Fuera de juegos

Sobre el autor

Walter Oppenheimer

Walter Oppenheimer es corresponsal de EL PAÍS en Londres y antes lo fue en Bruselas. Y antes de eso pasó bastantes años en la redacción de Barcelona, haciendo un poco de todo. Como tantos periodistas, no sabe de casi nada pero escribe de casi todo.
Este blog pretende dar una visión diferente de la capital británica y cómo vive la cita olímpica más allá del deporte

Eskup

Archivo

agosto 2012

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
    1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
13 14 15 16 17 18 19
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31    

East End gana, West End pierde

Por: | 02 de agosto de 2012

Por una vez en la vida, el pobre East End londinense le está ganando la partida al rico West End, donde se concentran los teatros, restaurantes y comercios de la capital. Atemorizados por la insistente campaña del Gobierno y de las autoridades olímpicas, que llevan meses lanzando agoreras advertencias sobre el caos que se podía organizar por la llegada de un millón de visitantes durante los Juegos Olímpicos, la gente ha optado por lo más lógico: irse de Londres o quedarse en su casa trabajando o viendo la competición. O las dos cosas…
El único sitio donde parece reinar la alegría comercial es en Westfield, el enorme complejo comercial a las puertas del parque Olímpico de Stratford, al que no solo el público olímpico sino muchos londinenses se acercan estos días para respirar la atmósfera de los Juegos.

Westfield
Una imagen del centro comercial de Westfield, junto a la zona olímpica en Stratford (Oli Scarff/REUTERS)

Al final apenas ha habido atascos y el transporte público está funcionando sin más problemas de los habituales. ¿Por qué? Porque los londinenses, simplemente, no van al centro de la ciudad. Y eso está perjudicando a los comerciantes, que creían que el bullicio que se suele organizar en las ciudades olímpicas se convertiría en un aumento de la clientela y de la caja.
Casi el 30% de las compañías ha flexibilizado los horarios de sus empleados y la Cámara de Comercio estima que al menos 1,5 millones de empleados trabajarán algún día desde casa mientras duren los Juegos. El 40% de los 8.500 empleados del HSBC en su sede central en Cannary Wharf trabajan estos días desde casa. “No hacemos más que seguir los consejos de las autoridades olímpicas y del transporte”, dicen. Muchas otras grandes empresas están haciendo lo mismo, incluso los bancos públicos Lloyds y RBS y hasta el Banco de Inglaterra.
La consecuencia de eso es que la ciudad está más vacía de lo normal y los comercios se resienten. Next asegura que han caído las ventas en sus 23 tiendas londinenses. Las ventas de entradas para espectáculos se han desplomado un 40%. Y la Asociación de Visitantes de Grandes Atracciones asegura que el número de visitas de turistas ha caído un 30%.

London
En la imagen superior, Carnaby Street, en el West End, centro de la vida cultural londinense. En la inferior, el centro comercial de Westfield, junto al Parque Olímpico (Dan Kitwood/Oli Scarff//GETTY/REUTERS)

“Está muchísimo más flojo de lo que esperábamos, mucho más flojo que en un verano normal”, asegura una dependienta de los grandes almacenes John Lewis en Oxford Street, la calle comercial del centro de Londres por excelencia. “Espero que sea por los Juegos, y no por la recesión. Desde luego, estos días la tienda que tenemos en Stratford está mucho más llena que esta. Aquí vienen algunos turistas, pero a los ingleses no se les ve el pelo”, añade.
En otros negocios del centro, el desánimo es similar. “Estamos haciendo solo el 25% de los objetivos diarios de recaudación”, afirma un joven empleado en la parada del bus turístico Big Bus Tours que está junto a Piccadilly. “Aquí siempre parece que hay gente, pero el negocio está mal. La verdad es que no solo está mal ahora: todo empezó a empeorar en marzo”, añade.
El desencanto por los Juegos Olímpicos es casi el mismo en establecimientos como el HM de Ofxord Circus, la tienda de tejanos Lee en Carnaby Street o la sucursal que la cadena de restaurantes populares Garfunkel’s tiene en Argyll Street: “Está mucho más flojo de lo que esperábamos”.
El Gobierno dice que las empresas han tenido siete años para prepararse. Y estas se preguntan si eso significa que se tenían que haber trasladado a Stratford durante las tres semanas olímpicas…

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal