Motel Americana

SOBRE EL BLOG

'Motel Americana' suena como unos neumáticos chirriando contra el asfalto estadounidense y como un pedazo de bacon friéndose hasta la carbonización en un BBQ solitario. 'Motel Americana' te gustará si te gusta la voz de Iron & Wine, la instrumentación de Sufjan Stevens y, sobre todo, la improvisación musical a lomos de un coche de alquiler.

Autores

María Sánchez & Álvaro Llorca Álvaro Llorca y María Sánchez

Se dice que, cuando a sus tres años a María Sánchez le regalaron un Casiotone, lo sacó de la caja y milagrosamente hizo sonar My Old Kentucky Home, una canción de 1853. Por su parte, la primera vez que habló Álvaro Llorca, siendo apenas un bebé, reprodujo entero el discurso fundacional del estado de Kansas. Con estos antecedentes, sólo podían acabar escribiendo este blog.

TWITTER

Archivo

agosto 2010

Lun. Mar. Mie. Jue. Vie. Sáb. Dom.
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31          

RECOMENDAMOS

Recomendados Motel Americana

31 ago 2010

Historias desde el motel (despedida y cierre)

Por: Álvaro Llorca | María Sánchez

"Conocía esos establecimientos. Todos se parecen. A veces, al vaciar los bolsillos del pantalón antes de llevarlos a la tintorería, descubres una bolita de papel ligera, un recibo de la tarjeta de crédito. Lo despliegas cuidadosamente. Pasmado, lees en él 'Peek’s Motel, Wardensburg'. No recuerdas haber estado allí jamás. El papel especifica: “habitación, una noche, 18 dólares más impuestos…”. Deduces de ello que debías estar solo. Rebuscas en los rincones de tu memoria y logras recuperar una imagen que se va precisando poco a poco. 

Una quemadura de cigarrillo en la colcha demasiado delgada… una cortina de ducha desgarrada y apergaminada por el paso del tiempo… una alfombra, si así se le puede llamar, de pelo marrón… una máquina de hielo y una máquina de coca cola en el hall abierto a los cuatro vientos… una habitación que apesta a soledad y a la que le falta esmero. No has podido dormir; has permanecido acostado, oscilando sin cesar entre sueños fugaces, violentos, y tristes despertares. Sí, no hay duda, se trataba del Peek’s Motel."

J. Raban, 'Nuevo Mundo'.

Motel
En las más que frecuentes conversaciones en las que los dos autores de este blog evocamos nuestro viaje a Estados Unidos, de vez en cuando recordamos las noches que pasamos en moteles de carretera. Con frecuencia, nos cuesta recordar detalles que los diferencien a unos de otros y, por tanto, que nos sirvan de pista para distinguirlos con certeza y precisar en qué punto del país nos encontrábamos exactamente en cada momento. Solamente, tras dedicar un rato a poner en común imágenes difusas, el puzle cobra forma en diálogos parecidos a estos:

- “¿Pero aquello no fue el motel de Lebanon, en Ohio? ¿O fue el de Black Canyon City?"

- No estoy seguro, me parece que más bien fue el de Paradise, en Míchigan, ¿te acuerdas?”

- Ah, sí, sí. Tienes razón, aquella fue la noche que…"

Seguir leyendo »

Compartir

  • Eskup
  • Compartir en Facebook
  • Tuenti
  • Meneame
  • Bitacoras
  • iGoogle
  • My Yahoo
  • My Live

El Pais

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal