. Siempre necesitan explicaciones.
Mi dibujo número 2 era así:

Las personas grandes me aconsejaron que dejara a un lado los dibujos de serpientes boas abiertas o cerradas, y que me interesara un poco más en la geografía, la historia, el cálculo y la gramática. Asi fue cómo, a la edad de seis años abandoné una magnífica carrera de pintor. Había quedado desilusionado por el fracaso de mis dibujos número 1 y número 2.

Las personas grandes nunca comprenden nada por sí solas y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones.

Tuve, pues, que elegir otro oficio y aprendí a pilotear aviones. He volado un poco por todo el mundo y la geografía, en efecto, me ha servido de mucho; al primer vistazo podía distinguir perfectamente la China de Arizona. Esto es muy útil, sobre todo si se pierde uno durante la noche.

A lo largo de mi vida he tenido multitud de contactos con multitud de gente seria. Viví mucho con personas grandes. Las he conocido muy de cerca; pero esto no ha mejorado demasiado mi opinión sobre ellas.

Cuando me he encontrado con alguien que me parecía un poco lúcido, lo he sometido a la experiencia de mi dibujo número 1 que he conservado siempre. Quería saber si verdaderamente era un ser comprensivo. Pero siempre me respondian:: "Es un sombrero". Entonces no le hablaba ni de serpientes boas, ni de la selva virgen y ni de estrellas. Poniéndome a su altura, les hablaba del bridge, del golf, de política y de corbatas. Y la persona grande se quedaba muy contento de conocer a un hombre tan razonable.
[...]
EL PRINCIPITO. SAINT EXUPERY

Comentario # 20
[por Idaho]

No hay respuestas, sólo opciones.

Comentario # 21
[por laura]

simplemente precioso y desgarrador

Publicar un comentario

Si no quieres pasarte la vida rellenando datos, puedes iniciar sesión

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal