Antigurú

Sobre el blog

Agotada de la alta concentración por metro cuadrado de gurús de las redes sociales, en este sitio se levanta un muro de contención: Todos somos torpes y primerizos en la jungla digital. No hay expertos. Eso, al menos, es lo que enseñan en la Universidad de Stanford, donde se ha inventado casi todo y nadie se proclama gurú de nada. Este es, pues, un lugar para reírse de los tropezones en Internet. El viernes abrimos consultorio. Pregunte sin piedad, porque más temprano que tarde todos tendremos nuestro minuto de miseria digital.

Sobre la autora

Karelia Vázquez

es periodista. Escribe en El País Semanal desde 2002, y en Marie Claire, desde 2005. Es la primera española que obtiene una beca J. S. Knight en la Universidad de Stanford (California), que le permitió, entre otras cosas, vivir una temporada en Palo Alto, el Dorado de las nuevas tecnologías, comprar en el mismo supermercado que Mark Zuckerberg y compartir plaza de garaje con los chicos de Facebook. También ir a clases de Clifford Nass, Clay Shirky, Evgeny Morozov y otros -esta vez sí- gurús de la era digital. Es autora del blog “Vivo entre Google y Facebook”, porque así era literalmente. Ha sido cobaya de variados experimentos extremos en Internet, y este blog no pretende ser ni más ni menos, que eso: Un sitio para radicales.

Eskup

Archivo

mayo 2014

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31  

Recomendamos

Irse de Facebook, el máximo postureo digital

Por: | 31 de mayo de 2014

Sal

                                                                                                © Gloria Rodríguez

Se lleva contar que uno se ha ido de Facebook, o que ya no entra, o que lo desprecia y ningunea. Fíjese que digo contar, y no largarse de verdad, cerrando la cuenta y dando un portazo. Las cifras que exhibe el negocio de Marck Zuckerberg no indican una desbandada de usuarios, más bien una estabilización. Ahora se dice que Facebook es lo que fueron en su día las Páginas Amarillas, si quieres ser encontrado es el mejor sitio donde estar. 

La peor desgracia que le ha podido acontecer a Facebook es que entre los adolescentes sea visto como un sitio de adultos. Es decir, viejuno. Un lugar donde están sus padres, ¡horror!, haciéndose los graciosos con otros brontosauros como ellos. Un sitio donde hay que escribir, ¡horror!, y donde hay que leer ...con lo fácil que es colgar y ver fotos, etiquetar y poner emoticonos.

Para Zuckerberg, exponente global del éxito económico anterior a los 30 años y responsable de la marginación de todo ser humano mayor de 35 en las empresas tecnológicas, debe ser un castigo divino que su invento sea considerado un clásico. Ya no es "cool" estar en Facebook, lo "cool" es pirarse. O contar que uno se va (sin irse). 

"La nueva aristocracia es la que no tiene Facebook", dice Emma Roig en el último número de la edición española de Vanity  Fair. Y esto es lo que le faltaba a la red social, convertirse en un símbolo de estatus. Si quiere usted fardar de clase social empiece por cerrar su cuenta de Facebook, luego cree un club No Facebook. Y cuando se le llene de trepas, ambiciosos que quieren pertenecer a la aristocracia de los No Facebook, y la tendencia se convierta en una vulgaridad, proclame la muerte de la tendencia, y vuelva al redil de Zuckerberg. Quizás haya hecho historia. 

Claro que sobran las razones para irse ... también para quedarse. Mucha gente que está pensando en desertar alude razones de privacidad o el reciente escándalo de espionaje de la NSA. También dicen que están aburridos o que sus contactos solo comparten información que no les interesa, por ejemplo, de gatos y bebés. Pero por las cifras que da Facebook, 1.200 millones de usuarios activos en abril de 2014, no parece que mucha gente esté huyendo desesperadamente de sus garras, ni siquiera que hayan dejado de entrar en masa al sitio, aunque mantengan sus cuentas abiertas. 

Supongo que habrá aumentado el número de mirones que no interactúa y tampoco comenta. Gente discreta que lo hace más que nada para que nadie vaya a acusarlos de pertenecer a esa club tan vulgar llamado FacebookTodos queremos ser la nueva aristocracia

 

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal