Luis Prados

¿Por qué Ciudad Juárez?

Por: | 10 de mayo de 2012

 

Juarez
Las autoridades del Estado de Chihuahua aseguran que Ciudad Juárez ya no es la más violenta del mundo. Ese honor recae ahora en San Pedro Sula, en Honduras, o en algunas zonas de Río o Caracas, quién sabe. Los asesinatos han pasado de más de 3.000 en 2010 a 2.000 el año pasado y la tendencia continúa a la baja. Un nuevo gobernador, la presencia de policías federales durante el último año y medio, inversiones multimillonarias del Gobierno federal y la movilización de sus ciudadanos han contribuido a ello. Sin embargo, los periodistas locales atribuyen la caída en la cifra de homicidios a una razón muy simple: el cartel de Sinaloa, el de Joaquín, el Chapo, Guzmán, se ha impuesto sobre los remanentes del cartel de Juárez, el que hace unos 20 años fundara Armando Carrillo Fuentes, el Señor de los Cielos, llamado así por la flota aérea de la que llegó a disponer para trasladar cocaína a EE UU. 

Pero, ¿qué pasó para que la ciudad de los indios mansos que encontraron los franciscanos españoles, la de los liberales de Benito Juárez, la de las escaramuzas apaches, la de las correrías de Pancho Villa se convirtiera en este cambio de siglo en la capital mundial del crimen?

Ciudad Juárez impresiona, tiene una vibra especial como dicen los mexicanos. Una enorme extensión de terreno llano urbanizada hasta que alcanza la vista con edificios que no superan las dos plantas. Al oeste y al norte la limitan las montañas y la frontera; al sur, el desierto. Por sus calles polvorientas, no siempre asfaltadas y mal iluminadas, circulan destartalados coches sin matrícula, impresionantes camionetas Suburban o Explorer de cristales tintados y las pick ups de las patrullas policiales. No  caminan por ellas guapos y duros como Benicio del Toro con su hablar bajito y  sus ojos entornados, sino pinches adolescentes chaparros, pobres y probablemente armados. En realidad no se pasea. Ciudad Juárez no invita a nada al forastero, lo pone a prueba.

Es el gran patio trasero de El Paso, Tejas, paradójicamente la ciudad más pacífica de EE UU. De este lado la separa el río Bravo, porque una vez tuvo riadas y crecidas, y que es hoy un foso seco. Del otro, el río Grande, se atisba verde y canalizado. Tres puentes cruzan la aduana internacional, por donde miles de vehículos tardan más de hora y media en recorrer  a vuelta de rueda apenas 500 metros. En el principal, antes de llegar al cartelón que desea “¡Buen Viaje!", una cruz sobre un fondo rosa y un pequeño letrero al pie que dice “¡Ni una más!” recuerda a las más de 1.200 mujeres asesinadas, baleadas, violadas, torturadas,  decapitadas y descuartizadas en los últimos 20 años.

Ciudad de frontera y feminicida, fue una mujer, Ignacia Jasso, la Nacha, la que inició a finales de los años veinte del siglo pasado el contrabando de drogas con el norte. La marihuana y la heroína fluían con naturalidad hasta los corazones de los soldados gringos. La Nacha, con la ayuda  de su hombre, el Pablote, una pareja de leyenda, logró dominar el negocio sin graves percances durante 50 años. 

Va

Luego Juárez comenzó a cambiar. A mediados de los años sesenta llegaron las maquilas, las fábricas de componentes que dominan la mitad del territorio, convertidas hoy en símbolo de explotación laboral. Hombres y mujeres, sobre todo mujeres, del sur de Chihuahua encontraron trabajo en ellas.
La nueva industria y el viejo contrabando llenaron los bolsillos de la ciudad, pero aún faltaba por llegar lo peor.

La firma del Tratado de Libre Comercio con EE UU en 1993, el mismo año que nace el cartel de Juárez  -otra paradoja-  hizo mucho más grande el negocio.  Los destellos de este improbable Eldorado llegaron hasta el sur de México. Miles de mujeres viajaron hasta allí en busca del empleo que habían perdido en el campo. La ciudad recibía 100.000 nuevos habitantes al año, la población se duplicó en una década hasta el casi millón y medio de ahora, al mismo ritmo que crecía la especulación inmobiliaria.

