'Sleepy Hollow': ocultismo, brujería y... palomitas

Por: | 07 de noviembre de 2013

SleepyHollow_72pt_0359
"Lo último que necesitamos aquí es un episodio de The Twilight zone (Dimensión desconocida)", dice uno de los personajes de la serie de Sleepy Hollow en uno de los primeros capítulos. ¿Un guiño? ¿Un homenaje? Quizá, pero se aproxima un poco a lo que es... . Sleepy Hollow, que estrena Fox en España hoy, 7 de noviembre, es una historia de fantasmas, brujas, ocultismo y la ya clásica lucha entre el bien y el mal. Clásica en el sentido de que todo o es muy blanco o es muy negro... Faltan grises (de momento). Ah, y un poco de investigación policial. La serie funciona en muchos aspectos y hace aguas en muchos otros. Pero aguanta lo suficiente (en cuanto a calidad) como para que Fox haya decidido a estas alturas otorgarle una segunda temporada. También hay que tener en cuenta el gran estreno que tuvo en EE UU (10 millones de espectadores vieron el capítulo piloto, números que se mantuvieron durante los primeros episodios), siguiendo así la estela de otra serie que ha sido un éxito de público, pero que no termina de convencer a la crítica: La cúpula. Que Sleepy Hollow es muy entretenida, sí. Que con cada capítulo que pasa más gustará y enganchará, también. Pero hay algo ahí que no termina de convencernos del todo... ¿Qué echamos en falta?

Sh_00_headlesshorseman_0431

El planteamiento es sencillo y hay que aceptarlo sin miramientos: época actual. Tras 200 años enterrado, el exsoldado británico y defensor de las nuevas colonias Ichabod Crane (Tom Mison), vuelve a la vida. Y el famoso jinete sin cabeza, también. Por medio aparece una policía (Nicole Beharie) del pueblo de Sleepy Hollow que ayudará a Crane a luchar contra el mal. La serie mezcla aspectos de la obra original de Washington Irving, publicada en 1820, y alguna idea y aspecto de la adaptación cinematográfica que hizo Tim Burton en 1999. El cuento de Irving no deja claro si el jinete sin cabeza es un fantasma o una broma pesada. Burton montó todo un mundo de hechicería y traiciones que en la serie tiene más reflejo.

En ese mundo normal y corriente en el que las brujas, los demonios y la magia aparecen de la noche a la mañana para continuar una lucha eterna apocalíptica es donde los creadores de Fringe , Alex Kurtzman y Roberto Orci, y el cineasta Len Wiseman (perpetrador de la saga Underworld) colocan la acción. Pero en los primeros cinco capítulos todo es demasiado simple. Lo buenos son muy buenos. Los malos son muy malos y, ¿quizá demasiado fáciles de batir?. Los protagonistas son "los elegidos" (demasiado típico). Se echa en falta un poco más de sombras, un poco más de oscuridad en sus tramas.

Sleepy Hollow no se arriesga y toma un poco a su manera el testigo de Fringe: una policía buena y extremadamente competente que tiene que admitir que lo sobrenatural existe; un personaje extravagante al que todo el mundo considera un loco (Ichabod, con su casaca y sus botas del siglo XVIII) al que nada sorprende y que todo acepta como posible (en Fringe era el inmenso Walter Bishop), un personaje (de nuevo Ichabod) con memoria fotográfica (en Fringe era Olivia)...A partir de aquí, aparecen demonios, brujas, sueños proféticos y sectas (buenas y malas) en una lucha entre el bien y el mal por dominar la tierra. Un conflicto sobrenatural secreto en el que ya participaba Ichabod Crane durante la Guerra de la Independencia bajo el mando directo de George Washington. Y el remate en lo referente a Fringe, John Noble (¡Walter Bishop!), tras su paso por The good wife, vuelve a una serie de televisión en el sexto capítulo. Y eso estamos deseando verlo (de momento el tráiler de ese capítulo lo podéis ver AQUÍ).


Escena del primer capítulo de Sleepy Hollow, cortesía de Fox

Le falta ser más atrevida, jugar más con la apuesta fantástica, ser más gamberra, un poco de mala leche le vendría bien. Pero tenemos que reconocer que poco a poco su ingenuidad (suponemos que ya se irá enrevesando, al menos lo deseamos) y cierta candidez nos está enganchando y para esta temporada la colocamos en la estantería de las series palomiteras para ese rato tonto en el que no queremos complicarnos la vida.

Ah, y a destacar la presencia de su protagonista, el británico Tom Mison (por favor, si podéis ver la serie en versión original, saldréis ganando... como con todas las series, pero ese debate lo dejamos para otro día...), que tiene mucho encanto y hace creíble lo incréible, aunque no se cambie de ropa en cinco capítulos (no obstante, todo hay que decirlo, parte de su gran personalidad se la da esa casaca y esas botas perennes...).

Aquí podéis echarle un ojo al cuento de Washington Irving:

Hay 10 Comentarios

Banshee y Sleepy Hollow, sin ser grandes series, (o tal vez sí, sobre todo Bnashee) molan mucho. Al menos entretienen y tienen un punto, un algo que no te hace mandarla a la papelera a los cinco minutos, véase la lista de pilotos basura que se han estrenado este otoño.

Esta es la típica serie que en su primer capítulo promete mucho, pero que luego va perdiendo fuelle según pasan las semanas. Y no solo en cuanto al argumento en sí, sino a un atisbo de originalidad en su fotografía y planificación, que se queda en eso, un brillo de originalidad en el capítulo piloto.
Según pasan los capítulos, se mezclan mitos e historias de brujería con pasajes del Apocalipsis... el jinete sin cabeza, no se sabe bien si va o viene, dejando una explicación bastante banal... en fin, creo que un guión un poco desastroso para unos guionistas que nos han dado una serie como Fringe (aún con sus altibajos por temporadas).
En cuanto a las similitudes con ésta, yo encuentro más bien pocas, al menos si no se buscan expresamente. El personaje de Abbie Mills no tiene la fuerza o carisma de la Olivia de Fringe, casi podría decir que se hace hasta pesada. Está claro que el peso recae en el personaje de Ichabod Crane, que por otra parte es lo que le da "un poco de vida" a la serie.
Desde luego, aunque creo que es totalmente acertada su definición como "serie palomitera", si me dan a elegir una adaptación de un clásico de la literatura, me quedo con el recién estrenado Drácula de la NBC protagonizado por Jonathan Rhys Meyers. Desde mi punto de vista, alcanza ese clima de misterio y equilibrio que no llega a alcanzar este Sleepy Hollow.

A nosotras el piloto nos gustó, pero los siguientes episodios nos desengancharon rápidamente: nos parecieron demasiado simples y mucho peores que el piloto, así que la dejamos.

La última serie que me enganchó fue 24, a ver si ésta es a su nivel o no http://www.inverealestate.com

bueno, habrá que darla una oportunidad, a ver si es oro todo lo que reluce.... http://www.lafoliemadrid.com

En efecto, es un astracanada... bastante divertida, eso sí. A mí me gustaría ver más magia que la que ha salido (eso sí, genialmente desbocada y loca, como el cura que lanza cadenas del primer episodio). Y quiero más momentos trash, como el del jinete pegando tiros con una recortada. Si son capaces de tirar por ahí, iremos bien (y nos lo pasaremos mejor). Todo dependerá de si los creadores asumen que están haciendo una serie petarda con naturalidad.

No conocía la existencia de esta nueva serie. Habrá que echarla un vistazo, pero de momento estoy enganchado con la cuarta temporada de "The Walking Dead".
http://cienciabasica.com/

A mí me pasó algo parecido con la serie de Grimm, una serie de fantasía donde los buenos eran muy buenos y los malos, malísimos. Me tragué los primeros capítulos aunque me resultaba algo aburrida, pero la trama tenía un no sé qué, qué se yo que me animó a seguir viéndola, y a día de hoy no me arrepiento. Hace poco terminé la ultima temporada estrenada, y se ha convertido en una de mis series favoritas. Quizás ocurra lo mismo con Sleepy Hollow, que luego se vuelva más interesante. Y si no la hacen interesante es para darles una paliza, tienen material de sobra.

Si es como Bansheee.... un bodriazo,, que mal vamos con canal plus... que sin embargo tiene maravillosas series...

¿Será posible que solo me haya atrevido con el primer capítulo? Una total astracanada comos se dice.Paso.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Quinta Temporada

Sobre el blog

La televisión bulle con la época dorada de las series. Buenas historias y firmas de renombre que ya no dudan en apostar por el formato por capítulos. Novedades, análisis, estrenos, curiosidades...
Todo eso y más sobre una caja que ya no es tan tonta.

Sobre los autores

Vibramos con The Wire, reímos con Friends, nos emocionamos con Treme, nos quebramos la cabeza con Lost, disfrutamos con Los Soprano, contenemos el aliento con Breaking Bad... Redactores de EL PAÍS que vivimos enganchados a las series.

El País

EDICIONES EL PAIS, S.L. - Miguel Yuste 40 – 28037 – Madrid [España] | Aviso Legal