Pero solo les esperaba el hampa, no desde luego los servicios públicos. Encontraron un pantano de impunidad donde criminales y funcionarios y policías corruptos imponían la ley. Había muchas armas, muchas drogas y mucho dinero. Matar era muy fácil y ser castigado  casi imposible. Había nacido La Fábrica del crimen como titula su imprescindible libro la periodista Sandra Rodríguez. Los homicidios pasaron de un año a otro de 55 a 120. Miles de pandilleros, es decir, los “que a los 17 años”, como ha escrito Magda Coss Nogueda en Tráfico de armas en México, “ya han elegido con qué canción quieren ser enterrados”, se convirtieron en sicarios. Surgieron Los Aztecas, los Mexicles, los  Artistas Asesinos, llamados así por su origen grafitero, y también  La Línea, el grupo de agentes al servicio del cartel.

Y en esto llegó el Chapo. A partir de 2007 y sobre todo en 2008 el cartel de Sinaloa empezó a disputarle la plaza al de Juárez. Reclutó a los Artistas Asesinos como brazo armado y dividió, sobornó y amenazó a sus rivales así como a los funcionarios y policías infiltrados en el crimen organizado. Una ola de traiciones y venganzas se extendió por la ciudad, los ajustes de cuentas hicieron que algunos meses los asesinatos superaran los 200. La guerra de los carteles  dejaría miles de cadáveres y desaparecidos en las calles, en fosas comunes, en el desierto. Ahora, esa ruleta de la muerte comienza a detenerse. El sol empieza a ponerse sobre el gran escenario del crimen.

Hay 24 Comentarios

Yo vivo en CD Juarez, he vivido ahi mis 32 años de vida.


Me pregunto cuantos de ustedes que le dicen tendencioso o cobarde al periodista conocen de manera mas cercana que la mia la realidad de juarez. Lei todos los comentarios, ninguno.

Ustedes tambien erstan en la comodidad de sus casas, en la indiferencia de un reportaje que se toparon por casualidad, no nos vengan a hjoder con que se sienten ofendidos, no sean otros de los tantos "movimientos" "activisras", "pacifistas" que quieren salva a jaurez, no sean hipocritas.

A mi como juarenze el reportaje no me ofendio, es imposible oculatr esta realidad. Por cierto: por pincher creo que se refiee al termino argentino de decir chamaco, plebe. No pinche mexicano.


Saludos, y dejen de defender a juarez, no los necesitamos

Que lastima de periodista. Lastima por el y este periódico tan supuestamente prestigioso porque después de esto no lo creo tan de alta credibilidad pues este periodista dejo mucho que decaer. No informa nada nuevo ni ninguna solucion, masque comentarios racistas y fuera de contexto. Creo que deveria comentar mas de algo que sepa como de su sistema económico que se esta calleando a pesados. Que haga columnas para econtrar una nueva vatea de babas para seguir pidiendole chichi a alemania para que siga inyectando dinero y recatar su casi despedasado euro. Preocúpate de tu país como quiera sabes un poco mas de el que el de nosotros y no hables de mi ciudad como si supieras lo que dices.

Te comparto mucho de lo que hacemos y somos en esta hermosa ciudad http://www.cdjuarezaqui.com/category/reportero-urbano/ sin lugar a dudas hay que ver todos los puntos de vista, no solo el amarillista.

México es un país que hace que aflore el racismo de los españoles y sudamericanos que vienen a matar el hambre a nuestro país y se lustran el alma sintiendo que son superiores a la mayoría de los morenos mexicanos descendientes de los habitantes originales de este continente, elos que descienden de los barcos y los aviones dejan el sentimiento de gratitud y no tolersan ver gente diferente como esos "pinches adolescentes chaparros, pobres y probablemente armados" lo de probablemente armados es de tu invención pero en fin le estás escribiendo a tus paisanos

¿"sino pinches adolescentes chaparros"?
No mames, pendejo. Aprende qué quieren decir esas expresiones mexicanas antes de hacerte el 'chistosito' empleandolas - quiero creer - mal...

México ha tenido dos desgracias históricas, de una aparte, tener como vecino a un depredador (el Imperio Yanki) , y de otra, padecer el mal de gobiernos corruptos y corruptores, propiciando el crimen y la terrible desigualdad social. Su hermosa revolución, de la primera mitad del siglo XX quedó en agua de borrajas. Con un machismo delirante, donde la mujer es un simple trapo de cocina, la solución no es nada fácil.

"De este lado la separa el río Bravo, porque una vez tuvo riadas y crecidas, y que es hoy un foso seco. Del otro, el río Grande, se atisba verde y canalizado". ¡Pero si sólo hay un río, el mismo, con diferente nombre a un lado u otro de la frontera!

Creo que la culpa son de los políticos de dejaren que este pasando las cosas y no tomaren ninguna acción.

Desde luego la miseria y la corrupción están detrás pero debe de haber otras razones.

Un reto de trivia homenaje a México http://www.dwaroo.com/Play_Quiz.aspx?Gid=1144
Qué se diviertan!

...desatrosas las políticas corruptas de sumir a la gente en la pobreza y la ignorancia...

Totalmente de acuerdo, Javier (Mexico). Ademas, racista: "¿qué pasó para que la ciudad de los indios mansos que encontraron los franciscanos españoles...". Eran personas, no toros ni caballos.

Eres el típico reportero cobarde que se siente confiado y seguro detrás de su escritorio escribiendo en su computadora. Este reportaje es una basura. Deja este tipo de asuntos a hombres, por favor. Los niños con la cola entre las patas no deben de opinar sobre estos asuntos.

Deben de ser enormes las letras que se ven escritas en una montaña en la foto de Ciudad Juárez.

Artículo ciertamente interesante, aunque incompleto. Irónicamente menciona el "español tan rico" y demuestra la falta de conocimiento del idioma (mexicanismos) al referirse a los "pinches adolescentes chaparros" que se ven en Juárez. Si el autor sabe qué quiere decir eso, me parece un comentario racista y fuera de lugar; y si no lo sabe, una grave falta de cultura por la que no debería ser digno de escribir en un diario tan reconocido. En cualquier caso, debería disculparse...

Artículo ciertamente interesante, aunque incompleto. Irónicamente menciona el "español tan rico" y demuestra la falta de conocimiento del idioma (mexicanismos) al referirse a los "pinches adolescentes chaparros" que se ven en Juárez. Si el autor sabe qué quiere decir eso, me parece un comentario racista y fuera de lugar; y si no lo sabe, una grave falta de cultura por la que no debería ser digno de escribir en un diario tan reconocido. En cualquier caso, debería disculparse...

Esto lleva algunos días moviéndose por la red y me ha parecido muy interesante para compartirlo. Buscan dar a conocer el lado más emotivo de la tecnología. Excelente.

http://www.nospertenece.com/

Pero, ¿dónde entra en esta lucha de cárteles de la droga la muerte de tantas mujeres?

pinche tu mamá...

Después de leer el artículo sigo sin saber por qué se ha convertido esta ciudad en las más peligrosas del Mundo. Muy larga la introducción y cuando llegas al meollo del asunto ¡se acaba el artículo!. No explica las razones, sigo sin saber por qué.

Después de leer el artículo sigo sin saber por qué se ha convertido esta ciudad en las más peligrosas del Mundo. Muy larga la introducción y cuando llegas al meollo del asunto ¡se acaba el artículo!. No explica las razones, sigo sin saber por qué.

Mujeres Chaqueta Belstaff

Ventas y bajos Con Envío Gratuito UNA región de español, cualquier

Nuestra tienda: http://www.belstaffsale.co.uk/

Roger Vivier Flats

Roger Vivier Heels

http://www.rogervivierflats.co.uk/

Bolsos de diseño venta barata

Nuestra tienda: http://www.bolsosoutlet.net/

Juega al mejor simulador político, económico, y militar; gratuito y por navegador web:
http://xurl.es/n2yw0

Publicar un comentario

Si tienes una cuenta en TypePad o TypeKey, por favor Inicia sesión.

Sobre el autor

es corresponsal en México, Centroamérica y el Caribe. Desde febrero de 2007 ha sido redactor jefe de la sección de Internacional de El PAÍS. Ahora empieza una nueva etapa.

Eskup

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal